Italia introduce el certificado sanitario para entrar en los locales de ocio

A partir del 5 de agosto en Italia será obligatorio mostrar el certificado sanitario del coronavirus antes de sentarse a la mesa dentro de un bar o un restaurante, entre otros locales de ocio, según anunció hoy por el Gobierno.


Fuente: EFE

El Consejo de Ministros aprobó un decreto en el que además se amplía el estado de emergencia por cinco meses más, hasta el 31 de diciembre, en medio de un repunte de los contagios.

"Queremos evitar que un crecimiento de los contagios derive en nuevos cierres y el instrumento que tenemos es la vacuna. Por eso el mensaje es vacunarse, vacunarse, vacunarse", resumió el ministro de Sanidad, Roberto Speranza, en una rueda de prensa.

El texto estipula la obligación del "certificado verde" -que demuestra la vacunación, el haber pasado la enfermedad o una prueba negativa- para estar bajo techo en locales como cines, bares, restaurantes, teatros, museos, estadios o conciertos.

El certificado no será necesario para consumir en la barra ni en las terrazas.

El primer ministro, Mario Draghi, señaló por su parte que de este modo "los italianos podrán seguir divirtiéndose con la garantía de encontrarse entre personas que no son contagiosas" y defendió el decreto como "una medida que da serenidad".

El Ejecutivo de Roma quiere así contener al virus, que va al alza en las últimas semanas, pero también animar a la vacunación, y ha recurrido a este certificado como otros países, por ejemplo la Francia de Emmanuel Macron.

"Invito a todos los italianos a vacunarse inmediatamente, deben protegerse a sí mismos y a sus familias", animó el primer ministro tras repasar los beneficios de la vacuna para la economía y para la sociedad, dado que la cifra de muertes está en mínimos.

Sin embargo, la aprobación de este decreto, que deberá pasar por el Parlamento, ha dividido a los socios de su coalición, entre los partidarios de extender el uso del certificado, generalmente las fuerzas de izquierdas, y los que querían usarlo lo menos posible, como la ultraderechista Liga.

Tal y como reclamaba este partido, no se pedirá el certificado en los transportes públicos, aunque el Gobierno se compromete a estudiar este tema cuando pase el verano, a partir de septiembre.

Por otro lado, cambia el criterio según el cual las regiones son catalogadas por colores según sus restricciones y para las mismas no se tendrá en cuenta el número de contagios o la velocidad de propagación (Rt), sino la presión hospitalaria.

Se considerarán regiones en amarillo, de riesgo leve, las que tengan un 10 % de las camas de Cuidados Intensivos ocupadas por enfermos de covid; las naranjas entre el 20 y el 30 %, y las rojas, que suponen confinamiento, si superan el 30 % de ocupación.

En estos momentos todas las regiones italianas están en la denominada "zona blanca", sin restricciones, solo el uso de la mascarilla en espacios cerrados.

La campaña de vacunación avanza en Italia y 28,7 millones de personas ya han completado la pauta, el 53,17 % de la población mayor de 12 años.

El ministro Speranza refirió que en las últimas semanas el certificado sanitario ya ha sido descargado, en los teléfonos o imprimido en papel, por más de 40 millones de italianos de los más de 60 millones que ya han recibido al menos una dosis del compuesto.

La Liga se dijo "satisfecha" por este decreto, ya que no obliga a la vacunación a trabajadores y estudiantes, como llegó a plantearse, y aseguró que seguirá pidiendo medidas como la reapertura inmediata de las discotecas, que siguen cerradas.

 

Argentina reclama a Rusia por atrasos en entregas de la vacuna Sputnik V

Argentina reclamó a Rusia por las demoras en la entrega de la segunda dosis de la vacuna Sputnik V contra el covid-19 en una carta en la que advierte con romper el contrato de provisión, confirmó este jueves la asesora presidencial Cecilia Nicolini.


Fuente: AFP

La misiva, dirigida al Fondo Ruso de Inversión el 7 de julio, fue revelada este jueves por el diario La Nación y confirmada luego por Nicolini en declaraciones a la prensa.

