Games Of Thrones: la pifiada de la botella de plástico que escandalizó en todo el mundo

Las pifiadas de GOT acompañaron hasta el final, hace apróximadamente dos semanas atrás los fanáticos de la saga vieron un vaso de starbucks en uno de los episodios de la octava temporada y en este último episodio volvió a suceder.

Mientras los personajes vivían un momento de discusión por el destino de Westeros, una botella plástica con agua se vio escondido detrás de la pierna de Samwell Tarly.

Aparentemente ocho años de rodaje dejó con ganas de café y agua al elenco, estos ‘errores’ más el final inesperado y de poco agrado para los espectadores les llevó a exigir que se rehaga la octava temporada.

 

Juego de Tronos golpea con el más inesperado de los finales

-Alerta spoilers- Juego de Tronos se marchó ofreciendo un final algo apartado de su tono épico. Un rey impensado, la muerte de la Madre de Dragones, el exilio de Jon Nieve y la supremacía de la familia Stark de Invernalia, los grandes ganadores de la trama.


Fuente: @gonzatepes

Sí, quedan preguntas –y heridas abiertas- tras el desenlace de la serie que mantuvo en vilo al mundo entero durante casi nueve años y ocho temporadas.

Los efectos de la devastadora incursión de Daenerys Targaryen –al mando del poderoso Drogon- en Desembarco del Rey habían penetrado hasta lo más profundo del orgullo norteño de Jon Nieve, o Aegon Targaryen (como prefieran llamarle), que exteriorizó sus dudas sobre la capacidad real de ‘Dany’. Una sensación de tristeza para con Daenarys, que había luchado tanto por recuperar el poder que ostentaron sus antepasados.

Jon se mostró aterrorizado por la desproporcional respuesta de la reina Targaryen y sus súbitos, quienes pasaron por las armas a todo quien haya servido a la casa Lannister. Desataron una orgía de venganza y muerte por la capital de los Siete Reinos.

Tampoco Daenerys dio señales de querer bajar las armas y sentar cabeza. En el último de sus discursos ante sus Inmaculados y lo que quedaba del ejército Dothraki, nombró comandante supremo a Gusano Gris, con miras a una nueva campaña y amenazó con extender su furia ‘libertadora’ por toda la tierra conocida.

En ese preciso momento, Tyrion entendió que el maestro de los susurros, a quien traicionó y por su causa murió ardiendo bajo las fauces del dragón, estaba en lo cierto. Tyrion se equivocó y en un gesto de desprecio infinito se deshizo del prendedor de la mano del rey, ante todo el ejército. Daenerys lo acusó de traición (por haber liberado a Jaime) y le mandó a los calabozos.

En una entrevista posterior, un devastado Tyrion depositó en Jon, quizá el único hombre a quien Daenerys le permitiría acercarse –lo suficiente- con confianza, su plan in extremis: la madre de dragones debía morir o el mundo sufriría más de su particular visión de la justicia.

LA PROFECÍA SE CUMPLIÓ

Aquella visión captada por Daenerys en la casa de los Eternos estaba por hacerse realidad.

Trono vacío, ruinas, nieve y ambiente tan tenso como sombrío. Jon le juró amor eterno a su amada reina antes de –dudas mediante- enterrarle un puñal y asesinarla. Drogon sintió la muerte de su madre y subió hasta el corazón de la fortaleza roja para rescatar el cuerpo. En un gesto simbólico, fundió el Trono de Hierro con sus poderosas llamas para luego echarse a volar y perderse con el cadáver de Daenerys, para siempre.

Jon fue arrestado por los inmaculados a raíz del magnicidio y –en lo que parecía ser una secuencia de semanas- provocó que todo el ejército del Norte, encabezado por Sansa Stark, baje hasta Desembarco del Rey. La suerte del bastardo de Invernalia se decidió en una reunión entre los principales señores y señoras de todo Poniente. Tyrion hizo gala de su punzante oratoria y con argumentos convenció al pleno de perdonarle la vida a Jon. Gusano Gris exigía justicia para su reina.

Tal reunión sería histórica. Para Tyrion no existe nada más importante que la memoria, y Bran -por ser el Cuervo de tres ojos- conoce toda la historia de Poniente. Cuando le pregunta a Bran si quiere ser Rey, él le responde que para eso ha viajado desde el Norte, y acepta. Bran ‘el roto’ de la Casa Stark fue electo de entre los presentes para ser el nuevo monarca de los Seis Reinos, seis porque Sansa, con la aprobación de la cumbre, declaró la independencia de Invernalia. El pleno también estableció que, de allí en más, el Rey sería siempre electo de entre los señores y señoras más importantes del continente. El trono ya no sería una herencia familiar.

