"Nenecho no cumplió pacto y no tuvo bendición ni de Cartes ni de Abdo"

El ministro del Interior, Euclides Acevedo, contó que fue testigo del pacto que hizo Óscar “Nenecho” Rodríguez con Dani Centurión, pero que no cumplió y terminó asumiendo como intendente de Asunción.

Euclides Acevedo reveló en entrevista con la radio 730 AM que fue testigo de un acuerdo entre Óscar “Nenecho” Rodríguez y Daniel Centurión, actual asesor del presidente Mario Abdo y concejal con permiso de Asunción, para que este último supla a Mario Ferreiro.

“Fui testigo del acuerdo y del pacto que se hizo con Nenecho Rodríguez y Dani Centurión, se abrazaron, pero Nenecho no cumplió”, agregó.

Tras la renuncia de Ferreiro, el acuerdo político entre los colorados consistía en que el asesor presidencial vuelva a la Junta Municipal como concejal para luego ser elegido como el intendente.

Al no cumplir con su palabra, “Nenecho no tuvo la bendición ni de Horacio Cartes (líder de Honor Colorado) ni de Mario Abdo Benítez (de Colorado Añetete)“, de acuerdo con Acevedo.

 

Juan Carlos Galaverna: "Yo reivindico la conspiración"

Fue protagonista de todas las convulsiones políticas del Paraguay de los últimos 30 años. Acompañado de su eterno cigarrillo, Juan Carlos “Calé” Galaverna habla con Augusto Dos Santos para la primera edición de Expresso, del canal GEN, del 2020. Reivindica la conspiración como un arte político y habla sobre si a sus 70 años volverá a candidatarse para un nuevo período parlamentario, sobre las intrigas, sus miedos e insiste en que hay que buscar un pacto nacional para lograr gobernabilidad y ser un país viable. Una charla íntima con uno de los personajes políticos más trascendentes de la política paraguaya en las últimas décadas.


Fuente: La Nación.

–Augusto Dos Santos (ADS): “ C a l é ” , ¿cuándo sentís que el gen de la política te llama y por qué?

–Primeros tiempos de la secundaria. Ya en la primaria tenía algunas inquietudes. Recuerdo que seguía mucho lo de John Kennedy tal es así que me hace recordar a una de mis maestras. Tuve la suerte de tener a maestras sensacionales en los seis años de mi primaria y en el sexto grado, mi profe se llama doña Ana Ayala de Amarilla y la noticia permanentemente era con relación a Kennedy y ella nos hablaba mucho de John F. Kennedy, todo el mundo decía así, yo curioso ya, bien caradura, levanto la mano y pregunto. Señora, qué significa la F. Y sobre el pucho dice “queda como tarea para mañana que averigüen”.

–Brillante…

–Pero no sabía, para esta dignísima y queridísima señora fue una salida espectacular. Luego le digo yo, usted nos pidió esto porque no sabía… y me dice, claro, pero callate. En ese tiempo ya sentía curiosidad y me sentía atraído. Y en la secundaria ya directamente en acción política porque recordarás que en la época de los sesenta era la época más floreciente de los centros de estudiantes secundarios. Recuerdo que estando en cuarto o quinto curso yo llevaba el palo mayor y rompimos filas en protestas por los saltos del Guairá. Ya éramos rebelditos, verdad y bueno, por un discurso de un acto del 14 de mayo por primera vez fui preso. Un grave apresamiento de tres horas en la comisaría de Ypacaraí.

–ADS: Bueno, por algo se empieza. Y hablando de Ypacaraí, el estuche de tu vida, Ypacaraí no era un lugar que esté tan exento de historias políticas, ¿no?

–Ypacaraí tuvo esa característica siempre. Imaginate que monseñor Ismael Rolón, nada menos, lo designó capital del diálogo nacional y capital de la democracia. Ypacaraí es un pueblo luchador. Siglo 19, poco después de la finalización de la Guerra de la Triple Alianza, ya se produce la revuelta de Tacuaral, el antiguo nombre de Ypacaraí. Bernardino Caballero, con su montonera, ya intentaba tumbar al gobierno de los legionarios instalado por las fuerzas que se instalaron en Paraguay luego de la guerra.

–ADS: Solés mencionar siempre que Ypacaraí fue un sitio de resistencia en el contexto del festival, pero solés recordar también que hay creadores de la literatura y de la música, que es un componente vital de la identidad nacional que nacieron en tu pueblo.

