Desmitificando al Viagra: Todo lo que se debe saber acerca de la pastillita azul

La llamada "pastillita azul", conocida mundialmente bajo el nombre de Viagra, puede ayudar a los hombres con disfunción eréctil a mantener una erección lo suficientemente firme para tener una relación sexual satisfactoria. No obstante, primero se deben analizar las causas de la disfunción, para recetar el medicamento. A continuación, la información completa acerca de este fármaco.

INICIOS DEL VIAGRA

Antes de adentrarnos a lo más profundo del Viagra, es importante mencionar que su origen se dio en marzo del 1998, de la mano de la farmacéutica Pfizer, el mismo laboratorio que presentó ante el mundo el año pasado su propia vacuna contra el Covid-19.

La famosa pastillita azul – que primeramente fracasó como medicamento cardiovascular en su momento – fue uno de los grandes logros de la farmacéutica como tratamiento contra la disfunción eréctil.

PRIMEROS ENSAYOS DEL SILDENAFILO

Los primeros ensayos clínicos para el desarrollo del sildenafilo como tratamiento de la ‘angina de pecho’, en los que el fármaco se administró a voluntarios sanos, comenzaron en 1991. Los resultados fueron desastrosos, y Pfizer estuvo a punto de dar por terminado el proyecto.

No obstante, los efectos secundarios sorprendieron a los investigadores: algunos de los hombres acusaron alteración de la percepción del color, dolor de cabeza, y lo más sorprendente ‘erección del pene’.

En el año 1993, se diseñaron los primeros ensayos clínicos para el desarrollo farmacológico del sildenafilo como tratamiento de la disfunción eréctil. Luego probar su eficacia en 21 ensayos independientes, en 1998 la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) aprueban su uso (como Viagra), convirtiéndose en el primer tratamiento, administrado por vía oral.

El siguiente paso a saber es, ¿Quiénes pueden consumir el medicamento?

El Dr. Gustavo Codas, urólogo, explicó a nuestro medio que cualquier hombre que padezca de disfunción eréctil, independientemente a la edad, puede consumir el medicamento. No obstante, antes de recetarlo, se deben analizar las diferentes causas que producen la disfunción, que pueden ser orgánicas (origen físico), psicógenas o mixtas.

“Si tengo a una persona mayor de 50 o 70 años, que ya tiene sus años encima, puede que tenga factores que ya no hacen la circulación de la sangre sea la más adecuada, porque una cosa es la dificultad para obtener una erección, y otra es la de mantener”, expresó.

En cuanto a los jóvenes, explicó que generalmente la disfunción eréctil es mayormente psicógena, que se dividen en dos:

Disfunción Eréctil psicógena generalizada: cuando se producen problemas de erección en casi todos los intentos de relación sexual.

Disfunción Eréctil psicógena situacional: se produce cuando la erección falla en determinadas situaciones y no en otras.

“Pasa en hombres jóvenes que quieren tener una buena erección, no lo consiguen y se frustran, ahí comienzan los problemas”.

Según un estudio publicado en The Journal of Sexual of Medicine, en 2013, detalla que un 26% de la población de entre 25 y 40 años sufre de disfunción eréctil.

ANALIZAR CAUSAS

Antes de recetar cualquier presentación del medicamento, el urólogo indicó que se deben analizar e identificar las causas que producen problemas para la erección, sin importar la edad del paciente.

“El hombre no es una máquina sexual que se toca el botón y comienza a funcionar, también carga con frustraciones, estrés y lo más importante, tiene sentimientos, todo eso repercute en su sexualidad”.

NO SE RECOMIENDA

El especialista mencionó que no es recomendable tomar Viagra si el paciente toma cualquier medicamento llamado nitrato, a menudo recetados para el dolor de pecho, o estimuladores de la guanilato ciclasa como Además (riociguat) para la hipertensión pulmonar. La presión arterial podría disminuir a un nivel peligroso. O si el paciente es alérgico al sildenafil (droga del Viagra).

Recomienda no tomar Viagra:

* Si se tiene problemas graves de corazón o de hígado,

* Si hace poco la persona sufrió un derrame (ejemplo: hace 3 meses)

* Si se tiene la presión sanguínea baja,

* Si se sigue un tratamiento con nitratos

* Si se padece una enfermedad genética hereditaria en los ojos llamada retinitis pigmentosa

CONSULTAR CON UN ESPECIALISTA

Por nada del mundo se debe automedicar o consumir la droga en base a experiencias ajenas o luego de leer ciertas informaciones en internet.

En tal sentido, el doctor Codas explicó que el paciente debe consultar con un urólogo, específicamente con un andrólogo, especialista en todo lo relacionado con la sexualidad, fertilidad y reproducción masculina.

EFECTOS SECUNDARIOS GRAVES

El Viagra puede causar efectos secundarios graves, uno de ellos es la erección prolongada, conocido como priapismo, y es cuando paciente tiene una erección que dura más de cuatro horas, debe buscar ayuda médica.

“Si no se trata de inmediato, el priapismo puede producir un daño permanente al pene”, advirtió.

Por otra parte, quien consuma el medicamento puede experimentar una pérdida repentina de la visión en uno o ambos ojos. Esto puede ser señal de un problema ocular grave llamado neuropatía óptica isquémica anterior no arterítica.

NO ES UNA PASTILLA MÁGICA

“Tomar sildenafil (Viagra) no causa una erección. Debe haber una excitación sexual previa para que el medicamento funcione bien o un deseo sexual. No es que tomas la pastilla y mágicamente se tiene la erección”, mencionó el doctor. A su vez, explicó que la droga no afecta a la eyaculación del hombre.

Finalmente, señaló que la erección debería desaparecer una vez finalizada la relación sexual.

El Dr. Gustavo Codas, urólogo y andrólogo. Su consultorio queda ubicado en el Sanatorio Santa Julia sobre la Avenida Brasilia 1182 y Tte. Nicasio Insaurralde de la capital.

Quemó viva a su novia, estuvo prófugo 23 años, volvió al lugar del crimen y fue capturado

Enrique Manuel Cuandú (57) espera en una celda de la cárcel de Tacumbú que la justicia reconstruya un expediente de 1998 sobre la muerte de su novia, Mercedes Raque Cibils (18), quien murió quemada. El hombre está sindicado como el autor de ese horrible final de la joven y se mantuvo prófugo de la justicia por dos décadas, ahora tras ser detenido el expediente ya no existe.

A inicio de los años noventa Cuandú era gestor en el Palacio de Justicia de Sajonia y fue así que conoció a Mercedes Raquel, quien atendía un puesto de venta de comidas ubicado en Dr. Paiva y Arias a cuadras de tribunales. Enrique Manuel comenzó una relación amorosa con la joven en 1996, como todo noviazgo en los primeros tiempos todo fue color de rosas.

Sin embargo pasaron dos años y el carácter de Cuandú comenzó a cambiar con respecto a su joven novia a quien comenzó a maltratar, primero con palabras, pero nadie creyó que eso iba a pasar a un extremo mortal. Griselda Cibils, hermana de Mercedes recordó que en marzo de 1998 la relación de ambos terminó justamente por los maltratos.

Sin embargo Enrique nunca se dio por vencido y acechó a su ex novia para tratar de retomar la relación, fue así que en la siesta del 16 de mayo de 1998, cuando Mercedes estaba limpiando su puesto de venta de comidas llegó el hombre, quien insistió en hacer las paces, pero las negativas de la joven le alteraron.

Mercedes tenía un bidón de alcohol con el que estaba desinfectando el sitio y en un descuido Enrique Cuandú, tomó el líquido inflamable y lo roció sobre la muchacha para luego prender fuego.

Mercedes Raquel en su intento desesperado por salir de la casilla abrió la puerta, pero ahí estaba Enrique que le tapó el paso y la empujó dentro de la casilla en ese forcejeo él también sufrió unas quemaduras menores.

La joven víctima fue socorrida por vecinos y llevada a un hospital ya inconsciente no alcanzó a decir lo ocurrido, ni pudo identificar a su atacante, quien se presentó ante la policía a decir que Mercedes se quiso suicidar y sobre sus quemaduras dijo que en su intento por salvarla el fuego le alcanzó, tal vez pensando que la mujer ya había muerto. Esta versión pronto fue desmentida por la misma víctima quien en su lecho de enferma declaró que fue atacada por Enrique Cuandú. El hombre al verse descubierto huyó, cuando la policía fue a buscarlo ya había desaparecido.

Mercedes Raquel por su parte un mes después de ser atacada tras una larga agonía, murió al no poder soportar las severas lesiones que le causó el fuego.

Se realizaron más de 10 allanamientos en busca de Enrique Manuel Cuandú, a quien parecía que la tierra se lo tragó. La familia Cibils, siempre dijo, que como el prófugo trabajaba de gestor en el Poder Judicial tenía muchos contactos con abogados poderosos que le ayudaron a mantenerse oculto y fuera del alcance de la justicia.

Pasaron los días que se transformaron en meses y luego en años, para después ser décadas sin noticias de Cuandú. Al punto que Griselda Cibils, dijo que ellos pensaron que nunca más iban a dar con el homicida de su hermana, ya perdieron las esperanzas de hacer justicia.

El Dr. Carlos

En la explanada del Palacio de Justicia abundan los gestores que ofrecen sus servicios para agilizar algunos trámites. Mujeres y hombres se acercan a los que llegan a tribunales con la frase, “trámites del menor, antecedentes, te ayudamos…”. Entre ellos estaba el Dr. Carlos, un cincuentón de saco y corbata, de poco hablar, que solo se limitaba a ofrecer sus servicios, al final de la jornada se retiraba siempre caminando, ya que alquilaba una pequeña casa en las inmediaciones, donde esperaba su esposa y sus dos hijos.

Los demás gestores venían a Carlos muy formal con saco y corbata por lo que le apodaron el Dr. Carlos, quien se mimetiza entre la gente que acudía al Palacio de Justicia, pero una persona alertó al suboficial Pedro Rodríguez de Crimen Organizado de la presencia de una persona que podría ser el prófugo Cuandú.

El uniformado fue a verificar el hecho y tuvo su primer encuentro con el Dr. Carlos, pero estaba muy cambiado y no pudo saber si se trataba de Enrique Manuel Cuandú.

El suboficial siguió yendo al Palacio de Justicia a investigar más sobre el sospechoso gestor, finalmente supo que vivía a cuadras del lugar y que tenía una familia. El uniformado indaga sobre una de sus hijas y luego la rastrea por las redes sociales, en ellas encontró una fotografía de su padre más joven y todo comenzó a encajar. Ya no había dudas de que el Dr. Carlos, era en realidad Enrique Manuel Cuandú, el martes 3 de agosto el suboficial Rodríguez se acercó al gestor y lo detuvo. El hombre no opuso resistencia, se dejó llevar como vencido o tal vez cansado de tanto fingir y escapar a su destino.

De ahí en más el hombre al verse descubierto contó la verdad, admitió su verdadera identidad y al día siguiente fue puesto a disposición de la jueza penal de Garantías Nilda Giménez, quien al requerir el expediente, se encontró con la ingrata noticia que el mismo con el pasar de los años se perdió entre tantos papeles. Es que pasaron más de dos décadas y el caso ya estaba casi olvidado, muchos, hasta la familia de la víctima pensaron que Cuandú ya había muerto y que residía en el extranjero.

Grisedla Cibils, comentó que su papá tenía una copia del expediente y se acercaron al juzgado para que se haga la reconstrucción del mismo. También se tiene que nombrar a un fiscal para que intervenga, mientras todas estas diligencias se disponen Cuandú fue remitido a la cárcel de Tacumbú donde espera ser citado por la magistrada.

Oculto en el interior

La familia Cibils siempre apuntó que Enrique Manuel estuvo amparado por abogados que lo mantuvieron oculto en algún lugar del interior o del extranjero, por eso nunca se lo pudo ubicar. Sin embargo según las investigaciones Cuandú tras cometer el crimen se fugó y fue a refugiarse al interior del país, donde pasó desapercibido por años.

Luego cuando pensó que ya no era buscado por la policía volvió a Asunción, formó una familia, tuvo hijos y se mudó a las inmediaciones del Palacio de Justicia, donde volvió a acudir para realizar lo único que sabía hacer, trabajos de gestoría, bajo otro nombre, manteniendo un cierto distanciamiento de todos y tratando de hablar lo menos posible de él y su pasado. Desde 1996 Cuandú no volvió a tramitar su cédula de identidad, por eso nadie sabía los cambios que tuvo durante los últimos 23 años, su rastro se perdió, se volvió un fantasma.

Tal vez si Enrique Manuel no volvía a Sajonia, nunca lo iban a encontrar, pero como dice el refrán, “el asesino siempre vuelve al lugar del crimen”.

Vuelve la época de incendios y es hora de pensar en un plan para evitar otro “Paraguay en llamas”

Durante esta época aumenta el número de reportes de quemas de pastizales e incendios forestales en nuestro país. El escenario vivido en los últimos años debe ser una lección aprendida que ayude a trabajar en la prevención de siniestros, a fin de evitar catástrofes ambientales que puedan ser irreversibles y para no volver a tener un Paraguay en llamas.

Por Robert Bourgoing (@robertb_py)

Agosto. Sinónimo de frutillas, pandorgas en vuelo, lapachos en flor, pero también del inicio de la temporada de quemas de pastizales.

Al arrancar este mes, aumenta coincidentemente el número de reportes de quemas en zonas boscosas o pasturas, las cuales pueden agravarse hasta convertirse en verdaderos incendios forestales.

Si miramos los antecedentes de años anteriores, la situación fue prácticamente la misma. Incendios por doquier, humareda cubriendo el cielo y una sensación de constante sofocación, agravada por el intenso calor.

La zona del Chaco paraguayo suele ser la más afectada por este tipo de situaciones, considerando las condiciones climáticas favorables para que se produzcan incendios como las altas temperaturas y la baja humedad. Pese a ello, el riesgo también está presente en el resto del territorio nacional, incluyendo Asunción y la zona metropolitana.

En octubre del año 2019, una quema de pastizales llegó a proporciones considerables en el predio del Parque Guasú Metropolitano. En aquella ocasión, las llamas llegaron a consumir alrededor de 30 hectáreas, acabando con todo a su paso, incluyendo la fauna y flora, además de generar un importante daño ambiental a la ciudad.

Coincidentemente un año después -ya en pleno contexto de la pandemia-, el escenario volvió a repetirse. En varios puntos del país se producían grandes quemas de pastizales o incendios forestales que terminaron por movilizar a toda la fuerza operativa de los bomberos voluntarios, quienes dieron todo de sí para contener el incesante fuego.

Como forma de hacer frente a esta crisis, el Congreso Nacional aprobó en tiempo récord la declaración de “emergencia nacional”, de manera a autorizar el uso de recursos necesarios para apoyar las acciones de recuperación por daños. Igualmente, se autorizó al Poder Ejecutivo a realizar trámites correspondientes para solicitar asistencia internacional para combatir los incendios.

Aquel 1 de octubre del 2020, Paraguay estuvo literalmente “en llamas”, con un cielo enrarecido debido a la intensa humareda que se había generado por los múltiples incendios y quemas de pastizales que parecían iniciarse como por arte de magia, con una llamativa rapidez.

El escenario vivido en estos dos últimos años debería convertirse en una lección aprendida para todos, incluyendo no solo a las autoridades del gobierno que ya deberían tener elaborado un plan de contingencia para controlar siniestros, sino también para la ciudadanía en general que contribuye enormemente en la prevención de incendios, sobre todo si se considera que más del 90% se inicia como producto de la acción humana.

Desde evitar arrojar una colilla de cigarrillo al viajar en ruta hasta dejar de quemar la basura acumulada en la semana…todo suma a la hora de trabajar por esta causa común.

Así como evitar que el COVID-19 siga extendiéndose y acabando con más vidas, también evitar que se vuelva a registrar una nueva crisis ambiental es tarea de todos. Es ahora cuando cobra mayor sentido la frase de “mejor prevenir que lamentar”.

Hace 68 años, el amor de una mujer construyó su hoy reconocido nombre

Allá por el año 1936, los tiempos en Paraguay no eran los mejores. Acababa de terminar la hostil Guerra del Chaco y el militar Rafael Franco se hacía cargo de los destinos del país. Le tocaba recuperar a la devastada nación que estaba tratando de hacerlo de la guerra grande contra Argentina, Brasil y Uruguay cuando nuevamente Bolivia, solventada por Inglaterra y Estados Unidos atacaba en busca de apropiarse de la Región Occidental. Y en medio de los conflictos bélicos y políticos nacería un prócer. Pero de la cultura.

Fue un 3 de mayo, producto de la unión entre doña Alejandra y Serafín, quien fue excombatiente que vería la luz del mundo Alejandro Campos Alarcón, hace exactamente 85 años en las inmediaciones de donde hoy se asienta el Mercado 4.

Pero ni las ocho décadas y media que lleva sobre las espaldas parecen hacerle mella, porque recuerda cada episodio de su vida como si los estuviese viviendo mientras los narra, sentado en el acogedor corredor de su casa de la calle Marconi, donde mora hace 11 años.

Alejandro Campos Alarcón. Claro, así como así no suena para nadie. Mucho menos para la juventud millenial que sabe mucho hoy de tecnologías, artistas modernos, modas extravagantes y los últimos fichajes del fútbol mundial. Pero poco o nada de la cultura paraguaya, sus ricos anecdotarios y sucesos que dieron pie a magistrales composiciones como sí ocurre con este señor de kilates, quien en el ámbito de la radiofonía suena potente con su nombre reconocido: Serafín Francia Campos.

No estaba en sus planes ser un gran exponente y difusor de la cultura como lo es hoy y es ahí donde arremanga sus pantalones y se emociona con el primer recuerdo de los primeros pasos.

“Fue por culpa de una mujer”, cuenta y se ríe mientras mira a lo lejos, como si viera en la pantalla girar la cinta de celuloide con los fotogramas de sus años mozos mientras relata.

“Crecí en una familia de disciplina estricta. A las ocho de la noche era obligación estar en la mesa cenando con nuestros padres. Si salíamos, para esa hora debíamos estar de nuevo. Fijate cómo era la pauta de conducta de ese tiempo”, dice.

DETRÁS DE UN GRAN HOMBRE…

Con 17 años conoció a una bella chica, a la que naturalmente deseaba cortejarla. Por entonces no habían chulis, crushes o novios. La primera serie de llegadas a por la chica lo signaban como el festejante. Y obviamente, sin whatsapp y mensajes por DM, la meta era llegar por ella a su casa y sortear la bravura de sus eventuales suegros. Pero a cierta hora se le hacía difícil y el amor estaba dándole su primera oportunidad.

“Entonces hablé con el director de una radio de Encarnación para que me diera un espacio y así poder escaparme”, recuerda ya de manera pícara. Y así nació Noches del Paraguay, específicamente en ZP5 Encarnación, espacio que iba de 22:00 a 00:00 horas.

“Mientras mis hermanos cenaban, yo me despedía para ir a la radio”, dice y admite sin recelo alguno: “El amor lo hizo todo, fue el causante de lo que soy hoy”.

De todas formas, don Serafín se formó académicamente y fue uno de los normalistas como se los llamaba a los docentes de la época. Asimismo ingresó a la formación militar, obteniendo el grado de Sub Teniente de Infantería. Bien pudo seguir en ese rubro porque el vozarrón que se manda da para imponer orden, mando y disciplina.

“Y con estos estudios se me acabó la vida en Encarnación. Entonces me volví para Asunción”, recuerda y a partir de allí forjaría su dilatada carrera. “Trabajé en la Cancillería, ocupándome de la emisión de becas de estudio a los jóvenes, ingresé a la Facultad de Derecho y fui comentarista deportivo de Ovidio Javier Talavera”

Precisamente, Serafín fue parte de Panorama Deportivo, que en su momento fue palabra mayor de las programaciones deportivas en Paraguay. Cubría varias disciplinas, entre ellas el baloncesto, pero su nicho real estaba ahí esperando por él.

