Juez otorga a Brad Pitt la custodia compartida de sus hijos, según medios

Los Angeles, Estados Unidos. Un juez de California otorgó al actor estadounidense Brad Pitt la custodia compartida de sus hijos en el proceso de divorcio con la también actriz Angelina Jolie, quien reclamaba la custodia exclusiva, informaron este miércoles varios medios estadounidenses.


Fuente: AFP

Ni los abogados de los dos actores ni el agente de prensa de Brad Pitt respondieron a las consultas de AFP.

La decisión, emitida por el juez retirado John Ouderkirk, quien oficia en un entorno privado y no en un tribunal, valida el principio de custodia equitativa, según el sitio de noticias de celebridades TMZ.

La decisión se produce casi cinco años después de que Angelina Jolie solicitara el divorcio en septiembre de 2016. La actriz emprendió acciones legales para obtener la destitución del juez en el caso, trámite que aún está en curso.

La decisión afecta a cinco de los seis hijos de la expareja. El caso de Maddox Jolie-Pitt (19), ahora mayor de edad, puede ser apelado en la justicia civil.

Pitt y Jolie no están oficialmente casados desde abril de 2019, pero aún no han resuelto la división de bienes.

En 2018, las dos estrellas de Hollywood llegaron a un acuerdo temporal para la custodia compartida de sus hijos, en términos que permanecieron confidenciales, pero no pudieron ponerse de acuerdo sobre una fórmula permanente.

El FBI inició una investigación tras un incidente denunciado por TMZ y que habría tenido lugar en septiembre de 2016. Durante un viaje en avión, Brad Pitt supuestamente agredió a sus hijos verbal y físicamente.

Al final de sus investigaciones, la policía federal estadounidense decidió no iniciar ningún enjuiciamiento.

Considerada durante una década como la pareja más glamorosa de Hollywood, Angelina Jolie y Brad Pitt estuvieron oficialmente juntos de 2005 a 2016. Tuvieron tres hijos biológicos juntos y Brad Pitt adoptó a Maddox, Pax y Zahara.

 

¿James Bond en Amazon? Los detalles de la compra histórica de MGM

Los Ángeles (EE.UU.). Si Disney está plantando cara a Netflix gracias a series de Marvel y Star Wars, Amazon ha adquirido todo un arsenal de personajes y franquicias con la compra Metro-Goldwyn-Mayer (MGM), por la que James Bond, Pink Panther y Rocky ahora serán parte de su catálogo.


Fuente: EFE

Es un nuevo terremoto para Hollywood, que llega cuando el estudio que definió la época dorada del cine pasaba por sus horas más bajas, aunque aún tiene que recibir el visto bueno de los mismos reguladores estadounidenses que están investigando a Amazon por supuestas prácticas monopólicas.

Si el trámite se aprueba, las más de 4.000 películas y 17.000 formatos de televisión que comienzan con el clásico rugido del león se incluirán en el servicio Prime de Amazon, que suma 200 millones de abonados en todo el mundo.

Y no solo eso. La parte más jugosa del acuerdo es la "propiedad intelectual", el objeto de deseo de cualquier compañía que pone un pie en Hollywood.

De hecho, Apple negoció hace unos meses la compra del estudio con el propósito de ampliar su pequeño catálogo de cine y televisión. Las conversaciones no llegaron a buen puerto y finalmente la compañía fundada por Jeff Bezos puede presumir de la operación.

"El valor financiero real tras este acuerdo es el tesoro escondido de propiedad intelectual en el gran catálogo que planeamos reimaginar y desarrollar junto con el talentoso equipo de MGM", destacó Mike Hopkins, el vicepresidente sénior de Prime Video y Amazon Studios.

¿SERIES DE "THE PINK PANTHER", "ROCKY" o "THELMA & LOUISE"?

"Reimaginar" la propiedad intelectual supone rodar nuevas series sobre "The Pink Panther", escribir un guion inspirado en el personaje de "Rocky" u otro proyecto que recree la vida de "Thelma & Louise" en su adolescencia.

Amazon podría hacer todo eso y no suena tan descabellado después de que Disney haya presentado una decena de series basadas en Star Wars, Marvel y Pixar. O de que HBO tenga hasta cinco proyectos derivados de "Game of Thrones" en sus planes.

Esa declaración de Hopkins desvela la verdadera intención del acuerdo: Amazon, que desde 2011 ofrece un servicio de televisión, no había conseguido una posición predominante en Hollywood. Ha destacado con fenómenos de la comedia, como "Fleabag" y "The Marvelous Mrs. Maisel", pero el resto de sus formatos se han conformado con un segundo plano.

La empresa ni siquiera dice cuántos de los abonados a Prime -un servicio que aglutina compras, envíos gratis, libros y música- ven realmente su oferta televisiva.

