Un testimonio desde adentro: "Duele cuando un paciente dice que tiene miedo de morir"

Natalia Escurra es una de las tantas enfermeras que hoy día luchan durante esta pandemia en los hospitales. Su testimonio revela la dura realidad que se vive en el campo de batalla, lidiando con pacientes que se aferran a la vida y buscan una nueva oportunidad para superar al Covid-19.


Fuente: Carol Salinas

Natalia Escurra, de 31 años, es licenciada en Enfermería y presta servicios en el área de Nefrología del IPS Central. A su cargo tiene pacientes que deben recibir la diálisis, entre ellos también los que padecen de Covid-19.

Sintió su llamado desde joven. El servicio y el cuidado para con los demás la llevaron a decidir estudiar tan noble carrera, en la cual la premisa más importante es asistir y atender toda persona que llega a los hospitales.

Sin embargo, desde que comenzó con su labor de enfermera, jamás siquiera imaginó que le tocaría enfrentar una enfermedad que destrozó familias enteras, y se llevó a parientes, amigos, compañeros y conocidos.

Dios en primer lugar

Comienza su día con cierto temor e incertidumbre, pero espanta esos miedos encomendándose a Dios para que pueda realizar su trabajo de la mejor manera.

“Inicio mi día con una oración. Pido a Dios que me dé sabiduría y fuerza para sobrellevar esta situación y poder ser un bastón para mis pacientes que necesitan de mi ayuda”, expresó en contacto con nuestro medio.

Relató que luego sigue el proceso de colocarse el equipo de bioseguridad que tarda de 5 a 8 minutos, resaltando que hasta el momento dicho insumo no le hizo falta en el hospital donde trabaja.

El miedo más grande

Como toda funcionaria de blanco, Natalia contó que su principal miedo siempre fue la llevar consigo el virus a su casa, ya que detrás de ella está su familia.

“Desde que inició la pandemia ese siempre fue mi principal temor. Temía por mis dos hijas pequeñas, mi esposo, mis abuelas, todas las personas cercanas a mi entorno, por lo que también siempre pido a Dios protección”, resaltó.

Miedo a la muerte

Una las experiencias más fuertes que le tocaron vivir fue la de escuchar a sus pacientes decir que tenían miedo de morir.

“Es muy fuerte, duele muchísimo cuando un paciente te dice que no quiere morir o que le duele mucho su pecho y que no puede respirar. Nosotros conocemos la historia de cada uno de ellos, a sus familiares, y duele mucho”, lamentó.

El Covid-19 se llevó un miembro de su familia

Lamentablemente la enfermedad se llevó al suegro de Natalia. Sintió y vivió de cerca como el virus deja secuelas dolorosas a su paso y un vacío en los corazones, y que solo sanará con el paso del tiempo.

La profesional de blanco indicó que ya recibió las dos dosis de la vacuna AstraZeneca, no obstante, de igual manera sigue con los cuidados para evitar el contagio.

No dejar para después

Finalmente, la entrevistada dejó un mensaje a la ciudadanía y fue el de tomar conciencia sobre la gravedad del COVID-19 y que cuando apenas presenten algún un síntoma se aíslen y consulten.

“Que no se cansen de lavarse las manos y usar la mascarilla, es la única forma de evitar el contagio”, puntualizó.

El pasado 12 de mayo se conmemoró el Día de la Enfermería, fecha en la que también se recordó a los 60 enfermeros fallecidos por coronavirus desde el inicio de la pandemia.

En la ocasión también se realizó una protesta para manifestar las reivindicaciones del sector, como reclamo a una mejor remuneración y justas condiciones laborales con suficientes medicamentos e insumos.

Así como la Lic. Natalia Escurra, todos los profesionales de enfermería están al frente de la batalla, a pesar de los miedos, la mala remuneración y la sobrecarga de trabajo, siguen de pie, dando lucha ante el virus que no da tregua.

En memoria de los que ya no están.

 

Blanca Vaccari, el testimonio de una madre que nunca pierde la fe a pesar de las pruebas

Ayer celebrábamos el Día de la Madre, recordando a tantas mujeres que valientemente criaron a sus hijos e hijas con amor, sacrificio y paciencia. Un gran ejemplo de ese amor incondicional es el de doña Blanca Vaccari, madre de José Zaván, el joven que logró sobrevivir hace unos meses a un accidente aéreo. Su testimonio es la prueba fiel de que, a pesar de las pruebas, nunca debe apagarse la llama de la fe y la esperanza.