"Urgentemente necesitamos algo de componente 2. A estas alturas todo el contrato está en riesgo de ser públicamente cancelado", dice la carta.

El esquema de la vacuna Sputnik V, del laboratorio Gamaleya, comprende dos dosis que son diferentes y no intercambiables, a diferencia de la mayor parte de los demás inmunizantes contra el covid-19.

"Nosotros entendemos el faltante y las dificultades de producción de algunos meses atrás", sigue la misiva. "Pero ahora, siete meses después, todavía estamos muy atrás, mientras estamos empezando a recibir dosis de otros proveedores en forma regular, con cronogramas que se cumplen".

Argentina acordó con Rusia la provisión de unas 30 millones de dosis de Sputnik V, de las cuales ha recibido cerca de 11,86 millones, según consignó la funcionaria, que viajó junto a la ministra de Salud, Carla Vizzotti, varias veces a Rusia para la supervisión del contrato.

Hasta ahora, han llegado 9,37 millones del componente uno, pero apenas 2,49 millones del componente dos de Sputnik V.

En las últimas semanas, el gobierno ha acelerado la campaña de vacunación para completar los esquemas de dos dosis, ante el temor a las consecuencias del ingreso de la cepa Delta de covid-19, de la que aún no se registra circulación comunitaria.

"Ante una situación mundial como la que venimos viendo y una dificultad en la producción, es algo muy habitual estas situaciones y estas presiones. Si no la hacemos nosotros, la hacen otros", declaró este jueves la ministra Vizzotti a El Destape Radio.

Al principio de la campaña de vacunación, Argentina priorizó la inmunización de la mayor cantidad posible de personas con una dosis, y decidió suministrar las segundas dosis en un plazo de tres meses, en un esquema similar al aplicado por Gran Bretaña.

Sin embargo, personas que recibieron la Sputnik V todavía esperan la segunda dosis al cabo de más de 90 días.

Argentina fue el primer país de la región en aprobar y aplicar la Sputnik V en diciembre de 2020. Además, recientemente hizo un acuerdo para fraccionar y envasar esa vacuna en el laboratorio privado argentino Richmond.

El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner fueron de los primeros en recibir la Sputnik V y lo mostraron ante las cámaras para transmitir confianza a la población.
Además de la Sputnik V, en Argentina se aplican las vacunas de AstraZeneca y de Sinopharm. Hace pocos días, se recibió una donación de parte de Estados Unidos de la vacuna Moderna, que probablemente se reservará para uso pediátrico.

- "Todos tuvieron retrasos" -

Unas 17,07 millones de personas han recibido una primera dosis de las diferentes vacunas y 5,79 ambas aplicaciones, sobre una población de 45 millones.

"El desafío que tenemos ahora es completar esquemas de la Sputnik porque de Sinopharm tenemos cantidad suficiente y AstraZeneca estamos recibiendo. Recibimos la semana pasada 550.000 dosis de Sputnik", dijo Vizzotti este jueves.

"Como resultado de esta negociación, de este mail, de esta presión, se está acelerando muchísimo el trabajo desde (el laboratorio argentino) Richmond, sobre todo para la dosis 2. Están formuladas y esperando el control de calidad 183.000 dosis", añadió la ministra.

Nicolini, en tanto, destacó que "Argentina está entre los 20 primeros países en el mundo en recibir vacunas. Todos los laboratorios tuvieron retrasos", matizó la funcionaria en diálogo con Radio con vos, al aclarar que la carta "no es una amenaza para nada".

Argentina suma casi 103.000 fallecidos por el virus y 4,79 millones de casos.

 

Argentina inmuniza con una dosis a medio país y quiere acelerar la segunda

La mitad de la población argentina cuenta ya con una dosis de la vacuna contra la covid-19, un hecho que el Gobierno ve crucial para avanzar contra la enfermedad, pese al menor ritmo de aplicación de segundas dosis y mientras se busca retrasar el ingreso de la variante delta.


Fuente: EFE

Según los últimos datos difundidos este jueves, en el país, con una población cercana a los 45 millones de personas, un total de 22.876.517 recibieron al menos una dosis de las diferentes vacunas con las que cuentan las autoridades sanitarias, lo que supone un 50,41 % de la población.

