CoronaVac: así actúa esta vacuna utilizada en niños

Esta semana comenzó la vacunación de los niños de 5 a 11 años, en Paraguay. CoronaVac, la vacuna del Instituto Butantan (Brasil) y Sinovac (China) llegó a Paraguay y muchos niños están teniendo la chance de recibirla y comenzar las clases protegidos.

Por Fabiola Román Maldonado, PhD en Biología

CoronaVac es una vacuna de virus inactivado. Esto significa que los investigadores cultivan grandes reservas del coronavirus en el laboratorio y luego rocían los virus con una sustancia química llamada beta-propiolactona. Este compuesto sirve para desactivar los coronavirus al unirse a su material genético. Los coronavirus inactivados ya no podrán multiplicarse, sin embargo, sus proteínas, incluida la de espiga, permanecen intactas. De esta manera, una vez en el cuerpo, la vacuna va a estimular al sistema inmunológico para que genere respuesta.

Las vacunas de virus inactivado se han utilizado durante más de un siglo. Esta tecnología ya fue usada para crear la vacuna contra la polio en la década de 1950, y constituye la base de las vacunas contra otras enfermedades, como la rabia y la hepatitis A .

Los primeros resultados de CoronaVac que corresponden a las fases 1 y 2 del estudio clínico en China, fueron publicados en la revista científica Lancet Infectious Diseases en junio del 2021. Estos resultados demostraron buena seguridad y tolerabilidad, y una fuerte respuesta inmune humoral a CoronaVac en niños y adolescentes de 3 a 17 años .

En la nueva etapa del estudio, en octubre del 2021, comenzaron a reclutarse niños de 6 a 35 meses en Sudáfrica; y en diciembre, 200 de ellos participaron en ensayos de fase 3, con cero reportes de eventos adversos graves. En diciembre del 2021, un grupo de 4.000 niños participó en el estudio, también sin informes de eventos adversos graves .

Por su parte, Chile ha publicado en diciembre del 2021, los resultados preliminares de los ensayos clínicos de su fase 3. Estos resultados han demostrado que CoronaVac es eficaz para la población de entre 3 y 17 años. De acuerdo con Susan Bueno, investigadora y profesora de la Pontificia Universidad Católica de Chile, los resultados mostraron que la vacuna CoronaVac es una excelente vacuna para niños, especialmente desde los 3 años. La vacuna fue bien tolerada, siendo el enrojecimiento de la zona de aplicación el efecto secundario más común. Entre los efectos adversos no inmediatos fueron relatados fiebre, tos y vómito, en una pequeña parte del grupo .

En el caso de Brasil, La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) aprobó el 20 de enero del 2021 la aplicación del inmunizante CoronaVac en niños y adolescentes de entre 6 y 17 años —excepto en los casos de menores inmunodeprimidos (con baja inmunidad).

Según el instituto Butantan, asociado con Sinovac (China) para la fabricación de dicha vacuna, “CoronaVac está científicamente probada como la vacuna más segura y con menos efectos adversos, además de ser la más utilizada en todo el mundo, con más de 211 millones de dosis administradas a niños y jóvenes (de 3 a 17 años) solo en China ”.

La vacuna de Butantan y Sinovac ya ha sido aprobada para su uso en niños en países como China, Chile, Ecuador, Colombia, Brasil, Camboya e Indonesia.

Por su parte, las investigadoras Beate Kampmann e Uduak Okomo, de la London School of Hygiene &Tropical Medicine, han comentado que “no hay razón para pensar que las vacunas no ofrecen la misma protección en niños y en adolescentes que en adultos”. Señalan que existen más de 30 ensayos que reclutaron niños y adolescentes a partir de 6 meses para evaluar seguridad, inmunogenicidad, dosificación y distribución.

¿Es necesario vacunar a los niños?

La COVID-19 puede enfermar gravemente a los niños y hacer que estos sean hospitalizados. En algunas situaciones, las complicaciones de la infección pueden provocar la muerte.

Según el CDC de los Estados Unidos, a mediados de octubre del 2021, los niños de 5 a 11 años han experimentado más de 8300 hospitalizaciones y casi 100 muertes relacionadas a la COVID-19. De hecho, la COVID-19 se ubica como una de las 10 principales causas de muerte para niños de 5 a 11 años en Estados Unidos.

Los niños que se infectan con COVID-19 también pueden desarrollar complicaciones graves como el síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C), una afección en la que se inflaman diferentes partes del cuerpo, incluidos el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro, la piel, los ojos o los órganos gastrointestinales. Desde que comenzó la pandemia, se han informado más de 2300 casos de MIS-C en niños de 5 a 11 años. Cabe destacar, además, que los niños con condiciones médicas subyacentes están en mayor riesgo de enfermarse gravemente por COVID-19 .

