Cientos de manifestantes toman el Congreso de Guatemala y le prenden fuego

(EFE). Cientos de manifestantes tomaron este sábado el Congreso de Guatemala y le prendieron fuego a varias oficinas hasta ser desalojados por fuerzas de seguridad y cuerpos de bomberos, que apagaron el incendio.


Fuente: EFE

Los manifestantes, en su mayoría encapuchados, rompieron la puerta de ingreso al Parlamento y también las ventanas, lanzando antorchas de fuego al interior y avanzando para destruir las instalaciones.

Durante alrededor de unos 10 minutos, en medio del caos, los inconformes lograron incendiar una parte del Congreso y también destrozar todo lo que encontraran a su alrededor.

Los diputados no se encontraban en el hemiciclo y al momento no se han divulgado datos sobre heridos o fallecidos dentro del Congreso, ubicado en el centro de la Ciudad de Guatemala.

Los manifestantes fueron desalojados con el paso de los minutos mediante lanzamiento de bombas lacrimógenas por parte de la Policía Nacional Civil, obligándolos a dispersarse y evacuando la calle.

Los cuerpos de bomberos llegaron al lugar para apagar el incendio, sin que se conozcan los daños al momento.

La toma del Congreso por unos minutos tuvo lugar en medio de una manifestación pactada para este sábado por artistas, colectivos y docenas de entidades, con el objetivo de rechazar el presupuesto de ingresos y egresos del Estado para 2021, aprobado por el Parlamento, en su mayoría oficialista, y presentado por el Gobierno de Alejandro Giammattei.

En paralelo, mientras cientos de manifestantes tomaban el Congreso, otros miles de guatemaltecos se manifestaban pacíficamente contra Giammattei a solo un kilómetro de distancia frente al Palacio Nacional de la Cultura (sede del Gobierno).

El presidente guatemalteco reaccionó a las manifestaciones mediante un mensaje en sus redes sociales, en el que indicó que “se tiene el derecho de manifestar conforme la ley” pero “tampoco podremos permitir que se vandalice con la propiedad pública o privada”.

La apatía en contra de Giammattei y el Congreso se originó después de la aprobación del presupuesto el pasado miércoles, de madrugada, y sin que los 160 diputados tuvieran acceso al mismo.

El viernes por la noche, después de que Giammattei avalara nuevamente el presupuesto, su vicepresidente, Guillermo Castillo, aseguró en rueda de prensa que el país no se encuentra “bien” e instó a Giammattei a renunciar en conjunto para “oxigenar” a la nación centroamericana.

 

Argentina firmaría contrato con Rusia para la vacuna la próxima semana

Buenos Aires.- El Gobierno de Argentina tiene la "expectativa" de firmar la próxima semana el contrato con Rusia para la difusión de la vacuna contra el covid-19, la Sputnik V, indicó este sábado el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, y añadió que la comprarán "una vez que esté aprobada" por las autoridades competentes.


Fuente: EFE

"El contrato tenemos expectativa de estarlo firmando la semana que viene. (...) El proceso viene avanzando muy bien, y a partir de la conversación que tuvo el presidente (Alberto Fernández) con Vladimir Putin eso también hizo que la gestión se haga un poco más fácil", señaló en declaraciones a Radio 10.

Cafiero recordó que la vacuna rusa "ya entró en la Unión Europea" ya que "esta semana ya estaban haciendo pruebas en países europeos", y supeditó su compra a la aprobación de las autoridades sanitarias, como la argentina Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), de quien dijo que "es una autoridad de prestigio internacional".

"Nuestra responsabilidad es el cuidado de los argentinos y argentinas, nuestra responsabilidad es adquirir las vacunas en tiempo real cuando estén aprobadas en el resto del mundo y cuando ya se empiece a vacunar en el resto del mundo", precisó, y agregó que en el caso de la Sputnik V "se mete mucho la ideología ".

El jefe de Gabinete no dio plazos concretos de cuando podría llegar la vacuna al país y recordó que la rusa no es la única con la que están trabajando.

"Tenemos que trabajar tanto con la vacuna que se esta fabricando aquí en Argentina, la de AstraZeneca y Oxford, tenemos que trabajar con la vacuna de Pfizer, la americana, y tenemos que trabajar también, ahora si con una cuerdo Estado-Estado, con el Estado ruso, que es el que financió el desarrolló de su vacuna", subrayó.

Asimismo consideró que la campaña de vacunación contra el coronavirus va a ser "la más grande de la historia argentina", y llamó a los argentinos a "confiar en las autoridades".

Sputnik V, la primera vacuna rusa registrada contra la covid-19, ha probado ser eficaz en el 92 % de los casos, según los primeros resultados de las pruebas publicadas por el Centro Gamaleya y el Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR).

Este resultado se obtuvo en una investigación con más de 16.000 voluntarios 21 días después de recibir la primera dosis de la vacuna, que se inocula en dos tomas, o un placebo

 

Argentina registra cerca de 10 mil nuevos casos de COVID-19

Argentina registró este viernes 9.608 nuevos casos del coronavirus SARS-CoV-2, con lo que el número total de contagios se elevó a 1.359.042, mientras que las muertes ascendieron a 36.790, tras ser confirmados 261 fallecimientos en las últimas 24 horas.


