Paraguay cierra la gira europea con un empate

Se busca goleador, y urgente. Paraguay jugó bien y generó situaciones, pero no consiguió la victoria. Fue empate 1-1 ante Eslovaquia.

Paraguay llegó hoy hasta el Arena Trnava de la ciudad de Bratislava para hacer frente a la selección eslovaca.

Eduardo Berizzo modificó su propuesta y algunos nombres con relación al equipo que perdió el jueves pasado con Serbia (1-0). Arrancó con Gatito Fernández; Iván Piris, Gustavo Gómez, Junior Alonso, Blas Riveros; Jorge Morel, Richard Sánchez, Mathías Villasanti; Ángel Romero, Darío Lezcano y Brían Samudio.

Paraguay dominó amplios pasajes del partido, se mostró rápido, compacto y agresivo. Generó suficientes ocasiones como para ir con ventaja ya al término de la primera etapa, pero no pudo ser.

El oficio de los laterales netos (Piris-Riveros) sirvió para alimentar las intentonas comandadas por Richard Sánchez, a su vez respaldado por un versátil dúo compuesto por Jorge Morel y Mathías Villasani. El tridente Romero-Lezcano-Samudio fue de lo más interesante del sistema albirrojo e hizo de menos a la ausencia de Miguel Almirón.

Eslovaquia, que se defendió como pudo y no encontró el camino para acomodarse en la cancha, no dejó pasar la que tuvo. Robert Bozenik hizo gala de contundencia y puso a los suyos arriba en el marcador (60’) cuando Paraguay más parecía acercarse al gol.

El gol descompaginó la propuesta albirroja. De allí en más fue Eslovaquia el que pasó a administrar los tiempos y Paraguay, nervioso y nulo de fantasía, ya no contó con la misma predisposición.

Sobre el final del lance, Alejandro Romero Gamarra definió con un toque sutil para sellar el definitivo 1-1.

Aceptable presentación, teniendo en cuenta que Eslovaquia se encuentra en zona de clasificación directa de su grupo rumbo a la Eurocopa 2020, donde compite con selecciones del calibre de Croacia (último finalista mundial), Gales y Hungría.

Ahora, Paraguay tiene en la ventana de noviembre dos lances más que interesantes y ante rivales directos, Venezuela y Argentina, en la lucha por alcanzar el tren al próximo Mundial.

 

Argentina se carga de moral ante un frágil Ecuador

La selección argentina de fútbol logró este domingo una contundente victoria (6-1) ante un débil Ecuador en un encuentro dominado con claridad por el conjunto de Lionel Scaloni, que tras los últimos amistosos se carga de moral y confianza para los próximos compromisos oficiales a pesar de la ausencia de sus grandes estrellas.


Fuente: EFE

Argentina no encontró rival en una selección de Ecuador desdibujada y bisoña, sobre todo en defensa, y que a excepción de unos pocos minutos en la segunda parte nunca dio la sensación de poder pelear por el triunfo.

Sin sus principales solistas, como Leo Messi, Sergio Agüero o Ángel Di María, Argentina se comportó de una forma coral y solidaria y desarboló a Ecuador.

La joven selección de Jorge Célico, sin embargo, protagonizó la primera acción de peligro con un lanzamiento de falta de Sornoza que, tras golpear en la barrera, salió rozando una escuadra.

La ocasión fue un espejismo, porque Argentina fue dueña del balón y de las sensaciones durante todo el primer acto. Paredes y De Paul mezclaron bien en la zona de medios y Ortega se mostró como una amenaza permanente por el carril izquierdo.

Tras un primer aviso de Lautaro, Argentina abrió el marcador por medio de Alario, quien remató a la red un servicio desde la esquina. El gol derrumbó a Ecuador, que estuvo a punto de recibir el segundo poco después, de nuevo a balón parado.

Argentina, con defensa de tres y superioridad en el medio campo, jugaba a placer, lo que se transformó en un nuevo tanto, obra de Ortega, cuyo remate desvió Espinoza a su propia portería.