Es importante permitir que los niños también tengan la chance de recibir su vacuna anti-COVID-19 y que puedan volver a sus actividades protegidos.

La rotación del núcleo interno de la Tierra se está desacelerando: ¿deberíamos preocuparnos?

Los científicos consideran que este cambio en la rotación del núcleo se inició alrededor del 2010.

Un equipo internacional de geofísicos y sismólogos dirigidos por la Universidad del Sur de California (USC), en EE.UU., confirmó que la rotación del núcleo interno de la Tierra se ha ralentizado en relación con la superficie del planeta por primera vez en aproximadamente 40 años.

“Cuando vi por primera vez los sismogramas que insinuaban este cambio, me quedé perplejo”, comenta John Vidale, profesor de la USC. “Pero cuando encontramos dos docenas de observaciones más que señalaban el mismo patrón, el resultado fue ineludible. El núcleo interno se había desacelerado por primera vez en muchas décadas. Otros científicos han defendido recientemente modelos similares y diferentes, pero nuestro último estudio proporciona la resolución más convincente”, subrayó. Este resultado también contrasta con anteriores investigaciones que sugerían que se estaba acelerando.

Consecuencias de la desaceleración

Los científicos consideran que este cambio en la rotación del núcleo, que se inició alrededor del 2010, podría cambiar la duración de nuestros días. Sin embargo, manifestaron que las implicaciones de este cambio en el movimiento del núcleo interno para la superficie de la Tierra solo pueden especularse. Refiriéndose al cambio de la duración del día, Vidale precisó: “Es muy difícil notarlo, del orden de una milésima de segundo”.

Novedosa fuente de datos

Vidale y Wei Wang, de la Academia de Ciencias de China, analizaron las ondas sísmicas generadas por terremotos repetidos a diferencia de otras investigaciones. Los terremotos repetidos son eventos sísmicos que ocurren en el mismo lugar y producen sismogramas idénticos.

Los especialistas compilaron y analizaron datos sísmicos registrados alrededor de las islas Sandwich del Sur de 121 terremotos repetidos que ocurrieron entre 1991 y 2023. También utilizaron datos de pruebas nucleares soviéticas gemelas entre 1971 y 1974, así como repetidas pruebas nucleares francesas y estadounidenses de estudios sobre el núcleo interno.

Sus causas

Vidale señaló que la desaceleración del núcleo interno fue causada por la agitación del núcleo externo de hierro líquido que lo rodea (que genera el campo magnético de la Tierra), así como los tirones gravitacionales de las densas regiones del manto rocoso que envuelve a estas estructuras. El nuevo estudio fue publicado este miércoles en Nature.

El cuerpo humano se recupera bien de un viaje espacial, asegura estudio

¿Hasta qué punto viajar al espacio puede ser perjudicial para la salud? La respuesta es fundamental no sólo para los astronautas que planean ir a Marte, sino también para una floreciente industria de turismo espacial dispuesta a poner en órbita a cualquiera que pueda permitírselo.

Por Daniel LAWLER, AFP

A partir de las observaciones recogidas durante el primer vuelo orbital completamente civil, en 2021, investigadores de un centenar de instituciones elaboraron el estudio más exhaustivo hasta la fecha sobre los efectos del espacio en la salud.

Los datos demuestran que los cuerpos humanos sufren diversos cambios una vez que llegan al espacio, pero la mayoría vuelve a la normalidad meses después de regresar a la Tierra.

Nuestros cuerpos son sometidos a una enorme cantidad de estrés mientras están en el espacio, desde la exposición a radiación hasta el efecto desorientador de la ingravidez.

Los investigadores saben desde hace décadas que los vuelos espaciales pueden causar problemas de salud como pérdida de masa ósea, así como problemas cardíacos, de visión y renales.

Menos de 700 personas han viajado al espacio hasta la fecha, lo que significa que el tamaño de la muestra es pequeño, y además los gobiernos suelen ser reticentes a compartir todos sus hallazgos.

Sin embargo, los cuatro turistas estadounidenses que pasaron tres días en el espacio durante la misión Inspiration4 se mostraron de acuerdo en que sus datos se hicieran públicos.

Los primeros resultados, que se compararon con los de otros 64 astronautas, se publicaron el martes en la revista Nature.

Los investigadores descubrieron que cuando las personas están en el espacio experimentan cambios en su sangre, corazón, piel, proteínas, riñones, genes, mitocondrias, telómeros, citoquinas y otros indicadores de salud.

Pero alrededor del 95% de sus indicadores de salud volvieron a su nivel anterior tres meses después.

- ‘Me encanta mi cicatriz espacial’ -

La principal conclusión es que la mayoría de las personas se recuperan rápidamente después de un vuelo espacial, dijo uno de los principales autores del estudio, Christopher Mason, de Weill Cornell Medicine.

