La era Peña: leyes aprobadas, golpes carcelarios y el factor económico

Desde el 15 de agosto hasta hoy, varias son las nuevas leyes vigentes, en su mayoría, relacionadas a la administración financiera. A nivel penitenciario, lo que parecía iniciar como una crisis, terminó con un contraataque que asestó golpes en Tacumbú y Buen Pastor. En el factor bolsillo, las reducciones de precios del gas y del combustible están haciendo lo suyo. Los detalles de estos puntos y de los pendientes, en esta nota.

Comencemos por la ley que crea la Dirección Nacional de Ingresos Tributarios, mediante la fusión la Subsecretaría de Estado de Tributación y la Dirección de Aduanas. Si bien la legislación fue promulgada el 4 de agosto, en los últimos días de Mario Abdo Benítez en la Presidencia, el proyecto lo planteó el equipo de Honor Colorado, en representación de Peña.

Óscar Orué, extitular de la SET y actual director de Ingresos Tributarios, prometió que este nuevo sistema mejorará la presión tributaria del 10 al 12 por ciento y aumentará la recaudación a unos 400 millones de dólares anuales.

La ley fue muy resistida en algunos sectores contables, por referentes como Nora Ruoti, sin embargo, también fue bien vista por otra parte de la biblioteca. El entonces director de Aduanas, Julio Fernández, resaltaba la importancia de que Aduanas mantenga su autonomía

“Nosotros tenemos 5.000 operaciones diarias y 100 rotaciones de funcionarios por mes, cuando no se tiene la lapicera y autonomía en el comercio exterior, eso (la unión) puede complicar. Salvando eso, creo que puede ser un modelo que puede funcionar”, comentaba.

La segunda ley aprobada por el oficialismo es la que crea el Ministerio de Economía y Finanzas, la primera promulgada por Santiago Peña como presidente el 23 de agosto pasado, a días de haber asumido.

La nueva institución sustituye, unifica y amplía las funciones propias establecidas en las leyes asignadas al Ministerio de Hacienda, a la Secretaría de la Función Pública y a la Secretaría Técnica de Planificación.

El artículo séptimo suprime el entonces Ministerio de Hacienda y la Secretaría Técnica de Planificación y entrega sus funciones al Ministerio de Economía. Lo mismo, con la Secretaría a la Función Pública.

Otra ley aprobada es la conocida como Superintendencia de Jubilaciones que reglamenta el rol supervisor del Estado a las Entidades de Jubilaciones y Pensiones, en cumplimiento del Artículo 95 de la Constitución Nacional.

La ley fue aprobada en Cámara de Diputados el martes 12 de diciembre, en el Senado el miércoles 13 y promulgada por Peña el jueves 14. En instancias legislativas se cuestionó la celeridad del tratamiento y el uso de las mayorías para suprimir el debate. En cambio, desde el oficialismo alegaron que, en sesiones anteriores, la oposición se retiró para evitar el tratamiento. También arguyen que fue un contenido suficientemente conversado en las instancias previas y, con representantes de todos los sectores.

“Quiero asegurarle a cada uno de los trabajadores y los jubilados que sus recursos van a estar custodiados. El Estado no va a meter mano, el Estado le va a controlar aquellos que administran estos recursos”, dijo Peña al momento de la promulgación.

GOLPES PENITENCIARIOS

Al inicio de esta administración, las declaraciones del ministro de Justicia, Ángel Barchini, sobre la necesidad de recuperar el control de las cárceles despertaba incredulidad, por un lado, pero tensión por el otro, principalmente desde los grandes delincuentes recluidos en los penales. Se llegó a pedir que lo saquen del cargo, algo que no se cumplió. Las medidas de fuerza finalmente cesaron a finales de octubre.

El 17 de noviembre pasado, con mucho sigilo y alta prudencia, una incursión sorpresa en el penal del Buen Pastor permitió llegar hasta las celdas de Carmen Villalba y Francisca Andina, quienes quedaron muy alteradas.

El operativo se ejecutó luego de un largo trabajo de investigación, iniciado después de la muerte de Osvaldo Villalba, para identificar el canal de comunicación entre el grupo armado EPP y Carmen Villalba.

Se incautaron teléfonos celulares, G. 4.500.000, anotaciones varias, una notebook, dispositivos de almacenamiento de datos y otros elementos con los que, la Policía confirmó que Villalba seguía liderando el EPP desde su celda.

Pero el golpe más grande es sin duda el asestado por la operación Veneratio el 18 de diciembre pasado, cuando, mediante el uso de fuerzas policiales y militares, y con la técnica Bukele, se logró ingresar hasta el último rincón de Tacumbú, en medio de ataques y disparos por parte de los delincuentes.

