"La danza de las patas cortas": El color de la doble moral en apuros

La picardía y el sarcasmo toman forma y color para pintar una parte de la realidad señalada con dureza por la sociedad y bailar sobre ella ‘La danza de las patas cortas’, brindando un divertido mensaje sobre diversidad y respeto.


Fuente: @AizarArar

Atuendos estrafalarios, maquillajes, cama deshecha y botella de vino en la habitación de un motel, señales de una “noche de furia”. Pero la furia se torna intensa cuando la ‘acción’ genera reacción y salen a flote las consecuencias previstas o no pero dejadas de lado por el placer.

Desde el inicio la ‘Danza de las patas cortas’ enciende el ambiente en escena con un ritmo hilarante que se adueña del público diverso que ríe no solo de lo que ve en escena sino de lo genuino de la vida reprimida por una doble moral que sucumbe a sus prejuicios por conveniencia o temor.

Henry Fornerón y Manu Meza protagonizan la historia de una pareja homosexual que lleva su relación a escondidas, sumergidos en vidas completamente distintas donde las apariencias dictan las pautas de lo “socialmente correcto”.

‘Juampi’ (Meza) de buena posición económica, “hijo de mamá” y con novia. Héctor (Fornerón), abiertamente gay, despreocupado, carismático y sin pelos en la lengua mantienen un encuentro en un reservado. Todo va bien cuando un ex despechado de Héctor se dirige al lugar a buscarlo.

En el proceso, ambos se sacan los “trapitos sucios” pero con mucho humor, demostrando que la realidad es mucho más amplia de lo que imponen los estereotipos. Así también, invita a reflexionar hasta qué punto una persona puede llegar a mentir, esto independientemente a los motivos derivan en una mentira, sino en sus alcances para defender sus convicciones.

¿Cuáles son los límites? ¿Puede más el placer o el “decoro”? ¿Hasta dónde es posible llegar para mantener oculta una verdad? Son algunas de las preguntas que plantea la obra muy bien escrita y dirigida por Alfredo Chaves.

Fornerón y Meza se lucen en escena con mucho humor y soltura entretejiendo una trama fresca repleta de mensajes. Alejandro Acosta por su parte logra mostrar al “otro paraguayo”, al popular, tradicional y muchas veces con dificultades para empatizar, limitado por un mundo acartonado, en esta ocasión el encargado del motel limitado que aprovecha el momento para obtener un beneficio.

Un punto resaltante es el juego de luces que propicia el clima erótico a tono con el color de la obra.

La danza de las patas cortas tiene funciones este sábado 28 de julio a las 21:00 y el domingo 29:00 en El balcón de Equipo Teatro (México 1073 entre República de Colombia y Teniente Fariña).

 

"El hijo de la novia" llega al Arlequín

La obra teatral “El hijo de la novia” se estrena este viernes 27 de julio en el Arlequín Teatro a las 21:00 (Antequera 1061 entre Rca de Colombia y Tte. Fariña). La dirección es de Tana Schémbori.

La puesta es una adaptación de José Antonio Vitoria y Garbi Losada, de la película de Juan José Campanella y Fernando Castets. La misma expone el fracaso cotidiano, la crisis de las relaciones sociales y familiares, la religión, los ideales, la vejez, la enfermedad y el amor en el que, quién más, quién menos, necesitamos seguir creyendo.

En casi todas sus escenas, en medio de unos diálogos dramáticos, se despliega el sentido del humor. Y lo que la hace grande es su equilibrio, el saber pasar imperceptiblemente del drama a la risa.



Protagonizan la obra Myriam Sienra, José Luis Ardissone, Hernán Melgarejo, Sifri Sanabria, Borja Garcia-Enríquez, Luis Troche Santiviago, Karina Otazú y Santiago Rivarola, bajo la dirección de Tana Schémbori con asistencia de Carlos Arbúes.

Las funciones serán los viernes y sábados a las 21:00 y los domingos a las 20:00 en el Arlequín, desde este 27 de Julio al 2 de Setiembre. El costo de las entradas es de 100.000 Gs. Comprando de lunes a jueves en RED UTS el costo es de 60.000 Gs.

 

La hipocresía de la sociedad llega con humor a las tablas en "Todos contra todos"

“Todos contra todos”, una comedia teatral sobre la hipocresía y la doble moral de la sociedad, llega a las tablas del Teatro de Las Américas del Centro Cultural Paraguayo Americano (CCPA).

