Hay gol de un primo paraguayo del "Kun"

Nelson Agüero se llama un jugador paraguayo que milita en el fútbol de República Dominicana. Este fin de semana, el asunceno convirtió un gol para Delfines del Este, que igualó a dos goles con Barcelona Atlético.

Su nombre es naturalmente desconocido en el ámbito. Pero las redes sociales lo sacaron del anonimato por su parentesco con el atacante del Manchester City.

Nelson jugó este sábado último para el conjunto de La Romana. Marcó el primer tanto en el transcurso de la primera etapa pero Barcelona reaccionó y terminó igualando.

De acuerdo a datos recabados, Nelson Agüero Chaparro nació en Asunción, es hijo de madre paraguaya (Gladys) y padre argentino.

Tuvo recorrido profesional poco trascendente (Quilmes, Fernando de la Mora, Sport Boys y clubes de Indonesia y Finlandia). Alcanzó madurez en Real Sociedad de Tocoa hasta recalar en Delfines.

Delfines milita en la Liga Mayor de República Dominicana. Lleva cuatro años de existencia, dado que fue fundado en el 2014 y cuenta con otro jugador paraguayo.

Se trata de José González, quien al igual que Nelson fue titular en el compromiso de este fin de semana. José usó la camiseta número 20, es volante y Agüero salió con la 7.

No sería la primera vez que grandes cracks mundiales tienen familiares que juegan a menor escala mediática. Es el caso de Lionel Messi, quien en Paraguay tuvo a Maximiliano BIancucchi como jugador de Luqueño y Olimpia, con el que salió campeón en el 2011.

Maxi es su primo y en varias ocasiones se los vio compartiendo fotos en redes sociales.

 

Mientras votaban, él estaba haciendo goles

Javier Lezcano es el compatriota que juega para el club Águila en El Salvador. Con su aporte, el conjunto alado derrotó a Futbolistas Asociados Santanecos este domingo por el campeonato de Primera División. Además, el paraguayo va llevando un registro interesante en materia de aciertos.

​El ex Espoli y 12 de Octubre de Itauguá tuvo la chance de romper el hielo en el partido a los 76', para darle el triunfo a Águila.

Águila volvió a ganar después de haber perdido ante Audaz 3-1, partido en el que el paraguayo también se hizo sentir en las redes.

Precisamente, Lezcano viene siendo infalible desde el pasado 4 de abril. En un periodo de 19 días corridos, el paraguayo ya marcó seis goles (Isidro Metapan, Sonsonate, Firpo y Audaz).

Esta persistencia le vale ser el cuarto más goleador de la temporada con diez anotaciones. Lidera la clasificación Luis Alberto Perea del FAS con 13.

Gustavo Guerreño, el otro compatriota del Alianza va más abajo con ocho dianas. Además, Lezcano ya totaliza 18 conquistas en lo que va de la temporada (10 este año y ocho el pasado).

Su equipo marcha en la cuarta colocación con 30 unidades, siendo puntero el Alianza con 48.

 

Colabora con un gol en vibrante compromiso

Aldo Paniagua fue protagonista de un gol para el Nacional Potosí en Bolivia. El paraguayo fue vital para la victoria obtenida este fin de semana sobre el popular Blooming.

El conjunto de Santa Cruz de la Sierra estaba arriba en el marcador 0-2 con goles de Cristian Arano y Víctor Galain en contra, a los 9’ y 12’.

Tres minutos que fueron fatales para Nacional, que sin embargo supo mantener la temperatura y el temple. Así, en ocho minutos logro la remontada.

A los 23’ descontaba Miguel Quiroga y a los 31’ le tocaba al compatriota para el 2-2. Aldo Velasco daba vuelta a los 36’ para desatar el júbilo de los locales.

Sin embargo Cristhian Coimbra ponía el 3-3 antes del cierre de la primera fracción, hasta que Velasco volvía a desnivelar a los 74’, siendo el 4-3 definitivo.

Es el segundo gol que marca Aldo en el año. La primera conquista de la temporada se la hizo a San José de Oruro, cuando igualaron 2-2 el día 14 de marzo.

 

Allá en San Pedro sólo brilla el Tapiracuái

Deportivo Santaní derrotó a un descolocado Sol de América 2-0 en el Norte del país. Fabio Escobar y Gerardo Orrego le dieron el triunfo a los albinegros que con Mario Jara transitan una próspera senda, por la cual van lentamente hacia las zonas de luz en la tabla general y el promedio.

Ambas conquistas se dieron promediando los minutos 59' y 74' del partido. El primero fue obra del inacabable Escobar.

A este se le había negado la oportunidad en el primer lapso. Convirtió pero una posición adelantada le cortó el festejo.

Ya era por entonces una consecuencia de la mejor predisposición del local, que expuso un juego más claro que su oponente, que si bien trató de equilibrar el mano a mano, no obstante no destacó por su limpidez.

Después se le dieron los réditos, pudiendo ser más. Sol de América esta vez fue vacilante y fue a tropezar con un equipo que poquito a poco va madurando buenos resultados con un técnico que habitualmente oficia de bombero como Mario Jara…