Dakovo: ‘Profesor’, fugitivo brasileño, líder de la red internacional de tráfico de armas

La Policía de Brasil indicó que el presunto delincuente estaría oculto en el llamado 'Complexo do Alemão', una zona integrada por un grupo de favelas de Río de Janeiro.

Las autoridades brasileñas concluyeron que el fugitivo Fhillip da Silva Gregório, de 36 años, alias ‘Profesor’ y líder de una facción del grupo criminal ‘Comando Vermelho’ de Río de Janeiro, estaría detrás de la gran red de tráfico de armas de origen europeo que de distribuyen entre Brasil y Paraguay.

Nota relacionada: Dakovo: se entregó otro objetivo del esquema de tráfico de armas

Según reporte del medio local G1, la Policía Federal de Brasil identificó al delincuente e indicó que estaría oculto en el llamado ‘Complexo do Alemão’, una zona integrada por un grupo de favelas de la zona norte de Río de Janeiro.

‘Profesor’, según el reporte, compra rifles y pistolas procedentes de Turquía, República Checa, Eslovenia y Croacia, para aumentar así sus fuerzas e imponer, a través de enfrentamientos armados, el control de territorios en distintas localidades de Río de Janeiro.

Sepa más: Operativo Dakovo: se entrega el exdirector de Dimabel

Las armas obtenidas por las organizaciones criminales brasileñas fueron adquiridas legalmente por el argentino Diego Hernán Dirisio. Luego, a través de “intermediarios” en la paraguaya Ciudad del Este, en la frontera con Brasil, el armamento era vendido y distribuido a las bandas delictivas de Río de Janeiro y Sao Paulo.

El delincuente habría adquirido el apodo de ‘Profesor’ porque en el lenguaje criminal, el mote hace referencia al “asesino” y a la persona que dirige el negocio a través del suministro de drogas y armas con negociaciones en el extranjero.

Según la Policía brasileña, ‘Profesor’ está internado en las favelas desde al menos hace tres años. Además, este sujeto se habría sometido a varias cirugías corporales para evitar su identificación y detención, entre ellas: tratamiento dental, implante de cabello y liposucción.

Capturado dos veces y fugado

Según los antecedentes penales, da Silva Gregório ha sido arrestado por las autoridades brasileñas en dos ocasiones. En 2012 fue detenido en flagrancia al portar depósitos bancarios con “cantidades significativas hechas para traficantes de la favela Nova Brasília”, una de las comunidades del ‘Complexo do Alemáo’.

Además, al revisar su lugar de residencia, la Policía encontró notas contables y nominales en los cuadernos, por lo que fue señalado de lavado de dinero y encubrimiento de activos, pero no habría recibido condena por ello.

Tres años después, en 2015, la Policía lo volvió a detener tras una investigación del departamento antidrogas, que demostró que ‘Profesor’ era uno de los principales distribuidores de drogas para la organización criminal y manejaba grandes cantidades de dinero para la actividad delictiva.

Lea también: Primo de Abdo aparece involucrado en esquema de tráfico de armas

De igual forma identificaron que la zona en la que fue capturado, era utilizada por su grupo delictivo para recibir droga, armas y municiones para la banda; y desde ahí se distribuían estupefacientes a las comunidades vinculadas a la organización. De hecho, lograron encontrar 100 kilogramos de cocaína que iban a trasladar a otra localidad.

Tras su arresto, permaneció encarcelado hasta septiembre de 2018, mes en que logró darse a la fuga. Luego, a partir de 2020, su nombre comenzó a ser escuchado entre los criminales que encabezaban enfrentamientos con la policía en el ‘Complexo do Alemáo’ y desde entonces es uno de los más buscados por las autoridades locales.

Milei aumenta 30% el salario mínimo en medio de inflación de 254%

El gobierno argentino fijó un aumento del salario mínimo de 30% en total entre febrero y marzo, informó el vocero de la presidencia este martes, en medio de una inflación de más de 250% anual.

Fuente: AFP

“No se ha logrado que las partes se pongan de acuerdo por la discusión por el salario mínimo”, dijo el vocero Manuel Adorni, refiriéndose al fracaso el jueves pasado del Consejo del Salario Mínimo, integrado por el gobierno, las cámaras empresariales y los sindicatos, que pedían un incremento de 85%.

En estas circunstancias, agregó Adorni, “el gobierno debe laudar entre las partes y fijar un salario mínimo”, algo que el presidente Javier Milei había rechazado inicialmente.

El número quedó establecido en 180.000 pesos para febrero (204 dólares al cambio oficial), lo que representa un aumento de 15% respecto a los 156.000 pesos actuales, y 202.800 pesos para marzo ( 230 dólares) y un incremento de 30% con respecto al monto actual.

Desde el último ajuste salarial en diciembre, la inflación se ubicó en 25,5% ese mes y en 20,6% en enero, para un 254% de inflación interanual.