Como trofeo de guerra, los intervinientes sacaron en calzoncillo al mismísimo Armando Javier Rotela, el considerado intocable y hasta quien no se podía llegar por la cantidad de obstáculos físicos y humanos, entre ellos, sus fusileros que no tuvieron forma de impedir el paso de la Policía.

Fueron trasladados a otras penitenciarías unos 700 reos y, como consecuencia de los enfrentamientos falleció un agente del Grupo Lince y murieron 11 reclusos. También quedaron heridos varios policías.

En los días sucesivos, los allanamientos continuaron y se encontraron todo tipo de lujos y medios de vida dentro del penal. Drogas, dinero en efectivo, caletas en donde almacenaban sus valores, farmacias, etc.

EL FACTOR ECONÓMICO

Cuidar el bolsillo de la gente fue uno de los pilares de Santiago Peña en su campaña. En ese sentido, el 22 de diciembre pasado se concretó la cuarta reducción de precios del combustible con la que suma una disminución total de G. 1.250. El precio de la garrafa de 10 kilos pasó a costar G. 5.300.

También fue reactivado el programa Ñande Gas, que consiste en los recorridos de móviles de Petropar por los barrios de Asunción, Central y de algunos departamentos, para ofrecer el servicio de la recarga de gas.

Lo referido al bolsillo de la gente, no solamente es el precio de los diferentes productos, sino también la administración de los recursos públicos, obtenidos precisamente con el aporte de la ciudadanía.

Algunos casos de parientes y hasta familias enteras distribuidas en cargos en la función pública comenzaron a conocerse, algunas, con tal presión que resultaron en renuncia. Más allá del parentesco o no, lo que puede llegar a indignar es que, los salarios siderales sean a cambio de funciones que no están especificadas o que, ni sus propios asignados se ocupan de aclarar, lo que hace pensar que, no cumplen tarea alguna.

Un acto de amor trascendental que salva vidas: casi 300 personas en lista de espera

Cualquier persona, en algún momento de la vida, podría necesitar un trasplante de órganos, o tal vez un familiar cercano o un amigo. Es fundamental reflexionar sobre la importancia de ser donante de órganos, una decisión personal que podría salvar la vida de otros.

En los últimos días se viene debatiendo sobre la donación de órganos, especialmente a raíz del caso del pequeño Milan Alexander, un niño que actualmente se encuentra conectado a un corazón artificial y requiere con urgencia de un donante.

Actualmente, un total de 268 pacientes se encuentran en la lista de espera para un trasplante, según datos del Instituto Nacional de Ablación y Trasplante (INAT), que, al 31 de marzo ya recibió 41 notificaciones de pacientes potenciales para donación de órganos y tejidos.

En cuanto a trasplantes cardíacos, 8 son los pacientes en lista de espera, de los cuales, 2 se encuentran con prioridad 0 y son casos pediátricos. Ambos están conectados a un corazón artificial en el hospital Pediátrico Niños de Acosta Ñu. Entre ellos está Milán Alexander, quien lleva 5 meses conectado a un corazón artificial y necesita con urgencia un donante; en la Semana Santa dos posibilidades fueron presentadas, pero los familiares de las personas fallecidas rechazaron donar sus órganos.

Según la “Ley Anita” 6170/18, toda persona mayor de 18 años es considerada donante de órganos posterior a su fallecimiento. Esta ley pretende incentivar la donación de órganos, incrementando las posibilidades de salvación de vidas mediante trasplantes. Si alguien no desea donar, debe manifestarlo por escrito al Instituto Nacional de Ablación y Trasplante (INAT). Es muy importante que los familiares y amigos sepan la decisión que ha tomado uno de ser donante, y que ellos apoyen y respeten la decisión.

El Dr. Hugo Espinoza, director del Instituto de Ablación y Trasplante, ahondó en entrevista con el canal GEN que toda persona mayor de 18 años es donante de órgano, excepto si expresó su negativa ante el INAT o en Identificaciones cuando renueva la cédula de identidad. Cerca de 3.000 personas se anotaron como no donantes. Muchos son ciudadanos extranjeros radicados en nuestro país.

La autoridad aclaró que, en el caso del deceso de los menores de edad, los padres y tutores son los responsables de decidir si donan o no los órganos. Tal fue el caso de la reciente negativa de unos familiares que no quisieron dar los órganos de sus hijos.

