Titulares de los tres poderes de Brasil condenan “actos terroristas” en Brasilia

Los titulares de los poderes públicos de Brasil, encabezados por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, cerraron filas este lunes contra los "actos terroristas" ocurridos el domingo en Brasilia, cuando miles de bolsonaristas asaltaron las sedes de la Presidencia, el Congreso y la Corte Suprema.


Fuente: AFP

En una inusual declaración conjunta, publicada en la cuenta de Twitter de Lula, los jefes del Congreso y del Supremo Tribunal Federal rechazaron los “actos terroristas, de vandalismo, criminales y golpistas sucedidos la tarde de ayer en Brasilia”.

“Convocamos a la sociedad a mantener la serenidad, en defensa de la paz y la democracia en nuestra patria“, afirmaron.

Los representantes de los poderes públicos de Brasil se reunieron la mañana de este lunes en el Palacio de Planalto, donde Lula prevé despachar durante la jornada pese a que el predio fue uno de los vandalizados, con ventanas rotas y algunas oficinas destrozadas.

Además de la sede de gobierno, la de la Corte Suprema y del Congreso fueron tomadas el domingo durante casi cuatro horas por miles de seguidores del exmandatario de extrema derecha Jair Bolsonaro, que exigían una intervención militar para retirar a Lula del cargo que asumió el primero de enero.

Los incidentes protagonizados por los bolsonaristas, a los que Lula llamó “fascistas fanáticos”, recordaron los ataques al Capitolio en Washington hace dos años, llevados a cabo por simpatizantes del entonces presidente estadounidense Donald Trump, aliado de Bolsonaro.

Nota relacionada: Bolsonaristas invaden el Congreso brasileño y piden un golpe militar contra Lula

CAMPAMENTOS DESMANTELADOS

Los actos del domingo fueron condenados al unísono por la comunidad internacional, desde los gobiernos de Estados Unidos y Francia hasta Rusia y China.

“Me sorprendió lo que veo y lo que vi. Pero debo decirles que confío en Brasil. Confío en instituciones resilientes. Y estoy absolutamente convencido de que Brasil enfrentará esta situación con la responsabilidad adecuada“, expresó el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres.

Las autoridades brasileñas lanzaron desde la noche del domingo investigaciones para hallar a los responsables de los disturbios, que dejaron más de 300 detenidos, y a sus eventuales financiadores.

Además de empezar las labores de limpieza en el corazón de la democracia brasileña, la mañana del lunes también fueron desmantelados campamentos de bolsonaristas que desde hace dos meses exigían una intervención militar para impedir el regreso de Lula al poder.

El despeje respondió a una orden de un juez de la Corte Suprema para desocupar totalmente “en 24 horas” esas estructuras, levantadas frente a cuarteles militares por seguidores de Bolsonaro descontentos por su derrota ante Lula en el balotaje presidencial del 30 de octubre.

Al menos 1.200 bolsonaristas que estaban en una acampada en Brasilia, de la que salieron buena parte de los atacantes del domingo, fueron arrestados, según medios brasileños.

También se estaban desarmando campamentos instalados en Rio de Janeiro y Sao Paulo, considerados por el flamante gobierno como “incubadoras de terroristas”, constataron periodistas de la AFP.

Leé también: El mundo condena el asalto de seguidores de Bolsonaro y apoya a Lula

FUERZAS DEL ORDEN, EN LA MIRA

Lula, que en el momento de los hechos estaba en Araraquara, en el estado de Sao Paulo (sureste), para observar los desastres causados por inundaciones recientes, ha cuestionado la respuesta de las fuerzas del orden, objeto de críticas por su reacción tardía y poca preparación en Brasilia.

“Hubo, diría yo, incompetencia, mala voluntad o mala fe de las personas que cuidan de la seguridad pública del Distrito Federal“, afirmó entonces, antes de volver a Brasilia.

Desde la noche del domingo, el juez de la Corte Suprema Alexandre de Moraes suspendió por 90 días de sus funciones al gobernador de Brasilia, Ibaneis Rocha, quien acababa de presentar sus disculpas por “las fallas” de seguridad.

