El clan de Lilian: pretenden concretar golpe para politizar diplomacia

Hoy el Senado trata el proyecto de ley que intenta dejar de lado la carrera diplomática para acceder a cargos. La proyectista es Lilian Samaniego, quien preside la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta y quien inició el copamiento de cargos diplo­máticos con sus allegados.

La Asociación de Diplomáticos Escalafonados (ADEP) expresó mediante varias publicaciones su desacuerdo con la denominada “Ley Lilian” y promueve en redes sociales el uso de la etiqueta #PorLaVentanaNo.

Preocupa al gremio algunos puntos específicos que figuran en el proyecto planteado por la senadora Lilian Samaniego, que ya fue aprobado en general. Entre ellos la habilitación de personas ajenas a la profesión a ocupar cargos en consulados paraguayos y que los funcionarios diplomáticos hagan proselitismo.

El cuestionado proyecto de Lilian Samaniego levanta la prohibición de ejercer actividades partidarias, permite nombrar no diplomáticos en consulados, aumenta poder político sobre diplomáticos, entre otros.

Al permitir que se realice actividad proselitista fuera del local de la cancillería y las misiones diplomáticas, existe el peligro de que funcionarios en el exterior sirvan como caudillos políticos, captadores de votos y punteros.

Otros puntos cuestionables es la ampliación del cupo político en las embajadas, la conformación de la Junta de Calificaciones sin ningún diplomático, la influencia de políticos para los ascensos diplomáticos, etc.

El proyecto discutido en las audiencias públicas no fue el mismo que el aprobado. Las ideas que fueron rechazadas en la audiencia pública siguen estando en el proyecto aprobado. Así se desvirtúa la función de la Academia Diplomática a cualquier persona vinculada a las relaciones diplomáticas.

La carrera diplomática es de larga data. La ley 1335 estableció el primer escalafón en 1999 con personas que ya eran parte de la institución. Luego del 2007, el concurso es la única vía para el ingreso al escalafón.

EL CLAN DE LILIAN SAMANIEGO

El verdadero clan familiar de Lilian Samaniego está integrado por su esposo Jorge Antonio Coscia Sacarello, cónsul en Foz; Karen Benítez, oficial en Foz; Claudia Escobar, primer secretaria en Washington; Daniel Ojeda, cónsul en Buenos Aires; y Sebastián Pambliega, oficial en Corrientes. Además están sus recomendados Nerminio Noguera, oficial en Buenos Aires; Ruben Calvo, oficial en Foz; Rosa Alen, oficial en Buenos Aires; y su sobrino José Baranda, oficial en Corrientes.

 

UNITE para erradicar la discriminación y el estigma hacia las personas con VIH

Como parte de la campaña UNITE de las Naciones Unidas, que forma parte de la iniciativa de los 16 días de activismo para erradicar toda forma de violencia hacia las mujeres, niñas y adolescentes, distintas organizaciones que involucran a personas con VIH y trabajadoras sexuales convocan a un espacio de diálogo virtual el lunes 6 de diciembre, a las 10:00 horas, a través de la fanpage de Fundación Vencer.

La intención es generar una agenda de trabajo en Paraguay en torno a los objetivos de la Alianza Mundial de Acciones tendientes a Eliminar todas las Formas de Estigma y Discriminación relacionadas con el VIH.

El estigma y la discriminación siguen siendo uno de los mayores obstáculos para el acceso universal al tratamiento de las personas con VIH y el ejercicio pleno de sus derechos humanos. Para hacer frente a esta realidad, la Fundación Vencer, la Asociación OPUMI (ambas nucleaciones de base de personas con VIH), convocan a un encuentro virtual que cuenta con el apoyo de las Naciones Unidas, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), y ONUSIDA, en el marco de la campaña UNITE.

Tres son los compromisos asumidos en este espacio de diálogo: informar sobre la Alianza Mundial de Acciones tendientes a eliminar todas las formas de estigma y discriminación relacionadas con el VIH, sus objetivos, alcance, estrategias y logros a nivel global y regional; informar sobre la situación de los DDHH de las personas con VIH en Paraguay y conformar un grupo movilizador encargado de generar el diálogo social en el país.

De acuerdo con el último Índice de Estigma y Discriminación en Personas con VIH (Vencer/UNFPA, 2017)[1], 7 de cada 10 personas con VIH (73%) en Paraguay reportaron al menos una situación de discriminación por parte de una tercera persona (estigma externo) en el último año. Casi 9 de cada 10 (85%) experimentaron creencias y emociones negativas (estigma interno) relacionadas a su condición de personas con VIH; y 8 de cada 10 (79%) afirmaron que a partir del diagnóstico decidieron dejar de realizar algunas actividades que antes hacía, o cancelar planes. Finalmente, 4 de cada 10 (39%) reportaron que en el último año experimentaron al menos una situación en la cual sus derechos fueron vulnerados (barreras de acceso a la salud, educación, trabajo, vivienda, etc.).

¿POR QUÉ UNA ALIANZA?

