Dinamarca buscará contrarrestar el fenómeno de las "grupis de delincuentes"

Los condenados a cadena perpetua en Dinamarca no podrán empezar nuevas relaciones amorosas durante los primeros diez años de cumplimiento de su sentencia para contrarrestar el fenómeno de las "grupis (fanáticas o seguidoras) de delincuentes", anunció este miércoles el ministerio de Justicia.

"En los últimos años, hemos visto ejemplos repugnantes de presos, que habían cometido crímenes bestiales, contactando a jóvenes para ganarse su simpatía y su atención. Obviamente, esta situación debe terminar", declaró el ministro de Justicia Nick Haekkerup, en un comunicado.

Recientemente, una joven reveló haber caído a la edad de 17 años bajo el hechizo de Peter Madsen, condenado a cadena perpetua por haber matado salvajemente a la periodista Kim Wall en 2017 en su submarino casero.

"Los condenados de por vida (...) no deberían poder utilizar nuestras cárceles como centros de encuentro o plataformas mediáticas para presumir de sus crímenes", insistió Haekkerup.

Los presos podrán mantener contacto por carta o por teléfono con las personas cercanas a ellos antes de su detención.

El proyecto de ley de seis puntos prevé la prohibición de que las personas con una sentencia a cadena perpetua formen nuevas relaciones durante los primeros diez años de su condena.

También establece la intención de evitar que publiquen libremente mensajes en las redes sociales sobre los delitos cometidos o que participen en podcasts sobre estos temas. En estos momentos, por ejemplo, los convictos pueden promoverse en Facebook.

Además, el texto limita las posibilidades de permiso que solo se autorizará después de diez años de prisión (actualmente son dos o cuatro años, según el caso).

El proyecto de ley, enviado a la comisión el miércoles y que ya fue votado por la oposición de derechas, debería ser adoptado a finales de este año y entrar en vigor el 1 de enero del próximo año.

 

China confinó una ciudad de 5 millones de habitantes por un brote de Covid entre escolares

Los análisis preliminares indican que los contagios en Xiamen fueron con la variante Delta. Las autoridades sospechan que el paciente cero es un hombre volvió de Singapur con una prueba negativa y desarrolló los síntomas después de su cuarentena


Fuente: INFOBAE

La Comisión Nacional de Sanidad de China informó ayer que, de los 60 nuevos contagios locales diagnosticados este lunes (59 confirmados y un asintomático), 32 se localizaron en Xiamen, y análisis preliminares citados por la prensa local apuntaron a la presencia de la más virulenta variante Delta.

Las autoridades sospechan que el paciente cero es un hombre que había vuelto de Singapur y desarrolló los síntomas tras dar negativo de coronavirus y completar una cuarentena de 14 días. Su hijo de 12 años y un compañero de clase fueron de los primeros contagiados justo después de la reapertura del curso escolar. El virus se ha expandido entre clases, infectando a más de 36 niños, ocho de ellos en edad preescolar, indicaron las autoridades de la ciudad este martes.

El diario local The Paper avisó de la entrada en vigor, desde la pasada medianoche local (16:00, hora GMT), de la suspensión de los servicios de autobuses de larga distancia, como parte de una serie de medidas que incluyen la vuelta a las clases por internet para los estudiantes desde la guardería a la universidad y el cierre de todos los lugares de recreo.

La prensa local también indicó que todos los complejos residenciales de Xiamen permanecerán en “circuito cerrado”, lo que impide a los residentes abandonarlos, y solo se dejará acceder al aeropuerto de la ciudad a aquellos viajeros que presenten un resultado negativo de análisis de ácido nucleico realizado como máximo 48 horas antes.

Según el rotativo hongkonés South China Morning Post, todas las celebraciones y actos del Festival del Medio Otoño (el próximo día 21) se han cancelado, al tiempo que se han prohibido las reuniones multitudinarias, pospuesto las bodas y emitido las directrices pertinentes para celebrar los funerales de “manera sencilla”.

Por el momento, las ciudades de Putian y Quanzhou (esta última, de más de 6 millones de habitantes), también en la provincia de Fujian, han registrado asimismo positivos como parte de este mismo rebrote.

En el caso de Putian -donde hoy comenzará una ronda de tests masivos a sus casi 2 millones de residentes-, la prensa local indicó que las infecciones están localizadas en una escuela y una fábrica de calzado.

Este lunes, las autoridades aseguraron que es probable que el rebrote se propague por más regiones del país asiático, pero que lograrán controlarlo antes de inicio de las vacaciones de la “semana dorada”, que comienzan el próximo 1 de octubre.

Hasta la fecha, China ha desarrollado una estrategia de tolerancia cero frente al coronavirus, lo que supone estrictos controles de entrada al país con cuarentenas de hasta tres semanas y numerosas analíticas de diversos tipos, además de la práctica de test masivos en los lugares donde se detecta un rebrote.

Según el parte emitido hoy por las autoridades sanitarias, China registró 92 nuevos casos confirmados este lunes -59 por contagio local y 33 procedentes del extranjero- y hay actualmente 810 contagiados activos, de los que 4 permanecen en estado grave, además de 401 infectados asintomáticos.

Desde el inicio de la pandemia, las cifras oficiales indican que se han infectado 95.340 personas en China, de entre las que se han curado 89.894 y fallecido 4.636.

