Imágenes sensibles: policía mató a ladrón que tomó de rehén a anciana

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, quien asumirá su cargo el 1 de enero, felicitó a través de su cuenta de Twitter a los policías que mataron a un delincuente que había tomado como rehén a una anciana de 83 años luego de robar una joyería en el estado de Río de Janeiro.

“La vida del ciudadano de bien siempre debe ser prioridad”, dijo el futuro jefe de Estado en su mensaje, en el que calificó de “cobarde” al delincuente que estuvo “durante más de diez minutos apuntando con su arma a la cabeza” de la mujer, según Bolsonaro.

Fuentes policiales aseguraron que los agentes estaban patrullando la pequeña ciudad de Valença, ubicada en el sur del estado fluminense, cuando fueron advertidos de un robo en una joyería cercana.

Los vecinos que presenciaron el episodio grabaron videos que se difundieron rápidamente por el país, otorgando una mayor relevancia a la actuación de la Policía Militar que, en palabras de Bolsonaro, realizó “un gran trabajo”.


El hombre, que en los alrededores de la tienda mantenía cautiva a la anciana, gritaba que dispararía contra la Policía y la mujer, que finalmente tropezó y cayó al suelo.

El agente aprovechó el momento y disparó contra el hombre, quien murió en el acto.

La Policía, que no divulgó el nombre del agente ni del bandido muerto, informó que la rehén no sufrió ningún daño y que se incautaron en el lugar de los hechos de “un revolver y cerca de 50.000 reales (12.923 dólares) en joyas, fruto del robo”.

 

Condenado a 112 años un español que violó y dejó embarazadas a sus hijas

Valladolid (España). Un tribunal español confirmó hoy la pena de 112 años y medio a un padre que violó en repetidas ocasiones a dos de sus hijas menores, de 15 y 16 años, y las dejó embarazadas.


Fuente: EFE

Según la resolución judicial, a la que tuvo acceso Efe, el Tribunal Superior de Justicia de Valladolid (centro de España) desestimó el recurso presentado por la defensa de este hombre a una sentencia anterior y ratificó su condena por ocho delitos de agresión sexual sobre sus hijas, tres de maltrato habitual y dos de maltrato.

La sentencia considera probados los hechos, que se iniciaron en 2015, en los que se relata la violación de las menores a las que además golpeó y amenazó con matarlas si decían algo.

La agresión sexual a sus dos hijas se repitió en varias ocasiones en 2017, según la resolución del Tribunal.

Como consecuencia de estas violaciones, las dos menores se quedaron embarazadas y se les practicaron sendos abortos tras haber interpuesto la correspondiente denuncia en la Policía.

El ahora condenado también maltrató en varias ocasiones a su mujer y madre de las menores, especialmente cuando le pedía explicaciones al sospechar que podría estar abusando sexualmente de las chicas, y a su hijo varón.

Además de las penas de prisión, la sentencia, contra la que cabe recurso ante el Tribunal Supremo, adopta otras medidas como la retirada de la patria potestad, le priva del derecho a la tenencia y porte de armas durante cuatro años y le prohíbe comunicarse o acercarse a sus hijos durante 20 años.

También impone una indemnización de 10.000 euros a cada una de sus hijas.

 

Presidente turco, nuevo socio de Abdo: "Con medios de prensa no puede haber democracia"

El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan arremetió contra los medios de comunicación acusándolos de no reflejar el pensamiento del pueblo, y cree que la democracia solo es posible sin los medios.

Erdogan que visitó por primera vez el Paraguay el domingo ultimo dijo en conferencia de prensa que solo el pueblo basta para que haya democracia, mientras que los medios de comunicación son una barrera para alcanzar la misma, “Si un político tiene miedo a lo que salga en los medios de comunicación, no puede hacer una política sólida”, según publica el portal El Mundo de España.

El mandatario dijo sentirse sorprendido por ver que países a los que consideraba como fuertes no eran gobernados por sus dirigentes, sino por los medios de comunicación, agregó que en los países donde gobiernan los medios de comunicación generalmente olvidan al pueblo.