La Fiscalía General solicitó abrir inmediatamente investigaciones que lleven a la “responsabilización de los involucrados” en los ataques.

No hizo falta seguridad, había policías. Faltó que ellos actuaran, para no dejarlos hacer lo que hicieron. Fue una invasión“, dijo Pedro Sabino Rapatoni, un asistente administrativo de 21 años en Brasilia.

Además de denunciar un “gesto antidemocrático” como “nunca se había hecho en la historia” de Brasil, Lula responsabilizó a los “discursos” de Bolsonaro por haber “estimulado” a los “vándalos fascistas”.

En un tuit, Bolsonaro, que partió a Estados Unidos dos días antes de la investidura de Lula, condenó los “saqueos e invasiones de edificios públicos”. Además, calificó las acusaciones de su sucesor de “infundadas”.

La marea humana irrumpió en los edificios con muchos manifestantes ondeando banderas brasileñas y la camiseta de la selección de fútbol, símbolos de los que buscó apropiarse el bolsonarismo.

Los daños en los edificios, tesoros de la arquitectura, son considerables.

Juez de Brasil anula decisiones de Lava Jato contra Marcelo Odebrecht

Un juez de la corte suprema de Brasil declaró “la nulidad absoluta” de todos los actos judiciales realizados durante la operación anticorrupción Lava Jato contra Marcelo Odebrecht, expresidente del gigante de la construcción.

Fuente: AFP

El magistrado José Antonio Dias Toffoli, del Supremo Tribunal Federal (STF), evaluó que funcionarios que participaron en Lava Jato ignoraron el “debido proceso” con el fin de “garantizar sus objetivos personales y políticos”, según la decisión.

“Declaro la nulidad absoluta de todos los actos realizados en perjuicio del demandante en el ámbito de los procedimientos vinculados a la Operación Lava Jato”, escribió el magistrado.

La decisión deshace las actuaciones contra Marcelo Odebrecht del ex juez federal Sergio Moro, quien desde su corte en Curitiba (sur) comandó esa operación anticorrupción que desveló una gigantesca red de sobornos pagados por grandes constructoras a políticos para obtener contratos en la petrolera estatal brasileña Petrobras.

Toffoli respondió a un pedido de los abogados de Marcelo Odebrecht, que argumentaron que el caso del empresario era similar al de otros ejecutivos cuyos juicios fueron anulados por irregularidades.

En su decisión, el juez afirma que “ante el contenido de los frecuentes diálogos” entre Moro y el fiscal de Lava Jato “específicamente” sobre el empresario y las empresas que presidía, “resulta clara la mezcla de la función de acusación con la de juzgar, erosionando las bases del proceso penal democrático”.

Toffoli subrayó, no obstante, que la nulidad no incluye el acuerdo de colaboración firmado por Marcelo Odebrecht durante la investigación.

Se trata de la tercera decisión que revierte lo resuelto por Lava Jato.

En enero, Toffoli suspendió el pago de multas equivalentes a 1.700 millones de dólares impuestas a Odebrecht por su responsabilidad en aquel esquema de corrupción.

Unos meses antes, en septiembre de 2023, anuló las pruebas provenientes de las confesiones de ejecutivos de Odebrecht que resultaron de un acuerdo de colaboración.

Odebrecht fue la empresa más investigada por Lava Jato, que llevó a la cárcel a decenas de miembros de la élite política y empresarial de Brasil, entre ellos Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora fundada en 1944 en el estado nordestino de Bahía por su abuelo Norberto Odebrecht.

El empresario fue detenido en junio de 2015 y condenado a más de 19 años de cárcel. La pena fue reducida a 10 años tras colaborar con la justicia y desde diciembre de 2017 cumplió prisión domiciliaria. En 2022 fue reducida nuevamente a siete años, ya cumplidos.

El caso Odebrecht involucró a políticos y funcionarios de 12 países latinoamericanos -incluidos presidentes y expresidentes-, que recibieron cientos de millones de dólares en sobornos a cambio de contratos públicos en el continente.