 

El papa invita a ser solidarios con los necesitados

Francisco se despidió de Eslovaquia con una multitudinaria misa en la que participaron cerca de 50.000 personas en el santuario Nacional de Sastin, tras un viaje intenso en el que se le ha visto en forma tras su reciente operación y en el que han regresado, tras la pandemia, los baños de masas durante sus visitas internacionales.


Fuente: EFE

El papa, de 84 años, disipó todas las dudas sobre su estado de forma tras la operación de colon de julio pasado y por la que tuvo que estar ingresado diez días, ya que se ha mostrado en forma, sin dar señales de cansancio, como en otros viajes internacionales, durante la intensa visita que emprendió el pasado domingo en Budapest y Eslovaquia.

En este lugar de peregrinación para los católicos eslovacos, que además hoy celebraron a su patrona, la Virgen de los Dolores, el papa les instó a ser "signos de contradicción” en el mundo y "tejedores de diálogo allí donde las posiciones se endurecen".

Ante las cerca de 50.000 personas, según los organizadores, que llegaron a esta explanada frente al santuario mariano, pidió a los fieles "hacer resplandecer la vida fraterna allí donde a menudo en la sociedad hay división y hostilidad, que difundan el buen perfume de la acogida y de la solidaridad allí donde los egoísmos personales y colectivos predominan con frecuencia, que protegen y cuidan la vida donde reinan lógicas de muerte".

Puso el ejemplo de María la Dolorosa que, "al pie de la cruz" donde moría su hijo, "no escapa, no intenta salvarse a sí misma, no usa artificios humanos y anestésicos espirituales para huir del dolor".

Y que este gesto invita a los católicos a "la compasión" con "el que está herido, el que sufre y el que está obligado a cargar cruces pesadas sobre sus hombros".

"Una fe que no se queda en lo abstracto, sino que penetra en la carne y nos hace solidarios con quien pasa necesidad", agregó el papa, que durante este viaje que comenzó con una visita de pocas horas a Budapest ha siempre abogado por la acogida en dos países de la Unión Europea que cierran sus puertas a los migrantes.

Se trato del acto más multitudinario de Francisco en esta gira con cerca 50.000 personas que estuvieron repartidas en dos sectores bien diferenciados entre los que pudieron presentar su certificado de vacunación y los que accedieron con una prueba negativa al coronavirus.

Los organizadores explicaron a Efe que en las últimas horas la zona ha pasado a naranja en el riesgo de la pandemia y que por tanto se redujeron los espacios concedidos a los no vacunados. En un primer momento iban a ser sólo 1.000 personas, pero se llegó a un acuerdo para que pudieran asistir a la misa 3.000 fieles.

Tras el viaje a Irak del pasado marzo, el primero tras la pandemia, pero donde no se vieron multitudes, para Francisco han sido sus primeros baños de masa y misas multitudinarias.

 

Senado brasileño deja sin efecto decreto de Bolsonaro sobre redes sociales

El presidente del Senado de Brasil rechazó este martes un decreto con fuerza de ley firmado por el presidente Jair Bolsonaro la semana pasada, que alteraba las reglas de moderación de contenido en las redes sociales y, según sus críticos, dificultaba la lucha contra la desinformación.


Fuente: AFP

Rodrigo Pacheco, jefe de la cámara alta, explicó que el decreto de Bolsonaro contrariaba reglas constitucionales y generaba "inseguridad jurídica", por lo que lo devolvió al presidente, dejándolo sin efecto.

Casi simultáneamente y por los mismos motivos, una jueza de la corte suprema ordenó suspender cautelarmente los efectos de la medida presidencial.

La norma, que tenía efecto inmediato pero para ser ley necesitaba tramitarse en el Congreso y ser aprobada, alteraba disposiciones del Marco Civil de Internet. Según el gobierno, buscaba combatir "la remoción arbitraria e inmotivada de cuentas, perfiles y contenidos por parte de los proveedores".

El texto establecía una serie de hipótesis en las que habría "justa causa" para remover contenidos o suspender usuarios (comisión de delitos, violencia, entre otras) e imponía a las plataformas nuevos protocolos para aplicar estas suspensiones.

Pacheco advirtió que cuestiones relativas a "derechos políticos, a la libertad de expresión, comunicación y manifestación de pensamiento" no pueden ser abordadas en un decreto con fuerza de ley, de efecto inmediato, y que le corresponde al Congreso analizar un asunto de "alta complejidad técnica" como este.

Facebook, otras compañías afectadas y organizaciones de la sociedad civil, ya habían advertido que se trataba de un decreto inconstitucional, mientras que legisladores de la oposición acudieron a la corte suprema para frenarla.

El mandatario ultraderechista, a quien ya le han eliminado contenidos de sus redes por difundir información falsa sobre el covid-19, califica como "censura" la suspensión de cuentas o remoción de contenidos que las plataformas han aplicado, basadas en sus normas, a él y sus partidarios.

Asediado por investigaciones judiciales y una caótica gestión de la pandemia que erosionó su popularidad, Bolsonaro emitió el decreto en vísperas de una tensa jornada de manifestaciones masivas el martes pasado, en las que inflamó a sus seguidores con nuevos ataques a las instituciones, en particular contra el poder judicial.

Días después retrocedió en sus amenazas y aseguró que sus declaraciones contra la corte suprema fueron pronunciadas "en el calor del momento".