Sangrado, vómitos y desvarío mental, alarmas de un cuadro grave de chikunguña

Una epidemia de chikunguña afecta al país, con un foco de transmisión en Asunción y en ciudades de Central. Algunos se recuperan de la enfermedad, sin complicaciones, pero otros sufren un cuadro severo y hasta mueren. Sepa cuáles son las señales de alarma, aparte de los sangrados y de la alteración de la conciencia.

Si bien los síntomas comunes de la chikunguña son: fiebre repentina, erupción cutánea en los primeros días, dolores musculares y de cabeza, y, sobre todo, dolor en las articulaciones como: manos, pies, rodillas y espalda, al punto de impedir acciones básicas como abrir una botella, existen señales todavía más graves, que indican algo peor.

Según el Ministerio de Salud Pública, cuando la chikunguña llega a una instancia severa, se presentan ciertos indicadores que avisan de esta situación y que implican acudir de inmediato al médico.

Nota relacionada: Hospitales reorganizan atenciones ante aumento de febriles por chikunguña

La persona que ya fue diagnosticada con esta enfermedad, pero no presenta estos síntomas graves, debe seguir estas recomendaciones:

Reposar en cama y con mosquitero

Beber abundante agua para evitar la deshidratación y, por ende, la internación.

Consumir sopas de verduras y jugos de frutas.

Lea también: Explosión de casos: más de 8.000 confirmados por chikunguña y 11 fallecidos

Controlar la fiebre con paños húmedos a temperatura ambiente y con una ducha

En cuanto a la prevención, la eliminación de criaderos del mosquito es fundamental, como por ejemplo en neumáticos, tanques, tambores, objetos en desuso y cualquier recipiente que pueda acumular agua.

Caja de Préstamos: IPS denuncia a sus funcionarios por coimear y falsificar certificados

La propia administración de IPS denunció ante el Ministerio Público a funcionarios del Departamento de Préstamos, por cohecho pasivo agravado y producción de documentos no auténticos. Los delitos fueron cometidos en el trámite de las solicitudes de créditos y la emisión de certificados médicos falsos.

Una auditoría interna del IPS, realizada en respuesta a denuncias de jubilados de la previsional, desembocó en una denuncia ante la Fiscalía contra los funcionarios Juan Emilio Cabañas Velázquez y Víctor Pablo Monges Rojas.

Para llegar a esta instancia, se procedió a la verificación de 25 solicitudes de préstamos presentadas en febrero y pendientes de aprobación.

Lea también: Tarifa de Itaipú: negociación podría acercarse a USD 20 Kw/h

Los funcionarios del Departamento de Préstamos, según el informe, pidieron dinero a los jubilados a cambio de agilizar los créditos. Además, los certificados médicos no fueron emitidos por los doctores cuyas firmas figuran en los documentos, o al menos, los médicos niegan haber evaluado a los pacientes mencionados.

Durante las entrevistas hechas a dos de los jubilados denunciantes, ambos coincidieron en que recibieron la propuesta de agilización y de contactos con determinadas personas para obtener el dinero.

Es noticia: Peña firma el decreto que reglamenta el Arancel Cero

Los antecedentes y datos recabados fueron remitidos a la Dirección Jurídica y posteriormente, con autorización del Consejo del IPS, se formuló denuncia contra los funcionarios mencionados.

Cohecho pasivo agravado y producción de documentos no auténticos, previstos en los artículos 301 y 246 del Código Penal son los hechos punibles denunciados.

Prosigue asistencia a familias damnificadas por inundación en Ñeembucú

El Gobierno Nacional prosigue con la asistencia a los damnificados por la inundación que se registra en el departamento de Ñeembucú. Se estima que 1.500 familias se vieron afectadas.

Desde hace unas semanas, Ñeembucú se encuentra atravesando por una delicada situación a raíz de las inundaciones, como consecuencia de las últimas precipitaciones en la región.

Distritos como Laureles, Guazucuá, General Díaz y Tacuaras, además de la capital departamental Pilar, se ven afectados por el avance del agua, obligando a miles de pobladores a abandonar sus hogares.

Te puede interesar: Anuncian buses gratis para universitarios de Carmen de Paraná

Según estimaciones, alrededor de 1.500 familias del departamento se vieron damnificadas por estas inundaciones, cifra que podría ir en aumento conforme avanzan los días.

Desde el Gobierno, a través de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), gestionaron la asistencia a los damnificados en Ñeembucú mediante el envío de kits de alimentos y otros artículos.

De igual manera, el Ministerio de Salud se encarga de coordinar la asistencia médica y la entrega de medicamentos a los pobladores, además de reforzar el stock de sueros antiofídicos.

Leé también: Ladrones asaltan vivienda en Encarnación y se alzan con millonaria suma de dinero

Por otra parte, se trabaja en el desagote y la liberación de cauces hídricos con maquinarias y personal del MOPC, el Comando de Ingeniería de las FF.AA. y funcionarios de otras instituciones.

Los trabajos se llevan a cabo de manera coordinada entre la SEN, la Gobernación de Ñeembucú y las municipalidades cuyos distritos se ven afectados por estas inundaciones.

El ‘ala argentina’ del EPP y su tarea de criar y adiestrar niños para actos de terror en Paraguay

Mientras se aguarda la decisión argentina de despojar del estatus de refugiados a activistas del EPP, van saltando al tapete algunas de las prácticas de terror que los mismos ejecutaban, entre otras cosas, utilizando a niños, hijos de epepistas, para sumar soldados a la causa terrorista.


Los cuatro que fueron detenidos y luego liberados por ser “refugiados” son María Rosa, Mirian y José Villalba Ayala, hermanos de Carmen Villalba. La otra es Tania Villalba Ayala, quien sería hija de Laura Villalba, presa en el Centro de Rehabilitación Social.

La “tarea” que realizaban desde sus residencias en el vecino paós, se basaba, por un lado, en la crianza de niños, hijos de los mismos, que luego eran repatriados al país, e insertados a la agrupación para iniciar carrera en la organización terrorista que tienen sitios de operaciones entre Concepción, Amambay y San Pedro. El modus operandi de los activistas de el EPP en Argentina, implicaba la documentación de los chicos como ciudadanos de ese país, en tanto que en Paraguay, se “agenciaban” para dotarles igualmente de nacionalidad paraguaya.

Te puede interesar: Anciana fue atacada por jauría de perros Bulldog y quedò en grave estado

El caso emblemático del uso de niños para sus objetivos terroristas, fue el que determinó que, en el 2020, las niñas Aurora y Liliana, fallecieran durante un enfrentamiento entre epepistas y la Fuerza de Tarea Conjunta. En esa ocasión, las dos menores, vestidas con uniforme militar, fueron utilizadas como escudos en la refriega, en donde fueron abatidas.

Otro episodio es el de Carmen Elizabeth Oviedo Villalba, Lichita, una niña de 14 años, hija de Carmen Villalba, supuestamente desaparecida, y de quien los epepistas utilizan su figura como presunta “victima” de las fuerzas de seguridad del Estado.