“Los celulares nos espían”: qué hay de cierto en este mito y lo que realmente se sabe

El mito de que nuestros teléfonos “nos escuchan”, haciéndonos creer que somos víctimas permanentes de espionaje por parte de las grandes compañías, está tan instalado entre los usuarios que es difícil contradecirlo. Pero ¿qué hay de cierto en esta teoría? Un experto brinda luz al respecto.

Por Robert Bourgoing (@robertb_py)

Con la aparición de los teléfonos inteligentes, conocidos popularmente como ‘smartphones’, el mundo de las comunicaciones sufrió un cambio drástico, iniciando una nueva era marcada por el impacto de las redes sociales, la continua actualización de dispositivos, la instantaneidad y la masividad de la información.

A la par de este ‘boom’ tecnológico, también han surgido nuevos paradigmas, desafíos y dilemas, apareciendo en el camino algunas teorías que van directamente ligadas al ámbito de los móviles que forman parte de nuestro día a día.

“Los celulares nos escuchan” es una frase que quizás hayamos oído en más de una ocasión, sobre todo si, luego de mencionar alguna palabra, nombre, producto, ubicación o destino, coincidentemente (y hasta por arte de magia) aparece una recomendación alusiva al tema en Facebook, Instagram o Google.

Ante estos hechos, surgen una serie de dudas e interrogantes: ¿es verdad que nuestros teléfonos nos “espían”, así como algunos aseguran?, ¿qué hay de cierto en esta afirmación que se ha popularizado desde hace unos años?

LOS TELÉFONOS NO NOS ESPÍAN, NOS “SIENTEN”

Miguel Ángel Gaspar, experto en ciberseguridad y presidente de la fundación Paraguay Ciberseguro, aclara que, en realidad, los móviles no “nos escuchan”, tal y como (muchos o pocos) pueden suponer, sino que “nos sienten”, lo cual genera esa sensación de estar siendo continuamente “espiados”.

Según explica a HOY, esto ocurre gracias a los más de 50 sensores que poseen los dispositivos y que sirven para recolectar información del usuario. Los mismos se encuentran instalados en la parte interna del teléfono, siendo algunos de ellos el giroscopio, podómetro, acelerómetro, el sensor de luz o de huella dactilar, sumándose también los micrófonos y cámaras.

La información recolectada por nuestros teléfonos celulares termina siendo almacenada y, a su vez, compartida por las compañías (Samsung, Apple, Google, Meta, Huawei, etc.), lo cual les permite ofrecernos recomendaciones que van acordes a nuestras preferencias. A esto se le suman los ya conocidos algoritmos de las redes sociales, que también son capaces de detectar “qué nos gusta” para mostrar contenido o publicidad pesonalizada.

INFORMACIÓN SENSIBLE, EN RIESGO

Gaspar alerta sobre los riesgos a la privacidad y cómo el uso de los smartphones sin medidas de seguridad puede representar un riesgo para nuestros datos personales, puesto que, no solo lo que compartimos en nuestros perfiles de Instagram, TikTok o WhatsApp, por citar algunos ejemplos, puede representar un peligro, sino también aquello que guardamos como información sensible (cuentas bancarias, usuarios y contraseñas, emails) y que puede llegar a ser obtenido por ciberdelincuentes a través de diversas estrategias como el ‘phishing’.

MEDIDAS DE SEGURIDAD EN LOS SMARTPHONES

En la actualidad, tanto Google como Apple han adoptado mecanismos de seguridad en sus sistemas operativos Android e iOS, respectivamente, para asegurarnos de que nadie acceda sin autorización a nuestras cámaras y micrófonos, o, dicho en otras palabras, nos “esté espiando”.

Para ello, reforzaron la otorgación de permisos a las aplicaciones de terceros y activaron alertas que notifican cuando alguna app está haciendo uso de la cámara o el micrófono (en la parte superior de la pantalla, ya sea en punto verde para móviles Android o en color amarillo para los iPhone).