La cifra es mucho más baja en cuanto a los vacunados con el esquema completo, que son 5.797.847 personas, el 12,65 %.

La intención del Gobierno es avanzar en la inmunización completa, por lo que desde el Ministerio de Salud trabajan para adquirir más unidades del segundo componente de la rusa Sputnik-V, la primera vacuna que llegó al país cuando comenzó la campaña de vacunación en diciembre y una de las vacunas cuyos componente en ambas dosis son diferentes.

POLÉMICA CON EL FONDO RUSO

En las últimas horas trascendió una carta en la que una de las asesoras del presidente Alberto Fernández, Cecilia Nicolini, reclamaba al Fondo Ruso de Inversión Directa el envío de más segundas dosis, y deslizaba la posibilidad de romper el contrato firmado con las autoridades rusas para el suministro de vacunas.

"Eso es una nota dentro de las tantas notas, llamados telefónicos, whatsapp, reuniones, incluso viajes que tenemos tanto con el Fondo de Inversión Directo de Rusia (FIDR) como con todos los fabricantes y productores de vacunas para que puedan llegar vacunas a la Argentina lo antes posible", afirmó la funcionaria en declaraciones a Radio con Vos.

Afirmó que "hay muchas personas que están esperando la segunda dosis del segundo componete de la vacuna Sputnik-V", y que la responsabilidad del Gobierno es "hacer todo lo posible y por todos los medios para que estas vacunas puedan llegar lo antes posible a la Argentina".

Sobre este asunto también se pronunció la ministra de Salud, Carla Vizzotti, quien destacó que la comunicación con el FIDR es "algo muy habitual en estas negociaciones".

"Es algo muy habitual estas negociaciones, pedidos, o presiones, entre comillas. Si no lo hacemos nosotros, lo hacen otros. Así es, entre comillas, una pelea grande para conseguir vacunas", aseveró en declaraciones a El Destape Radio.

MÁS SEGUNDAS DOSIS DE SPUTNIK-V

"La semana pasada llegaron 500.000 dosis de Sputnik segundo componente, tenemos casi un millón de dosis que se formularon en Argentina y ya están cerca de su liberación y estamos trabajando para que esta semana sigan llegando vacunas Sputnik segundo componente. Y esperamos que esa porción de la población que está esperando el segundo componente lo pueda recibir lo antes posible", afirmó Vizzotti.

En el caso de la vacuna rusa, Argentina cuenta con 9.375.670 dosis del componente 1 y 2.493.160 del componente 2, por lo que necesita más unidades del segundo componente, para lo que las puede importar directamente de Rusia o importar solamente el componente activo, ya que el país suramericano está produciendo localmente ambos componentes de Sputnik-V.

En total, al país llegaron 39.945.430 vacunas, de las cuales 12.912.000 corresponden a Sinopharm; 11.868.830 a Sputnik V, (9.375.670 del componente 1 y 2.493.160 del componente 2); 9.140.600 a las de AstraZeneca y Oxford cuyo principio activo se produjo en la Argentina; 3.500.000 a Moderna; 1.944.000 a AstraZeneca por el mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y 580.000 a AstraZeneca-Covishield.

LA VARIANTE DELTA

Además de intentar aumentar la inoculación de segundas dosis, las autoridades tienen como fin prioritario minimizar el ingreso de la variante delta al país, para lo que el Gobierno dispuso a fines de junio medidas como un cupo máximo de pasajeros que pueden ingresar en vuelos internacionales, que inicialmente fue de 600 por día y que desde el día 10 de este mes se empezó a ampliar progresivamente hasta los 1.000 que regirán del 24 de julio al 6 de agosto.

Vizzotti precisó que "son 22 los casos que se han aislado de la variante delta en Argentina", y añadió que "hasta ahora solo un contacto estrecho ha sido positivo, pero también viajó, entonces no se considera que se haya contagiado de la persona".

"Hasta ahora no tenemos aislamiento en la comunidad sin antecedentes de viaje", concluyó.

