Ecuador, sube combustible y gobierno a punto de caer: el 'chake' de Paraguay y 6 países más

Argentina, Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, Paraguay y Perú emitieron este martes un comunicado conjunto en el que manifestaron "su firme respaldo" al presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ante la crisis institucional y política que vive el país a raíz de las protestas contra sus medidas económicas.


Fuente: EFE

Los Gobiernos de esos siete países también expresaron en el comunicado, difundido por la Cancillería paraguaya, su “rotundo rechazo a todo intento desestabilizador de los regímenes democráticos legítimamente constituidos”.

Moreno anunció este lunes, en un mensaje a la nación, el traslado de la sede del Gobierno desde Quito, la capital, hasta la ciudad costera de Guayaquil, tras las fuertes protestas, de las que culpó a su antecesor, Rafael Correa, a quien señala de gestar un intento de “golpe de Estado”.

En ese mismo mensaje, el mandatario ecuatoriano se reafirmó en los ajustes económicos emprendidos por su Gobierno, entre ellos dejar de subsidiar los combustibles, que desataron la ola de protestas en el país.

Los siete países firmantes del comunicado respaldaron todas las acciones de Moreno “para recuperar la paz, la institucionalidad y el orden, utilizando los instrumentos que le otorgan la Constitución y la ley, como lo ha venido haciendo”.

Los siete países responsabilizaron al Gobierno venezolano de Nicolás Maduro de intentar “desestabilizar” las democracias de la región y de tratar de “extender los lineamientos de su nefasta obra de Gobierno”.

El presidente de Ecuador sostuvo en su mensaje que varios miembros del antiguo Gobierno de Correa estuvieron hace algunos días en Venezuela para trazar este supuesto plan de desestabilización, acometido por “individuos externos pagados y organizados”.

Ecuador vive desde la pasada semana una ola de disturbios y protestas por la cancelación del subsidio a la gasolina, una decisión tomada por Moreno para incrementar los ingresos del Estado y, con ello, satisfacer las demandas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta institución, así como otros organismos internacionales, concedieron recientemente al país a una línea de crédito de más de 10.000 millones de dólares.

El plan de Moreno provocó una oleada de manifestaciones y de movilizaciones de distintos sectores de la sociedad que se fueron recrudeciendo en las últimas horas.

 

El Papa fustiga como en la Argentina tratan de forma despectiva a paraguayos

CIUDAD DEL VATICANO. El papa Francisco lamentó hoy en su discurso el desprecio existente hacia los nativos al recordar las burlas que se hicieron hacia una persona que hizo la ofrenda con plumas en la cabeza. Dijo que también la da pena que en su país, Argentina, se refieran como “bolitas” a los bolivianos y “paraguas” a los paraguayos.


Fuente: EFE

En su discurso en el aula del Sínodo, donde desde este lunes y hasta el 27 de octubre los obispos debatirán sobre las necesidades y problemáticas de la Amazonia, Francisco también hizo referencia a las “resistencias” y críticas por parte de una parte de la Iglesia a la celebración de esta asamblea.

El Papa pidió “acercarse a los pueblos de la Amazonia de puntillas. Respetando su historia, sus culturas y su estilo en buen vivir, en el sentido etimológico de la palabra y no socialmente como hacemos a menudo.

Denunció que en el pasado, “bajo lemas como civilización y barbarie”, se aniquiló a los pueblos originarios, e incluso hasta los años 80, y habló del desprecio actual, también en su país, Argentina, cuando se refieren a los que “vienen de la barbarie y se les llama ‘bolitas’ (bolivianos), ‘paraguas’ (paraguayos) o ‘cabecitas negras’”

.“Me dio mucha pena escuchar aquí dentro un comentario burlón sobre ese señor piadoso que llevó las ofrendas con plumas en la cabeza (durante la misa de ayer). Decidme: ¿qué diferencia hay entre llevar plumas y el tricornio que usan algunos oficiales de nuestros dicasterios?”, dijo Francisco, que arrancó un aplauso de los presentes en la sala.

El Sínodo comenzó hoy con una procesión desde la basílica de San Pedro al aula del Sínodo del Papa rodeado de indígenas y en la que se escucharon cantos y bailes, y se portaban objetos de la tradición de los pueblos originarios, como canoas, remos y redes.

El Papa afirmó que se corre el peligro en este Sínodo de proponer “medidas simplemente pragmáticas, cuando, por el contrario, se nos pide una contemplación de los pueblos, una capacidad de admiración, que haga nacer un planteamiento paradigmático”. “No hemos venido aquí a inventar programas de desarrollo social o de custodia de culturas, de tipo museo o de acciones no contemplativas”, dijo.

Criticó la “deforestación, unificación y explotación” que están poniendo en práctica algunos y que “no respetan la poesía y la realidad de los pueblos, que es soberana”. Recordó a los hombres de la Iglesia que para debatir existe el “camino sinodal” y no las “salas”, las “mesas redondas” y las “conferencias”, y que el “Sínodo no es un parlamento o un locutorio, no es demostrar quién tiene más poder sobre los medios y quién tiene más poder en las redes para imponer cualquier idea o cualquier plan”.

