Donald Trump tiene el visto bueno para negar el acceso a trans en las Fuerzas Armadas

La Corte Suprema aprobó en los últimos días la nueva reglamentación redactada por el Departamento de Defensa.

Por cinco votos contra uno -la mayoría del sector conservador nombrada por Trump-, la administración del gobierno de turno está autorizada para bloquear la contratación de militares transgéneros.

En ese sentido, el gobierno de Estados Unidos recibió con satisfacción la decisión de la corte alegando que la inclusión de transgéneros en el ejército “es un riesgo para la eficacia y el poder letal de los militares”.

El primero en reaccionar el fallo fue el Pentágono, que celebró la noticia y aseguró que permitirá que las Fuerzas Armadas “sigan siendo las fuerzas de combate más letales y efectivas del mundo”.

Sin embargo, defensores de derecho humanos denunciaron la adopción de una política “inhumana” y “discriminatoria”, y se encuentran a la espera de que la justicia se pronuncie en apelación.

Y es que al final de su mandato el presidente Barack Obama había previsto que el ejército estadounidense empezara a contratar militares transgénero a partir de 2017.

No obstante, el gobierno de Trump empezó retrasando la medida hasta enero de 2018, y posteriormente decidió revisar completamente esta política.

El mandatario republicano argumentó, en una hilera de tuits en julio de 2017, “la carga de los costes médicos enormes” y las “perturbaciones”.

Por consiguiente, la aprobación de este fallo resolvió que el Poder Ejecutivo puede reglamentar sobre el ingreso a las Fuerzas Armadas y dio luz verde a que cambie la normativa. Según la iniciativa presidencial, las personas con “un historial de distrofia de género quedan descalificada del servicio militar excepto bajo circunstancias limitadas”.

Las personas transgénero que no hubieran cambiado de sexo ni tuvieran intención de hacerlo podían servir a la patria, pero con su sexo biológico. Los otros quedaban excluidos, salvo derogación.

En tanto que la “distrofia de género”, según el comunicado difundido por la Casa Blanca, define a “aquellas personas que puedan requerir un tratamiento médico sustancial, incluyendo medicamentos y cirugía”.

No hay cifras oficiales, pero se estima que entre 1.320 y 15.000 personas transgénero sirven en el ejército estadounidense, de un total de 1,3 millones de militares en activo.

La oposición demócrata denunció una política “intolerante” y prometió “luchar” por los derechos de los transgénero.

La senadora Dianne Feinstein dijo temer que la nueva política permitiera el regreso de la ley de “no preguntes, no digas” (“don’t ask, don’t tell”) que durante mucho tiempo prohibió que los homosexuales sirvieran en el ejército.

 

El beso entre un judío y un árabe en Jerusalén recorre el mundo

Dos turistas italianos, uno judío y el otro árabe, protagonizan la foto que está recorriendo el mundo, cuyo mensaje trata de difundir el amor y la tolerancia.

El español Antonio Rodríguez fue quien capturó la imagen de Matteo y Riccardo, dos italianos que se encontraban en Jerusalén de vacaciones y se atrevieron a besarse en las calles de la capital israelí.

Según declaró Rodríguez, la pareja intentaba sacarse una selfie mientras trataban de darse un beso, sin embargo no podían dar con la toma perfecta. Fue en ese momento que Antonio entró en acción y se ofreció para sacarle una foto.

En ese instante, Matteo, el árabe con pañuelo palestino, y Riccardo, el judio con kipá, posaron frente a una puerta celeste coral y sellaron su amor con un beso.

Ver esta publicación en Instagram

•Pace, Love and Provocation * שָׁלוֹם سلام *

Una publicación compartida por Matteo Otto Menicocci (@matteomenicocci) el

De esta manera, la fotografía se convirtió en un símbolo contra la intolerancia sexual y sobre el conflicto árabe-israelí.

En declaraciones a medios italianos, los jóvenes hablaron de las agresiones homófobas de las que fueron víctimas durante su viaje en Jerusalén y mencionaron que la idea de hacerse la foto era una manera de combatir la intolerancia y el conflicto entre judíos y palestinos.

 

Pareja de lesbianas busca casarse 26 veces en el extranjero para pedir igualdad en Japón

Mayu Otaki y Misato Kawasaki emprenderán un viaje alrededor del mundo para que puedan casarse en los países que actualmente permiten el matrimonio igualitario, de esta manera, ambas intentan pedir un cambio de leyes en su país de origen.