Por Robert Bourgoing (@robertb_py)

El pasado 9 de febrero se registraba un trágico accidente aéreo en el predio de la Fuerza Aérea Paraguaya en el que perdieron la vida unas siete personas.

Aquel fatídico percance tuvo a un solo sobreviviente: José Zaván, un joven de 18 años de edad que había llegado desde la zona del Chaco paraguayo para seguir sus estudios universitarios en la capital.

Meses después de aquel accidente, hoy día se encuentra en un alentador proceso de recuperación, siendo su caso considerado como “un milagro” en vista a las circunstancias en las que se produjeron los hechos.

Una de las principales protagonistas de esta historia tiene nombre de mujer: Blanca Vaccari, la madre de José. Ella en todo momento estuvo al lado de su hijo, acompañando minuto a minuto su evolución en el Hospital de Traumas donde permaneció internado varias semanas.

Al recordar lo sucedido y todo lo que debió afrontar, le nacieron estas palabras: “Me siento bendecida con mi hijo y agradecida por el milagro de la vida que Dios nos concedió”.

La mujer aseguró que en todo momento estuvo “al pie del cañón” junto con los médicos y enfermeras para seguir el proceso de recuperación de su querido José, quien día tras día, minuto a minuto, peleó por mantenerse con vida, siendo sostenido por la oración incansable de su madre y sus allegados.

Cabe mencionar que José Zaván forma parte de la Pastoral de Juventud en su natal Fuerte Olimpo, departamento de Alto Paraguay, y trabajó de manera activa en diversas actividades pastorales, llegando a misionar en compañía de otros jóvenes. Hace unos años tuvo la oportunidad de viajar a Panamá para participar de la última edición de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebra cada cuatro años en distintos países.

En el hospital, la oración fue algo fundamental…ese hecho de estar en presencia de Dios, aseguró doña Blanca durante la entrevista para el programa “Desde la Fe” del canal GEN. Fue allí justamente donde se acordó de alguien especial a quien pidió una ayuda celestial: María Felicia de Jesús Sacramentado, más conocida como “Chiquitunga”, la primera beata paraguaya.

Según contó, decidió encomendarse a Chiquitunga tras conocer su historia y haberse enterado de que varios años después de su muerte, su cerebro se mantuvo incorrupto y pudo conservarse sin haber sido afectado por el proceso de descomposición.

“Le pedí que restaure cada pedacito del cerebro de mi hijo ya que de eso dependía toda su recuperación”, afirmó.

Doña Blanca admitió que inclusive llegó a “desafiar” a Chiquitunga al implorarle que interceda por su hijo José. “Le dije que así como ella necesita un milagro para poder ser santa, así también yo necesitaba un milagro. Le pedí que intercediera por nosotros para que mi hijo se recupere totalmente”.

Asimismo, reconoció el gran poder que tienen la fe y la oración en momentos difíciles como los que ella atravesó, definiéndolas como “el amor infinito de Dios”. “En un primer momento me costó aceptar verle así a mi hijo, tan sano y joven en terapia intensiva, entonces no tuve otra opción que recurrir a mi fe”.

Por ello, tuvo que “doblar rodillas, pedir perdón y reconciliarse con Dios” para poder elevar sus plegarias a lo alto, pidiendo con todas sus fuerzas que aquel joven que vio crecer pueda salir de esta lucha en el hospital.

Al ser testigo de la milagrosa recuperación de su hijo, doña Blanca considera que Chiquitunga fue la gran protagonista, señalando que pudieron sentir su presencia en sus vidas.

“No hay nada más grande que el amor infinito e incondicional de una mamá para con su hijo”, mencionó.

Finalmente, agradeció a todas aquellas personas que durante todo este tiempo acompañaron a su querido José a través de sus oraciones, dándole un gran apoyo desde la distancia esperando su pronta recuperación.

 

La fisioterapia, un importante servicio envuelto en mucho amor y entrega

Son profesionales que ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas, al ofrecer un papel fundamental en la recuperación y la prevención de las dolencias. Hablamos con uno de ellos, el joven licenciado en Fisioterapia y Kinesiología, Adán Delgado.


Fuente: Brian Vicésar (@BrianVicesar)

¿En qué consiste la Fisioterapia y Kinesiología?