En el caso puntual de los teléfonos Android, la otorgación de permisos se realiza de forma individual al instalar una aplicación, sea desde Play Store o cualquier tienda externa, por lo que en ese momento el sistema solicita al usuario “permitir” o “rechazar” permisos para tener acceso a la ubicación, cámara, micrófono, contactos, etc.

PRUEBAS PARA COMPROBAR EL MITO

Años atrás, medios como Business Insider y BBC se hicieron eco de este mito sobre el supuesto “espionaje” a través de los teléfonos y analizaron si es factible que los dispositivos “nos escuchen”. A través de algunas investigaciones, se pudo determinar que es una posibilidad, aunque hay diversos factores que pueden influir en ello.

Zoe Kleinman, corresponsal de tecnología de la BBC, hizo una prueba para tratar de comprobar esta teoría. Para ello, pidió a un especialista que le ayudase a crear una aplicación que enlazara el micrófono de su smartphone con una laptop, lo cual finalmente logró, pudiendo obtener detalles sobre la conversación del teléfono a través de texto.

Kleinman aclaró que, si bien lograron demostrar que grabar dede el micrófono del móvil era posible, no pudieron comprobar a ciencia cierta que eso estuviera pasando realmente. A esto se le debe sumar el hecho de que, para esta prueba, instalaron una aplicación externa creada exclusivamente para dicho fin, sin utilizar las app preinstaladas en el dispositivo.

En otro artículo del citado medio británico, se recoge la experiencia de especialistas en ciberseguridad de la firma Wandera, quienes emularon estos experimentos buscando encontrar evidencia que indique que teléfonos o aplicaciones estuviesen escuchando en secreto.

Para ello, colocaron dos teléfonos -un Samsung y un iPhone- en una “habitación con sonido”. Durante 30 minutos, reprodujeron un anuncio publicitario sobre comida para gatos y perros. A la par, también colocaron otros dos teléfonos idénticos en una habitación en silencio.

De igual manera, los especialistas mantuvieron abiertas las aplicaciones de Facebook, Instagram, Google Chrome, SnapChat, Youtube y Amazon con todos los permisos concedidos para cada herramienta, a fin de que -de ser realidad- logren “escuchar” todo lo que había alrededor.

Finalmente, los resultados del estudio de Wandera terminaron confirmando que no había evidencia que confirme este mito. Repitieron la prueba el mismo tiempo durante tres días, y no percibieron anuncios relevantes relacionados al tema sugerido (comida para perros y gatos).

CONCLUSIÓN

Ningún dato es concluyente para afirmar al 100% que tal cosa sucede, pero al ver una publicidad sobre el destino turístico que acabamos de mencionar o la marca de ropas que días atrás comentamos en un chat, uno puede llegar a pensar que, en realidad no está paranoico y que este mito puede ser verdad.

Mujeres en tecnología: capacidad, ingenio y determinación para romper barreras

Hasta hace poco, el ámbito de la tecnología era dominado en su mayoría por hombres, quienes contaban con mayor protagonismo y espacio. Hoy día, esta situación cambió de forma drástica, permitiendo a las mujeres ganarse un lugar a costa de trabajo, sacrificio e ingenio.

Por Robert Bourgoing (@robertb_py)

Hablar de empoderamiento femenino necesariamente va relacionado con la capacidad de las mujeres de ocupar espacios de decisión y hacerse lugar en el mundo laboral, a través de la demostración de sus aptitudes y cualidades.

El ámbito de la tecnología no queda ajeno a esta realidad, puesto que, también allí las mujeres han sido capaces de ganar protagonismo, pero, sobre todo, reconocimiento por los logros que van obteniendo.

KUÑATECH, APOYO A MUJERES EN TECNOLOGÍA

Iniciativas que resaltan estos logros son dignas de destacar. Una de ellas es “Kuñatech”, una comunidad paraguaya de mujeres en tecnología que aglutina a referentes del sector que se desempeñan en rubros como computación e informática, desarrollo de software, programación, ingeniería, análisis de sistemas, entre otros. Más de 400 mujeres integran actualmente este grupo.

Una de las principales premisas de Kuñatech es proporcionar una red de apoyo y espacios de desarrollo que fomenten la inclusión de más mujeres apasionadas por la tecnología, a fin de que las mismas tengan la posibilidad de avanzar y crecer en sus especialidades.

Así también, trata de visibilizar el trabajo que llevan adelante en diversos campos, dando difusión a través de medios de comunicación, seminarios, redes sociales o foros de debate, de modo a que la ciudadanía pueda conocer la labor que desempeñan y la importancia de su trabajo.

Kuñatech ofrece capacitaciones, ofertas laborales, recursos educativos y espacios de debate, así como propuestas de proyectos y asesoramiento para quienes tengan interés en meterse de lleno en el mundo de la tecnología. Así también, organiza y apoya diferentes eventos donde se visibiliza el trabajo de las integrantes de la comunidad.

LA VOZ DE UNA DE SUS FUNDADORAS

Una de las fundadoras de Kuñatech es Gisselle Gauto, quien se desempeña como Arquitecta de TI y trabaja en la promoción del STEM en la Educación Superior. Actualmente es representante de Graduados de la Facultad Politécnica de la Universidad Nacional de Asunción (FP-UNA) y también es parte de la Asamblea Universitaria de la UNA.

Dentro de su currículum se destaca su experiencia como embajadora del programa de Google WTM en Paraguay y el hecho de haber sido parte del Consejo Directivo de la FP-UNA. Junto con otras estudiantes y colegas, decidió abocarse de lleno a la visualización, difusión y apoyo de otras mujeres que deciden ingresar al mundo tech.

A través de su testimonio, Gauto destaca la importancia de involucrarse en diversos espacios para continuar promoviendo el trabajo de las mujeres en tecnología, por lo que espera que su ejemplo y el de otras ayude a inspirar y alentar a otras congéneres a avanzar en este camino.

Insto a otras mujeres que no dejen que los estereotipos de género las limiten. La tecnología es para todos sin importar el género. Todos tenemos el potencial y la capacidad para innovar y crear en este campo”, afirmó, al tiempo de hacer un llamado a todas las mujeres a seguir construyendo juntas un futuro más equitativo y diverso.

KUÑA MBARETE STEAM, JÓVENES EN TECNOLOGÍA

Otra iniciativa que promueve a las mujeres y la tecnología es “Kuña Mbarete STEAM”. Nacida como proyecto estudiantil en el año 2022, surgió como resultado de la participación de alumnos del Bachillerato Técnico en Informática (BTI) del Colegio Pablo Patricio Bogarín de Ñemby en el concurso “Wisibilizalas”.

La profesora Ángeles Núñez, responsable del grupo, comenta que este concurso internacional, dirigido a centros educativos de España y de Latinoamérica, tenía como propósito empoderar a niñas y jóvenes para que cursen carreras en el ámbito del STEM.

Para ello, decidieron crear una página web donde compilaban entrevistas a ingenieras, matemáticas y científicas de nuestro país, a fin de demostrar que existen mujeres referentes en estas áreas en suelo paraguayo. Ello les hizo acreedores del primer puesto de la competencia, aunque la iniciativa trascendió hasta convertirse en algo más grande.

El premio económico obtenido por el concurso fue invertido para adquirir kits de robótica educativa que contribuyeron a formar el primer equipo de robótica femenino de la ciudad de Ñemby, el cual funciona en el Colegio Pablo Pablo Bogarín.

Posteriormente, la institución obtuvo una subvención de Lego Paraguay y recibió kits de robótica, los cuales permitieron que puedan enseñar robótica educativa tanto dentro como fuera de la institución, no solo a niñas sino también a todos aquellos alumnos que estaban interesados en los talleres, explica.

En la actualidad, son 10 estudiantes los que forman el equipo de “Kuña Mbarete STEAM”, contando con una entrenadora, un co-entrenador y tres mentores. “El objetivo de este proyecto es involucrar a las niñas y darle visibilidad en el ámbito STEAM para que se sientan identificadas y puedan ser referentes de otras niñas en el futuro”, afirma Núñez.

El amor es loco y ciego: ¿Es prácticamente una enfermedad mental?

El enamoramiento y diferentes trastornos psicológicos comparten importantes síntomas y se encuentran mucho más cerca de lo que pensamos, por lo que, puede ser considerado un trastorno mental, según una de las interpretaciones.

El amor romántico es un sentimiento al que, desde el inicio de los tiempos, grandes poetas, cantantes y artistas buscaron la mejor manera de definirlo e interpretarlo. Así también lo hizo la ciencia, pero desde una óptica más objetiva.

“El amor es una gota de agua en un cristal, es un paseo largo sin hablar, es una fruta para dos”, lo cantó en su momento José Luis Perales, compositor e intérprete español de grandes éxitos como esta canción, que continúa diciendo que, “el amor es un espacio donde no hay lugar para otra cosa que no sea amar, es algo entre tú y yo”.

Y es que solo dos locos enamorados experimentan y viven “el amor” de una forma única, a su manera, pero a ¿Qué viene todo eso?

La “droga del amor” provoca en los hombres y mujeres una respuesta fisiológica debido a los procesos que se producen en el organismo cuando nos enamoramos, pues, los químicos asociados al “circuito de recompensa” de nuestro cerebro lo inundan, lo que produce una variedad de respuestas físicas y emocionales.

Pero ¿Qué dice la Ciencia al respecto?

En primer lugar, cuando estamos enamorados, el corazón palpita rápido, las palmas de las manos sudan, las mejillas se sonrojan y se producen sentimientos de pasión y ansiedad.

Así también, los niveles de cortisol aumentan durante la fase inicial del amor romántico, por lo que se pueden experimentar situaciones de estrés.

Y como toda montaña rusa de emociones, a medida que aumentan los niveles de cortisol, los niveles del neurotransmisor (sustancia química que transmite información) serotonina se agotan, lo cual precipita sentimientos o pensamientos de preocupación, esperanza o los típicos terrores del amor temprano.

En el proceso de enamoramiento se liberan altos niveles de dopamina, un químico que activa el circuito de recompensa, lo cual ayuda a hacer del amor una experiencia placentera similar a la euforia asociada con el consumo de algunas drogas. En este punto, la mayoría ya somos ‘adictos’.

Por supuesto, la oxitocina, conocida como la hormona del amor, aumenta, lo que provoca sentimientos de satisfacción, calma y seguridad que, a menudo, se asocian con la unión de pareja.

La vasopresina, otra hormona que se produce, está vinculada al comportamiento que genera relaciones monógamas a largo plazo.

Y, por si fuera poco, para bien o para mal, el amor desactiva la vía neuronal responsable de las emociones negativas, como el miedo y el juicio social.

Paola Zapata, psicóloga.Paola Zapata, psicóloga.

Por este motivo, cuando nos dedicamos al amor romántico, la maquinaria neuronal responsable de realizar evaluaciones críticas de otras personas, incluidas aquellas con las que estamos involucrados sentimentalmente, se cierra. Esa es la base neuronal para la sabiduría antigua: “El amor es ciego”.

Ahora bien, teniendo en cuenta los procesos químicos que el amor produce en el cuerpo, salta la otra pregunta: ¿Es un trastorno mental?

“En la realidad clínica, si consultamos los manuales de referencia de psiquiatría y psicología, no encontraremos el enamoramiento como trastorno en sí, pero sí que sus síntomas aparecen como condiciones clínicas”, explicó la psicóloga, Paola Zapata, Magíster en Salud Pública e investigadora, en comunicación con HOY/Nación Media.

Y es que, si nos ponemos a analizar, seguro que más de uno realizó alguna locura por “amor” o le dijeron “estás loco/a” por amar intensamente a alguien.

En ese sentido, la profesional indicó que, uno de los requisitos claves para determinar si una afectación desemboca en un trastorno mental es la presencia de un malestar clínicamente significativo y una inadaptación en el ámbito social, laboral, personal o familiar.

“Estar ‘loco o loca’ por alguien puede gastar mucha de nuestra energía hasta el punto de incapacitarnos en determinadas situaciones. O expresar un amor no correspondido da lugar a un sufrimiento muy intenso. Por lo tanto, ¿Dónde está el límite del que se considera normal a lo que es significativo? Indudablemente, estar enamorado comporta una serie de síntomas que, si se dieran en otras situaciones, sugerirían un problema psicológico”, apuntó.

En esa línea, una investigación sugiere que, bioquímicamente, el amor romántico y el trastorno obsesivo compulsivo grave no presentan ninguna diferencia. Este fue un descubrimiento de la profesora de psiquiatría y directora del Laboratorio de Psicofarmacología de la Universidad de Pisa, Italia, Donatella Marazziti, quién recibió un precio Nobel en Química al 2000.

“Si solo un 3% de la población sufriera enamoramiento, se consideraría un trastorno mental”.

El amor romántico y el Trastorno Obsesivo Compulsivo: similitudes

La psicóloga Zapata mencionó que la principal característica del Trastorno Obsesivo Compulsivo es la presencia de pensamientos y acciones repetidas e indeseables, muy difíciles de controlar.

“¿No nos pasa lo mismo cuando estamos enamorados? Pues sí. De hecho, los estudios demostraron que una persona enamorada pasa más del 85% de sus horas totales pensando en el ser amado”, afirmó.

En cuanto a la inestabilidad emocional, indicó que es otro rasgo distintivo del amor. Al estar enamorados, pasamos de estar ilusionados y llenos de energía a tener ansiedad y estar preocupados con una facilidad excepcional. “El miedo a perder a la persona amada puede ser desencadenado por cualquier disgusto”.

Asimismo, dijo que, a nivel fisiológico, se observaron que los procesos de dopamina producen el mismo efecto que consumir cocaína. Si vamos más allá, esta desesperanza que sentimos cuando pasamos por un ataque de celos o una ruptura amorosa es totalmente comparable al “síndrome de abstinencia”.

Finalmente, citó que la dependencia emocional tiene también un papel clave en el desarrollo del amor. “Desde el punto de vista de la psicopatología, los sentimientos de posesión, el miedo al rechazo o esta necesidad de ser el centro de atención en los ojos de alguien, se considera un trastorno mental. Pero con el enamoramiento se hace una excepción. En el terreno romántico, estas características se consideran normales”, puntualizó.

El enamoramiento es catalogado como el primer paso por el contacto sexual y mantiene el ciclo vital gracias a la ilusión y el bienestar que nos genera. Por ello, se trata una condición aceptada en nuestro entorno e incluso deseable, concluyen los científicos.

De lo que no hay duda es de que, el amor romántico mueve el mundo y nos genera inevitablemente una gran diversidad de cambios, tanto en nuestro comportamiento como en nuestros pensamientos y emociones, con el fin de buscar una faceta de la felicidad. Por tanto, no tengamos dudas.

“¡Seamos locos y amemos con locura y pasión!”.

‘Skin care’ para niñas: riesgos de la creciente tendencia impulsada por “influencers”

Las redes sociales desataron una fiebre por la cosmética y el 'skin care' (cuidado de la piel) entre niñas y adolescentes, una tendencia que pone en riesgo la salud de la piel al exponerla a productos a muy temprana edad, sin que exista la necesidad de ello.

Es habitual observar en redes sociales a hombres y mujeres mostrar su rutina de ‘skin care’ o de maquillaje que emplean día a día. Lo preocupante es que, cada vez vemos más niñas que se están sumando a esta moda, que, lejos de hacerles bien, dañan no solo su piel, sino también su autoestima.

