Che róga porâ: 12 meses de gracia y 30 años de plazo

El proyecto que tiene como lema el acceso a la casa propia al precio de un alquiler, contempla varios aspectos interesantes como el plazo y el primer año de gracia. El Ejecutivo ajusta los detalles para el producto final.

Uno de los programas que mayor expectativa genera dentro de las promesas anunciadas por Santiago Peña es, sin duda, Che róga porâ, que estará en el mercado a partir del 20 de noviembre, estimativamente, según confirmó el ministro Juan Carlos Baruja, en una comunicación con el diario Hoy Digital.

 

Si bien las propuestas de soluciones habitacionales son varias, la que atañe a este nuevo programa apunta a personas o familias con ingresos desde un salario mínimo hasta cuatro.

 

La línea de financiamiento es a 30 años de plazo, con un año de gracia a una tasa que, si bien no fue definida aún, será la más conveniente y baja del mercado, según adelantó el ministro de Urbanismo Vivienda y Hábitat, Juan Carlos Baruja.

 

El año de gracia tiene como fin, no solamente ser un oxígeno económico, sino también, que la persona pueda continuar pagando su alquiler mientras se construye su propia casa.

 

El préstamo otorgado, a través de la AFD y el sector privado será de hasta 300 millones de guaraníes, es decir, puede ser inferior. Esto dependerá del promedio de ingresos que sume la pareja o matrimonio.

 

Suponiendo que los beneficiarios accedan a un crédito de 300 millones de guaraníes, el pago mensual que deberán hacer durante 30 años será de G. 1.850.000, monto que muchos hoy pagan por un alquiler.

 

El proyecto comenzará con 40 millones de dólares, no obstante, se irá fondeando a medida que tenga andamiaje, según explicó el ministro Baruja.

 

Se estima que, actualmente unas 300.000 familias están pagando alquiler, una cantidad que, probablemente no sea alcanzada en un 100 % en cinco años, razón por la cual se pretende convertir al programa en algo sostenible en el tiempo.

 

Las cifras que maneja el nuevo Gobierno indican que, entre 1.100.000 a 1.500.000 personas sufren del déficit habitacional. Esto no solamente implica no contar con la casa propia, también puede incluir el tener una casa en condiciones precarias.

 

El Banco Nacional de Fomento, la Agencia Financiera de Desarrollo, el Banco Central del Paraguay, el Ministerio de Hacienda, el MOPC y el Mitic son otras instituciones involucradas en este programa.

 

El Ministerio de Urbanismo se encargará de precalificar los proyectos, mediante un manual de especificaciones técnicas para garantizar la durabilidad y la calidad. Entre los indicadores para la aprobación se incluirán indicadores como: el acceso a servicios básicos, hospitales, comisarías, etc.

Síndrome de Burnout o “papás quemados”: qué es y cómo afecta en el día a día

Este síndrome puede deberse a diferentes factores, entre los cuales pueden estar: problemas de conducta en la niñez, mala distribución de actividades, ser madre/padre soltero/a y no disponer de recursos para pagar servicios de cuidado infantiles, entre otros.

Si bien ser padres es todo un desafío, son muchos los que lo asumen el rol con responsabilidad, amor y paciencia, pero en determinadas ocasiones, el cuidado de los niños puede resultar agotador.

El día a día de muchos padres puede ser complicado: atender a las necesidades de los hijos, hacer frente a sus rabietas, a niños nerviosos, los deberes, además de llevar una casa y atender las obligaciones laborales. Todo esto puede conllevar alteraciones en el bienestar de los progenitores y provocar en ellos lo que se conoce “como síndrome de burnout”

Pero ¿Qué es el síndrome de burnout?

Al respecto, el Dr. Robert Núñez explicó que, el síndrome de burnout, es el síndrome del cuidador quemado. “Se produce cuando los padres experimentan una sobrecarga. El síndrome de burnout se manifiesta cuando aparece la sensación de no tener tiempo para uno mismo, de no disponer de un segundo ni para ir al baño solos, enojos frecuentes, ganas de llorar”, detalló.

