¿Qué pasa si alguien tiene COVID-19 sin saberlo y recibe la vacuna?: expertos dan su versión

Tras la muerte del periodista argentino Mauro Viale, quien falleció a consecuencia del COVID-19 pese a haber recibido la vacuna unos días antes, surgió la interrogante de qué pasaría si una persona tiene COVID-19 sin saberlo y recibe la vacuna. Varios expertos brindaron sus apreciaciones sobre el tema y respondieron esta pregunta.


Fuente: Infobae

El portal Infobae elaboró un artículo especial en el que aborda la posibilidad de que una persona contagiada de COVID-19 reciba la vacuna que fue creada para contrarrestar a la enfermedad.

Para el efecto, el medio consultó con varios expertos en infectología, quienes coincidieron en que, en caso de que una persona que no haya sido diagnosticada por COVID-19 esté cursando la enfermedad sin saberlo, el hecho de recibir la vacuna no será un factor determinante en el cuadro.

El ejemplo utilizado para abordar este escenario fue el del periodista argentino Mauro Viale, quien falleció ayer a la edad de 73 años tras sufrir un cuadro grave de COVID-19. El mismo había recibido la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus.

La aplicación de la vacuna no influyó en el hecho de que el periodista haya sufrido un cuadro grave y la muerte, según los expertos consultados por Infobae, quienes también señalaron que tener 73 años es un factor de riesgo para que la infección por el coronavirus produzca complicaciones y aumente el riesgo de mortalidad.

La médica infectóloga Florencia Cahn sostuvo que si una persona tiene síntomas compatibles con COVID-19, como fiebre, no debería vacunarse. Además, indicó que si una persona se vacuna y le aparecen síntomas a las 48 horas, es como si aún no estuviera vacunada porque todavía no pasó el tiempo necesario para desarrollar anticuerpos.

“Es importante que la gente tenga en cuenta que las vacunas previenen las formas graves de COVID-19, pero la respuesta inmune se genera a partir de los 14 días de la aplicación. Como son vacunas inactivadas, no pueden generar la enfermedad”, enfatizó la presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología (SAVE).

Por su parte, el médico pediatra Carlos Kambourian, ex presidente del Hospital de Pediatría Garrahan, afirmó que si se está cursando la enfermedad, o si ya se sabe que alguien es positivo, no está indicada la vacuna, no porque ésta pueda agravar el cuadro, sino porque no hay estudios suficientes. “Para evitar complicaciones, lo que se recomienda es primero dejar que la enfermedad curse y después se vacune”, acotó.

Este profesional también comentó al portal de noticias que si una persona ya está contagiada y no lo sabe, puede tener fiebre después de vacunarse y confundirse con los síntomas porque se puede pensar que esos síntomas son por la vacuna y la persona sigue haciendo la vida normal, dilatando la consulta al médico. Mientras tanto, la enfermedad avanza.

Hasta el momento no hay datos que digan que uno es positivo no se puede vacunar, afirmó Kambourian.

Consultada por Infobae, la médica infectóloga Gabriela Piovano coincidió en que la vacuna no tuvo influencia en el desenlace del cuadro de Mauro Viale, quien ya estaba incubando el virus cuando recibió la vacuna. “El cuadro evolucionó a un estado crítico por la misma enfermedad”, acotó.

“La vacuna no tuvo nada que ver con el desenlace. La causa de la muerte puede ser la misma enfermedad que tenía con alguna complicación. Pero la vacuna no tuvo nada que ver porque había sido recibida tan solo dos días antes”, expresó el infectólogo Lautaro De Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

En igual sentido, la epidemióloga Angela Gentile aseguró que “es altamente probable” que cuando Viale se vacunó ya estuviera en período de incubación de la enfermedad. Dicho período es de máximo 14 días, con un término medio entre cinco y seis días. “El periodista se vacuna y en 24 horas tiene una PCR positiva. Ese resultado es porque ya tenía la infección, no fue por la vacuna”, añadió.

Asimismo, enfatizó que la vacuna da una muy buena protección para las formas más graves de COVID-19. En el caso del periodista argentino, lo que jugó en contra es que ya estaba en período de incubación y próximo a aparecer la sintomatología característica de la enfermedad.

 

Brasil e India, convencidos del uso del remdesivir contra el Covid, ¿y Paraguay?

La Agencia Nacional de Vigilancia del Brasil aprobó el uso del antiviral remdesivir en el tratamiento del Covid-19. En India también lo utilizan y ya prohíben su exportación. La OMS no lo recomienda y a nivel local tampoco hay convicción.