MUCHO FUTURO PERO NADA DE CLÁSICOS

Pero hay otro motivo por el que Amazon pone por delante lo que está por hacer, en lugar de lo que ha adquirido.

Ni “The Wizard of Oz”, “Singin’ in the Rain" o “Gone With the Wind", títulos que dieron prestigio a la Metro-Goldwyn-Mayer (MGM), están incluidos en la compra.

En 1986 el estudio vendió todos sus clásicos a Warner Bros. La operación tuvo entonces su sentido: La televisión por cable estaba en plena expansión y Warner preparaba el lanzamiento de Turner Classic Movies, un canal de cine clásico que suponía el mejor escaparate para la biblioteca de MGM.

Décadas después, el "streaming" ha revolucionado el negocio y todos los clásicos del estudio pueden verse en plataformas de la competencia como HBO Max. Ese fue uno de los motivos por los que la compañía del león ha ido perdiendo el lustre en los últimos años. Quedó fuera del negocio.

JAMES BOND SE MANTIENE EN LOS CINES

A pesar de la mala racha y de la deuda que acumulaba MGM, el Agente 007 seguía rescatando a la compañía.

Si se aprueba la compra, James Bond será propiedad de Amazon pero solo en parte, ya que la familia Broccoli posee la otra mitad de los derechos. Otro ejemplo más de lo complicado que es el mundo de los contratos en la meca del cine.

Los herederos de Albert Broccoli, el productor que impulsó la saga del espía, ya han vetado algunos proyectos basados en el personaje y mantienen un control estricto de todo lo que rodea al universo Bond.

Por el momento, los Broccoli han dejado claro en un comunicado que están comprometidos con los estrenos en la gran pantalla y que "No Time To Die", la próxima película del Agente 007, se estrenará en cines el 8 de octubre. Nada de Amazon para Bond, de momento.

 

Emma Stone: "Tuvieron que ver algo maligno y terrible en mí para ser Cruella"

Los Ángeles (EE.UU.). Disney nunca barajó otra opción que la de contar con Emma Stone para encarnar a la villana más extravagante y carismática de su catálogo, Cruella de Vil, en la película que repasa la vida del personaje.


Fuente: EFE/Javier Romualdo

"Sinceramente no lo sé, no tengo ni idea, pero obviamente vieron algo maligno y terrible en mí. Y lo agradezco", asegura la actriz durante una videollamada con Efe al ser interrogada sobre los motivos por los que el estudio la situó como única elección posible.

Después del éxito de "Maléfica", Disney quería seguir explorando los orígenes de sus antagonistas y pensó que, al igual que Warner Bros hizo con "Joker", el personaje de Cruella de Vil disfrutaba de la misma capacidad de generar empatía y rechazo como para rodar un largometraje que analizara su origen.

El resultado es "Cruella", que se estrena este viernes en cines y Disney+, una cinta que repasa la vida de la villana desde que era una niña, mucho antes de que un abrigo de dálmatas se convirtiera en su obsesión.

"NOS INTERESA EL LADO OSCURO DE LA GENTE"

Stone se ha unido así a la lista de estrellas que en los últimos años han protagonizado cintas que cuentan la versión del malo de la historia: Joaquín Phoenix en "Joker", Angelina Jolie en "Maleficient", Margot Robbie en "Birds of Prey" o Tom Hardy en "Venom".

"Siempre nos ha interesado conocer qué es lo que lleva a una persona a vivir en su lado más oscuro -analiza Stone-. A habitar en esas partes que uno oculta o que llega a pensar pero que resultan demasiado crueles o socialmente inaceptables".

La actriz compara la atracción que generan los antagonistas con el cine de terror. "Son una catarsis para el público", afirma.

Pero mucho antes de que Cruella de Vil despertara toda esa fascinación, vivió otra vida en la que se hacía llamar Estella y acumuló un puñado de traumas que moldearon al personaje conocido por todos. Ahí es donde Craig Gillespie, el director de "I, Tonya" (2017) lleva la trama de la nueva cinta.

Ambientada en el Londres de los años 1970, la película arranca cuando Estella queda huérfana y debe ganarse la vida en las calles de la capital británica. La joven desarrollará una gran habilidad para los robos gracias a una pandilla callejera que la ayuda a obtener su primer trabajo en la industria de la moda.

Como suele ser habitual, la futura villana se encontrará con una figura que impulsa su salto hacia el lado oscuro de la vida, la baronesa Von Hellman, una destacada diseñadora encarnada por Emma Thompson.

"Cruella es un personaje al que no le importa gustar a nadie, es todo lo contrario a lo que soy yo, que parece que estoy siempre diciendo 'por favor, por favor' buscando la aprobación", destaca Stone.