Cuando hablamos de fisioterapia, nos referimos a una rama de la Ciencia de la Salud que mediante la aplicación de agentes físicos (como el agua, calor, frío, electricidad) trata afecciones osteomusculares. Y la Kinesiología es la Ciencia que estudia el movimiento en sí, promoviéndolo, evaluando, previniendo lesiones, tratando, recuperando y readaptando a personas afectadas para devolverles la funcionalidad, asegurando así la independencia en las actividades de la vida cotidiana y laboral. Cabe destacar que es una sola carrera que tiene a su merced bastantes elementos para llevar a cabo cualquier terapia física.

¿Cuál es su importancia?

Es muy importante la intervención temprana del fisioterapeuta- kinesiólogo no solo para la gente con algún tipo de discapacidad o dolencia, sea de tipo neuropático o musculo esquelético, sino que también para todo tipo de personas que deseen potenciar una vida más saludable por medio del movimiento. De esa forma asegurar una mejor calidad de vida.

Es importante la intervención temprana del profesional para asegurar una mejor calidad de vida del paciente.

¿Cuáles son los tratamientos que se ofrecen y a quiénes van dirigidos? ¿Cuáles son los más requeridos y por qué?

El campo de acción es muy amplio, ya que nos especializamos y dividimos en diversas áreas, por mencionar algunas, rehabilitación neurológica (que atiende patologías como accidente cerebro vascular, secuelares de traumatismos de cráneo, lesionados medulares, parálisis facial, parálisis braquial obstétrica, parálisis cerebral, enfermedades neuromusculares, congénitas, genéticas), rehabilitación traumatológica (esguinces, fracturas, desgarros, lesiones en los ligamentos, meniscos, rodilla, cadera, tendinitis, bursitis, artrosis, artritis, bursitis, cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias), rehabilitación cardiaca, en terapia, en salas de hospitales, rehabilitación y acompañamiento en geriatría, deportiva, a embarazadas, en gimnasios, estética. Y no menos importante y, por cierto, muy demandado en la actualidad el servicio de rehabilitación respiratoria por la cantidad de pacientes con o pos- COVID- 19 que quedan en muchos casos con secuelas que van desde leves- moderadas a inclusive severas y que no pueden ni deben prescindir de la asistencia kinésica especializada para lograr la recuperación de los mismos en el menor tiempo posible.



Además del mantenimiento de la movilidad de las articulaciones, ¿en qué más ayudan/ colaboran estos tratamientos?

Además de mantener y asegurar la movilidad de las articulaciones, las terapias ayudan a que las personas en general se sientan útiles, en un estado de bienestar global, es decir, no sólo en ausencia de dolor, sino que también se sientan acompañados en cualquier proceso que curse con el mismo o con otro síntoma. Si bien sabemos que movimiento es salud, los fisioterapeutas colaboramos con nuestro granito de arena a que la vida de muchos siga valiendo la pena.

Son muy demandados los tratamientos respiratorios en pacientes con Covid-19 y los recuperados.

¿Cómo y por qué decidiste ingresar al mundo de la fisioterapia?

Como siempre digo con mucho orgullo y entusiasmo, provengo de una familia humilde y trabajadora de la ciudad de Caacupé, un día decidimos en conjunto con mi madre que yo debía venir a la Capital a estudiar cueste lo que cueste en busca de mejores horizontes y conscientes de que la mejor herramienta de progreso es la educación, a quién aprovecho para reiterar mi profundo amor, agradecimiento y decirle que soy lo que soy gracias a su lucha, entrega y amor incansable de siempre.

Como atravesábamos muchos embates de la vida y problemas económicos, recibí apoyo de tías, de mis abuelos y empecé con un oficio de masoterapia y masaje deportivo. El profesor del lugar me refirió de veía mucho potencial en mí, gracias a él conocí la carrera y decidí inscribirme en la Universidad del Norte de Asunción, quien me abrió las puertas de su casa de estudios brindándome media beca que mantuve gracias a mis promedios durante los cuatro años, cursando la licenciatura de Fisioterapia y Kinesiología. Soy egresado de la promoción del 2013, hace exactamente 8 años. Funcionario del Instituto de Previsión Social (Centro de Medicina Física y Rehabilitación, área de rehabilitación neurológica adultos), de la Secretaría Nacional por los Derechos Humanos con Discapacidad (SENADIS) (área de rehabilitación neurológica pediátrica) y, a parte, asistiendo de forma particular a adultos mayores y niños con discapacidad.


¿Qué es lo más gratificante/apasionante de tu labor?

