Procesan a ebrio que atropelló y mató

La Fiscalía de Ciudad del Este abrió un proceso contra un automovilista por homicidio culposo y exposición al peligro en el tránsito terrestre. 

El fiscal Alberto Torres abrió un proceso penal contra un automovilista involucrado en un percance mortal, ocurrido en la zona de Minga Guazú. Se trata de Héctor Manuel Fretes Medina (29), quien enfrenta cargos por los supuestos hechos punibles de homicidio culposo y exposición al peligro en el tránsito terrestre.

 

El accidente ocurrió este 9 de setiembre último, a las 01:10 horas aproximadamente, sobre la avenida Los Cedrales del kilómetro 14 Monday, a unos 3 mil metros de la Ruta PY02, resultando víctima fatal Atilano Martínez Aquino (43).

 

Refieren los datos, que el sospechoso circulaba a bordo de un automóvil Toyota Fielder, de color azul, con matrícula CEY 278Py, cuando atropelló a la víctima, quien a su vez se desplazaba en una motocicleta, de la marca Shineray 150cc, de color negro, con chapa 511 CAG Py.

 

Del fuerte impacto, el motociclista fue lanzado al pavimento, sufrió diversas lesiones y falleció por “shock hipovolémico por traumatismo cerrado de tórax”, según el diagnóstico de la médica forense del Ministerio Público, Dra. Raquel Cáceres.

 

Los agentes policiales de la subcomisaría 14ª del barrio Norma Luisa intervinieron en el lugar y demoraron al protagonista del atropellamiento. El mismo, por disposición fiscal, fue conducido a la base de la Patrulla Caminera y sometido al alcotest, que arrojó positivo 0,97 mg/l.

 

Por consiguiente, el fiscal Alberto Torres resolvió imputarlo por homicidio culposo y también exposición al peligro en el tránsito terrestre.

Iglesia Católica exige transformación educativa sin “ideología de género”

Desde la ciudad de Caacupé, la Iglesia Católica exigió a las autoridades nacionales una transformación de la educación paraguaya pero sin la cuestionada “ideología de género”.

En su cuarta carta al pueblo paraguayo, monseñor Ricardo Valenzuela, obispo de Caacupé, afirmó que cíclicamente aparecen situaciones que buscan hacer cambios en la educación y en torno a esa polémica se forman grupos que plantean cambios y otros que se niegan a esas reformas.

“No pocas veces los grupos llegan a la violencia verbal, al hostigamiento, a la descalificación fácil, a la difamación y a la afrenta. La Iglesia se mantiene en su postura de respetar la Constitución Nacional y la Doctrina sobre la vida. A pesar de las fuertes presiones que ejercen los lobbies nacionales e internacionales, seguimos apostando a nuestra fe en la Palabra de Dios, en la familia y en la vida como creación divina”, resaltó.

Leé más: Homilía centra mensaje en la familia como elemento fundamental de la vida social

El líder religioso reconoció que el sistema educativo paraguayo es deficiente y necesita una transformación, pero subrayó que ese cambio deberá realizarse “sin ideologías que desvirtúan la naturaleza humana”. “Esa educación debe ser integral e integrada y debe responder a toda la realidad del hombre y de la mujer, un proceso educativo que respete la identidad sexual, la cultural del pueblo paraguayo y la dimensión trascendente de la vida. Como el Papa Francisco nos alerta, hay que tener cuidado con las “colonizaciones ideológicas” que socaban el cimiento de la cultura de los pueblos. Queremos que nuestros niños y jóvenes crezcan como Jesús”, destacó.

Así también, durante el novenario de la Virgen de Caacupé otros religiosos también instaron a evitar caer en “ideologías foráneas”.

Leé más: Arzobispo insta a derogar convenio: “Europa nos quiere imponer su educación fallida”

Itaipú y tarifa de la ANDE reducida por tres meses, justo en las internas, critica obispo

En la carta dirigida al pueblo paraguayo y leída al término de la misa de Caacupé, el obispo Edmundo Valenzuela pidió que no se desvíe la atención de la renegociación del Anexo C de Itaipú, con la reducción temporal de la tarifa de la ANDE en los últimos tres meses del año, en coincidencia con las internas.

Varios temas de interés nacional fueron abordados en la carta de seis páginas escrita por el obispo de Caacupé, monseñor Ricardo Valenzuela. 

Uno de ellos, la revisión del Anexo C  del Tratado de Itaipú, cuya revisión está fijada para el 13 de agosto del 2023, pero que requiere una preparación del actual Gobierno, que ya perdió la primera batalla al ceder en su postura sobre la tarifa 2022.

El obispo indicó que debemos estar listos como país para dicha renegociación, sin embargo, seguimos sujetos a cuestiones banales y sin colocar el tema en la agenda de cuestiones relevantes. 