Y en pleno desconcierto ecuatoriano, Ortega volvió a penetrar en el área para servir el gol a Lautano, quien fue derribado por un defensor. La pena máxima la anotó Paredes, tras una pequeña discusión con Lautaro, para delirio de los hinchas argentinos.

Con 3-0 a la media hora de juego, la selección de Scaloni aflojó y dejó estirarse a Ecuador, que tuvo su única opción para acortar distancia con un remate de Estrada que sacó bajo la portería Pezella poco antes del descanso.

En el segundo tiempo, Ecuador saltó al campo con otra actitud y energías renovadas, en parte por los cuatro cambios introducidos por Célico. Mena, uno de los relevos, redujo diferencias a los tres minutos con un gran tanto de falta, volviendo a meter a su selección en el partido y, sobre todo, a su hinchada.

Sin embargo, un nuevo error defensivo de Ecuador permitió a Argentina acabar con cualquier conato de remontada. Pezella cabeceó a placer un servicio de falta ante la pasividad de los marcadores rivales, despistados tras el cambio múltiple realizado segundos antes por su seleccionador.

Argentina, revitalizada tras los cambios, entre ellos Dybala, recuperó el control del partido y Scaloni pudo repartir minutos entre sus jugadores sin que el equipo lo acusara. En pleno festival albiceleste, Domínguez firmó el quinto gol con un disparo ajustado a un palo desde fuera de área.

Con Ecuador entregada, poco después fue Ocampos, otra de las revelaciones de esta concentración argentina, el que marcó el sexto gol tras recoger un rechace del guardameta Pedro Ortiz y cerró una goleada contundente para su selección y muy dolorosa para Ecuador.

- Ficha técnica:

6 - Argentina: Agustín Marchesín; Juan Foyth (Renzo Saravia, m.77), Germán Pezella (Leonardo Balerdi, m.81), Walter Kannemann; Nico González (Matías Vargas, m.69), Leandro Paredes (Guido Rodríguez, m.46), Rodrigo de Paul, Marcos Acuña; Lucas Ocampo, Lucas Alario (Nicolás Domínguez, m.56) y Lautaro Martínez (Paulo Dybala, m. 46).

1 - Ecuador: Pedro Ortiz; Jhon Espinoza (Marcos López, m.46), Darío Aimar, Xavier Arreaga, Pervis Estupiñán (Diego Palacios, m.66); Jhegson Méndez, José Cifuentes (Pedro Quiñónez, m.46), Junior Sornoza (Enner Valencia, m.46); Eryc Castillo (Ángel Mena, m.48), Michael Estrada y Gonzalo Plata (Alexander Alvarado, m.66).

Goles: 1-0, m.19. Lucas Alario. 2-0, m.26: Acuña. 3-0, m.31: Paredes, de penalti. 3-1, m.48: Ángel Mena. 4-1, m.65: Pezella. 5-1, m.81: Domínguez. 6-1, m.86: Ocampos.

Árbitro: Luca Barbeno (San Marino). Mostró tarjeta amarilla a Paredes y Pezella, por Argentina; y a Aimar y Méndez, de Ecuador,

Incidencias: Encuentro amistoso disputado en el estadio Martínez Valero de Elche ante unos 8.900 espectadores.

 

Biles se convierte en la gimnasta más laureada con 25 medallas

La estadounidense Simone Biles confirmó su condición de mejor gimnasta de todos los tiempos, tras fijar este domingo en un total de 25 medallas -19 oros, 3 platas y 3 bronces- el nuevo récord de metales en la historia de los campeonatos del Mundo.


Fuente: EFE

Biles, que el sábado igualó la marca de 23 medallas -12 oros, 7 platas y 4 bronces- del bielorruso Vitali Scherbo, se encaramó este domingo a lo más alto del palmarés tras imponerse en las finales de barra de equilibrios y de suelo de los Mundiales de Stuttgart (Alemania).