La Alianza Mundial de Acciones tendientes a Eliminar todas las Formas de Estigma y Discriminación relacionadas con el VIH involucra al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres, el Fondo Mundial de lucha contra el VIH/Sida, la tuberculosis y la malaria, la Red Mundial de Personas que Viven con el VIH (GNP+) y la Secretaría de ONUSIDA, con el liderazgo y el apoyo técnico de la delegación de organizaciones no gubernamentales de la Junta Coordinadora del Programa de ONUSIDA.

Esta Alianza constituye una oportunidad para desarrollar articulaciones estratégicas entre diferentes sectores (Gobierno, sociedad civil y NNUU) que logren incidir en los Gobiernos para que estos se adhieran al compromiso con acciones concretas orientadas a eliminar todas las formas de discriminación relacionadas al VIH.

Los espacios de diálogo social, como el generado ahora en Paraguay, pretenden involucrar a los diferentes actores estratégicos, posicionando el rol de liderazgo de la sociedad civil, en especial de las poblaciones afectadas (personas con VIH) y de poblaciones claves (trans, trabajadoras sexuales, hombres que tienen sexo con hombres y otros).

 

Destacan reducción de G.10.000 millones en presupuesto de Diputados

Entre los periodos 2017-2018; 2019-2020; 2020-2021, la Cámara Baja tuvo una reducción de G. 10.000 millones en su presupuesto, según explicó el titular de la Cámara Baja, Pedro Alliana.

Uno de los rubros que sufrió una importante poda fue el de “Combustibles y Lubricantes”, que este año completó una reducción del 50% comparado con el presupuesto del año 2017.

De un presupuesto de G. 7.500 millones, durante la administración de Hugo Velázquez (2017), se bajó a G. 3.900 millones.

“Hemos recortado la mitad del rubro de combustibles; queremos recortar más, pero yo no me puedo tomar esas atribuciones, porque es una decisión del pleno de la Cámara de Diputados", comentó el titular Pedro Alliana.

En cuanto el rubro “Pasajes y Viáticos”, de G. 1.700 millones se bajó a G. 765 millones; mientras que “Servicios Básicos”, fue de G. 347 millones de G. 600 millones, dentro del periodo mencionado.

Además, el remate de 9 vehículos que tenía en su poder la institución, el recorte del seguro médico VIP de los legisladores, el recorte del rubro que servía para la compra del pin de oro, también influyeron en los 10.000 millones.

 

Paraguay: violencia sexual y restricciones al aborto alimentan epidemia de embarazo infantil

Una epidemia de embarazo infantil en Paraguay está siendo impulsada por el abuso sexual generalizado y las leyes restrictivas del aborto en el país, según un nuevo informe de Amnistía Internacional.


Fuente: CNN

Al menos 1.000 niñas de 14 años o menos dieron a luz en el país entre 2019 y 2020, dice el informe. Agrega que más de 12.000 adolescentes entre 15 y 19 años dieron a luz en 2019.

El informe, titulado “Son niñas, no madres”, destaca una crisis de violencia sexual contra las niñas, quienes luego se ven obligadas a cumplir con su embarazos bajo la ley paraguaya.

Las leyes de aborto de la nación sudamericana son algunas de las más extremas de la región, con el procedimiento criminalizado en casi todas las circunstancias, excepto cuando se reconoce que la vida de la madre está en peligro.

Paraguay tiene una de las tasas de embarazo infantil y adolescente más altas de América Latina y el Caribe, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

El parto prematuro puede presentar importantes riesgos para la salud. Las niñas menores de 15 años tienen cuatro veces más probabilidades de morir por complicaciones relacionadas con el embarazo, según el Consorcio Latinoamericano contra el Aborto Inseguro.

Violación y embarazo de una niña de 11 años reaviva debate sobre el aborto

En Paraguay, las niñas y adolescentes entre 10 y 19 años representan una de cada diez muertes maternas a nivel nacional, así como el 13% de las muertes maternas causadas por abortos inseguros, según Amnistía.

Paraguay adoptó una ley en 2018 para prevenir el abuso sexual y garantizar la atención integral a niños y adolescentes sobrevivientes de abuso sexual. Sin embargo, el informe describe la implementación de la ley como insuficiente, destacando lagunas en la protección de los jóvenes, “como la ausencia de políticas públicas adecuadas y la falta de cumplimiento de las leyes existentes para prevenir abusos y proporcionar reparación cuando ocurren”.

Embarazos en menores aumentaron durante la pandemia

“Por acción y omisión, Paraguay está dando la espalda a sus niñas y adolescentes que enfrentan abusos inimaginables”, dijo Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

“Las niñas tienen derecho a una vida libre de violencia. Obligar a alguien a continuar con un embarazo, especialmente cuando es resultado de una violación, es una forma de maltrato que puede considerarse tortura”, agregó.

Solo en 2019, el Ministerio Público del país recibió diariamente un promedio de 12 denuncias de violencia sexual contra niñas y adolescentes, que en algunos casos resultaron en embarazos, según el informe.

La postura restrictiva de Paraguay sobre el aborto ha llamado la atención internacional antes. En 2015, una niña de 11 años dio a luz después de que las autoridades paraguayas le negaran un aborto. La niña había quedado embarazada de su padrastro a los 10 años.