IPS compra remedios oncológicos por US$ 7,5 millones y no los usa

En noviembre del 2018, el IPS compró por licitación miles de ampollas de un medicamento llamado bevacizumab, pero en su presentación biosimilar, por valor de G. 46.599.997.600 (unos 7,5 millones de dólares, al cambio actual).


Fuente: La Nación

  • POR ALDO BENÍTEZ
  • aldo.benitez@gruponacion.com.py

La licitación fue adjudicada a la empresa Laboratorios Éticos. Este remedio es considerado clave para el tratamiento de pacientes con cáncer de colon, pulmón y otros. Con la compra de los biosimilares, el IPS se ahorró casi US$ 2 millones en comparación al precio ofertado por las ampollas, pero en su presentación genérica.

Lo que parecía ser una simple operación licitatoria terminó siendo un calvario para muchas familias que tienen entre sus integrantes a gente con cáncer y que siguen tratamientos en instituciones públicas. Además, el caso presenta otras características llamativas, mientras hospitales estatales como Clínicas y el Instituto Nacional del Cáncer (Incan) utilizan el bevacizumab biosimilar sin problemas, en el IPS los médicos se niegan. Pero, para entender mejor esta historia, vale remontarnos unos meses atrás.

En diciembre del 2018, el IPS introdujo a su sistema de distribución de fármacos oncológicos la presentación del biosimilar, que es un medicamento equivalente en calidad, eficacia y seguridad a un remedio biológico de referencia u original.

Hasta antes de noviembre del último año, la previsional compraba todos los medicamentos en su presentación genérica u original.

Sin embargo, el biosimilar es rechazado por casi todos los médicos de la sección Oncología del IPS. Los profesionales cuestionan que se haga la intercambiabilidad de medicamentos, es decir, que el paciente pase a usar un genérico a un biosimilar, dentro de un tratamiento. Esta posición de los doctores trajo sus consecuencias; familiares de los pacientes decidieron demandar al IPS para que la previsional compre de nuevo el bevacizumab, pero de referencia. Es decir, el considerado original.

La única empresa que provee dicho medicamento en Paraguay es Casa Boller, representante en nuestro país de la fabricante multinacional Roche. Justamente, Casa Boller había pulsado en la licitación de noviembre del 2018 para proveer del bevacizumab, pero su oferta, de G. 59.007.000.000 (US$ 9,4 millones), resultó ser muy alto para lo que el IPS pretendía pagar. La previsional se decidió por la oferta más competitiva en precio y según lo que dicen las instancias médicas, los remedios tienen la misma calidad que los genéricos.

Pero no todos rechazan el biosimilar en IPS. Tal es el caso de don Aníbal Domenech, un paciente a quien detectaron cáncer de pulmón en julio del 2018, pero recién pudo iniciar su tratamiento en diciembre de ese año. Don Aníbal ya arrancó con el bevacizumab biosimilar su régimen. “Él arrancó su terapia con el bevacizumab biosimilar. En el primer ciclo ya tenía el biosimilar. Después para el segundo creo que no y para el tercer ciclo, en primer momento le iban a suministrar, pero después me dijeron que iban a sacar del protocolo”, explica Isabel Domenech, su hija. Para Isabel resulta totalmente extraño el procedimiento.

Isabel tuvo que recurrir a una denuncia pública a través de sus redes sociales para lograr que el IPS le suministre de vuelta el biosimilar a su padre. “En Oncología me dijeron que había médicos que no estaban seguros de si era eficiente o no. Pero si ya le dieron a mi papá y cómo es que tienen este medicamento. La verdad, no pude entender eso”, dice Isabel.

Tras exponer públicamente la situación de su padre, finalmente el IPS aceptó seguir con el tratamiento. Actualmente, Oncología tiene 96 pacientes. De esta cantidad, 22 recurrieron a medidas judiciales con respecto a los biosimilares.