Así lo advierte la doctora Lorena Pefaur, especialista en Dermatología clínica, quirúrgica y estética. La experta comenta que estas rutinas conocidas como ‘skin care’ se intensificaron durante la pandemia de Covid-19, fomentada por “influencers”, así como también por los filtros utilizados en las aplicaciones creando una falsa imagen de la piel perfecta.

“En la consulta solemos ver sobre todo niñas menores de 10 años que nos piden una rutina de skin care teniendo la piel prácticamente perfecta, como la tienen normalmente a esa edad. Es importante recalcar que la piel de un niño sano no necesita prácticamente nada. En todo caso, protector solar y algún hidratante si tiene la piel seca, pero hasta ahí”, señala en entrevista con Hoy Digital.

Pefraur agrega: “Nos suelen pedir, o peor, sus padres por sí solos les compran productos, pero la piel no está preparada para usar, como cremas antiage con retinol, exfoliantes, máscaras, contorno de ojos, etc., que lo único que consiguen es generar una piel seca, algún tipo de alergia, dermatitis de contacto u otro tipo de reacciones, las cuales pueden llegar a generar una piel muy sensible incluso para toda su vida”.

Además de estas posibles reacciones alérgicas en la piel, esta tendencia fomentada por “influencers del skincare” genera en los niños una necesidad (innecesaria) de productos de alto costo y también de mirarse mucho al espejo, exigirse una piel perfecta, “sin poros”, la cual no existe y puede generar frustración, ansiedad y angustia.

“Mi mejor consejo sería que acudan a consulta con médicos especialistas en piel que somos los dermatólogos para poder evaluar y dar las mejores recomendaciones de cuidados, según el tipo de piel y afecciones que presenten”, indica la profesional.

La doctora Lorena Pefaur, especialista en Dermatología clínica, quirúrgica y estética.La doctora Lorena Pefaur, especialista en Dermatología clínica, quirúrgica y estética.

Las niñas y adolescentes se convirtieron en sujeto de consumo, dice la psicóloga Noemí Conde, especializada en trastornos de la conducta alimentaria y autoestima corporal. “Pueden comprar accediendo a una pantalla y de manera más independiente. El problema es que, tener acceso a toda esa información en etapas evolutivas en las que, no hay desarrollo cognitivo suficiente hace que sea más peligroso porque no hay capacidad crítica para saber si lo que ven es beneficioso para ellas”, dice en entrevista con El Diario de España.

La psicóloga Agnés Brossa, especialista en infancia, adolescencia y psicología de familia, considera que, en las últimas décadas, especialmente con la irrupción de la tecnología, se están modificando las etapas de desarrollo de los menores. El resultado es un acortamiento de la niñez y una adolescencia cada vez más temprana.

El problema es que la edad biológica de la piel es la que es. Las pieles adolescentes e infantiles no están preparadas para algunos productos porque “son más finas, menos curtidas, por lo tanto, se pueden irritar fácilmente”, explica de igual modo la dermatóloga Paloma Borreguero, de la Academia Española de Dermatología y Venereología, que considera una “locura que una niña de 11 o 12 años nos hable de una rutina de belleza” y lo relaciona también directamente con “lo que ven en las influencers a las que se quieren parecer”.

Existen pocos estudios científicos sobre el aumento del uso de cosméticos en niños, niñas y adolescentes. Uno de ellos acaba de ser publicado por un equipo del Center for Children’s Environmental Health de la Universidad de Columbia (Nueva York) que analiza al público más infantil (menor de 12 años). “De los niños que usan productos cosméticos, el 36% utiliza principalmente productos infantiles. Esto implica que la mayoría de los niños que los usan también están expuestos a productos corporales y de maquillaje creados para adultos”, afirma la investigación, recogida en International Journal of Environmental Research and Public Health.