Trump recurre a la justicia para reactivar su cuenta de Twitter

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump solicitó en las últimas horas ante un juzgado de Florida que Twitter le reactive su cuenta, suspendida en enero pasado tras sus mensajes que derivaron en el asalto al Capitolio comandado por un grupo de sus seguidores.


Fuente: TÉLAM

Según el exmandatario, la red social canceló su cuenta por presiones políticas de sus rivales, por lo que pide que su perfil se reabra de manera temporal hasta que se defina su demanda contra la empresa, a la que le reclama una restitución permanente.

Los abogados del magnate defendieron en su presentación que Twitter “ejerce un nivel de poder y control del discurso político inconmensurable, sin precedentes históricos, y profundamente peligroso para el debate democrático abierto”, según reprodujo la agencia Bloomberg.

Además, aseguran que la red social censuró a Trump durante su presidencia al catalogar sus mensajes como “información dudosa” o indicando que violaban las reglas de la plataforma contra la incitación a la violencia, añadió la agencia de noticias Europa Press.

Twitter decidió suspender la cuenta del entonces mandatario, que tenía más de 88 millones de seguidores, después de que el 6 de enero un grupo de sus simpatizantes invadiera el Capitolio para intentar detener la confirmación de la victoria electoral de Joe Biden.

Previo a ese ataque, en el que murieron cinco personas, Trump había utilizado su perfil de Twitter, su red social favorita, para asegurar en repetidas ocasiones que hubo “fraude” en los comicios en una acusación que fue refutada en la justicia y de la que no presentó pruebas.

Facebook tomó una decisión similar y en junio anunció que la suspensión de la cuenta durará dos años, el máximo castigo posible que contempla la plataforma, tras acusarlo de violar las reglas de la red social por “alentar y legitimar la violencia” durante el asalto al Congreso.

Otras plataformas como Twitch y aplicaciones como Google Play, entre otras, prohibieron o restringieron la difusión de mensajes del magnate a partir de sus últimos días de Gobierno, también bajo el argumento de “incitación a la violencia”.

 

El papa a los jóvenes: "Son quizás la última generación que puede salvarnos"

Ciudad del Vaticano.- El papa Francisco realizó hoy un llamamiento a los jóvenes para que utilicen sus "dones para corregir los errores del pasado" y tender hacia una nueva economía más sostenible e inclusiva y que proteja el medio ambiente y advirtió: "Son quizás la última generación que puede salvarnos".


Fuente: EFE

En un mensaje enviado a los jóvenes economistas reunidos en Asís (centro de Italia) para la iniciativa "La Economía de Francisco", el papa denunció que "unos pocos se han aprovechado de la pandemia" de coronavirus "para enriquecerse" y que todo esto "recae de forma desproporcionada en nuestros hermanos y hermanas más pobres".

Y lamentó la existencia de "una economía que mata" y que "proviene de la suposición de que somos dueños de la creación, capaces de explotarla para nuestro propio intereses y nuestro propio crecimiento".

También denunció la destrucción del medio ambiente. "Hoy nuestra madre Tierra gime y nos advierte de que nos acercamos a umbrales peligrosos" y advirtió: "Ustedes son quizás la última generación que puede salvarnos, no exagero".

Y instó, "a la luz de esta emergencia", a que la juventud "pueda utilizar sus dones para corregir los errores del pasado y conducirnos hacia una nueva economía más sostenible e inclusiva".

Una economía, destacó Francisco, que necesitará "la regeneración de todos nuestros sistemas sociales" y de "inculcar los valores de solidaridad, sostenibilidad y el cuidado de nuestra tierra y de los bienes comunes", así como la distribución de las vacunas para todos.

"Nunca como en este momento sentimos la necesidad de jóvenes que sepan, a través del estudio y la práctica, demostrar que existe una economía diferente", agregó y les pidió que "sean sensibles a la voz de los pobres" y se comprometan "a incluirlos en la construcción de nuestro futuro común".

Y añadió: "Nuestra época, por la importancia y la urgencia de la economía, necesita una nueva generación de economistas que vivan el Evangelio en las empresas, las escuelas, las fábricas, los bancos y los mercados".

"Queridos jóvenes, sacad vuestras ideas, vuestros sueños y a través de ellos llevad al mundo, a la Iglesia y a otros jóvenes la profecía y la belleza de la que sois capaces. No eres el futuro, tú eres el presente. Otro regalo. El mundo necesita tu valor ahora", concluyó su mensaje a los jóvenes.

 

Desaparecen barreras para que OMS apruebe Sputnik-V, según Rusia

El Ministerio de Salud de Rusia informó que ya fueron eliminadas las barreras para que la OMS apruebe la vacuna Sputnik-V y que solamente faltan completar trámites administrativos.

El fabricante Sputnik-V informó esta mañana que el ministro de Salud de Rusia, Mikhail Murashko, actualizó los datos sobre la aprobación de esta plataforma por parte de la Organización Mundial de la Salud

“Se han eliminado todas las barreras para la autorización de la OMS, solo restan procedimientos administrativos menores”, explicó el ministro.

