La violencia policial no frena a una Colombia que pide paz y cambios

Un joven herido gravemente por la Policía este sábado, durante la tercera jornada de protestas contra el Gobierno de Colombia, aumentó la tensión social en el país, en donde la noche cayó al ritmo de batucadas, "velatones" y cacerolazos con los que la gente llama a la paz y expresa su inconformidad.


Fuente: EFE

El ataque, que desató otra ola de movilizaciones, ocurrió en el centro de Bogotá, donde decenas de personas protestaban pacíficamente pero un miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía (ESMAD) disparó una bomba aturdidora que golpeó la cabeza del joven, que fue trasladado al Hospital San Ignacio.

“Manifestamos nuestra preocupación por el uso desmedido de la fuerza por parte del ESMAD en manifestación en Bogotá. Su accionar ha dejado un joven de 18 años gravemente herido. Solicitamos a la fuerza pública valorar sus acciones de cara al respeto de los derechos humanos”, afirmó la Defensoría del Pueblo en su cuenta de Twitter.

El hecho generó críticas de varios sectores, que lo consideraron exceso de fuerza de parte de la Policía, criticada por esta y otras acciones contra personas que se manifiestan pacíficamente.

De igual forma caldeó los ánimos de los habitantes de la capital, quienes posteriormente con cacerolas, banderas e instrumentos musicales exigieron al Gobierno, por tercer día consecutivo, una respuesta a sus demandas sociales y económicas.

TENSIÓN PROGRESIVA

Bogotá amaneció en normalidad después de una noche de tensiones por rumores sobre posibles saqueos a edificios residenciales pese al toque de queda declarado por la Alcaldía para prevenir desórdenes.

El comercio abrió sus puertas sin ninguna novedad y el servicio de transporte público inició sus operaciones normales en gran parte de la ciudad, a excepción de algunas estaciones del sur que fueron destruidas el viernes en los ataques de vándalos.

Según las autoridades, en todo el país han sido detenidas 337 personas, 29 de ellas extranjeras, por lo que hicieron un llamado para evitar la xenofobia, pues inmigrantes venezolanos han sido acusados por la gente de cometer actos ilícitos.

Para evitar nuevos desmanes en Bogotá, el Gobierno nacional y las autoridades locales decidieron mantener en las calles la presencia del Ejército, que patrullaron la ciudad con el apoyo de tanquetas.

ECOS PARA EL DIÁLOGO

Embajadores de la Unión Europea celebraron que el Gobierno colombiano haya decidido reunirse con los sectores que convocaron las manifestaciones, mientras que más de 500 organizaciones sociales instaron al presidente Iván Duque a que avance en la transformación “que demanda el país”.

Este pedido se dio a raíz del anuncio de Duque de que la próxima semana se reuniría con todos los sectores políticos y sociales, si bien hoy adelantó su agenda.

“Mañana (domingo) con alcaldes y gobernadores electos de todo el país iniciaremos conversación nacional. Este lunes lideraremos mesa de trabajo con Comisión Nacional de Concertación Laboral. En el transcurso de la semana continuaremos diálogos con diferentes sectores sociales”, manifestó el presidente en Twitter.

CRÍTICAS A LA POLICÍA

El ataque al joven Dylan Cruz, de 18 años, cuyo estado es “crítico, con un pronóstico neurológico reservado”, fue criticado por varios sectores, como el partido FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común), que culpó al ESMAD del hecho y propuso “estar unidos más que nunca, no más violencia. El paro nacional sigue y resiste”.

Minutos después del hecho, el presidente Duque afirmó en redes sociales que lamentaba que Cruz “haya resultado herido durante los hechos que se presentaron hoy en el Centro de Bogotá” y dijo que ordenó investigar de forma urgente el caso para “esclarecer rápidamente lo sucedido y determinar responsabilidades. Nuestra solidaridad con su familia”.

Por su parte, la Procuraduría General (Ministerio Público) abrió una indagación disciplinaria para esclarecer el caso y advirtió de que el ESMAD “no estaría permitiendo las concentraciones”, lo que viola la Constitución.

CIERRE FESTIVO

Al caer la noche del sábado, miles de colombianos tomaron una vez más las calles del país para protestar contra las políticas del Gobierno con un ambiente festivo y con la música como principal arma.

