PGN 2020: “joda total”, desmayo y supuesto boicot en Diputados

Un verdadero bochorno se registra este jueves en la Cámara de Diputados, donde se menciona que el oficialismo estaría maniobrando para no tratar aún el Presupuesto General de la Nación para el año 2020. Hasta mañana hay tiempo para dictaminar sobre la ley más importante para la República.

La Cámara de Diputados levantó este jueves la sesión en la que debía continuar con el estudio del PGN 2020. En un momento dado se reanudó el tratamiento, pero luego los legisladores se dieron cuenta que en realidad no reunían los números necesarios en el plenario. Varios legisladores hicieron el vacío para seguir negociando. Hasta mañana tienen tiempo para dictaminar.

Los periodistas que cubren las actividades parlamentarias coincidieron que se vive una verdadera joda y bochorno en el recinto estatal.

Al no darse el quórum, los políticos comenzaron a tirarse dardos entre ellos. La diputada liberal Celeste Amarilla trató de burros e ignorantes a los docentes, al momento de indicarles que no se dará el aumento salarial desde enero. Mientras que la colorada Cristina Villalba le gritó que deje de vender la merienda escolar para los estudiantes.

A su vez, Kattya González cuestionó que los diputados oficialistas no estén presentes en el plenario y en un momento dado se autoproclamó presidenta de la Cámara Baja. Otros coincidieron que Añetete piensa hacer un boicot para que quede la versión de la Comisión Bicameral de Presupuesto y no se realicen modificaciones.

Mientras que el colorado oficialista Colym Soroka indicó que no hay dinero para dar el aumento al sector docente.

En un momento dado, el diputado Vicente Rodríguez se desvaneció en sala de sesiones. Como la Cámara no tiene doctores, acudió en su auxilio el médico del Senado.

Diputados aprobó el miércoles en general el proyecto del Presupuesto General de la Nación 2020, con un tope de gastos de G. 86,2 billones, monto planteado por el Poder Ejecutivo.

 

Cetrapam definirá este lunes si habrá paro o "regulada"

Para el titular del Centro de Empresarios del Transporte del Área Metropolitana (Cetrapam), César Ruiz Díaz, por ahora no se puede hablar de paro del transporte público, pero aseguró que el sector está molesto con la actitud del viceministerio respecto a los buses chatarra.

“Nosotros habíamos llegado a un acuerdo con el Viceministerio de Transporte donde ellos iban a sacar de circulación a todos los vehículos obsoletos y eso se cumplió por espacio de 15 días y llamativamente, después dictan una resolución que va a durar 45 días donde dicen que financian las multas anteriores a la firma de la misma. Nunca se ha visto una resolución que tenga efecto retroactivo en el espectro jurídico de la República”, expresó Ruiz Díaz a la 730 AM.

Explicó que el documento también prevé la financiación a las personas físicas y jurídicas. Según Ruiz Díaz, ninguna persona física tiene la capacidad de proveer el servicio de transporte público. “Esta resolución quiere decir que cambiaron el concepto de prevención para anteponer el concepto de recaudación, es decir, yo mañana puedo sacar mi bus irregular del corralón y pagar el 10% de la multa para volver a operar. Eso se contrapone a lo que es el precepto de la legalidad y se ha hecho algo informal e irregular con lo que nosotros no estamos de acuerdo“, sentenció.

El lunes se reunirán los empresarios que forman parte de este gremio para analizar si se llama efectivamente a paro de transporte público o se dará la famosa “regulada” de los buses.

SUBSIDIO Y COSTO DEL PASAJE

Ruiz Díaz manifestó que hay cuatro meses de atraso en el desembolso a los subsidios y el próximo lunes también se analizará si se continúa con este régimen.

“Si se corta el régimen del subsidio, el que va a terminar pagando es el pasajero, porque esa plata la van a tener que cubrir ellos”, declaró y puntualizó que los niveles de rentabilidad deben estar equilibrados perfectamente con el nivel de inversión que realicen los empresarios, porque de lo contrario se pierde plata y “en las finanzas privadas no hay cenas gratis”.

 

Descartan adelantar aumento de salario a docentes

La posibilidad de que el incremento de sueldo a los docentes rija desde enero está prácticamente descartada, según el titular de Diputados, Pedro Alliana. El Ministerio de Hacienda reiteró hasta el cansancio que el beneficio regirá a partir de julio.