 

Víctimas del derrumbe de edificio en Miami-Dade recibirán al menos US$ 150 millones

Las víctimas sobrevivientes y familiares de los 97 fallecidos por el derrumbe de un edificio residencial en Surfside, en el sur de Florida (EEUU), recibirán inicialmente 150 millones de dólares en compensación, informó un juez de Miami.


Fuente: EFE

El magistrado Michael Hanzman señaló en una audiencia que el monto surgirá del desembolso del seguro del Champlain Towers South y de la previsible venta del terreno donde se erigía el condominio de 12 plantas, que se desplomó la madrugada del pasado 24 de junio por causas que aún son materia de investigación federal.

Hanzman, que en la vista recalcó que los derechos de las víctimas serán protegidos, precisó que la cifra no contempla lo que resulte de las múltiples demandas colectivas entabladas tras el suceso en el que murieron 97 personas, 95 de ellas identificadas por las autoridades locales.

Si las víctimas y familiares quisieran, todas esas querellas se pueden consolidar en una sola demanda colectiva que cubra a todos los afectados, manifestó el juez.

Este mismo miércoles, varios medios del sur de Florida han dado cuenta de que el solar donde hasta hace poco había una montaña de escombros y trabajaban cuadrillas de socorristas está ahora prácticamente limpio y despejado y, de hecho, el senador estatal Jason Pizzo publicó fotos del área en su cuenta de Twitter.

El abogado Michael Goldberg, designado por Hanzman para que maneje las finanzas del condominio construido en 1981, confirmó en la audiencia de hoy que el área está libre de escombros, en un proceso que ha sido supervisado por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NITS, por sus siglas en inglés), la agencia al frente de la investigación federal sobre el colapso.

Añadió que se han almacenado en un depósito de Miami los restos de la edificación que han sido considerados evidencia clave para la investigación del NITS, cuyo reporte final puede tardar años, así como para los procesos judiciales.

De acuerdo con las autoridades, fueron retirados del lugar más de 22 millones de libras (unas 10.000 toneladas) de escombros desde que se desplomó el edificio.

El Champlain Towers South se hallaba en medio de un proceso de recertificación -un estudio de estructuras y electricidad requerido por ley al ser una edificación de 40 años- cuando se desplomó en medio de la noche y en momentos en que sus ocupantes dormían.

Tres años antes, un reporte hecho por una firma de ingenieros alertó de serios problemas de estructura en la edificación que merecían atención urgente.

DEBATEN FUTURO DEL TERRENO

La audiencia judicial sirvió también para que víctimas, familiares y propietarios de algunos de las más de 130 apartamentos que albergaba el condominio expresaran sus puntos de vista sobre qué hacer en el terreno tasado en unos 100 millones de dólares.

Mientras algunos quieren que en el sitio se levante un nuevo condominio que se pueda habitar de nuevo, otros mostraron su desacuerdo y, por el contrario, plantearon que se construya un memorial en el lugar.

Algunos señalaron que ambas opciones son compatibles y que en el terreno, en primera línea de playa, se puede erigir un nuevo edificio residencial que a la vez incluya un memorial en honor a las víctimas y afectados.

“Mucha gente siente que les gustaría recuperar su hogar”, dijo en la audiencia Oren Cytrynbaum.

Este propietario de un apartamento del Champlain Towers South recalcó que en la actualidad para muchos sería una “misión imposible” volver a tener una propiedad como la que tenían en el condominio, “considerando los precios de las casas, especialmente las propiedades frente al mar”.

El magistrado señaló que todas las opciones deben ser tomadas en cuenta, pero sin dejar pasar el tiempo en vista de que los damnificados necesitan las compensaciones monetarias para rehacer sus vidas.

Entre las víctimas del suceso, además de estadounidenses, hay argentinos, cubanos, uruguayos, colombianos, chilenos, venezolanos, paraguayos e israelíes, entre otras nacionalidades.

El último cuerpo en ser identificado corresponde a Theresa Velasquez, de 36 años, cuyo cadáver fue extraído de entre los escombros el pasado 8 de julio.