En Bogotá, los habitantes de barrios del sur, norte y oeste coparon de nuevo las calles para con cacerolas e instrumentos de viento y percusión crear un ambiente festivo con el que pidieron que se detenga la violencia policial.

De igual forma, en Cali las cacerolas reemplazaron a los tambores y al ritmo de salsa los caleños bailaron en la plaza del Concejo Municipal, animados por voces que gritaban “Que viva el paro”.

Entre tanto, en las caribeñas Cartagena y Barranquilla la noche se vio iluminada por velas que los habitantes encendieron en plazas públicas ante la mirada de turistas y acompañados de mensajes como “Si no hay justicia para el pueblo que no haya paz para el Gobierno”.

 

Uruguay: abren los centros de votación para elegir al próximo presidente

Los 7.122 centros de votación preparados para que unos 2,7 millones de ciudadanos elijan en segunda vuelta al presidente de la República para el período 2020-2025 abrieron este domingo sus puertas en Uruguay.


Fuente: EFE

Según la información facilitada por la Corte Electoral, las mesas estarán abiertas desde las 8.00 horas hasta las 19.30 del domingo, y se espera que, "en torno a las 22.00 horas", esté escrutado más del 90 %.

El voto es obligatorio en Uruguay y solo se puede ejercer en su territorio, es decir, no están habilitados ni el sufragio por correo ni el consular.

Uruguay, que ya afrontó el 27 de octubre una primera vuelta en la que ninguna fuerza política obtuvo mayoría absoluta en la Cámara de Diputados ni el Senado, elige este domingo entre la continuidad de la izquierda o el cambio que supondría un giro a la derecha.

El candidato del Frente Amplio (FA, izquierda), Daniel Martínez, intenta sumar el cuarto mandato consecutivo de la coalición que gobierna Uruguay desde 2005, si bien el máximo favorito, según todas las encuestas, es su oponente, el senador Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional (PN, centroderecha).

El aspirante nacionalista logró reunir a casi todas las fuerzas de la oposición con representación parlamentaria, excepto el Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI), para formar una coalición "multicolor", como él la denomina, con la que buscar el "cambio" en Uruguay tras 15 años de Gobiernos frenteamplistas.

Para esa alianza sus mayores apoyos fueron el Partido Colorado (PC, centroderecha) -la otra fuerza tradicional de Uruguay, con 183 años de historia, igual que el PN- y Cabildo Abierto (CA, derecha), fundado en 2019 y liderado por el excomandante en jefe Guido Manini Ríos.

También los minoritarios Partido Independiente (PI, centroizquierda) y Partido de la Gente (PG, derecha) apoyan a Lacalle Pou.

El vencedor en esta jornada electoral, que solo precisa mayoría simple, es decir más sufragios que su adversario, relevará el 1 de marzo de 2020 al actual presidente, Tabaré Vázquez, que afronta su segundo mandato.

Vázquez, que se convirtió en el primer jefe de Estado de izquierda de Uruguay (2005-2010), afronta un delicado estado de salud, pues durante la campaña electoral por la primera vuelta se le diagnosticó un cáncer de pulmón.

 

Elecciones en Uruguay: cuarto mandato de la izquierda o regreso de la derecha

Uruguay celebrará este domingo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, en la que decidirá si el Frente Amplio (FA), coalición de izquierda que gobierna desde 2005, asume su cuarto mandato consecutivo, o si el Partido Nacional (PN) gana y, con ello, regresa la derecha al Ejecutivo.


Fuente: EFE

Todas las encuestas apuntan a un triunfo del candidato 'blanco', Luis Lacalle Pou, quien, pese a quedar 10 puntos por detrás del oficialista Daniel Martínez en la primera vuelta celebrada el 27 de octubre, se beneficiaría en este balotaje de la alianza formada con la mayoría de partidos de la oposición.

Lacalle Pou, hijo del que fuera presidente entre 1990 y 1995, Luis Alberto Lacalle Herrera, ha conseguido formar una coalición "multicolor", como él la denomina, pidiendo el "cambio" en Uruguay tras 15 años del FA en el poder.

Para ello, ha logrado el apoyo del Partido Colorado (PC, centroderecha) -la otra fuerza tradicional de Uruguay, con 183 años de historia, igual que el PN- y de Cabildo Abierto (CA, derecha), fundado en 2019 y liderado por el excomandante en jefe Guido Manini Ríos.