El presidente de la Cámara Baja, Pedro Alliana, explicó que la posición de su bancada sobre el pedido de incremento salarial es la de intentar adelantar el aumento previsto para julio, sin embargo, aclaró que será imposible que rija desde enero.

“Creo que llegamos hasta uno o dos meses antes, estamos haciendo el esfuerzo, pero creo que no habrá los recursos para poder traer desde enero”, explicó Alliana antes del inicio de la sesión de este jueves.

Señaló que se está elaborando una caja en común de gastos superfluos para tratar de sacar dinero de allí y así redistribuirlo a áreas más sensibles y necesitadas.

Alliana cree que se tocó demasiado el presupuesto y que no se respetó el trabajo de la Comisión Bicameral, afectando rubros muy delicados como la salud.

Poco después de las 22:30 del miércoles, el titular de la Cámara Baja, diputado Pedro Alliana, declaró un cuarto intermedio en la sesión extraordinaria que se encontraba en curso.

El proyecto posee 770 páginas y todavía queda pendiente la revisión de más de la mitad, tomando en cuenta que 100 entidades las que pelean por su presupuesto.

 

¿Descontrol en el gasto del dinero público?: lo que hay que saber sobre el déficit fiscal

La Cámara de Diputados aprobó con modificaciones el proyecto para ampliar el tope del déficit fiscal para este año, dejando en el 2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Esta medida se contrapone a lo aprobado por el Senado la semana pasada, de un déficit fiscal del 3%, por lo que el proyecto retorna allí para su tratamiento.

Para entender más de lo que significa esta decisión, el economista Pablo Herken, en el programa Tempranísimo, por radio Universo, se refirió a qué es y desde cuándo se registra el déficit fiscal en el Paraguay.

Cuando se habla de la gestión de un gobierno, este requiere de ingresos para cubrir los gastos y lo hace mediante la recaudación de impuestos, de acuerdo con el experto. Si los ingresos son superiores a los gastos, se tiene un saldo positivo, conocido como superávit fiscal. Si un gobierno tiene años de superávit, comienza a ahorrar la diferencia positiva para utilizar ese excedente en las situaciones problemáticas.

En cambio, cuando el gobierno no recauda lo suficiente y gasta más de lo que posee en sus arcas, se produce el déficit fiscal. Se trata de la diferencia en rojo entre los ingresos y los gastos.

Por la pésima gestión del Gobierno entre los años 1998 y 2002, Paraguay tuvo un modesto déficit fiscal del 0,5% en el 2002, gracias al trabajo realizado por el entonces ministro de Hacienda, Dionisio Borda, quien pudo manejar el enorme agujero presupuestario que rondaba los 500 millones de dólares, según recordó el entrevistado.

Desde el 2004 hasta 2011 todos fueron superávits. Sin embargo, ese 2011, el Parlamento (con los colorados y liberales aliados) aprobó el aumento salarial más grande de toda la historia del Paraguay, en un promedio del 36%, pero algunas subas llegaron incluso al 80 %. Es así que en el 2012 y 2013 se tuvo que pagar demás 930 millones de dólares, lo que conllevó a usar el 86 % de la recaudación de impuestos. Tras esto, empieza el déficit y ya nadie logró detenerlo hasta la fecha.

Las cifras en los siguientes años: en el 2012 se alcanzó el 1,2% de déficit fiscal, en 2013 el 1,3%, en el 2014 el 0,9%, en el 2015 el 1,1%, en el 2016 el 1,1%, en el 2017 el 1,1% y en el 2018 el 1,3%.

Para hacer frente a la indisciplina, en el 2013 se sacó la Ley de Responsabilidad Fiscal, que establece fijar el déficit en 1,5%. Sin embargo, el Gobierno quiere ahora elevar el tope al 3% en los papeles, pero con una proyección en la práctica del 2,5%. El argumento es que se impulsan inversiones en obras de infraestructura y al no contar con los ingresos suficientes, se comenzarán a eliminar inversiones sociales.

Ante esta situación, Herken se preguntó si esto será el inicio de una mayor indisciplina o será algo temporal. Advirtió que será un gran desafío para el 2021 bajar el déficit fiscal del 3% de vuelta al 1,5%. “Nadie sabe con exactitud cómo será el próximo año”, dijo y aseguró que se requiere una reforma de la Ley de Responsabilidad Fiscal, tal como se realiza con la recaudación de impuestos.