Andreas Ohlandt, asesor jurídico de IPS –el único funcionario de la previsional que atendió a La Nación para esta nota–, dice que la previsional tiene en stock la droga requerida, pero en su presentación biosimilar, que es la que adquirió por licitación.

En el caso del bevacizumab, este medicamento tiene la aprobación de la Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria (Dinavisa) para su uso. Los biosimilares habían sido presentados por el Ministerio de Salud ya en marzo del 2018. En aquel entonces, desde la propia Sociedad Paraguaya de Oncología Médica (SPOM), se decidió rechazar su uso Sin embargo, los hospitales nacionales igual empezaron a utilizar estos biosimilares.

Sin respuestas

La Nación intentó tener la versión de la jefa del Departamento de Hemato-Oncología del Hospital Central, Dra. Eva Lezcano, sobre este caso, pero a pesar de la insistencia nunca respondió a los mensajes ni a los pedidos para conversar vía prensa de la institución.

Salud Pública utiliza biosimiliares y no registra incidentes

El Incan y el Hospital de Clínicas utilizan los biosimilares en sus pacientes. Hasta hoy, no se reportaron incidentes con ninguno de los que siguen sus tratamientos.

La doctora Ita Yofee, jefa de la Unidad de Oncología de Clínicas, dice a La Nación que desde el año pasado están trabajando con los pacientes en el suministro de medicamentos biosimilares y que, hasta ahora, ninguno de ellos presentó una situación anormal. “No hemos tenido pacientes que hayan tenido un rechazo en sus tratamientos con los biosimilares”, expone Yofee.

A su vez, Juana Moreno, secretaria de la Asociación de Pacientes con Cáncer y Familiares (Apacfa), confirma que efectivamente en el Incan hay pacientes que hacen la intercambiabilidad en sus tratamientos. De hecho, en esta institución solamente se provee de biosimilares, ya sea el bevacizumab u otra droga.

 

Motochorros balean a un joven por resistirse a un asalto

Delincuentes hirieron de al menos dos balazos a un joven que se negó a entregar su celular. Ocurrió en Lambaré y la víctima está hospitalizada.

El nuevo episodio de inseguridad sucedió en el barrio Santo Domingo de Lambaré, sobre las calles Tte. Rolón y Antillas, alrededor de las 21:30.

Allí, un joven de 19 años que caminaba con el celular en la mano fue interceptado por dos delincuentes en moto, quienes exigieron a la víctima la entrega del teléfono.

El chico se resistió y allí recibió dos disparos en el muslo, tras lo cual los maleantes huyeron.

El muchacho, identificado como Nelson Fabián Mascarero, fue derivado al Hospital del Trauma, donde permanece internado.

 

Bacigalupo nombró a prima de Nicanor como directora en SNPP

La contratación de recomendados en la función pública no para, más aún si hablamos de personas cercanas a políticos de gran peso, quienes normal­mente son ubicadas en pues­tos claves y con privilegios que otros funcionarios no tienen.


Fuente: La Nación

Edith Pintos Penayo, prima de Gloria Penayo, esta última esposa del cuestionado direc­tor de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Nicanor Duarte Frutos, es otro caso al descubierto.

Pintos Penayo fue ubicada como directora de la Geren­cia de Acción Formativa del Servicio Nacional de Pro­moción Profesional (SNPP), dependiente del Ministerio del Trabajo, Empleo y Segu­ridad Social de la mano de la ministra Carla Bacigalupo.

La prima política del direc­tor de la EBY fue incorporada como funcionaria perma­nente desde el mes de febrero de este año, con un salario mensual de G. 10.400.000 a los que se suman las horas extras y las horas adicionales.

De acuerdo con la planilla del SNPP en su primer mes de trabajo ya se alzó con más de G. 20 millones sumando horas extras, adicionales y viáticos.