Estas dos formaciones fueron la tercera y la cuarta más votada en la primera vuelta, siendo CA la gran sorpresa en la política de Uruguay, debido a la fuerza con la que entró al Parlamento pese a ser un partido nuevo: 3 senadores y 11 diputados, y un 10 % de votos.

También los minoritarios Partido Independiente (PI, centroizquierda) y Partido de la Gente (PG, derecha) apoyaron, durante la campaña para esta segunda vuelta, a Lacalle Pou y, por tanto, un futuro Gobierno de coalición.

2,7 MILLONES DE CIUDADANOS LLAMADOS A LAS URNAS

Según confirmó Wilfredo Penco, vicepresidente de la Corte Electoral, para esta segunda vuelta están llamados a las urnas 2.699.980 ciudadanos, que votarán en 7.122 circuitos (mesas) entre las 8.00 y las 19.30 horas (11.00-22.30 GMT).

El voto en Uruguay es obligatorio y no existen la modalidad por correo ni consular, por lo que se espera la llegada de unos 20.000 uruguayos residentes en Argentina -en su mayoría partidarios del FA-, tanto por carretera como por barco, entre el viernes y el domingo.

Se prevé, según explicó Penco, que el escrutinio "va a estar mucho antes" que en la primera vuelta, al haber únicamente dos opciones de voto este domingo, por lo que se espera que, en torno a las 22.00 horas (01.00 GMT del lunes), haya un 90 % del recuento finalizado.

A las 00.00 horas (03.00 GMT) del viernes comenzó la veda electoral, que prohíbe la propaganda de los partidos políticos -si bien, y como en el resto del mundo, las redes sociales siguen siendo una excepción- y a las 19.30 horas (22.30 GMT) de este sábado se inicia la veda alcohólica, que impide la venta pública (tanto en bares como en tiendas) de bebidas hasta el fin de la votación.

Además, durante la jornada electoral están prohibidos los espectáculos públicos, como fútbol o representaciones teatrales.

LACALLE GANA SEGÚN TODAS LAS ENCUESTAS

Las encuestas publicadas hasta el jueves, último día hábil antes de la veda electoral, apuntan al claro triunfo de Lacalle Pou sobre Martínez, ya que todas confirman su victoria por entre 5,6 y 8 puntos de ventaja sobre el oficialista.

Ya con la proyección del voto indeciso, que en la última semana se situaba en torno al 5-6 %, la consultora Factum otorga a Lacalle una diferencia de ocho puntos (51 % frente al 43 %); siete le dan Cifra y Opción (51,5-44,5 y 51-44, respectivamente); Equipos fija en 6 la ventaja (50-44) y Radar en 5,6 puntos (49,9-44,3).

La firme campaña electoral desarrollada por Lacalle Pou, que nada más confirmarse su paso a la segunda vuelta cerró el acuerdo para un futuro Gobierno de coalición unido con casi toda la oposición representada en el Parlamento -excepto el PERI, Partido Ecologista Radical Intransigente-, ha permitido afianzar su proyecto.

Daniel Martínez apeló a la "vieja guardia" frenteamplista, con el anuncio del expresidente José Mujica y el actual ministro de Economía, Danilo Astori, como sus futuros ministros de Ganadería, Agricultura y Pesca, por un lado, y de Relaciones Exteriores, por otro, como una forma de recuperar votos que se habían ido a otras formaciones en la primera vuelta.

Sin embargo, y por lo que hasta ahora señalan todas las encuestas, después de dos mandatos de Tabaré Vázquez (2005-2010 y 2015-2020) y uno de Mujica (2010-2015), el 29 de febrero de 2020 se pondrá cierre a 15 años de Gobiernos de izquierda en Uruguay y volverá la derecha al Ejecutivo para el período 2020-2025.

 

Los estragos de la "brutal" represión policial en la periferia de Santiago

Santiago de Chile.- En el jardín infantil Tripai Antu, ubicado en la comuna de Peñalolén, al este de Santiago de Chile, se respira un aire muy distinto al de hace dos semanas, antes de vivir frente a sus muros los duros enfrentamientos entre Policía y manifestantes que dejaron, según los vecinos, más de 516 heridos.


