Sergio Bareiro se acopla de nuevo al Necaxa

Sergio Bareiro regresó a México para continuar su carrera en el Necaxa, que había habilitado un préstamo para que sirviese entre el año pasado y este en Cerro Porteño.

El ex delantero de General Díaz estuvo a préstamo en barrio Obrero y de inmediato se pondrá a las órdenes del técnico Guillermo Vázquez.

Bareiro no fue tenido en cuenta por el profesor Francisco Arce en gran parte del Apertura y tampoco para este semestre. Necaxa es dueño de su pase.

Cabe mencionar que Necaxa es su segundo club internacional, ya que previo a ese paso estuvo en Chile, a donde fue enrolado al Huachipato.

 

Zloccowich deja la dirección técnica de la Albirroja

A cinco años de haber asumido la dirección técnica de la selección nacional, el portugués Gustavo Zloccowich dejó el cargo a poco para el Mundial de Rusia, al que la Albirroja irá a participar.

Guga había asumido en diciembre del 2016 y a poco para el Mundial deja el proceso de preparación.

El portugués contribuyó a que Paraguay se mantenga entre las diez mejores selecciones del mundo.

Bajo su mando, Paraguay compitió en Juegos Sudamericanos, Eliminatorias y el Mundial de Playa del 2018, en el que la Albirroja accedió a Cuartos de Final.

Fue nominado asimismo ese año como uno de los mejores entrenadores de la rama deportiva.

Paraguay ahora está en busca de técnico atendiendo a que entre el 19 y 29 de agosto se celebrará la Copa del Mundo de Playa en Moscú, Rusia.

 

Cinco años después de JJ OO Río anuncian nuevos usos de sus instalaciones

Cinco años después de los Juegos Olímpicos de Río 2016 el alcalde la ciudad, Eduardo Paes, anunció este jueves los nuevos usos que tendrán algunas de las instalaciones que fueron levantadas para las competiciones en el Parque Olímpico que hoy está convertido en un "elefante blanco" por su abandono.

Tres coliseos serán convertidos en escuelas municipales y otros espacios serán ofrecidos en concesión a la iniciativa privada, de acuerdo con el nuevo plan divulgado hoy por el burgomaestre.

El Parque Olímpico está conformado por siete instalaciones que incluyen el Velódromo, el Parque Acuático, la Arena Olímpica de Río y el Centro Olímpico de Tenis, todas ellas ubicadas en Barra de Tijuca, al oeste de la ciudad.

Las arenas que fueron construidas para balonmano y para las actividades acuáticas serán desmontadas y con sus partes se levantarán cuatro escuelas, un proyecto que tendrá un costo estimado de 78 millones de reales (unos 15 millones de dólares) y que según el alcalde deberá arrancar en septiembre para quedar listo en 2023.

Los centros educativos serán levantados en cuatro barrios de la zona oeste de Río, cuyas poblaciones son de escasos recursos y cada uno de tendrá una capacidad para 245 estudiantes.

En la Arena 3, el único coliseo que está en funcionamiento, bajo la gestión municipal, no se desmontará pero también será convertido en una escuela que albergará a 850 estudiantes y que contará con 24 aulas y un gimnasio experimental olímpico donde se ofrecerán clases de actividades deportivas gratuitas para los estudiantes.

La idea de convertir los pabellones en escuelas no es nueva y bajo ese criterio fueron construidos para los Olímpicos de 2016, un plan que tras cinco años sigue en el aire debido a la ineficiencia de la pasada administración municipal, según Paes.

"Todo eso ya debería estar hecho, pero no solo el Parque Olímpico, también la ciudad de Río de Janeiro que fue abandonada por la última gestión", aseguró el alcalde en una rueda de prensa, tras presentar el nuevo plan.

De acuerdo con el burgomaestre, el centro de tenis y otros pabellones del Parque Olímpico serán entregados en concesión a la iniciativa privada y la licitación está prevista para noviembre próximo. La alcaldía también construirá una pista de atletismo y que será entregada al Comité Olímpico Brasileño (COB).

Las instalaciones olímpicas que fueron orgullo de la "cidade maravilhosa" en 2016 y que costaron más de 40.000 millones de reales (unos 8.000 millones de dólares al cambio actual) hoy están en el abandono, deterioradas y salpicadas por los escándalos de corrupción que dejaron los millonarios desvíos de recursos públicos descubiertos durante las obras.

 

Nelson Haedo, tras el retiro

Nelson Haedo Valdéz habló de todo un poco. Hizo un repaso por lo que fue su carrera deportiva, su paso por la selección, los logros y una “deuda”. También se refirió a su salida de Cerro Porteño y los proyectos en puerta.

El ahora exfutbolista y emergente empresario tuvo hoy una larga y entretenida entrevista con la mesa de Versus por Universo 970 AM.

En este sentido, Haedo, todavía emocionado por lo que significó dar el paso hacia una nueva vida, ya alejado de las canchas, comentó que se preparó durante seis meses para asumir su decisión y dar la noticia.

"Cuando uno tiene que colgar los botines, es donde se da cuenta realmente de lo importante que era para uno el fútbol”, refirió.

Entiende que tuvo la fortuna de ser parte de momentos trascendentales de la historia del fútbol paraguayo, logros que hoy atesora. "Uno siempre cuando consigue una meta, quiere otra. Jugué mundiales, Copas América, jugué en Europa. Disfruté mucho mi carrera, la primera plata grande que tuve les construí una casa a mis padres. Invertí en hoteles acá en Alemania, en Mallorca, en Paraguay. No me quejo”, contó.

Nelson, con su larga y fructífera trayectoria, demostró que con corazón y pasión se puede avanzar en la vida, tanto que valoró el salir “de la pollera de mamá” para animarse a probar suerte. “Aprendí a salir fuera de casa, aprendí a estar solo”, indicó.

Aunque se fue con alguna que otra espina clavada. Reconoció que le molestó la forma en que se dio su salida de Cerro Porteño, el club de sus amores, teniendo en cuenta que lo suyo no pasaba por el dinero. "Me afectó muchísimo, en su momento no hablé, me afectó la forma que se dio, en el momento que se dio. Me molestó que no se me preguntó ni nada, porque yo hasta gratis iba a jugar", lamentó.

Por último, adelantó que de ahora en más, aparte de administrar sus inversiones, se dedicará a la representación de futbolistas. "Estoy metido en eso, entré en la empresa de mi exrepresentante. Acá en Alemania estoy con el tema de la gastronomía y hotelería, pero no es lo mío, quiero seguir en el ámbito del fútbol".

“Para mí, la deuda pendiente es despedirme bien, con gente en una cancha", sentenció.