“Nosotros hablamos del pueblo, de lo que damos al pueblo, qué dice el pueblo, cuántos puntos nos otorga el pueblo, eso es lo que importa. La democracia toma su fuerza del pueblo”, mencionó. Si hay un pueblo, hay democracia, si no hay pueblo, no hay democracia. Con los medios de comunicación y esas cosas, no puede haber democracia

Datos de organizaciones de derechos humanos estiman que existen entre 150 y 200 comunicadores encarcelados en Turquía, lo que refleja la política represiva de Erdogan hacia el ejercicio libre del periodismo y con mayor fuerza a los que critican su gestión. En su intento de justificar los arrestos, el gobierno turco adujo que se tratan de delitos comunes cometidos bajo la legislación de ese país-

 

Caso Khashoggi: Erdogan, de mayor carcelero de periodistas a conciencia de la humanidad

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, es uno de los principales exponentes del caso Jamal Khashoggi, periodista opositor saudí que fue asesinado el pasado 2 de octubre en el consulado saudí en Estambul. Sin embargo, detrás de su figura defensora, el mandatario posee sus antecedentes con los comunicadores.

Erdogan asegura que el periodista opositor saudí Jamal Khashoggi murió asfixiado con una bolsa de plástico al tiempo que destacó la necesidad de una investigación internacional del caso.

"La bolsa que se colocó en la cabeza…. su sufrimiento posterior. Ya lo saben. Dejamos que todos escucharan esto", dijo Erdogan, en alusión a las grabaciones de audio del asesinato del reportero en el consulado saudí de Estambul que las autoridades turcas han compartido con varios gobiernos.

De acuerdo con EFE, el mandatario turco hizo estas declaraciones a un grupo de periodistas que lo acompañaban en el avión presidencial rumbo a Paraguay tras acudir a la cumbre del G20 en Buenos Aires.

Durante la cumbre del G20, Erdogan criticó que el asesinato de Khashoggi no fuera un tema de agenda en esa reunión de líderes y acusó al príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, -presente en Buenos Aires- de intentar desligara su país del caso.EFE

Carcelero

Según El Diario, Recep Tayyip Erdogan está utilizando la gestión del caso Jamal Khashoggi en su propio beneficio, ya que el mundo tiene los ojos puestos en Arabia Saudí por un asesinato que tiene a todos en vilo. Entonces el presidente de Turquía no ha dudado en alzarse como el "representante de la conciencia de la humanidad".

Tras años de críticas constantes por sus violaciones de derechos humanos, por fin el mundo cierra la boca y confía en Erdogan como garante de justicia.

"Es repugnante oírle hablar de la conciencia de la humanidad cuando su gobierno ha encerrado a unas 60.000 personas solo en los últimos años bajo acusaciones falsas", señala a eldiario.es Abdullah Bozkurt, periodista turco exiliado en Suecia y fundador del Stockholm Center for Freedom.

"Está soltando grandes lágrimas de cocodrilo por el asesinato de un periodista e intenta manipular el caso en beneficio político y para mejorar su imagen. Antes de reivindicar credibilidad en materia de libertad de expresión y de prensa debería limpiar su propia casa", añade.

El matrimonio Güven conoce muy bien la persecución de Erdogan a los periodistas. Cevheri Güven fue director de la prestigiosa revista política Nokta, de tendencia progresista, y su esposa, Tuba Güven, trabajó durante 10 años como periodista en la televisión pública, TRT. La noche del intento de golpe de Estado en julio de 2016, cuentas de redes sociales relacionadas con la inteligencia difundieron el nombre de Cevheri en una especie de lista negra. Cevheri tuvo que salir de su casa y esconderse en la de amigos. "Dos semanas después, me echaron de mi trabajo sin ninguna explicación", cuenta Tuba a eldiario.es.

"La policía vino a casa dos veces. Registraron todo, pero no pudieron encontrar nada y se llevaron mi teléfono, el de mi marido y mi ordenador. Un mes después empezaron a encarcelar a gente como rehenes cuando buscaban a alguien y no lo encontraban, especialmente familiares. Por eso me escondí durante un mes en otra ciudad de Turquía con mis hijos", recuerda Tuba. Entonces el matrimonio decidió salir del país de manera ilegal. La situación era insostenible, "alguien tenía que trabajar para mantener a la familia". Fueron a la frontera, pagaron 15.000 euros a los traficantes por toda la familia y cruzaron el río Evros, frontera entre ambos países, en un pequeño bote de madera. Apenas fueron dos minutos de trayecto.

