Santos viaja a Ecuador diezmado por las lesiones y los positivos por COVID-19

El Santos de Brasil viajó este domingo a Ecuador, donde enfrentará el martes en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores de fútbol al Liga Deportiva Universitaria (LDU) de Quito, con una nómina diezmada por las bajas por lesiones y contagios del nuevo coronavirus.

El zaguero Laercio, que salió con dolores en el tobillo en el último partido; los nuevos positivos para COVID-19 de Luan Peres y Ángelo, la suspensión de Jobson y las lesiones de Raniel, Vladimir, Renyer y el uruguayo Carlos Sánchez, redujeron la delegación que se desplazó a la capital ecuatoriana.

En el equipo paulista ya estaban infectados por el nuevo coronavirus el auxiliar técnico Eudes Pedro, el gerente de la división de Fútbol, Jorge Andrade, y los futbolistas Madson, Joao Paulo y Sandry, quienes se encuentran en cuarentena y volvieron a ser sometidos al test clínico, que dio nuevamente positivo.

El técnico Alexi Stival 'Cuca' se recuperó igualmente del coronavirus, pero por recomendación médica no viajó a Ecuador y el equipo deberá ser comandado en Quito por el asistente Marcelo Fernandes.

La buena noticia para el Santos será la reaparición como titular del goleador Marinho, que actuó el sábado en la derrota en Curitiba por 1-0 ante el Athlético Paranaense, en partido de la jornada número 22 de la Liga brasileña, donde el equipo paulista tiene 34 puntos y marcha a cinco del Flamengo, líder temporal del torneo.

Para esta fase de la Libertadores, el "Peixe" (pez) inscribió al propio Laercio, al lateral izquierdo Wéllington Tim, al centrocampista Guilherme Nunes y a los atacantes Ángelo Gabriel -de quince años- y Brayan Kruger.

De la plantilla salieron el lateral izquierdo Lucas Sena, el centrocampista Donizete y el delantero Andrey Quintino.

Frente al LDU, el conjunto del puerto paulista deberá alinear con John; Pará, Lucas Veríssimo, Luiz Felipe, Felipe Jonatan; Diego Pituca, Álison, Jean Mota, Yéferson Soteldo; Marinho y Kaio Jorge.

 

Lukaku: "Todavía no somos un gran equipo"

El belga Romelu Lukaku, que marcó este domingo un doblete y dio una asistencia en la remontada liguera de 0-2 a 4-2 del Inter de Milán contra el Torino, consideró que su club "todavía" no es un grande y mantuvo la concentración alta en vista del duelo del próximo miércoles contra el Real Madrid en la Liga de Campeones.

"No somos todavía un gran equipo, porque si sufrimos así no está bien, en los primeros sesenta minutos hemos jugado muy mal, estuvimos en apuros, jugamos sin determinación, sin ganas. Pero luego despertamos y conseguimos los tres puntos", dijo Lukaku a "DAZN" al acabar el partido de San Siro.

"Yo solo soy un jugador que quiere ayudar, no me gusta cuando dicen que soy líder, porque tenemos a muchos jugadores importantes, yo solo soy uno de los 25 jugadores y quiero ayudar al equipo", agregó el belga, que anotó siete dobletes en sus últimos 21 partidos, entre el Inter y su selección.

El Inter estuvo perdiendo 0-2 hasta el 62, pero luego un gol de Alexis Sánchez, un doblete de Lukaku, rubricado en el 90 por el argentino Lautaro Martínez dieron tres puntos al equipo de Antonio Conte.

"Estoy creciendo, uno trata de mejorar cada día, para ser un campeón. Los campeones ganan trofeos, esta es mi motivación. Soy un buen jugador con un buen equipo que me ayuda", dijo Lukaku, sin esconder su ambición de poner sus manos sobre un trofeo este curso.

 

Suárez se muestra preocupado por el "lado humano" de Messi

El delantero del Atlético de Madrid, Luis Suárez, que no pudo estar en la victoria ante el Barcelona por 1-0 por ser positivo de coronavirus, aseguró este domingo que, como amigo y compañero de Lionel Messi, está preocupado por el "lado humano" del futbolista.

"Como compañero amigo de Leo (Messi) me duele la situación, me preocupa como ser humano pero también se que está capacitado para salir adelante y dar vuelta a la situación", dijo el goleador en una entrevista al programa televisivo uruguayo Punto Penal.

Las declaraciones del delantero se dan ante los problemas que rodean a la estrella argentina en el equipo catalán que lo llevaron incluso a declarar que estaba cansado de "ser siempre el problema de todo".

Si bien Suárez no quiso hablar del Barcelona, ya que sostuvo que es momento de dejar al equipo culé de lado por ahora, enfatizó que la victoria "es una demostración más" de que el equipo está para pelar por grandes cosas.

Asimismo, dijo que la victoria del colchonero fue "una inyección de energía positiva" para él que tuvo que verlo desde el aislamiento y refleja que nadie es imprescindible en el equipo.

Suárez se contagió durante la doble etapa de eliminatorias sudamericanas del Mundial Catar 2022, en un caso que despertó la polémica en Uruguay por el brote que ya lleva 17 futbolistas contagiados.

Uno de los puntos que generó mayor molestia de las autoridades fue una foto en la que estaban muchos futbolistas del equipo rodeando un fogón sin distancia o protección.

El brote hizo que el Ministerio de Salud Pública del país multara a la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) a unos 534.000 pesos uruguayos (unos 12.136 dólares).

 

El West Ham de Balbuena continúa en ascenso

Un gol del marfileño Sebastien Haller fue suficiente para que el West Ham ganara en Bramall Lane al colista, el Sheffield United (0-1), y prolongara la reacción que comenzó hace una jornada, cuando ganó al Fulham.

El conjunto del zaguero paraguayo Fabián Balbuena (jugó los 90’) parece haber salido del bache.

El partido se desatascó cerca de la hora de juego cuando un intento de disparo del español Pablo Fornals fue repelido por la zaga local. Haller recogió el balón y desde la media luna firmó un tiro imposible para el arquero Aaron Ramsdale.

El Sheffield de Chris Wilder careció de argumentos para reaccionar y el West Ham se marchó con los tres puntos que le asientan en la parte alta de la clasificación que lidera el Tottenham.

VOLVIÓ A SONREIR

Un doblete del joven delantero Dominic Calvert-Lewin facilitó la victoria en Craven Cottage del Everton de Carlo Ancelotti, que contó con la aportación de los colombianos James Rodriguez y Yerry Mina para superar al Fulham (2-3) y reencontrarse con el triunfo.