Mason dijo en conferencia de prensa que esperaba que este estudio, el “examen más profundo que jamás hemos tenido de una tripulación”, ayudara a los científicos a entender qué medicamentos o medidas serán necesarios en el futuro para ayudar a proteger a las personas que se dirigen al espacio.

La misión Inspiration4, financiada por su capitán, el multimillonario Jared Isaacman, tenía el objetivo de demostrar que el espacio es accesible para personas que no han pasado años entrenándose para ello.

Para lograrlo, los cuatro astronautas civiles se sometieron a una gran cantidad de pruebas médicas.

“Me encanta mi cicatriz espacial”, dijo la enfermera Hayley Arceneaux, que sufrió una biopsia de piel. Tenía 29 años cuando fue al espacio.

Uno de los estudios encontró que los telómeros -los extremos de los cromosomas- de los cuatro turistas espaciales se alargaron apreciablemente cuando llegaron al espacio.

Pero sus telómeros volvieron a encogerse a su longitud original meses después de su regreso a la Tierra.

Debido a que los telómeros también se alargan a medida que las personas envejecen, encontrar una manera de abordar este problema podría ayudarnos “a nosotros, simples terrícolas” en la lucha sin fin contra el envejecimiento, dijo Susan Bailey de la Universidad de Colorado.

Incluso podría conducir a nuevos productos anti-envejecimiento como una “crema facial a base de telomerasa”, especuló la autora del estudio.

- ¿Misión segura a Marte? -

A partir de los datos recogidos hasta ahora, “no hay razón por la que no deberíamos poder llegar a Marte y volver de manera segura”, dijo Mason.

Probablemente no hay que ir múltiples veces porque implica mucha radiación”, agregó.

Uno de los estudios encontró que los ratones expuestos a una radiación equivalente a 2,5 años en el espacio sufrieron daño renal permanente.

“Si no desarrollamos nuevas formas de proteger los riñones, diría que, aunque un astronauta podría llegar a Marte, podría necesitar diálisis en el camino de regreso”, dijo en un comunicado Keith Siew del London Tubular Centre, autor principal del estudio.

Pero Mason enfatizó que la investigación dio como resultado “buenas noticias”.

“Creo que es un buen augurio para las personas que piensan: tal vez iré al espacio en seis meses”, dijo.

Si bien no había suficientes datos para emitir un juicio definitivo, los astronautas femeninos parecían ser más tolerantes al estrés del vuelo espacial, agregó.

“Puede deberse al hecho de que las mujeres tienen que dar a luz”, lo que significa que sus cuerpos están más dispuestos para los grandes cambios, dijo Mason.

Japón estudiará la posible “amenaza” de los ovnis

Diputados japoneses lanzan este jueves un grupo de trabajo para investigar los avistamientos de ovnis que, según ellos, no deben menospreciarse porque pueden ser drones de vigilancia o armas.

El grupo de 80 miembros, entre ellos exministros de Defensa, urgirá al gobierno a reforzar sus capacidades para detectar y analizar objetos voladores no identificados, más conocidos como ovnis.

En Japón, los ovnis se han considerado durante mucho tiempo “como una materia oscura que nada tiene que ver con la política”, dijo el diputado opositor Yoshiharu Asakawa, miembro destacado del grupo.

Pero si resultan ser “armas secretas de última generación o drones de espionaje camuflados, pueden suponer una amenaza significativa para nuestra seguridad”, alertó.

La cuestión también es objeto de análisis en Estados Unidos, cuyo gobierno reconoció el año pasado que examina 510 avistamientos de ovnis, más del triple de lo reconocido en 2021.

En septiembre, la NASA dijo que quería llevar el debate sobre este tema “del sensacionalismo a la ciencia”.

Los diputados japoneses, de distintos partidos, adoptan el mismo enfoque entre temores de que detrás de estos fenómenos a priori paranormales haya posibles operaciones de espionaje.

“Es extremadamente irresponsable de parte nuestra aceptar el hecho de que algo es desconocido y hacer la vista gorda a lo no identificado”, dijo Yasukazu Hamada, miembro del grupo y exministro de Defensa.

Recientemente, para bochorno de Tokio, las redes sociales chinas se llenaron de un video no autorizado de un helicóptero destructor en una instalación militar japonesa, aparentemente grabado en una incrusión de un dron.

Y el año pasado, el Ministerio de Defensa reconoció que tiene sospechas firmes de que algunos objetos voladores avistados en el cielo de Japón son globos de espionaje enviados por China.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos creó en 2022 una oficina para investigar estos fenómenos que, en un informe el año pasado, designó la región entre el oeste de Japón hasta China como un “punto caliente” para el avistamiento de ovnis.

Los diputados japoneses quieren que Tokio cree una oficina similar y refuerce su cooperación e intercambio de inteligencia con Estados Unidos.

Por Tomohiro OSAKI, AFP