Fuente: EFE

El número de casos conocidos hoy marca un descenso respecto a los registrados este jueves, cuando se notificaron 10.097 contagios.

De acuerdo con el informe diario que difunde el Ministerio de Salud argentino, la provincia de Buenos Aires permanece como el distrito con más casos confirmados hasta el momento (602.122, de los cuales 2.305 fueron notificados este viernes), seguida por la capital del país, con 155.869 contagios confirmados, 410 de ellos reportados hoy.

En tercer lugar se sitúa la central provincia de Santa Fe, con un total de 136.009 positivos, 1.757 notificados este viernes.

Por otra parte, según informaron fuentes oficiales, hay 1.177.819 pacientes que ya han sido dados de alta, mientras que 4.187 personas con diagnóstico confirmado de la covid-19 permanecen ingresadas en unidades de cuidados intensivos.

El porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva por todo tipo de patologías es del 57,6 % a nivel nacional, pero del 60,7 % si solo se considera Buenos Aires y su populosa periferia.

Hasta el momento, en Argentina se ha realizado un total de 3,62 millones de test para detectar el virus, con una tasa de 79.840 pruebas por cada millón de habitantes.

El presidente argentino, Alberto Fernández, anunció el pasado 6 de noviembre la continuidad, en principio hasta el próximo día 29, de las medidas sanitarias adoptadas desde el 20 de marzo para hacer frente a la pandemia, aunque introdujo cambios en cuanto a la calificación sanitaria de algunas zonas del país.

El cambio más destacado se ha dado en la región de Buenos Aires y su cordón urbano, que concentra a 15,4 millones de habitantes y que es el área con mayor número de casos de todo el país, pero que en las últimas semanas comenzó a desacelerar la curva de contagios.

La región metropolitana de Buenos Aires se encontraba bajo la categoría de aislamiento social preventivo y obligatorio desde el 20 de marzo y desde el 6 de noviembre ha pasado a estar bajo la categoría de distanciamiento social preventivo y obligatorio, lo que habilita a reanudar varias actividades, aunque manteniendo los protocolos de prevención.

El Gobierno decidió que otras diez zonas del país, donde la tasa de contagios está estable o en crecimiento, permanezcan bajo la categoría de aislamiento social preventivo y obligatorio.

Los positivos habían llegado en Argentina a un récord diario de 18.326 el pasado 21 de octubre pasado.

 

Brasil supera los seis millones de infectados por el COVID-19

Brasil superó este viernes la marca de seis millones de casos confirmados de el COVID-19, tras la notificación de 38.397 nuevos contagios en las últimas 24 horas, según informó el Ministerio de Salud.


Fuente: EFE

El total de infectados en el país sudamericano, uno de los más golpeados por la pandemia del coronavirus, se ubica ahora en los 6.020.164, de acuerdo con el más reciente boletín divulgado por la cartera.

En el mismo periodo, las autoridades también fueron notificadas de 552 nuevas muertes a raíz de la enfermedad, con lo cual el total de fallecidos llegó a 168.613.

El Ministerio informó además que otros 2.176 decesos sospechosos están bajo la investigación de las autoridades sanitarias por su posible relación con el virus.

El gigante sudamericano cuenta además con 5.422.102 recuperados del COVID-19, lo que equivale a un 90,1 % del total de contagiados, mientras que otros 429.449 pacientes siguen bajo acompañamiento médico.

Las cifras apuntan a una aceleración de la pandemia en el país, que consiguió reducir tanto el número de casos como el de muertes en octubre tras registrar un promedio por encima del millar de fallecidos por día en el pico de la pandemia, entre abril y mayo.

Los expertos advierten de que Brasil vive, así como diversos países en el mundo, una probable segunda ola de la emergencia sanitaria sin haber superado la primera.

Asimismo, los gobiernos regionales del país alertaron la víspera sobre una posible "tragedia epidemiológica" de grandes proporciones si el Ejecutivo se niega a reconocer que el país está viviendo una segunda ola de epidemia del COVID-19 y se abstiene de adoptar las medidas necesarias para enfrentarla.

Sin embargo, el Ministerio de Salud ha descartado que Brasil atraviese una segunda ola de la enfermedad y alega que los números son insuficientes para tal diagnóstico, a pesar del fuerte aumento de las muertes, los contagios y las hospitalizaciones por el covid-19 en los últimos días.

El Gobierno encabezado por el presidente Jair Bolsonaro es uno de los más escépticos en el mundo sobre la gravedad de la pandemia y ha criticado las medidas de distanciamiento social impuestas por las administraciones regionales y municipales para combatir el coronavirus.

El líder de la negacionista ultraderecha brasileña alega que tales medidas no van a detener el patógeno pero que sí pueden generar una quiebra generalizada de las empresas y despidos masivos de empleados, y que el hambre puede provocar más muertes que la propia enfermedad.