Taiwán acusa a China de redoblar la tensión con incursión récord de aviones militares

Taiwán acusó a Pekín de acentuar la presión y querer menoscabar la paz en la región, tras la incursión récord de 38 aviones militares chinos en la zona de defensa de la isla.


Fuente: AFP

La demostración de fuerza de Pekín comenzó el viernes, aniversario del Día Nacional de China, con la incursión de un número récord de aviones militares chinos, 38 en total, entre ellos un bombardero H-6 con capacidad nuclear.

Según el ministerio del Interior taiwanés, el sábado se produjo otro récord con la incursión de 39 aviones en la zona de Taiwán.

Los 23 millones de habitantes de esta isla, gobernada hoy por un régimen democrático, viven bajo la amenaza constante de una invasión de China.

Pekín considera que la isla, regida por un régimen democrático, pertenece a su territorio y amenaza con conquistarla, por la fuerza si fuera necesario.

Desde que en 2012 Xi Jinping se puso al frente del Partido Comunista de China y, por ende, del país, los aviones militares chinos han penetrado muy a menudo en la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ, por sus siglas en inglés) de Taiwán.

Pero la incursión del viernes suscitó una respuesta especialmente virulenta por parte de Taipéi.

"China fue beligerante y atacó la paz regional al llevar a cabo numerosos actos de intimidación", declaró el primer ministro Su Tseng-chang, en una rueda de prensa este sábado por la mañana.

"Es evidente que el mundo, la comunidad internacional, rechazan cada vez más estos comportamientos de China", señaló.

El Ministerio de Defensa taiwanés indicó que 22 aviones caza, dos bombarderos y un avión antisubmarinos penetraron el viernes en la ADIZ del suroeste de la isla.

Y en la noche del viernes al sábado, un segundo grupo de 13 aviones penetró en esa misma zona, según la misma fuente.

ADIZ no es lo mismo que el espacio aéreo de Taiwán, sino que incluye un área más extensa que se solapa con parte de la zona de identificación de defensa aérea de China continental e incluso con parte de su territorio.

"NO HAGAN TONTERÍAS EN MI REGIÓN"

Estas maniobras ocurrieron después de que el lunes Reino Unido enviara por primera desde 2008 un buque de guerra al estrecho de Taiwán, el mar que separa esta isla de China continental y que Pekín considera como un paso marítimo muy sensible.

El ejército chino acusó al Reino Unido de actuar con "mala intención para sabotear la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán".

Estados Unidos y otros países consideran que esa zona pertenece a aguas internacionales y que, por lo tanto, está abierta a todo el mundo.

El año pasado, 380 militares chinos fueron detectados en la ADIZ y, en lo que va de 2021, ya se han identificado más de 500.

El último récord diario se remontaba al 15 de junio, cuando 28 aeronaves penetraron en la zona de defensa aérea de Taiwán.

Algunos expertos advierten que las relaciones entre China continental y Taiwán no se habían tensado tanto desde mediados de los años 90.

Responsables militares estadounidenses afirmaron temer que China pueda estar contemplando invadir la isla.

Alexander Huang, profesor asociado de la Universidad Tamkang de Taipéi, consideró que la última incursión aérea no busca únicamente enviar un mensaje a Taiwán.

"China envía un mensaje político a Estados Unidos y al Reino Unido el día de su fiesta nacional: 'No hagan tonterías en mi región'", explicó Huang, teniendo en cuenta que Washington tiene desplegados dos portaviones en esa zona y el Reino Unido, uno.

En los últimos años, buques de guerra canadienses, franceses y australianos han cruzado también el estrecho de Taiwán, y esto también suscitó enardecidas protestas por parte del gobierno chino.

 

Boris Johnson quiere "reconstruir mejor" el Reino Unido tras la pandemia

El primer ministro británico, Boris Johnson, expresó su determinación para "reconstruir mejor" su país tras la pandemia, a pesar de los problemas de suministro que afectan al Reino Unido, acentuados por su salida de la Unión Europea.


Fuente: AFP

"No hemos resistido al covid-19 para volver a la misma situación de antes", declaró Johnson antes del inicio el domingo de la conferencia anual del Partido Conservador en Mánchester, en el noroeste de Inglaterra.

Tras haber destacado que su gobierno cumplió su promesa de campaña llevando a cabo el Brexit y que la administración logró vacunar a la mayoría de la población, prometió "decisiones audaces" para responder a las prioridades de los británicos, como el empleo, la seguridad o el cambio climático.

"Todo esto muestra que cumplimos con nuestra palabra y ahora es el momento para ir más lejos. No solo para recuperarse, sino para reconstruir mejor", afirmó.

El congreso anual de los conservadores, que se celebra del domingo al miércoles, representa una oportunidad para Johnson para dirigirse a los militantes y cargos de su partido.

Su discurso está previsto para el miércoles en la primera conferencia nacional que los "tories" celebran de manera presencial desde el inicio de la pandemia.

El primer ministro se confronta actualmente a múltiples crisis, como el aumento del precio del gas o los problemas de suministro en las gasolineras.

Según el ejecutivo, esta situación se debe a los efectos de la recuperación económica mundial tras la crisis sanitaria, pero también se vio favorecida por el Brexit.

Para intentar remediarla, flexibilizó su política migratoria, dando 10.500 visados de trabajo temporales, y el lunes desplegará el ejército para que garantice el suministro de combustible.