La deforestación, agravante de las históricas inundaciones en el sur de Brasil

La deforestación destinada en buena medida al cultivo de soja contribuyó a la gravedad de las inundaciones devastadoras en el sur de Brasil, porque la vegetación nativa desempeña un papel clave en la retención del agua, coinciden expertos, que piden reconstituirla.

Fuente: AFP

La deforestación destinada en buena medida al cultivo de soja contribuyó a la gravedad de las inundaciones devastadoras en el sur de Brasil, porque la vegetación nativa desempeña un papel clave en la retención del agua, coinciden expertos, que piden reconstituirla.

El estado de Rio Grande do Sul vivió en las últimas semanas un desastre climático inédito, con zonas urbanas y rurales arrasadas por ríos que se desbordaron debido a los grandes volúmenes de lluvia.

Fue el cuarto y peor evento climático extremo que vive la región en menos de un año, un fenómeno que científicos relacionan con el calentamiento, pero también con la deforestación sufrida en las últimas décadas en la región.

“Tenemos un componente global de cambio climático, y uno regional, que es la pérdida de vegetación nativa. Esta aumentó la intensidad de las inundaciones”, afirma a la AFP el biólogo Eduardo Vélez, de MapBiomas, un consorcio climático de oenegés y universidades brasileñas.

Entre 1985 y 2022, Rio Grande do Sul, un motor de la economía brasileña gracias a su actividad agropecuaria, perdió 3,6 millones de hectáreas de vegetación nativa, un 22%, según un estudio de la red liderado por VélezLa vegetación, mayoritariamente arbustos, retrocedió en beneficio de las tierras de cultivo, especialmente de soja, de la que Brasil es el primer productor y exportador mundial.

También se deforestó para extender los campos de arroz o la silvicultura, basada en el monocultivo de árboles como pino y eucalipto para su explotación económica, indica el estudio publicado este mes en base a datos recopilados por satélite.

500 llamadas y 1.300 mensajes en un día: obsesivo acoso de una joven a su médico

Kawara Welch, de 23 años, ha sido detenida después de ser buscada por la Policía desde marzo de 2023.

Kawara Welch, una artista plástica de 23 años que acosó a su médico con constantes mensajes y llamadas, fue arrestada este mes en el municipio de Uberlandia, en el estado brasileño de Minas Gerais, por la Policía, que la buscaba por acoso desde marzo de 2023.

La historia comenzó en 2018 cuando el doctor —cuya identidad no ha sido revelada— la trató por una depresión. Un año después, Kawara empezó a perseguir al médico y este dejó de atenderla. Sin embargo, la tajante medida no dio resultado, pues el acoso aumentó.

“Me envió 1.300 mensajes en un día. Y más de 500 llamadas en un solo día. Cambié tres o cuatro veces mi número de celular, pero dejé de cambiarlo, porque vi que era totalmente inútil. Tenía una facilidad increíble para encontrar mi nuevo número”, explicó el médico al programa Fantástico de O Globo.

La joven llamaba constantemente a la esposa y al hijo del médico, le perseguía por la calles y entró varias veces por sorpresa en su consulta. La Policía la detuvo en una ocasión y quedó en libertad tras pagar una fianza.

“Momentos de horror”

“Hubo momentos de horror, en los que entré en pánico, porque aparecía o hacía algo inesperado”, explicó el doctor.

La defensa de Kawara afirma que mantenían una relación. “Ella no puede alejarse de él, porque siempre la persigue, diciéndole que la ama y poniendo a su familia como obstáculo”, afirmó el abogado.

Sin embargo, el doctor, que la denunció 42 veces, niega este extremo. La Policía también piensa que no hubo ninguna relación. “Creemos que no existió. Y, aunque la hubiera, de ninguna manera justifica este tipo de acción, este tipo de conducta”, aseguró Rafael Faria, el comisario que investiga el caso.

En sus investigaciones, los agentes encontraron montajes falsos en las redes sociales realizados por Kawara junto al médico. La Policía también intenta esclarecer cómo logró enviar mensajes desde 2.000 números de celular diferentes.