El síndrome de burnout ocurre cuando una persona está sometida a un estrés constante y continuado - agregó el profesional - señalando que, sus consecuencias pueden ser muy perjudiciales para el bienestar físico y psíquico del padre o madre, así como para el de la familia.

En ese sentido, aconsejó prestar atención a los síntomas del síndrome de burnout para poder hacerle frente y evitar así sus efectos negativos. “Los niños y niñas no necesitan madres y padres perfectos, sino madres y padres que les contagien bienestar”, apuntó.

Síntomas del síndrome de burnout.

Los síntomas que pueden alertarnos de la presencia del síndrome de burnout o sobrecarga de los padres son los siguientes:

•Actitud indiferente y negativa: pérdida de interés por las actividades favoritas.

• Aislamiento social.

•Enfermedades frecuentes y dolor crónico.

• Dificultad para concentrarse.

•Cambios en los patrones del sueño.

• Cambios en el apetito y en el peso.

•Sentimientos en el apetito y en el peso.

•Consumo inadecuado de alcohol o medicamentos.

•Sentimientos de desesperación, impotencia.

•Estrés, ansiedad, intensos.

•Ganas de llorar sin razón aparente.

¿Por qué se produce el síndrome de burnout?

Cuando una persona se sobrecarga por encima de sus posibilidades (posibilidades normales de cualquier persona), aparece la respuesta de estrés. Cuando estamos demasiado tiempo sometidos a estrés y al cansancio, surge el agotamiento, nuestra mente y nuestro cuerpo se niegan a continuar. El síndrome son las respuestas del cuerpo que nos dice “que debemos parar y se necesita descansar”, afirmó el doctor Núñez.

“El síndrome de burnout, sin el tratamiento adecuado puede interferir en el día a día de los afectados, impidiendo que lleguen a desenvolverse de una manera adecuada” subrayó.

La American Psychological Association (APA) dio a conocer que, en 2018, la investigadora belga Isabel Roskam y algunos colegas desarrollaron una medida llamada “Parental Burnout Assessment” después de encuestar a más de 900 padres que habían determinado que estaban agotados.

En 2022 se llevó a cabo un reporte de la Universidad de Ohio para resaltar que, las mamás con burnout o con el síndrome de «papá quemado» tendrán agotamiento constante porque los padres que trabajan no tienen suficiente apoyo.

The New York Times compartía una cita de Jennifer Yen, psiquiatra de UTHealth Houston:

“Al igual que con el agotamiento, el agotamiento de los padres se define como el agotamiento físico, emocional y mental debido a las exigencias del cuidado de los hijos”.

Etapas del burnout

Moïra Mikolajczak, investigadora belga citada por la American Psychological Association señalaba que: ”el agotamiento es el resultado de demasiado estrés y la falta de recursos para hacerle frente”.

Además, dividió las etapas del burnout en cuatro principales:

-Primera etapa: agotamiento abrumador y dependiendo la edad de los niños, los padres pueden tener exceso de cansancio físico, mental o agotamiento emocional.

-Segunda etapa: distanciamiento, que lleva a que los padres dejen a sus hijos, desatendidos para lograr conservar su energía.

-Tercera etapa: esta es, según Mikolajczak, de las más complejas, porque es el momento en el que los padres se arrepienten de maternidad o paternidad. Incluso, sienten pérdida de satisfacción en la crianza de sus hijos.

Es la etapa del burnout cuando los padres suelen decir frases como «amo a mis hijos, pero me arrepiento de ser mamá o papá».

-Cuarta etapa: violencia, incluso el burnout suele terminar en esta consecuencia o en negligencia con los niños, esto, aun cuando los padres se oponen filosóficamente a una crianza con golpes.

Los mismos expertos aseguran que los papás piensan en «los padres que fueron, los padres que les gustaría ser y los padres en los que se han convertido» Se recomienda que los padres estén atentos a signos como fatiga, irritabilidad, cambios en el sueño y ánimo.

¿Qué podemos hacer ante el síndrome de burnout?

Por suerte, “el síndrome de burnout puede evitarse sin demasiadas complicaciones y puede tratarse para una rápida recuperación.

