Martes 9 de Febrero de 2016 | 12:04

Narcos habrían matado a paraguayos en Uruguay para no pagar el “delivery”
13037

Ramón Agustín Quevedo Arce y su esposa Claudia Guerrero. Foto: HOY. Ramón Agustín Quevedo Arce y su esposa Claudia Guerrero. Foto: HOY.

El asesinato de la pareja de paraguayos en Uruguay tiene fuertes vinculaciones con la mafia del narcotráfico. Los investigadores sospechan que los connacionales fueron víctimas de la “martingala”, que se trata de un encargo que hacen los narcos uruguayos a los sicarios, para que estos últimos maten a los proveedores de la droga (paraguayos y argentinos generalmente), de modo a no tener que pagar por la mercadería.

El periodista uruguayo Alfredo Leiroz reveló a la radio 650 AM que entre las hipótesis manejadas por los investigadores del crimen de los paraguayos Ramón Agustín Quevedo Arce (45) y su esposa Claudia Guerrero (40) figura el método utilizado por los narcos para no pagar por la mercadería ilegal que llevan los extranjeros.

Indicó que “hay traficantes de drogas uruguayos que encargan pasta base, cocaína o marihuana a los paraguayos y argentinos. Cuando estos llegan con los cargamentos al país, algunas veces son asesinados para no pagar lo que les corresponden. Los narcos utilizan a sicarios quienes no dudan en matar a los extranjeros”.

Señaló que esta forma de robo y asesinato del proveedor de la mercadería se denomina en la jerga del submundo del vecino país como la “martingala”, que es muy utilizada actualmente por la mafia del país vecino. “Según la jefatura de Canelones, se habla de que los sicarios se movilizaban en un Peugeot”, contó además.

Leiroz sostuvo también que los investigadores judiciales indicaron que los sicarios cobran 3.500 dólares o una pequeña cantidad de droga para cometer el crimen.

OTROS CASOS

El diario El País de Uruguay reveló varios casos de personas asesinadas mediante esta forma. El 25 de julio de 2015, un hombre de tez oscura, de 40 años, fue encontrado descuartizado en Camino Antártida (Punta Yeguas). El cráneo presentaba un fuerte golpe. Después, los matadores utilizaron una sierra eléctrica para cortarle la cabeza, el tronco y una pierna. La Policía identificó al muerto: se trataba de un paraguayo con antecedentes penales por drogas. Su hermano está preso en Uruguay por el mismo delito.

El 27 de julio del año pasado, a unos 200 metros de donde se encontró el cuerpo descuartizado, los policías hallaron un Fiat Uno incendiado. Operadores judiciales consideran que ese auto fue utilizado por los homicidas para trasladar los restos de la víctima.

En 2014, un argentino apareció muerto en la avenida Luis Batlle Berres y Camino Paurú (Santiago Vázquez). La Policía demoró en identificarlo. Estaba vinculado al tráfico de drogas.

 
 
 
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy