Sospechoso del caso Madeleine, a juicio por delitos sexuales

El principal sospechoso de la desaparición de la niña británica Madeleine McCann hace casi 17 años en Portugal se enfrenta a partir del viernes a un juicio en Alemania por otras acusaciones de delitos sexuales.

Fuente: AFP

Desde su vinculación en el caso Maddie, la justicia del país germano apenas ha brindado información sobre este alemán de 47 años, que será juzgado en un tribunal de Brunswick, en el norte.

Identificado por el tribunal como Christian B., el hombre se someterá a un proceso de varios meses por agresiones sexuales y violaciones cometidas entre 2000 y 2017 en Portugal.

Su señalamiento en 2020 como principal sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann supuso un punto de inflexión en esta investigación de alcance internacional con numerosos giros, pistas falsas e hipótesis.

En un caso que obtuvo atención mundial, Maddie desapareció en 2007 poco antes de su cuarto cumpleaños en Praia da Luz, una turística localidad en Algarve, la región más meridional de Portugal.

Christian B. no ha sido formalmente inculpado por la desaparición de la niña, pero fueron la investigación al respecto la que llevó al inminente juicio por delitos sexuales, dijo Christian Wolters, portavoz de la fiscalía de Brunswick.

“Sin la investigación del caso Maddie, estos presuntos crímenes no habrían salido a la luz”, declaró a la AFP.

- Silencio del acusado -

El acusado purga actualmente en Alemania una pena de siete años de cárcel por violar en 2005 a una estadounidense que entonces tenía 72 años en Praia da Luz, la misma localidad donde veraneaba la familia de Madeleine McCann.

En uno de los casos juzgados a partir del viernes es sospechoso de agredir sexualmente a una niña alemana de diez años en una playa en abril de 2007, meses antes de la desaparición de Maddie.

Otra acusación contra él es por exhibicionismo delante de otra niña portuguesa de 11 años en una zona de juegos infantiles.

También será juzgado de las violaciones de una septuagenaria, atada y golpeada en su apartamento vacacional; de una niña de 14 años, a quien amordazó en un poste de madera en su casa, y a una irlandesa de 20 años en cuya casa irrumpió por el balcón.

El abogado de Christian B., Friedrich Fülscher, avanzó que su cliente eligió defenderse guardando silencio, pero que esto “no quiere decir que tenga nada a esconder”.

“Garantizar un proceso justo será la mayor dificultad: los prejuicios de los medios sobre el acusado no tienen precedente”, declaró el letrado a la AFP.

- Testigos, manuscritos -

Entre las pruebas que aportará la fiscalía figuran declaraciones de testigos y cuadernos incautados en casa del sospechoso, afirmó Christian Wolters.

Estas notas manuscritas y esbozos ofrecen una idea de los “fantasmas sexuales” del acusado, precisó.

Maddie desapareció del apartamento de alquiler donde su familia pasaba las vacaciones mientras sus padres habían salido a cenar cerca.

Su desaparición desencadenó una excepcional campaña internacional para intentar encontrarla. Las fotos de la niña, con el pelo castaño cortado por los hombros y sus grandes ojos claros, dieron la vuelta al mundo.

Las sospechas contra Christian B., anunciadas oficialmente hace casi cuatro años, reavivaron la esperanza de sus padres, Gerry y Kate, de conseguir finalmente avances en la investigación.

Las pesquisas se eternizaron durante años hasta que las autoridades se fijaran en este alemán que vivía entonces a pocos kilómetros del hotel de la familia McCann.

En esta nueva fase de investigación, la policía portuguesa realizó en mayo de 2023 registros cerca de un reservorio de agua en el sur de Portugal a pedido de las autoridades alemanas.

Se hallaron nuevos “elementos”, dijo la fiscalía de Brunswick, aunque estimó que era “todavía demasiado temprano” para determinar si estaban vinculados con la desaparición de la niña.

De todos modos, los investigadores alemanes aseguran tener “pruebas concretas” de la muerte de Madeleine.

Hallan cadáver del segundo alpinista mongol desaparecido en el Everest

Los rescatistas hallaron el cadáver de un segundo alpinista mongol desaparecido en el Everest, informaron el domingo los organizadores de la expedición, lo que confirma la segunda víctima mortal en la cumbre más alta del mundo esta temporada de alpinismo.

Usukhjargal Tsedendamba, de 53 años, y Prevsuren Lkhagvajav, de 31, intentaban ascender el Everest, situado en el Himalaya, en Nepal. Las últimas comunicaciones con ellos fueron registradas en la tarde del domingo, cuando se encontraban a 7.900 metros de altura, a menos de un kilómetro de la cima.

El cuerpo de Tsedendamba fue hallado el viernes por la mañana a unos 8.600 metros de altitud, tras varios días de operaciones de búsqueda y rescate obstaculizadas por el mal tiempo.

“El segundo cuerpo también se encontró el viernes, pero necesitaba verificación. Confirmamos que era él ayer”, declaró a la AFP Pemba Sherpa de 8k Expeditions, que gestionó sus permisos y su estadía en el campamento base.

“Estamos tratando de bajar los cuerpos”, agregó.

Cuatro guías habían sido enviados para su búsqueda y rescate.

El cuerpo de Lkhagvajav fue encontrado en un área llamada el balcón, una pequeña plataforma a una elevación cercana a los 8.400 metros.

Según Sherpa, los dos alpinistas iniciaron la ascensión sin guía y su walkie-talkie fue encontrado en su tienda. Cuatro guías nepalíes estaban buscándolos.

Cientos de alpinistas acuden a Nepal, donde están ocho de las 14 montañas más altas del mundo, para alcanzar estas cimas en la primavera boreal, cuando las temperaturas son más indulgentes y los vientos generalmente más débiles.

La industria del alpinismo representa varios millones de dólares y reposa en la experiencia de los “sherpas”, montañeros nepalíes que ejercen como guías. Estos pagan un alto precio por acompañar a cientos de escaladores cada año. Un tercio de los fallecidos en el Everest son guías nepalíes.

Este año han muerto dos alpinistas en el Makalu, el quinto pico más alto del mundo.

El alpinista francés Johnny Saliba, de 60 años, murió a una altitud de 8.120 metros durante su intento de alcanzar la cumbre la semana pasada.

Lakpa Tenji Sherpa, guía nepalí de 53 años, murió mientras descendía el mismo pico tras haber alcanzado la cima.

© Agence France-Presse

“Fue una luz que giraba, un platillo”: senador chileno dijo ser abducido por extraterrestres

Después de ese evento “veía búhos y lechuzas en todas partes”, aseveró el legislador.

El senador de la región de Magallanes y la Antártica Chilena, Karim Bianchi, reveló en un reciente episodio del programa ‘Not News’, del canal Vía X, que en el año 2012 fue “abducido” mientras conducía entre Puerto Natales y Punta Arenas, en el sur del país. El parlamentario inicia su relato diciendo: “Yo fui abducido”, y a continuación, ante el asombro de los participantes en el panel, cuenta su historia paranormal.

Bianchi explica que se encontraba viajando en su auto cuando de repente se le acercó “una luz que giraba, grande, un platillo”, y en ese momento se apagó el vehículo. “Venía conversando por teléfono con alguien, se apagó todo y luego aparezco cerca de 200 kilómetros más adelante”, afirma. Tras recorrer esa enorme distancia en apenas un instante le dijo a su interlocutor “¡Ya llegué!”, sorprendido por la velocidad a la que se había desplazado.

Después de ese evento, Bianchi “veía búhos y lechuzas en todas partes”, y durante un año completo “tocaba a alguien y hacía electricidad”, asevera. Aparentemente, ese no fue el único encuentro que el legislador tuvo con seres del más allá en aquella época. La peor experiencia la vivió en un tiempo en que trabajaba en una radio local: “Llegó un viejo pelado y chico a mi oficina, me trajo unos papeles y me dijo ‘Usted tiene que difundir el mensaje’”.

Según Bianchi, el sujeto en cuestión le contó que era una persona de otro planeta y que los papeles que le entregó “eran secreto de la NASA”. El senador asegura que todavía conserva esos documentos.

En las redes hubo varias reacciones a las declaraciones del representante. Varios usuarios criticaron el bajo nivel de preparación y de seriedad de la clase política de Chile, mientras que otros publicaron memes irónicos. Un internauta expresó: “Esto es delirante. Y para colmo es senador”. Otro publicó: “Ustedes se ríen pero esta gente está tomando decisiones por nosotros”.

Un usuario de X señaló que el legislador es un mentiroso, pues contó como propia una historia narrada en un programa de televisión del año 2000 sobre dos pilotos chilenos de carreras que supuestamente fueron abducidos en la carretera.

VIDEO| Aparecen pirañas en las calles de Brasil tras inundaciones

Si bien se especuló con que las imágenes podrían ser falsas, se confirmó la existencia de informes entre los lugareños de la presencia de estos predadores en la ciudad.

Con el inicio de la bajada de las aguas en el estado de Rio Grande do Sul, en el sur de Brasil, tras dos semanas de inundaciones, han comenzado a parecer algunos peces en las calles de su capital, Porto Alegre, entre ellos pirañas.

Un morador local compartió recientemente en redes sociales un video en el que muestra el cadáver de este animal de agua dulce, específicamente el de una palometa brava (‘Serrasalmus maculatus’), sobre el asfalto húmedo mientras registraba el estado de la zona.

Si bien se especuló con que las imágenes podrían ser falsas, el cuerpo de Bomberos de Porto Alegre le confirmó al medio O Globo la existencia de informes entre los lugareños de la presencia de estos predadores en la ciudad. Asimismo, la semana pasada, el analista informático Victor Warth le aseguró al periódico Zero Hora que había encontrado uno de esos peces, “flotando, ya sin vida”, cerca de la entrada de una alcantarilla del barrio de la Auxiliadora.

Invitado no tan inesperado

Para los expertos no resulta sorpresiva la presencia de palometas en las calles inundadas de la ciudad, ya que se trata de una especie que habita las cuencas fluviales del estado desde hace al menos tres años, asegura Fernando Becker, profesor del Instituto de Biociencias de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul.

Aunque estas pirañas no son una especie natural de la zona, ya hacen parte del ecosistema local como resultado de la transposición y conexión entre las cuencas de los ríos Uruguay y Yacuí, que eventualmente se conectan con la cuenca del Guaíba, un lago que baña Porto Alegre y los municipios aledaños, siendo fundamental para el abastecimiento de agua en la región.

¿Peligrosas?

Según los pescadores locales, la presencia de estos animales carnívoros en los ríos de la región está dañando el ecosistema local y podría acabar provocando un desequilibrio ecológico al atacar a otros peces que en principio no son objetivo de depredación. Según Becker, a pesar de que pueden causar mordeduras accidentales, las palometas no suponen un riesgo mortal para los humanos.

“Puede pasar que muerdan a alguien, pero es algo ocasional, no es algo de qué preocuparse. Probablemente estarán muy dispersas, al tratarse de una zona inundada muy grande. La densidad de estos peces en la región debe ser muy baja”, señaló.