En esa línea, el Dr. Robert Núñez brindó varias recomendaciones para evitar que algunos “padres se sientan quemados”, además para prevenir y tratar el síndrome de burnout:

-Ante cualquier síntoma consulta a un especialista o el médico, para que pueda aportar el tratamiento más adecuado.

-Aprender a gestionar el tiempo y a organizar las tareas. En muchas ocasiones una falta de organización es la causa del agotamiento.

-Pedir ayuda a familiares y amigos.

-Cuando se necesite, se debe delegar en otras personas funciones relacionadas con el cuidado de los hijos. Son muchos los familiares a los que se puede recurrir.

-Procurar llevar un estilo de vida saludable que ayude a combatir y prevenir el estrés: ejercicio, rutina de sueño, alimentación, etc.

-Dedicar un tiempo para uno mismo/a. “Es bueno tener un tiempo para uno mismo, que nos permita desconectar y centrarnos en nosotros mismos. Puedes dedicarlo a un hobbie, vida social, etc”.

-Aprender a decir no y respetar tus límites para que los demás los respeten.

-Buscar alguna actividad relajante e introducirla como rutina en el día a día: meditación, yoga, leer un libro, charlar, etc.

Aunque exista la creencia que para ser buenos padres hay que sacrificarse, se debe tener en cuenta que, al hacer eso, estarías descuidándote Es importante primero cuidar de uno mismo para poder cuidar bien de los hijos.

Hegel nos habla de la dialéctica del amo y el esclavo

La dialéctica del amo y el esclavo describe una relación donde un individuo domina a otro, pero no tratándose -simplemente- de una cuestión de poder físico o de fuerza coercitiva, sino de una dinámica mucho más compleja.

Por Gonzalo Cáceres - periodista

Un concepto central en la obra de Georg Wilhelm Friedrich Hegel; filósofo del Siglo XIX considerado uno de los principales representantes del idealismo alemán, padre de una corriente que ejerció gran influencia en el pensamiento de su época, es sin duda la dialéctica del amo y el esclavo.

Dentro del idealismo alemán, Hegel desarrolló su propio espectro filosófico conocido como “idealismo absoluto” (o “idealismo objetivo”), que se caracteriza por su énfasis en la primacía de la mente o el espíritu en la comprensión del mundo (los filósofos idealistas buscaban comprender la naturaleza última de la realidad a través de la razón y la dialéctica).

¿QUÉ ES LA DIALÉCTICA?

La dialéctica es un método para comprender la realidad a través de la reconciliación de ideas opuestas.

Hegel veía el proceso dialéctico como inherente a la naturaleza del pensamiento y del mundo, porque las ideas y las realidades no son estáticas y cambian, generando una tensión que eventualmente conduce a la contradicción de las ideas originales.

El proceso dialéctico, según Hegel, estaba presente en todos los aspectos del pensamiento, desde el desarrollo del conocimiento humano hasta los cambios históricos y sociales e implica la idea de que la historia fluye en un proceso de tesis (afirmación inicial o ida), antítesis (contradicción y/o negación de la tesis original) y síntesis (nueva idea que integra aspectos de las dos primeras).

¿QUIÉN ES MÁS LIBRE?

Es así que nace la dialéctica del amo y el esclavo, conocida por su aparición en la obra “Fenomenología del Espíritu” (1807), como una metáfora muy útil para entender la forma en la que los individuos buscan afirmar su identidad a través de los conflictos de poder.

Hegel argumenta que esta relación comienza con un conflicto físico en el que los individuos luchan por el reconocimiento mutuo de su propia individualidad: el amo busca imponer su voluntad sobre el esclavo, mientras que este trata de evitar la subyugación.

La lucha lleva a una situación en la que el amo domina físicamente al esclavo, quien finalmente se ve obligado a someterse.

Pero es a través del trabajo y la servidumbre que el esclavo desarrolla una conciencia de sí mismo como un ser independiente, capaz de crear y transformar el mundo a su alrededor. Mientras tanto, el amo, aunque inicialmente tiene la fuerza coercitiva a su favor, depende del esclavo para satisfacer sus necesidades, no siendo autosustentable y susceptible a los cambios.