Dos finales en las que la estadounidense, de 22 años, volvió a demostrar su superioridad. Y es que desde hace tiempo la lucha de Biles no es con el resto de sus rivales, sino con la historia.

Una batalla que Biles decantó definitivamente a su favor este domingo, tras superar la marca de Scherbo con su triunfo en la final de barra de equilibrios.

Los 15,006 puntos que logró la gimnasta norteamericana, permitieron a Simone Biles sumar su vigésimo cuarta medalla en unos Mundiales, una más que el bielorruso Vitali Scherbo, que hasta hoy ostentaba el récord de metales en los Campeonatos del Mundo.

Nueva marca que no aplacó la ambición de Biles, que minutos más tarde logró su vigésimo quinta medalla, tras imponerse en la final de suelo.

En este aparato más que en ningún otro es donde la gimnasta estadounidense demuestra su superioridad con un ejercicio plagado de dificultades, inalcanzables para el resto de competidoras.

Tal y como confirmaron los 6,700 puntos, sobre un máximo posible de 7,000, con el que los jueces calificaron la dificultad del ejercicio de Biles.

Una nota que permitió a Biles dispararse hasta unos insuperables 15,133 puntos, que sirvieron a la estadounidense para alzarse con la victoria por delante de su compatriota Sunisa Lee, plata con un calificación de 14,133, y la rusa Angelina Melnikova, bronce con una mara de 14,066 puntos.

Más lejos quedó Roxana Popa, la única gimnasta española en lograr la clasificación para las finales por aparatos, que concluyó en sexta posición con una nota de 13,800 unidades.

Si en la categoría femenina Biles, tan sólo se dejó escapar el título en la final de paralelas asímetricas, tras colgarse el oro tanto en la competición inidividual como en la de equipos, así como en las finales de salto, barra de equilibrios y suelo, en la masculina sólo el ruso Nikita Nagornyy logró repetir.

Nagornyy, que ya subió a lo más alto del podio en la final por equipos y en la del concurso completo, sumó su tercer oro en la ciudad alemana de Stuttgart, tras imponerse este domingo en la final de salto con una nota de 14,966 puntos.

Treinta y tres centésimas de punto más que su compatriota Artur Dalaloyan, que con una nota de 14,933, tuvo que conformarse, al igual que ya ocurrió en la final individual, con la medalla de plata.

Completó el podio el ucraniano Igor Radivilov, que se colgó el bronce con una calificación de 14,749.

Por su parte, el británico Joe Fraser se alzó con una nota de 15,000 con el título mundial en la final de paralelas por delante del turco Ahmet Onder -14,983- y el japonés Kazuma Kaya -14, 966-.

En la final de barra, el triunfo correspondió al brasileño Arthur Mariano, que se colgó la medalla de oro con una puntuación de 14,900 puntos, casi un cuarto de punto más que el croata Tin Srbic, plata con una nota de 14,666, y medio punto más que el ruso Artur Dalaloyan, bronce con una calificación de 14,533 unidades.

 

Un sorprendente Japón deja a Escocia fuera del Mundial de rugby

Japón sorprendió hoy con una victoria por 28-21 contra Escocia en el Mundial de rugby, en un partido que implicó la eliminación de los escoceses y con el que los nipones lograron un pase de lujo para cuartos de final.

Con los 19 puntos conseguidos en la primera fase, Japón se coloca en el primer lugar del grupo A, lo que le permitirá evitar en cuartos de final al triple campeón mundial, Nueva Zelanda, y medirse el próximo domingo con Sudáfrica, doble campeón mundial.

Este partido implica que Escocia queda eliminada del torneo, ya que el segundo lugar fue para Irlanda, con 16 puntos. Y para Japón supuso cerrar la primera fase del torneo con cuatro victorias en los cuatro encuentros que jugó.

El partido se disputó en el estadio de Yokohama, al sur de Tokio con una asistencia de 67.666 personas y las gradas llenas de camisetas con las rayas rojas y blancas de los aficionados nipones.