LLEGÓ Y SE FUE A LIMA

La nueva directora ingresó al SNPP y viajó a Lima, Perú, para participar de un semi­nario internacional deno­minado “Más jóvenes en las empresas: Cómo integrar trabajo y formación como vía para mejorar la emplea­bilidad juvenil y la produc­tividad de las empresas”. Según la planilla del SNPP, entre el 31 de marzo y el 4 de abril, la entidad estatal destinó G. 6 millones como viático para Pintos Penayo.

Insistimos varias veces con la encargada de RRHH Mirian Paredes para cono­cer los antecedentes de la incorporación de la prima política del influyente Nica­nor, pero la funcionaria se llamó al silencio.

LLENO DE RECOMENDADOS

El caso de la prima de Nica­nor se suma a otros nombra­mientos y comisionamientos de lujo que realizó Bacigalupo en el SNPP a modo de favores políticos, considerando que en su mayoría son seccionale­ros y operadores de la última campaña presidencial. Sal­taron una decena de hurre­ros incorporados, entre ellos Julio Pessolani, operador del diputado Arnaldo Sama­niego, que gracias a su comi­sionamiento cobra cerca de G. 11 millones al mes, G. 9,6 millones en el MTESS y G. 1,4 millones en la Municipalidad de Asunción.

En el caso de los contrata­dos sin concurso se encuen­tra el seguidor de la minis­tra del Trabajo Óscar Alberto González, quien fue ubicado en el SNPP con un sueldo de G. 5 millones. César Coronel Neumann y Carlos Enrique Rodríguez también son seccionaleros con sueldo en SNPP.

Otro de los casos escanda­losos es el de la encargada de la Dirección de Forma­ción y Capacitación, Ana Mabel Houdin. La funcio­naria aparece con horario laboral que coincide con su tiempo de enseñanza en el Colegio República de Colombia.

 

Mitic asegura que no oculta nada de la millonaria licitación

Miguel Martin, vice­ministro de Tec­nologías del Mitic, dio detalles con respecto al proyecto de Apoyo a la Agenda Digital, que tendrá un costo de US$ 130 millones. Aclaró que no se oculta ninguna información, como lo había cuestio­nado el desarrollador de sof­twares Matías Insaurralde. Sin embargo, admitió que los productos que aparecían en el portal no estaban desglo­sados por números.


Fuente: La Nación

“Nosotros contestamos todo lo que se pidió siempre por­que ya estaba disponibili­zado. El BID hace mucho que ya lo había publicado. Después lo disponibiliza­mos en la página del Mitic, estaba ahí, lo que sí tenemos que asumir es que los pro­ductos estaban desglosados sin números, los números no estaban así como se pedía y lo hicimos inmediatamente. Nosotros no queremos dejar de ser transparentes. Hoy los productos de cada compo­nente, que son los proyectos, están disponibles con sus montos”, manifestó Martin.

En cuanto a los US$ 45 millones que serán desti­nados a consultoría, señaló que no se trata solo de pape­les, sino que en el rubro 260 de consultoría, Hacienda incluye todo lo que es desa­rrollo de software y produc­tos terminados.

“Cuando uno pide un prés­tamo, el BID trabaja con Hacienda en paralelo y Hacienda, cada rubro, cada producto, cada proyecto que se tiene, lo mete en una nomenclatura o número o código presupuestario, todo lo que es desarrollo de sof­tware entra en 260, que es consultoría. Hay una confu­sión muy grande. En nuestro caso, ¿qué es ese 260 de con­sultoría? Son productos ter­minados, eso hace Hacienda, no nosotros”, aclaró.

Agregó que los expertos tuvieron varias oportunida­des para aclarar las cuestio­nes que estaban en duda, pero no lo hicieron. “Este proyecto de la agenda digital lo toma­mos del gobierno anterior, se viene trabajando con consul­tores internacionales. Para divulgar tuvimos muchísi­mas instancias, vino gente del sector que le representa a él (Matías Insaurralde), se dieron montones de oportu­nidades, incluso en el Con­greso Nacional se les llamó a ellos, era momento en donde podían haberse dado todas las cuestiones que eran en con­tra, pero no se dieron”, dijo.