Lea también: En Caacupé dan tirón de orejas a Marito: endeudamiento y rapiña de fondos del IPS

“Que no se desvíe la atención con aquello de tarifas reducidas y con descuentos de tres meses coincidentes con el calendario electoral. La cuestión fundamental está en la renegociación”, expresó el monseñor.

Exhortó al Gobierno a informar de antemano, a quiénes proponen para conducir la renegociación y qué se plantean conseguir para el Paraguay.

Además en HOY: Homilía centra mensaje en la familia como elemento fundamental de la vida social

Durante la extensa y tardía negociación de la tarifa 2022, clave para el punto de partida de la negociación del Anexo C, Paraguay no logró imponer su postura de mantener la tarifa en USD 22.60 Kw/h y aceptó la reducción, a la que se denominó de forma elegante, “tarifa intermedia” de USD 20.75, ya que es ligeramente superior a la disminución que esperaba Brasil de USD 18,90.

En Caacupé dan tirón de orejas a Marito: endeudamiento y rapiña de fondos del IPS

En su cuarta carta al pueblo paraguayo, monseñor Ricardo Valenzuela, obispo de Caacupé, dio un estirón de orejas al Gobierno de Mario Abdo Benítez por el altísimo endeudamiento del país y la rapiña que se hará de los fondos jubilatorios del Instituto de Previsión Social (IPS).

El gran ausente en la Villa Serrana fue el presidente Mario Abdo Benítez, quien días atrás ya fue a Caacupé y evitó asistir este 8 de diciembre ante el temor a no ser bien recibido por los feligreses.

Durante la misa central por la celebración religiosa de la Virgen de Caacupé, el líder religioso Ricardo Valenzuela le dedicó (sin mencionarlo) unas palabras.

Leé más: “Marito fue hoy a Caacupé para evitar abucheo el 8 de diciembre”

Primero Valenzuela refirió que una preocupación fundamental es la situación y el manejo de la economía. “A duras penas hemos superado una pandemia y por poco, como resultado inmediato, no hemos caído en una debacle económica. Es necesario fijarse en el endeudamiento de nuestro país en cifras siderales, miles de millones de dólares, como deuda externa, que representa un altísimo porcentaje del producto interno bruto”, indicó.

Justamente, de acuerdo con los datos públicos, el alarmante nivel de la deuda pública, hasta el mes de septiembre, ya rondaba los 14.670 millones de dólares, que equivale al 35,8% del PIB. Del monto total adeudado, 11.812 millones corresponden a compromisos del Estado con los acreedores externos y los restantes 1.819 millones representan la deuda interna. En la administración actual, la mayor parte del endeudamiento fue para las obras públicas, y no hay que olvidar que la empresa distribuidora de asfaltos, declarada por Mario Abdo, creció 450% en sus importaciones en coincidencia con el impulso en la construcción de rutas a través del MOPC.

Nota relacionada: Paraguay se volvió un adicto al endeudamiento, resalta Herken

El obispo de Caacupé mencionó que no parece prudente hacer préstamos y más préstamos y aprobar, deliberadamente, un presupuesto deficitario; gastos y más gastos sin tener aún con qué pagar. “El panorama sombrío de nuestra economía apunta directamente a la quiebra con toda la consecuencia que se puede derivar. Nuestro país, cuya economía se centra en tres rubros principales: agricultura, ganadería y energía. El bajo valor agregado de las actividades productivas repercute en un alto desempleo o subempleo en tanto que la extracción de recursos naturales choca frontalmente con la conservación ambiental”.

“Cada tanto escuchamos que se tiene la idea de endeudarse más y más, inclusive para pagar sueldos y aumentos salariales de algún sector de los funcionarios públicos. No estamos en contra de que se pague bien a los trabajadores, pero frente a la precariedad de los recursos estatales, sobre todo en salud, educación, seguridad y justicia, es necesario cuidar los gastos”, agregó.

Por otro lado refirió que el Instituto de Previsión Social  (IPS) es una gran institución que atiende los problemas de salud de tantos trabajadores y obreros cumpliendo así un rol relevante en la sociedad. Y en ese sentido manifestó su preocupación en la propuesta de “meter mano” a los fondos de la previsional, lo cual es sumamente riesgoso para el futuro de miles de asegurados y sus respectivas familias.

“Cada tanto se hacen intentos de utilizar fondos del IPS, buscando atajos para solucionar, de modo imprudente y deshonesto, faltantes causados por el mal manejo de la administración de la República. Por eso, con fuerza profética, requerimos que se atienda a no despojar a los trabajadores de los recursos generados con su dinero ganado con esfuerzo y tenacidad. Los obreros tienen derecho a disfrutar plenamente de la asistencia sanitaria y que reciban su justa jubilación. Quitar al IPS de sus recursos resultará muy peligroso. Y nos preguntamos y preguntamos a los representantes que proponen estas posibilidades: ¿No sería el fin del seguro social? ¿Por qué los obreros deben pagar el costo de la mala administración de los gobernantes?”, cuestionó.