Entonces caminaron media hora hasta llegar a la primera comisaría y pidieron asilo. "Nos investigaron mucho porque estos casos de turcos entrando ilegalmente a Grecia eran nuevos para ellos", cuenta Tuba. Un año y medio después, Cevheri encontró trabajo en Alemania y dejó Grecia, donde se quedaron Tuba y sus dos hijos. "Yo no he ido porque mi marido ha viajado otra vez de forma ilegal porque no tenemos pasaporte y no podía ir legalmente. Para mí es suficiente y es demasiado riesgo, pero mi marido tenía que ir, alguien tiene que trabajar y mantener a la familia. Las condiciones en Grecia son muy difíciles y no hay ayuda a los refugiados", afirma Tuba, que trabaja como freelance.

"El discurso de Erdogan me produce risa… ojalá yo fuese una periodista internacionalmente reconocida para vivir mi vida y pensar o hablar libremente. En Turquía hay centenares de periodistas en prisiones en condiciones inhumanas, me pregunto de qué tipo de conciencia habla Erdogan", señala Tuba. "Turquía ahora es como el consulado saudí, porque nunca puedes estar segura de si seguirás con vida. Han muerto decenas de personas torturadas y bajo custodia", añade.

"Si Turquía representa la conciencia de la humanidad, ¿por qué estamos nosotros aquí? ¿Por qué la gente toma la arriesgada decisión de huir? ¿Por qué estamos en el exilio? ¿Por qué hay muchas familias separadas? ¿Por qué hay niños que han perdido a su madre o a su padre? ¿Por qué?", se pregunta.

Bozkurt, que conoció personalmente a Khashoggi y que recuerda que defendía en algunos aspectos el régimen de Erdogan, asegura que "aunque el presidente intente reconstruir su imagen sobre la libertad de prensa, será una misión imposible porque los números hablan por sí solos". "Haga lo que haga respecto al caso Khashoggi, es muy difícil que cambie su imagen como el peor carcelero de periodistas del mundo. Si quisiese cambiar su imagen, pondría en libertad a todos los periodistas y volvería a abrir los 180 medios que ha cerrado su gobierno".

"El cadáver de Khashoggi es una baza negociadora"

Erdogan controla la investigación, los tiempos y las noticias que salen. Aunque ha afirmado que su investigación es justa e imparcial, los relatores especiales de la ONU en libertad de expresión y en desapariciones forzadas han solicitado una "investigación independiente e internacional". También lo han hecho diversas ONG como Reporteros sin Fronteras, Amnistía Internacional, Human Rights Watch y The Committee to Protect Journalists.

"Es preocupante que uno de los periódicos progubernamentales que ha publicado tantas historias falsas en el pasado ahora se está citando por todo el mundo sin contrastar su información", afirma Bozkurt. Día tras día, medios cercanos al Gobierno han publicado detalles de la investigación turca y sus informaciones han sido replicadas por todo el mundo. "En los últimos años he leído tantas acusaciones, especialmente contra periodistas, basadas en pruebas falsas y fabricadas que es muy difícil pensar que pueden investigar este caso con integridad. El Gobierno no tiene credibilidad", añade.

"Erdogan tiene una ventaja porque controla el territorio y puede filtrar la información que le interesa y manipular a la opinión pública. Así fortalece su posición en la mesa negociadora con los saudíes y los estadounidenses y utiliza la muerte de este pobre hombre como arma para ganar algún tipo de concesión de gobiernos extranjeros", añade. Bozkurt cree que el objetivo de Erdogan es aislar al príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, del rey Abdulaziz y del resto de la corona y romper la línea de sucesión, porque ve a Bin Salmán como una amenaza a los intereses de Turquía.

Cevheri Güven coincide con Bozkurt. "De los mensajes que ha dado hasta ahora, entendemos que Erdogan intenta hacer del caso Khashoggi un asunto de negociación entre Turquía, Arabia Saudí y EEUU. Para él, el cuerpo sin vida del periodista saudí Jamal Khasoggi no es nada más que una baza negociadora".