Al margen de una visita a un hospital de Mánchester el sábado, Johnson no descartó conceder más visados temporales, pero reiteró que el sector del transporte no podía seguir apoyándose en los conductores migrantes "de salario bajo".

Pese a este contexto, los conservadores (39%) siguen por delante de los laboristas (35%) en las intenciones de voto, según un sondeo de Opinium Poll publicado el sábado por la noche.

No obstante, 59% de los entrevistados piensan que el Brexit no está yendo bien, y 69% considera que el gobierno ha gestionado mal la crisis de los camioneros.

 

Argentina notifica 886 nuevos casos y 14 muertes por la covid-19

Argentina reportó este sábado 886 nuevos casos de la covid-19, con lo cual el número total de positivos ascendió a 5.259.352, mientras que los fallecimientos se elevaron a 115.239, tras ser notificadas 14 muertes en las últimas 24 horas.

Las cifras marcan un descenso respecto a los positivos reportados el viernes último, cuando se registraron 1.564 nuevos casos.

Argentina registró un récord diario de contagios el 27 de mayo último, cuando se notificaron 41.080 casos, mientras que el mayor número de muertes en una sola jornada se verificó el pasado 22 de junio, con 792 fallecimientos.

De acuerdo con el informe diario del Ministerio de Salud, hay 5,12 millones de personas que se contagiaron y que ya han sido dadas de alta.

Hasta el momento, en Argentina se han realizado 23,94 millones de test para detectar el virus, de los cuales 39.563 se realizaron en esta jornada.

Argentina experimentó en abril y mayo un acelerado aumento de los casos de la covid-19, con un alto nivel de ocupación de camas en la unidad de terapia intensiva (UTI), aunque la curva ascendente de positivos comenzó a ceder en junio, tras la aplicación de nuevas restricciones sanitarias.

Según fuentes oficiales, Argentina registra 18 semanas consecutivas de descenso de casos diarios, así como 16 semanas consecutivas de caídas en la mortalidad y en el número de ingresados en terapia intensiva por covid-19.

Ante la mejora en la situación epidemiológica, el Gobierno de Alberto Fernández puso en marcha desde octubre nuevas flexibilizaciones a las restricciones sanitarias, incluyendo un aumento de los aforos en comercios y espectáculos públicos y la apertura gradual de las fronteras hasta permitir el ingreso de todos los extranjeros desde noviembre próximo.

Con unos 45 millones de habitantes, el país continúa con su campaña de vacunación contra el coronavirus iniciada a finales de diciembre pasado.

Según datos oficiales difundidos este sábado, hasta el momento se han aplicado 52,39 millones de dosis, aunque se han distribuido en todo el territorio 56,7 millones de vacunas.

Un total de 29,76 millones de personas recibió la primera dosis de la vacuna, mientras que 22,63 millones de personas fueron inoculadas ya con la segunda.

 

Hospitalizado por problemas respiratorios el expresidente de Perú Alberto Fujimori

El expresidente peruano Alberto Fujimori fue internado en una clínica de Lima por problemas respiratorios que sufrió la noche del viernes en prisión, informó a la AFP su médico de cabecera, Alejandro Aguinaga.


Fuente: AFP


Fujimori “está internado porque tiene problemas respiratorios (...) Está con oxígeno y lo están evaluando”, dijo Aguinaga tras visitar a Fujimori, de 83 años, en la Clínica Centenario Peruano Japonesa.

La crisis de salud se produce en momentos en que el gobierno anunció su intención de cambiarlo de prisión por considerar que está en una “cárcel dorada”.

Horas más tarde, Keiko Fujimori, hija mayor del expresidente, informó que se hallaba estable y en franca evolución, aunque seguirá internado.

“Gracias a que se tomaron medidas inmediatas, él ya está estabilizándose y continúa bajo monitoreo estricto en la Unidad de Cuidados Intermedios. Le están realizando una serie de exámenes para tomar decisiones”, tuiteó la líder opositora y excandidata presidencial.

Según el médico, el exmandatario (1990-2000) fue traslado de urgencia al hospital la noche del viernes desde la base policial en el este de Lima donde cumple una condena de 25 años de cárcel por crímenes contra la humanidad y corrupción.

Los médicos de la prisión le suministraron oxígeno al percatarse de que Fujimori no estaba respirando bien. Poco después decidieron que fuera trasladado a la clínica.

“Anoche estaba con mucho dolor torácico y desaturando. Los médicos decidieron trasladarlo. Por su edad es una persona de riesgo”, señalo el médico y congresista del partido Fuerza Popular que lidera Keiko Fujimori.

“Está en observación en [la unidad de] cuidados intermedios de la Clínica”, agregó.

Fujimori cumple una sentencia de 25 años de cárcel por las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), donde un escuadrón de la muerte del ejército asesinó a 25 personas -un niño, entre ellas- en una supuesta operación antiterrorista cuando era mandatario.

Preso desde 2007, Fujimori ha padecido recurrentemente problemas respiratorios y neurológicos (parálisis facial) e hipertensión. En marzo, fue internado también por problemas respiratorios.

Un tribunal peruano había declarado infundado en mayo de 2020 un recurso de la familia que pedía la excarcelación de Fujimori ante el riesgo de contraer covid-19.

La resolución resaltaba que Fujimori es el único recluso de la base policial descartando la probabilidad de hacinamiento y contagio, como ocurre en otras prisiones del país sudamericano.

cm/ljc/dga