"GLENN CLOSE ES LA MEJOR CRUELLA DEL CINE"

La actriz aceptó el papel a pesar de que Glenn Close había dejado el listón muy alto en las dos películas sobre los 101 dálmatas que Disney grabó con un reparto de carne y hueso. "Ella es genial y la mejor Cruella del cine", asegura con humildad.

Pero Stone descubrió que la novela de Dodie Smith, "The Hundred and One Dalmatians", que introdujo al personaje por primera vez en 1956 daba aún más detalles sobre la protagonista.

"No lo leí antes. En el libro es mala pero de verdad. Pone pimienta en todas sus comidas y tiene frío incluso sentada al lado de una hoguera. Me dio muchos detalles para aportar al personaje", relata.

Casi 65 años después de esa novela, Cruella y su extravagancia vuelven a estar de moda.

 

Amazon fortalece su posición en el entretenimiento con la compra de MGM

Nueva York. Después de varios días de especulaciones, Amazon confirmó este miércoles la compra del histórico estudio de cine Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) por casi 9.000 millones de dólares, una de sus apuestas más ambiciosas y con la que busca fortalecerse en un sector del entretenimiento cada vez más concentrado.


Fuente: EFE/Nora Quintanilla

Previa aprobación de los reguladores, Amazon ha acordado adquirir por 8.450 millones la compañía del icónico león de Hollywood, cuyo vasto catálogo de 4.000 películas y 17.000 series de televisión “complementa” su división de Amazon Studios, centrada hasta ahora en contenidos para la pequeña pantalla, según informó en un comunicado.

Se trata de la segunda mayor transacción de la historia del gigante del comercio electrónico y llega apenas una semana después de conocerse la fusión de WarnerMedia -propiedad de AT&T- y Discovery, que dará lugar a una potencial nueva rival para las otras líderes del “streaming”, Netflix y Disney, y a una “guerra” de contenidos, según los expertos.

“El valor financiero real tras este acuerdo es el tesoro escondido de propiedad intelectual en el gran catálogo que planeamos reimaginar y desarrollar junto con el talentoso equipo de MGM”, destacó en la nota Mike Hopkins, el vicepresidente sénior de Prime Video y Amazon Studios, con lo que desgranó a priori los planes de la empresa.

Amazon “ayudará a preservar el legado y catálogo de películas” de MGM, hogar de clásicos de la época dorada como “Gone With The Wind” y “The Wizard of Oz” pero sobre todo de las franquicias del espía James Bond, que algunos analistas señalan como uno de los activos de mayor peso para que fraguara la operación.

La tecnológica fundada por Jeff Bezos se hace también con éxitos televisivos recientes que se han ofrecido en plataformas de “streaming”, como “The Handmaid’s Tale”, “Fargo” y “Vikings”, que incorporará a su propia oferta de entretenimiento.

Y acoge bajo su ala las próximas producciones del estudio, entre ellas una nueva entrega de la saga Bond, “No Time to Die”; el biopic con reparto estelar de “House of Gucci”, sobre el diseñador italiano, y una película que está siendo dirigida por Paul Thomas Anderson.

MGM, que llevaba varios meses buscando comprador y supuestamente conversó con Apple y Netflix, es propiedad de varios fondos de inversión que la sacaron de la bancarrota hace más de una década y en el ejercicio 2020 tuvo unos beneficios de 34 millones de dólares a partir de 1.500 millones en ingresos.

“A través de esta adquisición, Amazon empoderaría a MGM a continuar haciendo lo que mejor saben: contar grandes historias”, sostuvo la gran firma tecnológica, que solo el año pasado invirtió 11.000 millones de dólares solo en contenidos de cine, televisión y música.

Su servicio Prime Video, incluido en la suscripción de Amazon Prime, fue utilizado por unos 175 millones de clientes en 2020, lo que la sitúa como competidora frente a Netflix, con 208 millones de clientes, y Disney+, que avanza a gran velocidad y supera los 100 millones.

El presidente de la junta directiva de MGM, Kevin Ulrich, destacó en ese sentido la “increíble transformación” del estudio, que ha recaudado colectivamente 180 premios Oscar y un centenar de Emmys, y agradeció a los trabajadores su esfuerzo para poder alcanzar este “día histórico”.

“La oportunidad de alinear la larga historia de MGM con Amazon es una combinación inspiradora”, declaró.

“Estoy muy orgulloso de que el León de MGM, que ha evocado durante mucho tiempo a la época dorada de Hollywood, continúe su exitosa historia y de que la idea nacida de la creación de los Artistas Unidos perdure como los fundadores pensaron originalmente, dirigida por el talento y su visión”, agregó.