Mayu Otaki, de 22 años y Misato Kawasaki, de 21, se conocieron hace dos años en la Universidad de Utsunomiya, al norte de Tokio. Se enamoraron y pretenden casarse, sin embargo, las leyes en Japón no avalan la unión de dos personas del mismo sexo.

Ver esta publicación en Instagram

. 新年明けましておめでとうごおめでとうございます!今年もよろしくお願いいたします。 . スーツのミサトです . 2019年、#26結婚式 はどんどん進化を続け、進んで行きます! みんなも、一緒に走ろう . 写真は、一番初めに撮った写真。 初心を忘れずに、2人で一緒に頑張る意味を込めて . 出発前に、もう一度くらい写真を撮りたいものです . スーツ: @aoyama__official 私たちは #同性婚 が認められた国で #ウェディングフォト を撮る #世界一周 の #旅 、その名も #26回結婚式 を2019年3月からスタートします。 Hello! Happy new year We are planning to go on a round trip journey to take #weddingphotos within countries which are recognized #samesexmarriage #26timeswedding. Before starting our trip, we decided to share our wedding photos from Japan. #LGBT#lgbtrights#lgbtyouth#weddingphotography #samesexcouple#lgbt #lgbt #lgbtlove#loveislove#お正月#2019#happynewyear

Una publicación compartida por 26結婚式26TimesWedding (@loveislove.japan) el

En vista que la posibilidad es nula, la pareja buscará una mejor forma de concientizar planeando casarse en el extranjero: “Queremos demostrar con nuestras fotos de boda que ser lesbiana, gay, bisexual o transexual es normal, y de esa forma quienes están preocupados por su estado sexual puedan albergar esperanzas”, sostuvo Kawasaki al diario The Asahi Shimbun.

A través de la página crowdfunder, plataforma que permite la recolección colectiva de dinero, detallaron el objetivo que las llevará a ambas a recorrer 26 países. Para ello, necesitarán una suma de casi 10.000 euros, y gracias a 89 personas ya llegaron a la tercera parte del monto total.

Entre marzo y septiembre del 2020, la pareja comenzará con la serie de casorios en Reino Unido y luego pasarán a varios países de Europa, África y América del Sur, incluidos Brasil, Argentina y Uruguay, con una semana de estadía en cada región.

Durante sus viajes, ambas planean entrevistar a parejas de la comunidad LGBT japonesas y no japonesas, como también a funcionarios del gobierno de los respectivos países.

Si bien en algunos puntos del país certifican el matrimonio homosexual, actualmente no está legalmente reconocido en Japón.

 

En la nueva Constitución, Cuba ya no avalará el matrimonio igualitario

La Asamblea Nacional decidió anular un artículo que avala el derecho a la comunidad gay.

La Comisión a cargo de escribir la nueva Constitución de Cuba propuso revisar el borrador original para eliminar la enmienda que otorga la posibilidad de la unión civil entre personas del mismo sexo, tras meses de intenso debate.

La propuesta inicial de la nueva Carta Magna aprobada por el Congreso en julio incluía en el artículo 68 la definición de matrimonio como la unión “entre dos personas”, modificando el concepto de “entre hombre y mujer” establecido en la Constitución de 1976.

Esta Comisión, encabezada por el líder del Partido Comunista, Raúl Castro, propuso esta semana eliminar por completo el concepto de matrimonio del proyecto de Constitución, según señaló el Parlamento en la cuenta de Twitter.

Esta decisión de la Asamblea Nacional de Cuba es una derrota política para la sexóloga Mariela Castro, líder del ala oficialista del movimiento LGTB.

La también sexóloga dirige el Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba y es hija de Raúl Castro, quien hasta abril fue presidente del país y actualmente es el principal referente que lleva adelante la eliminación del artículo 68.

En ese sentido, uno de los motivos principales que obligó al exmandatario a anular el articulo es por la oposición detectada en los debates populares en los últimos meses.

Mariela Castro

En reemplazo del artículo 68, la comisión redactora de la Constitución propone uno nuevo; el 82 que define al matrimonio “como una institución social y jurídica”.

Este artículo se presenta como una de las formas de organización de la familia, y que se funda en el libre consentimiento y en la igualdad de derecho, obligaciones y capacidad legal de cónyuges.

Por su lado, al respecto Mariela Castro escribió en su cuenta de Twitter: “No hay retroceso, Cuba es de todos y todas. No hemos cedido ni cederemos a los chantajes fundamentalistas y retrógrados que se oponen políticamente al proyecto emancipador de la Revolución Cubana”.