Un punto negativo de la ley Anita, según resaltó el entrevistado, es que se no se cumple con el fondo nacional que debe destinarse para los trasplantes.

Nota relacionada: Solo esta semana, dos familias negaron donar un corazón para el pequeño Milán

VISIÓN DE LA IGLESIA

El Papa Francisco se había expresado sobre la importancia de donar órganos y aseguró que se trata de un acto “para salvar otras vidas humanas, para preservar, recuperar y mejorar la salud de muchas personas enfermas que no tienen otra alternativa”.

Donar significa mirar e ir más allá de uno mismo, más allá de las necesidades individuales y abrirse generosamente a un bien más amplio. En esta perspectiva, la donación de órganos no es sólo un acto de responsabilidad social, sino también una expresión de la fraternidad universal que une a todos los hombres y mujeres”, afirmó.

Leé más: La donación de órganos desde la perspectiva de la Iglesia: “Es mirar más allá de uno mismo”

El Dr. Hugo Espinoza reconoció que la decisión de donar los órganos es muy personal y, además, se da en un contexto muy difícil para las familias que perdieron a un ser querido, pero remarcó que se debe tener presente el importante hecho de que una persona fallecida pueda dar vida a otra.

A través del prisma de ‘La Naranja Mecánica’

¿Es moralmente justificable eliminar/alterar la facultad de elegir, incluso si es en beneficio de la sociedad? La aclamada novela ‘La Naranja Mecánica’ de Anthony Burgess plantea la profunda cuestión de si la maldad es ‘curable’ y hasta qué punto la sociedad debe o puede intervenir en la naturaleza humana.

Por Gonzalo Cáceres – periodista

Platón y Aristóteles en la antigua Grecia, Santo Tomás de Aquino en la Edad Media, René Descartes, Baruch Spinoza, David Hume durante la Ilustración, Jean-Paul Sartre, Ludwig Wittgenstein, Daniel Dennett y Alvin Plantinga ya en los siglos XX y XXI; el libre albedrío continúa siendo un tema central en diferentes campos de estudio a través del tiempo.

El libre albedrío implica la capacidad de actuar por nuestra propia voluntad, aunque estas elecciones deben estar -según las normas de toda comunidad- dentro de los límites de los derechos y la dignidad de los demás.

En lugar de justificar comportamientos perjudiciales, el libre albedrío invita a desenvolverse de manera consciente y reflexiva, con la responsabilidad de tomar decisiones que promuevan el bien común, considerando el impacto de nuestras acciones en quienes nos rodean.

Pero, y siempre hay un pero, ¿Qué pasa con los individuos que no sienten consideración y/o empatía? ¿Qué pasa con aquellos ‘malvados’? ¿Tenemos el derecho de intervenir en su naturaleza? ¿Podríamos ‘rescatarlos’ de su andar destructivo?

Desde la perspectiva filosófica, hay quien argumenta que la maldad es una consecuencia de la ignorancia, el sufrimiento -o las circunstancias sociales desfavorables-, y que, por lo tanto, puede ser ‘curada’ con educación, comprensión y la transformación de las condiciones sociales injustas (esta visión sugiere que la maldad no es una cualidad innata e inmutable, sino más bien un ‘producto’ de factores externos).

Por otro lado, también hay quien sostiene que la maldad es una característica intrínseca de la naturaleza humana o que surge de una falta fundamental de empatía o compasión: la maldad puede ser más difícil de ‘curar’ y, consecuentemente, requerir un cambio profundo en la psique del individuo.

Este planteamiento pudo estimular a Anthony Burgess, quien exploró temas como la voluntad, la moralidad, la libertad individual y el condicionamiento humano a través de uno de los libros más influyentes de la cultura contemporánea. Publicada en 1962, “La Naranja Mecánica” cuenta la historia de Alex, un joven delincuente que se desenvuelve dentro de un futuro distópico, y de su grupo de secuaces (los ‘drugos’), quienes se dedican a cometer todo tipo de actos violentos, robos, asaltos sexuales y agresiones.

El título hace referencia a una imagen que aparece en la historia y simboliza la idea de la apariencia externa de un ser humano sin su libre albedrío; es decir, como un ser que existe, pero no siente, como una máquina que puede ser controlada.

Basado en el ultraviolento Alex, Burgess se sumerge en cuestiones sobre la naturaleza de la maldad y si esta es curable o -al menos- moderada. En la novela, el protagonista es sometido a un tratamiento conocido como ‘Ludovico’ -parte de una solución gubernamental para reducir la criminalidad- que implica la administración de una droga experimental al sujeto, seguida de la exposición a estímulos violentos o negativos, como películas de violencia extrema.