Durante una auditoría de la OMS a las cuatro fábricas de Sputnik-V, los fiscalizadores suspendieron el proceso de aprobación tras detectar el incumplimiento de ciertas normas, pero aclaraban que Sputnik debía corregir el error y avisar cuando todo esté listo.

La cuenta oficial en Twitter de la OMS “WHO” y la de su director Tedros Adhanom están arrobadas en el tuit de Sputnik-v.

La plataforma está registrada en 70 países con una población de más de 4 mil millones

 

Nueva York no da más treguas a sus empleados: vacuna o despido

Las autoridades de Nueva York quieren poner fin a los últimos reductos de recalcitrantes contra las vacunas de la covid-19, al menos entre sus funcionarios, y hoy vence el último plazo dado a los trabajadores de la educación pública para que se inoculen la vacuna si quieren volver al trabajo.


Fuente: EFE

Sin embargo, quienes se oponen al mandato de las autoridades, tal y como ocurre en otras partes del país, se han lanzado en una campaña legal para intentar revertir la situación y que sea reconocido lo que consideran su derecho a no vacunarse.

“Nuestro caso sigue su curso en la Corte Suprema y continuamos luchando en nombre de nuestros miembros”, dijo a Efe Henry Garrido, el director ejecutivo de “Distrit Council 37", el mayor sindicato de funcionarios públicos de la ciudad de Nueva York y que está luchando para que el Ayuntamiento retire su ultimátum.

La orden de vacunación ha sido paralizada en un par de ocasiones mientras los tribunales estudiaban la demanda, pero hasta el momento, los jueces se han inclinado a favor de la obligación de vacunarse.

En un mensaje por escrito, Garrido aclaró que, desde su organización, animan a sus miembros a vacunarse, aunque considera que imponer la vacuna por la fuerza “no es la solución” y propone, por ejemplo, que los colegios hagan “test semanales, si realmente quieren que todo el mundo esté seguro”.

INCENTIVOS ECONÓMICOS A LOS VACUNADOS

Como no podía ser de otra forma, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, defiende la medida en una ciudad convertida en el mayor foco de la enfermedad durante la primavera de 2019 y que encabezó durante mucho tiempo la lista de fallecimientos, con más de 55.000 en la actualidad.
Desde que se anunció por primera vez la imposición del mandato, el pasado 21 de julio, “la media de vacunaciones por día aumentó en un 45 por ciento, lo que significa 1.300.000 de dosis más, un gran impacto para salvar vidas”, dijo el pasado 28 de septiembre De Blasio en una rueda de prensa en la que insistió en que el 70 % de los neoyorquinos han recibido al menos una dosis.

Tras el éxito inicial registrado al comienzo de la campaña de inmunización a principios de año en toda la ciudad, la cadencia se ralentizó con el paso de los meses, ante lo que las autoridades comenzaron a ofrecer incentivos económicos.

Desde billetes de tren gratuitos, hasta concursos para lograr becas universitarias completas, pasando por el pago de 100 dólares u otras muchas ofertas lanzadas también por el sector privado, todo era bueno para aumentar el ratio de vacunación.

“Si usted es un empleado del Departamento de Educación, tiene hasta el viernes a las cinco de la tarde para, al menos, recibir una primera dosis, la gran mayoría ya lo ha hecho” dijo el alcalde antes de advertir de que quien no lo haga “después de todo el aliento, todo el apoyo y todos los incentivos, asumiremos que no vendrá a trabajar el lunes por la mañana”.

Hoy trató de quitar hierro a los problemas que los recalcitrantes antivacunas (10% del total de empleados de Educación) puedan crear en el sistema escolar con el argumento de que la ciudad dispone de suficientes sustitutos para no entorpecer el curso escolar.

Según las autoridades, las personas que no se han vacunado, no perderán, de momento, su trabajo, pero no se reincorporarán hasta que estén inmunizados y no cobrarán por los días no trabajados.Antes de que la conclusión hoy del plazo a los funcionarios de Educación, el lunes pasado venció otro ultimátum, el dado a los casi 50.000 empleados públicos del sector sanitario en la ciudad Nueva York, donde en torno a 5.000 no habían recibido ningún pinchazo.

El director del Sistema de Salud y Hospitales de Nueva York, Mitchell Katz, aseguró que había sido necesaria la contratación de 500 enfermeros para suplir a quienes habían optado por no inocularse la vacuna.

ÚLTIMA DEMOSTRACIÓN DE FUERZA ANTIVACUNAS

Varios centenares de personas marcharon por las calles de Nueva York, el pasado 27 de septiembre, al grito de “No cumpliremos” o “Mi cuerpo, mi elección” en un último intento de que las autoridades y numerosas empresas que sintonizan con las medidas oficiales den marcha atrás en sus presiones a los no vacunados.

Con mensajes como “No es una vacuna, es un medicamento experimental” los manifestantes recorrieron varias calles y avenidas del céntrico barrio de Manhattan.

Entre quienes rechazan la vacuna se han posicionado -tanto en Nueva York, como otros estados- desde movimientos de ultraderecha que adoptaron la lucha contra los pinchazos y las mascarillas como un principio político, hasta parte de la comunidad negra, que ve con recelo las medidas de las autoridades, como recientemente hizo público un destacado activista neoyorquino del movimiento antirracista “Black Lives Matter”, Hawk Newsome.