El ajuste salarial se da en momentos en que aumenta la conflictividad en Argentina, donde la pobreza alcanza al 57% de la población, según un estudio del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) divulgado este fin de semana.

Se trata de la cifra más alta de pobreza establecida por esta medición privada en los últimos 22 años.

El gremio ferroviario tiene previsto un paro nacional el miércoles, la federación de trabajadores de Sanidad llamó a otra huelga el jueves y cuatro gremios docentes anunciaron similares medidas de fuerza para el inicio de clases, entre la semana próxima y la siguiente.

El ministro de Economía, Luis Caputo, había adelantado el lunes por la noche en una entrevista televisiva que el gobierno iba a fijar un aumento del salario mínimo.

La Confederación General del Trabajo (CGT), la mayor central sindical de Argentina y de orientación opositora, acusó el jueves al gobierno del ultraliberal Javier Milei de hacer fracasar el Consejo del Salario, “rompiendo una larga tradición de diálogo social tripartito”.

“No creo en que un político pueda definir un precio a mano. Ni se me ocurre. ¿Yo voy a emitir un decreto fijando un precio?”, dijo Milei el viernes sobre fijar un salario mínimo, tras el fracaso de la reunión.

Argentina roza el 60 % de pobreza: 523.000 paraguayos en medio

La crisis económica en el arranque del mandato de Javier Milei signado por el aumento de los precios y la depresión de los ingresos salariales ponen a Argentina en un nivel de pobreza de 57 % de la población

Las encuestas señalan que, alrededor de seis de cada diez argentinos son pobres en la actualidad, lo que, dicho en otros términos significa que no tienen ingresos suficientes para comprar la canasta básica (comida, transporte, ropa y medicinas).

Los números se dispararon rápidamente: del 49,5% en diciembre al 57,4% en enero, más de 3,5 millones de nuevos pobres, conforme cifras publicadas el fin de semana por la Universidad Católica Argentina (UCA).

El escenario supera incluso a la crisis del corralito de 2002 y deja atrás a los últimos datos oficiales, del primer semestre de 2023, cuando la pobreza era del 40,1%.

La fuerte caída de la capacidad adquisitiva de los ingresos afecta con mucha fuerza a las comunidades de inmigrantes en Argentina. En esta categoría están los paraguayos, que con 523.000 personas (registro oficial, no incluye indocumentados) de esa nacionalidad, sufren los embates de la crisis.

Gran parte de los compatriotas residentes en el vecino país son trabajadores de segmentos laborales como la construcción, el servicio doméstico y confeccionistas, en donde los sueldos quedaron desfasados en comparación a los niveles de inflación.

En enero, la inflación mensual fue del 20,6% y la interanual subió hasta el 254,2%, la más alta del mundo, por delante de Venezuela y el Líbano. Los salarios, la jubilaciones y las ayudas sociales no subieron durante enero. De no producirse subidas en lo que resta de febrero, según analistas, la pobreza volverá a experimentar un salto.

Te puede interesar: Fijan fecha para nuevos exàmenes de ingreso a la Academia Diplomàtica

Unos 17 presos, algunos de “alta peligrosidad”, escapan de una cárcel de Brasil

Las fuerzas de seguridad tomaron medidas para recapturar a los prófugos y piden a la población informar si tienen conocimiento de sus paraderos.

Un total de 17 presos se fugaron este lunes en la mañana del centro de reclusión Dom Abel Alonso Núñez, ubicado en el municipio Bom Jesus del estado de Piauí, al noreste de Brasil.

De acuerdo con información del medio local G1, que cita a Jucier Alysson, de la comisaría de Bom Jesus, la mayoría de los fugitivos son miembros de facciones criminales, y algunos de ellos son considerados “de alta peligrosidad”.

El Departamento de Justicia (Sejus) indicó que las fuerzas de seguridad tomaron medidas para intentar capturar a los prófugos del centro penitenciario que se encuentra a 608 kilómetros al sur de Teresina, la capital de Piauí.

El Sindicato de Policías Civiles y Servidores del Departamento de Justicia (Sinpoljuspi) detalló a G1, que el centro de reclusión tiene una capacidad para albergar a 76 reclusos, pero en la actualidad tenía a 188.

Vilobaldo Carvalho, presidente del Sinpoljuspi, presume que la fuga probablemente se produjo por la parte superior del recinto, a través del pabellón B, donde encontraron roto un candado de seguridad.

Entre tanto, las autoridades solicitaron a la población informar si conocen el paradero de alguno de los evadidos, y adelantaron que investigan las causas del incidente a través de procedimientos internos dentro del recinto carcelario.

Otro incidente

La semana pasada, en la ciudad de Mossoró, en el estado de Rio Grande do Norte, al noreste del país, se fugaron de una cárcel de máxima seguridad otros dos presos vinculados al Comando Vermelho, el mayor grupo criminal de Brasil.

Por tal motivo, el gobierno de Bolivia decidió declararse en alerta ante el posible ingreso de los prófugos al país y pidió a la población que compartiera cualquier información al respecto.