Por lo tanto, la dialéctica del amo y el esclavo culmina en una suerte de inversión de roles, donde el esclavo alcanza un nivel más alto de realización que el amo, cuya identidad y poder dependen del sometimiento de otros, lo que encierra una profunda reflexión sobre la naturaleza de la autoconciencia y el proceso de autorrealización de las personas.

En este punto, Hegel señala que la verdadera lucha no es solo por el reconocimiento físico, sino por el reconocimiento mutuo de la propia humanidad y la autoconciencia.

La dialéctica hegeliana es fundamental para la teoría crítica contemporánea, que busca comprender y transformar las estructuras de dominación y opresión en la sociedad. Ofrece un marco conceptual amplio que puede aplicarse de diversas maneras: para comprender los conflictos sociales y políticos, al proceso de autoconocimiento y crecimiento personal, a la búsqueda de soluciones más inclusivas y sostenibles y a fomentar el pensamiento crítico y el debate constructivo, además de ser piedra angular del pensamiento científico.

Así también, las ideas de Hegel sobre el Estado, la libertad y la sociedad civil han tenido un impacto duradero en la filosofía política y social. Su concepto de Estado como expresión del espíritu absoluto ha sido objeto de debate y reinterpretación por parte de teóricos contemporáneos interesados en cuestiones de poder, legitimidad y justicia social.

El trabajo de Hegel abarca otras áreas como la metafísica, la ética, la filosofía política, la historia y la religión, y su influencia se extiende a muchas corrientes filosóficas posteriores, incluyendo el marxismo y el existencialismo.

Fusión de sabores: pastelera conecta culturas a través de emprendimiento gastronómico

Un proyecto gastronómico nace en Asunción, mediante la fusión de la cocina clásica italiana, americana y francesa con lo autóctono de Paraguay. Se trata de Silnari & Parisi, que desembarca de la mano de la pastelera argentina Silvina Nari, hija de un paraguayo.

En una entrevista con HOY / Nación Media, la pastelera argentina Silvina Riveros (48) da a conocer detalles de su nuevo proyecto gastronómico que abrirá en breve sus puertas en Asunción, y brinda un testimonio de experiencia como emprendedora en Paraguay desde una mirada extranjera.

Pastelera formada en el Colegio de Cocineros Gato Dumas en Buenos Aires, se dedica al arte de los postres hace cinco años. “Nunca soñé con dedicarme a esto, la pandemia me despertó este oficio dormido que me llevó desde mi cocina en Buenos Aires hasta mi local en Asunción”, sostiene la profesional.

Eligió como sitio para su desembarco, el barrio Villa Morra de la capital, donde, con el apoyo del experto chef Hernán De Luca, alista los últimos detalles de la novedosa carta que ofrecerá al paladar local. La conjunción de esta dupla culinaria da como resultado una exquisita propuesta: ella se encarga de la pastelería artesanal, mientras que él se dedica a desarrollar rellenos y pastas con tradición italiana, pero con sabores e identidad guaraní.

Silvina está a la altura del desafío: el de captar al comensal paraguayo con su propuesta. Además de los años que se dedica a la pastelería, la misma fue embajadora de marcas reconocidas en Argentina, como la empresa láctea Tregar; trabajó para marcas como Knorr y Maizena, y sus recetas están disponibles en las redes de El Gourmet, un canal de televisión por suscripción latinoamericano de origen argentino dedicado a la gastronomía.

A pocos días de la habilitación de su local, prevista para el 1 de marzo de este año, la pastelera va compartiendo a través de sus redes sociales, con sus seguidores, el día a día de su emprendimiento, relatando vivencias cotidianas, como la sorpresa al encontrar precios tan accesibles en el supermercado, al compararlos con los del vecino país, y la búsqueda de los sabores que incluirá a su menú.

- ¿En qué consiste el emprendimiento y cómo surgió la posibilidad de instalarlo en Asunción?