NACE PAISAJE FOLKLÓRICO Y CON ÉL, UNA MARCA REGISTRADA

“Pasé a Radio Comuneros, luego a Radio Pilar, donde relaté baloncesto entre 1956 y 1959”, comenta. Y en ese ir y venir le tocaría ir a Radio Guaraní para 1970, año en que nacía Paisaje Folklórico, que hasta hoy sigue siendo marca registrada de las programaciones culturales como Noche y Folklore, que lleva casi medio siglo en Ysapy FM con José Tomás Cabriza.

Ese programa surgió el 1 de mayo. Duró un año y luego fue a Cordillera FM. “No me inspiraba mucho la frecuencia modulada pero cuando empecé, el sinfín de llamados telefónicos en las cuatro bases telefónicas de la sala de operaciones era increíble. Se marcó una tendencia en la audiencia”, narra.

Y ahí lo llama Humberto Rubín. ”Curioso fue porque mientras me ocupé de la dirección de la radio, en Ñandutí era conductor simplemente, pero no duré mucho ahí porque de a poco se convirtió en lo que es hoy. Una radio netamente hablada y sin espacios culturales como antes”.

La voz grave que lo caracteriza y su ya forjada relación con el folklore lo llevaron a los escenarios más concurridos del país a conducir fiestas con animadores de la época como Carlos Niz, Rafael Domínguez, Juan Carlos Galaverna, Miguel Angel Rodríguez, Rodolfo Schaerer Peralta, Enrique Lara entre otros pesos pesados de entonces. También condujo Feliz Domingo por Canal 9 durante 12 años.

Y ancla en Ysapy, donde tras doce años de acompañar los almuerzos familiares muda pasos a Radio Cámara, donde sigue hasta ahora, inquebrantable pese a los embates que le da la vida a nivel de salud.

Son 68 años de ininterrumpida labor difusoria y en los que vivió transiciones propias del tiempo y que se notan en las composiciones y arreglos orquestales.

“Seguimos teniendo compositores y muy buenos. Si no hay como las joyas que teníamos antes es porque la música es la relación hombre-tiempo y la música se adapta a cada época”, refiere al ser consultado por qué no surgen figuras de la talla de un Ortiz Guerrero o Flores.

Con lo que no está de acuerdo es con la expresión folklórica que expone una sub cultura como el “Chemo piri nde revi ro’o” y sus derivados. “Es puro negocio. No es de mi agrado” dice y justifica con que deplora el espíritu del arte nativo.

En todos estos años de trayectoria, don Serafín fue objeto de distinciones y reconocimientos, los que adornan el salón contiguo a su comedor y donde se ven los rostros perpetuados de eminencias como Mangoré, Demetrio Ortiz, Amambay Cardozo Ocampo y otros insignes cultores del folklore.

Tan emocionado se lo ve hablando de sus casi siete décadas de labor que en un momento, la charla parecía terminar pero continuaba. “¿Qué hacen los medios que no difunden nuestras canciones? ¿Qué hace el gobierno? Nada! Y así, jóvenes como vos mucho no saben de cómo se crearon las grandes obras”, lamenta.

Y tiene absoluta razón. Paraguay fomenta la cultura de lo inculto y arrincona a sus próceres artísticos, “porque para muchos, el folklore es cosa de viejos”.

Don Serafín Francia Campos. Finalmente acabó la charla así como en sus programas cuando truena la expresión “Por hoy, nada más amigos. Hasta la próxima”.

Esa tan fructífera charla acabó con el tarareo de “Ikatu jeyta ñaño añua” de Nelson Morínigo y Adrián Morínigo, cantada por Francis Leonor, ex Los Orrego.

“Qué música tan bella. Difundan pues carajo!”, expresa con el puño crispado mientas deja sonar el tema desde su celular…