Fuente: EFE

En la colorida y alegre entrada del centro, ahora se distinguen dos botellas de agua con bicarbonato -para paliar los efectos del gas lacrimógeno-, y en el aula principal no hay niños y niñas jugando, sino un grupo de padres y educadores en un taller sobre cómo acompañar a las criaturas durante la crisis social.

Después de un mes de movilizaciones en el país, que se han saldado con al menos 23 muertos y más de 2.500 heridos, los vecinos de la humilde población de Lo Hermida, la más afectada de la comuna, denuncian que los Carabineros (un cuerpo policial chileno) “vulneraron repetidamente los derechos humanos” al reprimir las protestas entre los pasados 11 y 15 de noviembre.

“Hay muchos niños y personas mayores en estado de shock por la brutalidad de la represión policial. Lanzaron gases desde helicópteros y hay viviendas con agujeros en el techo por culpa de bombas lacrimógenas”, dijo a Efe Millaray Castillo, vocera de la Asamblea Territorial de Lo Hermida.

EL ORIGEN DE LA REPRESIÓN

El pasado 11 de noviembre, decenas de vecinos ocuparon la viña Cousiño Macul, propiedad privada que ocupa un gran terreno en la comuna, para pedir la construcción de más viviendas, una demanda histórica de la población.

Sin embargo, la respuesta de los uniformados durante los días siguientes fue “totalmente desproporcionada” según los pobladores, que vieron como su barrio era tomado por el gas lacrimógeno, perdigones, allanamientos y detenciones.

“Lo Hermida siempre ha sido una población muy organizada y combativa, desde los tiempos de la dictadura” de Augusto Pinochet (1973-1990), señaló Castillo, quien aseguró que la represión policial tuvo un “componente clasista” porque “atacaron directamente a colegios y hogares con mayor violencia”, incluso días después de que la viña fuera desalojada.

“MAESTRA, ¿ESTAMOS EN GUERRA?”

Recorriendo el jardín infantil Tripai Antu, su directora, Doris Guerra, rememoró conmocionada unos hechos que marcaron un antes y un después en la población: “Era insostenible respirar sin mascarilla, caía mucho polvo y entraba gas por todos los lados”.

“¿Cómo le explicas a un bebé de siete meses que le pica todo el cuerpo por culpa de un gas químico? Nadie estaba preparado para eso”, explicó a Efe la profesora.

Aun así, Guerra aseguró que sintieron “la obligación” de abrir el centro porque en muchos casos “era un lugar más seguro para las criaturas que sus propias viviendas” y para “resguardar su derecho a la educación, que fue vulnerado de forma injustificada por la Policía”.

“Sentir la inseguridad en nuestro colegio que en cualquier momento nos podía caer algo mayor del cielo es algo que no debe volver a ocurrir”, sentenció la profesora.

Una semana después, las educadoras del colegio observan que sus párvulos actúan de forma distinta: “Algunos piensan que se van a morir y nos preguntan si estamos en guerra. Es comprensible, ya que vieron escenas de brutalidad extrema en las calles”.

REACCIONES JUDICIALES

Durante su misión en Chile, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se reunió el pasado miércoles con asambleas de vecinos para constatar de primera mano las denuncias de violaciones a los derechos humanos por parte de agentes del Estado.

El mismo día, el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, afirmó en declaraciones a varios medios que “ha habido violaciones a los derechos humanos” en el país durante el estallido social.

El estatal Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) también se personó en Lo Hermida tras los acontecimientos y anunció que presentaría 20 querellas por violaciones a los derechos humanos, algunas de las cuales afectan a “grupos de especial protección como niños, niñas y adolescentes, mujeres embarazadas o personas adultas mayores”.

LOS VECINOS DENUNCIAN EXCESOS POLICIALES

Por su parte, las asociaciones de vecinos informaron que están preparando denuncias por varios casos, entre los que habría el de una vecina cuya casa se incendió presuntamente tras un lanzamiento de bomba lacrimógena, que fue socorrido por los propios pobladores.

La agencia Efe se puso en contacto con el cuerpo de Carabineros para recoger su versión de los hechos, pero aseguraron que “no será posible” realizar una entrevista por el momento sobre los hechos ocurridos en Lo Hermida.