Jon fue condenado al exilio, a purgar cadena perpetua en el Muro. La única sentencia que calmó al encolerizado comandante de los inmaculados, que cumplió el deseo de Missandei y viajó, con todas sus tropas, a vivir en libertar en la isla de Nath. Por su lado, Tyrion recibió el perdón de Bran y pasó a servir, una vez más, como mano del Rey.

Y he allí el momento más emotivo. Bran, Sansa, Jon y Arya, los sobrevivientes Stark de esta trajinada historia, se encontraron en el puerto de Desembarco del Rey. Bran quedó en la capital, Sansa era ya la reina del Norte, Jon debía cumplir su pena en el Muro y Arya emprendería viaje a tierras misteriosas. “Al oeste, donde no hay mapas”, diría.

La secuencia final rindió honor al legado de Eddark Stark. Su prole, su familia, se hacía presente en cada dirección. Al Norte, al Este, al Sur y al Oeste. Fuera y dentro de Poniente. Sus destinos entrelazados y alejados, a la vez.

En la capital, Bran con Tyrion (mano del Rey), Sam Tarly (maestre), Ser Bronn de Aguas Negras (maestro de la moneda), Brienne de Tarth (comandante de la guardia real) y Ser Davos (maestro de barcos) dio inicio a su reinado.

REY MÁS ALLÁ DEL MURO

Por su lado, Jon llegó al Castillo Negro para retomar su lugar en la Guardia de la Noche. Allí se reencontró con Tormund y su fiel lobo huargo, Fantasma.

Parece ser que, después de todo, el ‘matagigantes’ logró convencer al lord comandante.

El hijo de Rhaegar Targaryen y Lyanna Stark, el último con la sangre de los domadores de dragones de la antigua Valyria corriendo por sus venas, se ubicó al frente del pueblo libre y marchó al Norte profundo, a la tierra más allá del Muro, a buscar un nuevo comienzo.

Sentimientos encontrados en un final con mucho de justicia, y así también de injusto. Una de las series más brillantes de todos los tiempos se despidió dejando respuestas, y a su vez sembrando preguntas. Sin duda alguna, una obra maestra que ahora depara un tremendo nivel de audiencia en sus precuelas y proyectos venideros.

 

Game of Thrones: El último capítulo y las ‘emociones’ de los famosos

Game of Thrones llegó a su último capítulo, tras especulaciones del final de la serie medieval producida por HBO, fanáticos y hasta los propios protagonistas se hicieron sentir por las redes sociales. Muchos personajes de la saga utilizaron su cuenta de Instagram para compartir a sus seguidores las sensaciones que les provocó ser parte del elenco de la exitosa serie.

Emilia Clarke, quien dio vida a Daenerys Targaryen expresó a través de su red social, “La saga de la madre de los dragones ocupó la mayor parte de mi vida adulta. Esta mujer ocupó todo mi corazón. Game of Thrones me formó como mujer, como actriz y como persona”.

“Solo desearía que mi adorado padre estuviera aquí para ver lo lejos que hemos volado. Y para ustedes, queridos fans de la fantasía, solo les debo una gratitud enorme por su mirada firme hacia todo lo que hicimos y lo que logré con un personaje que ya estaba en el corazón de muchos (...) Y ahora nuestra guardia terminó”, escribió Clarke acompañado de una fotografía del elenco.

También, el actor inglés John Bradley, intérprete de Samwell Tarly, uno de los secundarios que llegó vivo hasta el final, compartió “Esta noche es el último paso de un extenso y maravilloso camino. Un camino que para mí, comenzó a las diez de la mañana, del 19 de julio de 2010. Y eso lo sé porque hace poco encontré mis grillas de filmación y utilería para la primera semana de la primera temporada (...) Me alegra mucho haber conservado esto”.

La actriz inglesa Sophie Turner, inició en la serie como Sansa Stark cuando era tan solo una adolescente, a través de su cuenta de Instagram agradeció a su personaje. “Sansa, gracias por enseñarme lo que verdaderamente es la resistencia, la valentía y la verdadera fortaleza. Gracias por haberme enseñado a ser amable, paciente y a liderar con amor. Yo crecí con vos. Me enamoré de vos a los trece, y ahora diez años más tarde, te dejó atrás a mis 23, pero lo que jamás dejaré atrás es lo que me enseñaste”, escribió.

Por otra parte, la fiebre de GOT también capturó a varios famosos, quienes a través de las redes sociales compartieron el entusiasmo por el épico capítulo que terminaba con la historia, tal es el caso de la actriz colombiana Sofía Vergara, quien subió la imagen de una fiesta de “Juego de Tronos” improvisada.

El comediante estadounidense Jack Black, superó el límite del fanatismo para muchos. El actor de Hollywood compartió en su red social la grabación de una versión a capella del tema de la serie, compuesto por Ramin Djawadi.

Ver esta publicación en Instagram

the time has come… #GoT @mrtaylorstephens

Una publicación compartida por Jack Black (@jackblack) el

 

¿Quién se sentará en el Trono de Hierro?

Ocho años y ocho temporadas más tarde, la serie de culto "Juego de Tronos" culmina este domingo tras haber obsesionado a millones de fanáticos en todo el mundo y acumulado récords.


Fuente: AFP

El 73º episodio será difundido el domingo por la noche y debería sellar la suerte de Daenerys Targaryen, Jon Snow, Tyrion Lannister, Sansa y Arya Stark, nombres que ya forman parte de la cultura popular.

El fin de esta serie medieval-fantástica exitosa en todo el planeta, que cuenta la historia de familias que pelean por acceder al Trono de Hierro, dejará seguramente un gran vacío en numerosos fanáticos.

Son centenas de miles las personas que colocarán el despertador a la misma hora que el último episodio sea emitido en Estados Unidos y el resto del mundo, para evitar el horror de un “spoiler” en las redes sociales a la mañana siguiente.

Según un sondeo encargado por The Workforce Institute, unos 27 millones de estadounidenses prevén que mirar este capítulo tendrá consecuencias sobre su jornada laboral del lunes: bajará su productividad, llegarán tarde o simplemente no irán a sus trabajos.

“Queremos que a la gente le guste” el episodio final. “Es muy importante para nosotros, pasamos 11 años trabajando” en esta serie, dijo a Entertainment Weekly Dan Weiss, creador de “GoT” junto a David Benioff.

- Polémica -

“Sabemos también que hagamos lo que hagamos (...) muchas personas van a detestar incluso la mejor posible de las versiones”, agregó.

La última temporada ya ha sido, en efecto, objeto de fuertes polémicas.

Las críticas se centran sobre todo en la aceleración del ritmo de la serie del canal de pago HBO, que dio lugar a cambios apresurados y a que algunas escenas cruciales hayan durado apenas unos minutos, algo decepcionante tras tanto tiempo de espera.

Una petición lanzada el sábado en el sitio Change.org para rehacer por completo la octava temporada con “actores competentes” ha sido respaldada por casi un millón de firmas.

“La temporada 8 tenía la misión hercúlea de destrabar una increíble maraña de personajes y de intrigas”, escribió no obstante el periodista Luke Holland en Guardian.

“Sí, es demasiado corta. (...) Pero hasta ahora se está terminando de manera adecuada para una serie cuyo desenlace, sea cual sea, va sin duda a dejar furiosos a gran parte de sus seguidores”, agregó.

Holland destacó que esta última temporada se caracterizó por “formidables actuaciones de actores, escenas impresionantes y una escritura que, aunque no está al nivel de sus primeras temporadas, logró crear momentos de emoción y de estupor”.
¿Arya matará finalmente a Daenerys? ¿Jaime y Cersei habrán realmente muerto? ¿Bran Stark terminará ocupando el Trono de Hierro?

- Pasión -

A pocas horas del final, fanáticos y medios de comunicación no paran de elucubrar teorías sobre el desenlace.

El quinto episodio (penúltimo de la temporada) fue visto en directo por 12,5 millones de teleespectadores, y por 5,9 millones más en diferido, sólo en Estados Unidos.

Adaptada de las novelas fantásticas de George R.R. Martin, “GoT” se convirtió en la serie de mayor audiencia de HBO ya en 2014, superando a “Los Soprano”.

No era fácil: por momentos sumamente sombría, violenta, compleja, carecía del perfil tipo de una propuesta destinada a un público amplio.

Sin embargo, logró que millones de personas la siguieran semana a semana, aun aquellas ajenas por completo al universo “friki”.

El propio presidente Donald Trump se inspiró en “Juego de Tronos” para lanzar algunos de sus dardos, como cuando, parafraseando la famosa divisa de la serie (“El invierno está llegando”) dijo que el muro que pretende levantar en la frontera con México para frenar la inmigración clandestina será finalmente una realidad. “El muro está llegando”, escribió en Twitter.

Mala ocurrencia: en “Juego de Tronos”, el muro que aparecía como inexpugnable fue metódicamente destruido por el fuego de un dragón.

 
Etiquetas:
got