Como el primer fármaco indicado en los prospectos para tratar a pacientes con Vod-19 fue aprobado en Brasil el antiviral Remdesivir, principalmente para los mayores de 12 años hospitalizados con neumonía.

Para la Anvisa, es aplicable a pacientes que requieran administración suplementaria de oxígeno, pero que no estén ventilados mecánicamente.

India por su parte prohibió este domingo las exportaciones del medicamento remdesivir, en un contexto de aumento de infecciones de covid-19, colapsos en los hospitales y una creciente demanda de la medicina, usada contra el coronavirus.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud recomienda que no se utilice remdesivir en pacientes hospitalizados, independientemente de la gravedad de la enfermedad, ya que actualmente no hay pruebas de que remdesivir mejore la supervivencia y otros desenlaces en esos pacientes.

En Paraguay tampoco hay unanimidad al respecto, por lo que la postura institucional del Ministerio de Salud se ciñe a la de la OMS.

 

Corticoides reducen la mortalidad en pacientes mayores con COVID-19, según estudio

El uso de corticoides disminuye en un 40 % la mortalidad de los pacientes de edad avanzada con fallo respiratorio grave debido al covid-19, según un estudio español que publica Journal of Gerontology.


Fuente: EFE

El estudio, liderado por internistas del hospital madrileño Virgen de la Torre, analiza el efecto del tratamiento con corticoides en mayores de 75 años ingresados con neumonía por coronavirus con fallo respiratorio severo, los cuales tienen altas necesidades de oxígeno suplementario.

La investigación realizada entre marzo y mayo del año pasado incluyó a 143 pacientes, que tenían además enfermedades asociadas como cardiopatía isquémica o diabetes.

Dentro de ese grupo, 88 personas fueron tratadas con corticosteroides y 55 no.

Los corticosteroides son un grupo de fármacos, ampliamente accesibles y económicos, que tienen propiedades antiinflamatorias y se usan de forma frecuente para patologías del pulmón como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Los resultados del estudio mostraron que el tratamiento con corticoides “disminuyó la mortalidad en estos pacientes en un 40 %, confirmando la eficacia del fármaco, ya probada, en grupos de pacientes más jóvenes”, señala el centro hospitalario en un comunicado.

 

Lanzan estudio sobre reacciones alérgicas a vacunas de Pfizer y Moderna

Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, en inglés) anunciaron este miércoles que iniciaron un estudio para analizar por qué una minoría de quienes han recibido las vacunas contra el covid-19 de Pfizer y Moderna han desarrollado reacciones alérgicas graves.


Fuente: EFE

El estudio se centrará en "si la gente que es muy alérgica o tiene un desequilibrio relacionado con los mastocitos enfrenta un mayor riesgo de desarrollar una reacción alérgica inmediata y sistémica a las vacunas de Moderna o Pfizer y BioNTech", indicaron los NIH en un comunicado.

Hasta ahora, los casos documentados de reacciones alérgicas graves después de recibir esas vacunas han sido "raros", pero han generado una "preocupación comprensible entre la población", dijo en el comunicado el principal epidemiólogo del país, Anthony Fauci.

En el estudio participarán 3.400 adultos de entre 18 y 69 años, que se someterán a pruebas en hasta 35 centros académicos de investigación de alergias en Estados Unidos.

Alrededor del 60 % de los participantes tendrán un historial de reacciones alérgicas graves o un diagnóstico de una enfermedad de los mastocitos, como la mastocitosis, mientras que un segundo grupo, el 40 % del total, no lo tendrán, explicaron los NIH.

La mastocitosis es una enfermedad rara que afecta fundamentalmente a la piel, aunque también puede provocar daños en la médula ósea, los huesos y el tubo digestivo.

Los mastocitos son un tipo de célula blanca que pertenecen al tejido conjuntivo y se originan en las células madre de la médula ósea, participando en los procesos inflamatorios y alérgicos.

Además, estas células se encuentran en la mayoría de los tejidos del cuerpo y sintetizan y almacenan histamina, una sustancia importante en las respuestas alérgicas, así como heparina, un anticoagulante.

Unos dos tercios de los participantes en el estudio serán mujeres, porque la mayoría de las reacciones alérgicas graves a las vacunas en general, y a las de Pfizer y Moderna en particular, han ocurrido entre la población femenina, precisaron los NIH.

Los investigadores analizarán cuántos participantes del estudio tienen una reacción alérgica sistémica en los 90 minutos siguientes después de recibir la inyección con una dosis de cualquiera de esas vacunas, y estudiarán el mecanismo biológico que puede estar detrás de esas respuestas.

Se espera que los resultados del ensayo clínico, de fase dos, estén disponibles hacia finales de este verano, que en Estados Unidos termina en septiembre.