A través de este proceso, se crea una asociación en la mente del sujeto entre la violencia y una sensación de malestar físico intenso, como náuseas extremas (Alex aprenderá a evitar comportamientos violentos en el futuro por temor a experimentar nuevamente las sensaciones negativas vinculadas). En esencia, se busca condicionar al individuo para que rechace la violencia como resultado de un mecanismo de aversión.

La cuestión central a la que Burgess apunta es, si la verdadera erradicación de la maldad es posible a través de la manipulación del comportamiento. El tratamiento ‘Ludovico’, aunque efectivo en un principio, encierra dilemas éticos y morales sobre la libertad de elegir, la autenticidad y la responsabilidad personal.

El escritor también sugiere que la verdadera ‘cura’ de la maldad -si es que existe- no puede lograrse simplemente a través de la alteración externa, sino que se trata de una iniciativa que debe nacer del individuo, de su convencimiento de querer y poder ‘cambiar’. Aunque Alex parece ‘curado’ al final del tratamiento ‘Ludovico’, la pregunta sobre si la verdadera maldad ha sido erradicada permanece abierta.

La obra de Burgess permeó a diferentes medios, siendo la adaptación cinematográfica dirigida por Stanley Kubrick en 1971 una de las versiones más conocidas. Esta película, al igual que la novela, generó una considerable controversia debido a su representación gráfica de la violencia y sus exploraciones sobre la naturaleza humana y la sociedad.

“La Naranja Mecánica” es una obra magna que tiene un impacto duradero en la literatura y la cultura contemporánea. Su exploración de temas universales, su estilo narrativo innovador, su impacto cultural y su desafío a las convenciones morales y sociales la convierten en un título digno de estudio y reflexión.

Maestras de apoyo en el autismo, claves para el proceso de inclusión

En algún momento escuchamos hablar de las “maestras sombras”, término que, con el tiempo fue evolucionando y es utilizado para referirse a la figura que ayuda a la integración socioeducativa de niños con dificultades para trabajar por sí mismos. El apoyo que brindan es fundamental para que estas personas puedan explorar el mundo con las mismas condiciones y miradas que otras.

Abril es el mes de concientización sobre el Trastorno del Espectro Autista (TEA) y, en donde todas las campañas se concentran en educar a la población sobre esta condición e incentivar a la inclusión y, una pieza fundamental de este proceso es la escuela.

La institución educativa es un ambiente que puede estar sobrecargado de estímulos para niños y jóvenes con autismo, por lo que, contar con apoyos de profesionales es imprescindible. En esta etapa aparecen las maestras de apoyo a la inclusión o integración, coloquialmente conocidas como maestras sombras.

En Paraguay, tanto en el sector público como en el privado, las maestras de apoyo cumplen un rol fundamental para que la inclusión pueda darse plenamente y que las personas con TEA sean tratadas de la misma manera que a otras, sin distinción, sin compasión ni sobreprotección.

Édgar Leiva, presidente de la asociación de TEA en nuestro país, desde su experiencia con maestras de apoyo, refirió que, uno de los aspectos más importantes que se debe lograr con ese recurso educativo es que las personas con autismo se sientan capaces y aprendan a depender de sí mismas.

Su hijo Ezequiel de 12 años, diagnosticado con autismo, durante el inicio de su etapa escolar asistió al Centro de Apoyo a la Inclusión, donde su proceso de aprendizaje fue acompañado por psicopedagogos que le brindaron las herramientas básicas de un niño con esas condiciones.

En el 2021, Ezequiel dejó de asistir al instituto y sus maestras de apoyo, desde ese momento fueron sus propias profesoras en la escuela pública a donde asiste.

“Desde el sexto grado él ya no tuvo la necesidad de irse y ahora ya no tiene maestra de apoyo como tal y es algo espectacular”, expresó a HOY/Nación Media.

La maestra sombra es un apoyo que complementa las herramientas que la institución educativa pueda otorgar a los niños, por lo que, es necesaria una comunicación entre el centro y los padres del menor, para informarle sobre el progreso del niño y sobre aquellas cosas de importancia que tengan lugar.

De acuerdo a Leiva, su hijo y su familia tuvieron una buena experiencia y un progreso al trabajar con maestras de apoyo. Ezequiel aprendió a desenvolverse correctamente y con plena autonomía.

Esta figura clave y de la que poco se habla en el proceso de inclusión, debe lograr que los niños con TEA puedan aprovechar sus fortalezas en lugar de concentrarse en sus debilidades.