-Estamos prontos a la inauguración de un local de venta de Pastelería Artesanal y Fabricación de Pastas de Diseño en Villa Morra. El proyecto surgió de una conversación familiar y fue medio en broma. Mi papá es paraguayo y vivió en Argentina toda su vida laboral, ya jubilado en Buenos Aires un día me propuso la idea de traer mi pastelería para este lado de la frontera. En ese momento me pareció un lindo proyecto, pero ambicioso y quedó solo en una charla familiar. Yo en Argentina tengo mi emprendimiento y trabajo para algunas marcas y canales de gastronomía y a través de las redes pude conectar con mis seguidores con recetas de pastelería, pero la idea de tener un local en otro país empezó a sonar cada vez más fuerte.

- ¿Qué la motivó a venir a Asunción para instalar su proyecto gastronómico? ¿Ya conocía el ambiente de antemano o se aventuró a venir?

-Paraguay siempre fue parte de mi vida, mi abuela paterna era cocinera y nació aquí. Así que crecí en medio de chipa, sopa paraguaya, chipa guazú y la mandioca no podía faltar en la mesa. Así que, cuando surgió la posibilidad concreta de hacer crecer mi emprendimiento, la idea de estar lejos de mi casa en Buenos Aires en Asunción, no me iba a parecer tan extraña, ya que era como seguir en mi casa.

Riveros resalta que, emprender en Paraguay siendo extranjero, es bastante más simple que hacerlo en Argentina. “Si bien no escapamos en ninguno de los dos lados de la burocracia y los tiempos que se necesitan para cada gestión, aquí son un poco más simples. Paraguay está en un momento de mucho crecimiento gastronómico, las ofertas son cada vez más buenas y eso nos obliga a desarrollar productos de alta calidad para competir en este mercado y creemos estar a la altura”, señala.

Para abrirse paso en la gastronomía paraguaya, la propuesta del dúo de “Silnari & Parisi” conjuga las recetas clásicas con aportes de sabores típicos de nuestro país.

- ¿Cuáles son las diferencias más notables que encontró entre la escena gastronómica en Argentina y en Paraguay, y cómo adaptó su propuesta a la cultura local para satisfacer los gustos de los paraguayos?

-Realmente en el primer viaje que hicimos a Asunción lo primero que me sorprendió es la gran oferta gastronómica. Creo que han crecido mucho estos años, mantienen sus sabores de siempre, pero abiertos a la gastronomía internacional y valoran muchísimo el trabajo cuando está bien hecho y eso nos pone muy contentos, después de haber hecho aquí las primeras pruebas de productos. Los productos lácteos nacionales son de muy alta calidad y muy competitivos para el mundo.

Asunción está en un absoluto boom gastronómico, aquí ya están trabajando muchos proyectos argentinos con excelentes resultados, creo firmemente que es un lugar con condiciones inmejorables para trabajar.

- ¿Qué elementos de la gastronomía argentina incorporó en su proyecto en Paraguay, y cómo integró ingredientes o técnicas locales?

-Nosotros vamos a realizar productos de pastelería italiana, americana y francesa, pero queremos, en cada una de las versiones, incorporar sabores autóctonos: guayabas para las masas quebradas, mango para los cheesecake, y el infalible queso Paraguay para los rellenos de pastas no va a faltar. Creemos en fusionar culturas a través de la cocina.

- ¿Qué consejos o recomendaciones daría a otros emprendedores que deseen establecer proyectos gastronómicos en un país extranjero?

-No creo ser capaz de dar consejos a otros emprendedores, pero desde mi poca experiencia en Paraguay hasta ahora, ha sido un día a día muy gratificante, la gente aquí es voluntariosa, trabajadora, reciben al extranjero tan cordialmente que, nunca me sentí lejos de casa. Las materias primas son de excelente calidad y la gran variedad que podés encontrar facilita mucho tu trabajo.

Con todo el empeño puesto en este emprendimiento, la pastelera Silvina Riveros avizora que la propuesta culinaria deleitará al paladar paraguayo. Desde el 1 de marzo, sus puertas estarán abiertas en Campos Cervera 5004 esquina San Roque Gonzalez de Santacruz Local 3, Villa Mora, donde aguardará con ansias la visita de los comensales locales.