“Seis personas, una oficina, unos cuantos secretos saltan entre situaciones de humor, celos, traición y cuernos. Lo normal”, dice la premisa de la obra escrita por la actriz y humorista Diana Frutos.

Desde la organización, adelanta que habrá altas dosis de ironía con un toque bien sexy en la puesta, prometiendo mucha diversión.

El espectáculo es dirigido por Marcela Gilabert, quien además integra el elenco junto a actores reconocidos de la escena local Ariel Galeano, Henry Fornerón yBelén Delpino, así como los conductores de radio y tv Belén Bogado y Edwin Storrer.



La producción es de Henry Fornerón, Diana Frutos y Valerie Ivaldi.

El estreno será el próximo 3 de agosto en el Teatro de las Américas del CCPA. Las funciones serán los viernes y sábados a las 21:00 y domingos a las 20:00. Las entradas anticipadas tienen un costo de 50.000 Gs., y en la boletería del teatro 65.000 gs.

Los estudiantes y docentes de actuación tienen 2 entradas x 100.000 en Boletería.

 

El burdel: La crueldad humana desnudada por mujeres

El dolor del alma mutilada por la violencia física y moral se encarnan en la más sanguinaria de las realidades que a pesar del paso de los años no tiene fin. El burdel desnuda la crueldad humana y los anhelos más profundos de la mujer cercenados por la corrupción y la barbarie.


Fuente: @AizarArar

Gritos, llantos y golpes se visualizan en la mente al referirnos a la tortura, sin embargo el concepto es mucho más amplio, pues el cuerpo es solo una parte del ser humano y existen métodos sumamente brutales para tumbarlo.

La esperanza de sobresalir y ser alguien en la vida, la ilusión de amar y formar una familia, el deseo de ser madre y realizarse plenamente como persona son ultrajados por el egoísmo, la ambición y las ansias desmedidas de poder. Con esa premisa parte ‘El burdel’, obra original de la reconocida escritora paraguaya Renée Ferrer, se encuentra en las tablas de la mano de Saquito de té y Arte Urbano, bajo la dirección de Omar Mareco.

Marlene Sautu, Sandra Kúku Flecha, Jessica Melgarejo y Raquel Maidana se ponen en la piel de víctimas de trata de personas en tiempos de la revolución de 1947, destrozadas por dentro y fuera a las que únicamente les queda ellas mismas y sus sueños, ocultos por la tristeza y la humillación al ser martirizadas y terriblemente cosificadas.

Cada detalle, desde los atuendos rasgados, el maquillaje corrido y la frialdad de la habitación en la que conviven las mujeres revelan vestigios de violación, desesperación y toda forma de salvajismo posible, logrando que el espectador sienta cada herida y cicatriz de cada una de ellas.

La empatía del público con los personajes y la obra en sí se hace mayormente visible en dos puntos importantes de la puesta, donde es casi imposible guardar las lágrimas.

El primero hace referencia a la inocencia robada, cuando la crueldad del hombre no encuentra límites volviéndolo incapaz de tener piedad ni siquiera por una niña. El segundo, el punto más fuerte de toda la obra protagonizado por Marlene Sautu, con una magistral interpretación de lo más cercano de la humillación máxima que puede llegar a sufrir una mujer.

El trabajo de dirección de Omar Mareco deslumbra por su sencillez y la vehemencia en la dureza de cada diálogo, acompañados con un genial claroscuro en escenografía, importantes al resaltar cada relato.

Cabe destacar que la obra cuenta con el apoyo de Unidas en la Esperanza (UNES), primera organización de mujeres trabajadoras sexuales del Paraguay, presentes en cada función a fin de generar conciencia sobre la realidad del tráfico sexual o de personas, que nada tiene que ver con las trabajadoras del sexo.

A lo largo del tiempo, la trata de personas ha aumentado y ha encontrado nuevas armas de “seducción” cada vez más hábiles para engatusar a jóvenes arrastrarlas a la oscuridad del tráfico sexual.

El burdel se presenta este jueves en el Espacio E (Estrella 977 e/ Colón y Montevideo) a las 21:00. El costo de las entradas es de Gs. 40.000 (entrada simple) y Gs. 60.000 (entrada doble).