Lo más importante en cualquiera de las áreas en las que me desempeño, es ver los primeros pasos de un niño, la sonrisa o llanto que me regalan durante, en muchos casos, el lento proceso de habilitación o rehabilitación, ver que, aunque tropiezan, siempre se levantan, la inocencia que los abraza, un bebé que aprieta mi mano, admiro y valoro a los padres en su lucha, perseverancia y amor incansable velando dentro de sus posibilidades y carencias por el bienestar de sus chicos. Que un paciente adulto me refiera que le duele menos que ayer, verlos nuevamente sonreír, ser partícipe de sus progresos y logros o simplemente cantar 13 tuyutí o el Himno Nacional con la mayoría de mis adultos mayores me brindan una gran e indescriptible satisfacción y felicidad que nada material lo puede comprar y hacen que mi trabajo se torne más bien en un servicio por convicción envuelto en amor y entrega.

Lo más importante es ver los primeros pasos de un niño y que el paciente adulto vuelva a sonreír.

¿Hay alguna anécdota que recuerdes de algún paciente o vivencia tuya durante tu trabajo?

Anécdotas tengo varias y me gustaría mencionarlas todas, pero me remito a la conclusión de decir que con cada uno a quien he conocido y con quien he trabajado y aprendido, fue imposible no forjar un grado de amistad o sentir que son mis abuelos/as del corazón.



¿Cuál es tu meta o proyecto a futuro?

Si bien estoy conforme con lo que hago, aparte de tener como meta realizar un masterado en mi área, voy a adentrarme al ámbito político porque estoy convencido de que los jóvenes quienes estamos sedientos de verdaderos cambios, que todo lo vamos consiguiendo con mucho sacrificio, somos los que debemos involucrarnos y abogar por un futuro mejor para nosotros mismos y nuestro entorno.

El trabajo se convierte en un servicio por convicción envuelto en amor y entrega

¿Algo más que deseas agregar?

Como joven luchador, insto a los demás jóvenes a trabajar con entusiasmo y ahínco por sus metas e ideales, a no decaer por más terrible que parezca ser la situación, el sol siempre sale para todos… ¡Mente positiva siempre!

Agradezco de corazón al diario Hoy por brindarme la oportunidad de compartir mi historia profesional y laboral, por permitirme dar a conocer la importancia y eficiencia de mi trabajo y el de mis colegas en las personas y por apoyar siempre a los demás con un espacio para socializar con el país.

Para agendar una cita con el Lic. Adán Delgado, llamar al 0984 167115.

Lic. Adán Delgado. Foto: Gentileza.

 

Registro de Contadores Públicos se encamina a su creación

El Colegio y el Consejo de Contadores se encuentran en plena etapa de consenso con la SET, a fin de crear el Registro de Contadores Públicos Matriculados La entidad reguladora será Tributación. La propuesta está muy avanzada y será presentada vía proyecto de ley ante el Congreso.

Dignificar la profesión del contador y a la vez garantizar sus derechos y obligaciones con los contribuyentes son aspectos en los que se basa el proyecto que creará el Registro de Contadores Públicos Matriculados-

“Estamos puliendo la parte jurídica para que no salga de manera inconstitucional, trabajamos con contadores y abogados”, explicó a Hoy Digital Alba Talavera del Colegio de Contadores del Paraguay.

Ciertos requisitos como la carga horaria, la malla curricular, las capacitaciones y actualizaciones en nuevas leyes se tendrán en cuenta para otorgar el Registro, cuya regulación quedará en manos de la SET.

También se pretende incluir un monto referencial de los honorarios para eliminar la competencia desleal, tomando en cuenta que muchos contadores sin la suficiente experiencia cobrarían montos muy inferiores a los correspondientes para ganar clientes, pero sin ofrecer la misma calidad.

Antes de la presentación ante el Congreso, en aproximadamente un mes, se prevé una fase de audiencias públicas, en las cuales los diferentes gremios tendrán la oportunidad de presentar sus objeciones o sugerencias a la iniciativa.

El viceministro de Tributación, Óscar Orué, explicó a nuestra redacción que hasta hoy nunca se reguló la relación entre el contador y el contribuyente y que hay una necesidad de hacerlo.

“Si un contador presenta una declaración jurada irregular o si se dejó de pagar algo, la responsable es la persona que contrató al contador”, comentó. Por ello, la idea es incluir sanciones administrativas en ese sentido.

Con esa futura ley, será la SET (Subsecretaría de Estado de Tributación) la que tenga la potestad no solamente de aplicar sanciones, sino también de suspender el registro profesional a quienes incurran en irregularidades o estafas.