Estas palabras llegan después de las críticas de algunos cardenales a la celebración de este Sínodo y al documento de trabajo, que según ellos contendría incluso herejías. “Esto configuraría una Iglesia congregacionista, si pretendemos buscar por medio de las encuestas quién tiene la mayoría. Una Iglesia sensacionalista tan lejana de nuestra Madre la Iglesia Católica”, continuó.

Ante las “resistencias”, que dijo que “es normal que las haya”, el Pontífice pidió “orar, rezar mucho, reflexionar, dialogar y escuchar con humildad y no creer que se sabe todo”. Aunque no pidió silencio a los participantes en el Sínodo, les advirtió de que informar con “ligereza, con imprudencia” a los periodistas o “ decir lo que pienso” podría crear equivocaciones.

 

Confirman tres nuevos casos de dengue en Miami

Las autoridades sanitarias de Florida informaron este viernes tres nuevos casos de transmisión local de dengue en el Condado de Miami-Dade, en el sureste del estado, con lo que suman en total ocho afectados en lo que va de 2019.


Fuente: EFE

El Departamento de Salud de Florida señaló en un comunicado que de esos tres nuevos casos, dos de ellos "parece que están relacionados".

Las autoridades habían dado cuenta a fines del mes pasado de cinco casos registrados en este condado, lo que llevó a ratificar la alerta emitida para que la población tome medidas con el fin de protegerse de los mosquitos que transmiten esa enfermedad.

Además de Miami-Dade, el más poblado del sur de Florida, en septiembre pasado de dio cuenta de otro caso de transmisión local en el vecino Condado de Broward, sin que hasta el momento en ninguno de los casos se haya informado sobre el estado de los afectados.

Miami-Dade se encuentra en alerta ante esta enfermedad desde que en agosto pasado se confirmó el tercer caso de contagio local.

Una enfermedad de zonas tropicales y subtropicales de la que, según la Organización Mundial de la Salud, cada año se contagian 390 millones de personas en el mundo, los síntomas comunes del dengue son fiebre, sarpullido y dolores musculares y articulares.

El dengue hemorrágico, el más grave, puede ser letal.

Según el Departamento de Salud de Florida, el virus del dengue fue erradicado de Estados Unidos hace décadas y los únicos casos que se registraron hasta 2009 fueron de personas que contrajeron la enfermedad en países donde sí estaba presente.

Sin embargo, ese año se produjo un brote de transmisión local en Cayo Hueso, en los Cayos de Florida, el extremo más meridional del estado, con 22 casos confirmados.

En 2010 fueron 60 casos y desde entonces hubo algunos casos aislados.

 

Ecuador decreta el estado de excepción ante protestas por medidas económicas

Quito, 3 oct (EFE)- El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, decretó este jueves el estado de excepción, en momentos en que los transportistas bloquean carreteras en varias zonas del país en rechazo a las medidas económicas anunciadas por el Gobierno en el marco del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).


Fuente: EFE

"Con el fin de precautelar la seguridad ciudadana y evitar el caos, he dispuesto el estado de excepción a nivel nacional", dijo Moreno desde el palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo.

El anuncio lo hizo en momentos en que arrecian las manifestaciones, especialmente en la capital ecuatoriana, en contra de la eliminación de los subsidios a los combustibles, entre otras medidas económicas.

"Los derechos se exigen sin perjudicar a los que verdaderamente son fundamentales para el progreso del país, la generación de trabajo, la educación, la libre movilidad, la seguridad de las personas", señaló el gobernante.

Reiteró la apertura al diálogo y dijo que en su Administración siempre estarán "dispuestos a ceder espacios que no comprometan, bajo ninguna circunstancia la ética y la moral, la transparencia con la que se ha conducido siempre este Gobierno", dijo.

Según la ministra de Gobierno, María Paula Romo, el estado de excepción es para garantizar el normal desenvolvimiento del país, donde hoy se registraron varias marchas de protestas, algunas de ellas violentas.

Según Romo, en esta jornada se han registrado once detenciones por las manifestaciones que comenzaron a la madrugada cuando entraron en vigor los nuevos precios del diesel y de la gasolina conocida como "extra", la de mayor consumo en el país.

El pasado martes, Moreno firmó un decreto para eliminar desde hoy los subsidios al diésel y a la gasolina "extra", con lo cual el precio estará ahora en función de los valores internacionales.

Y en ese sentido, los escenarios que se prevén denotan que el galón de diesel podría pasar de 1,03 dólares a 2,27, mientras que la gasolina extra, de 1,85 a 2,30 dólares.

Largas filas de vehículos se registraron el miércoles en las estaciones de servicio pues los conductores intentaban abastecerse de combustible antes de que subieran los precios a la medianoche, cuando ya cambiaron los valores.

A las manifestaciones de los transportistas se sumaron organizaciones sociales, indígenas y estudiantes universitarios que rechazan lo que tildan de "paquetazo".

El paquete de medidas anunciadas por el Gobierno responde a las necesidades de liquidez de Ecuador, que el pasado marzo obtuvo de diferentes organismos internacionales una línea de crédito de más de 10.000 millones de dólares.

El acuerdo con el FMI, que aportó 4.200 millones, venía acompañado de una serie de demandas para reducir el gasto público e incrementar los ingresos del Estado, lo que ha despertado la indignación de los sindicatos y sectores desfavorecidos. EFE