–El poeta social por excelencia, Teodoro Salvador Mongelós, autor de tantas composiciones de reivindicaciones sociales, además de temas que cantan al amor, que cantan a la mujer. Una de sus obras emblemáticas, “Ha mboriahu”, “Dinero sapukái”, “Che reindy kuña koygua”, pero para mí la obra que más lo representa a este poeta popular se llama “Ha pilincho”. Comienza con la descripción de un paisaje casi pastoril, luego en las dos primeras estrofas, y en las dos siguientes canta a la mujer amada y en la dos últimas proclama las reivindicaciones sociales del pueblo paraguayo.

ADS: ¿Qué encontrás de bello en la política, “Calé”? Recuerdo siempre esta expresión. Gente de la iglesia te dice “eh, que la Iglesia es santa y prostituta”. ¿Qué es la política?

–Yo hace rato que opté por una definición de la política. La que es una actividad sucia, pecaminosa, maliciosa, malévola, que cuando entrás a la política renunciás a todo parámetro ético y moral, ha che ndahechái upéicha (Yo no lo veo así). Por eso mi definición después de mucho indagar y meditar, como decía el finado Epifanio Méndez Fleitas, para mí la política no es sino la puesta en práctica del principio jesucristiano de la projimidad. Política es servicio, es solidaridad, política es brindarse a los demás. No estoy queriendo aparecer como el santo que solamente pienso en los demás. No, yo pienso en mí, en los míos, a nivel familiar y amistoso. Pero nunca dejo de pensar en el prójimo en general. Toda mi vida dediqué el 75% al servicio de la gente y un pequeño porcentaje a la conspiración.

–ADS: “Calé”, yo puedo definir por lo menos cinco conspiraciones importantes desde la transición (desde 1989) y me cuesta mucho sacarte del medio de todas ellas. ¿Cuán dentro estuviste en todas las conspiraciones de los últimos 30 años?

–Menos de lo que la gente pinta y más de lo que la prudencia recomendaba. Yo siempre fui muy jugado. Y reivindico la conspiración. Una acepción que según la academia de la lengua ya está en desuso, era que la conspiración también significaba convocar a la gente a favor de uno. ¿Qué conllevaba eso? A favor de uno para llevar adelante alguna acción que naturalmente perjudicaba a otro. Ahora su acepción moderna, según la Real Academia, es la de unirse para golpear a alguien, para afectar negativamente a alguien. Generalmente contra una autoridad. La conspiración es una condición ineludible en quien ejerce la función política. La nderecospirái nio entonces nde ndaha’éi político (si no sabés conspirar, entonces no sos político), decía Blas N. Riquelme. La conspiración es inherente a la propia actividad humana y en particular a la gestión política. Pero se satanizó. Y empecé a calcular por qué pasó eso. La conspiración conlleva pensamiento, ha ikaigue lo mitã la opensahaguã (La gente es holgazana para pensar). Amóotove emaña va’erã (tenés que mirar mucho más adelante).

–ADS: Es un hecho intelectual.

–Claro.

–ADS: Quería plantearte el tema de la transición. Son 30 años. Hay mucha insatisfacción con la democracia. Ndovy’ái lo mitã (No está feliz la gente) con la democracia, fundamentalmente desde la perspectiva de equidad social, verdad… ¿o cómo lo ves?

–Debería empezar la respuesta de una manera que habitualmente no lo hago ni me gusta, ni muy muy ni tan tan. Como decía el finado Baldomero Barrios, ndaipóri mba’eve, pero oî la oîva (acá no hay nada, pero de que hay algo, hay). De fondo Augusto, yo no tengo rigor científico para mi análisis, pero analizo permanentemente, a lo Chaco, analista vaca ra’y, la democracia es rechazada instintivamente por los seres humanos en general y por los latinos en particular, y por los paraguayos en especial, porque conlleva responsabilidad. La dictadura te oprime. Te corta las manos. Pero tenés la opción de culparle o tirarle toda la responsabilidad al dictador. Si ha’ente voíko oresolvepa la cosa pues (si total, él nomás resuelve todos los temas), entonces nde eikatu la gradería guive emondó (podés protestar desde la gradería, insultando) a la mierda, a la puta, ku réfere etrataháicha cáncha de fútbolpe (como si se tratara de un árbitro de fútbol).

–ADS: Felino Amarilla dixit, aquello de contra Stroessner vivíamos mejor.

–Claro, eja’o ha nde ejapoma la nde (reclamaste y ya hiciste tu) trabajo como ciudadano. Ha la democraciape ko nde rejapo manteará (pero en la democracia tenés que participar en) algo, ha ndajaposéi guasúi (y no queremos inmiscuirnos mucho). Entonces seguimos con el cuestionamiento casi ilimitado a quien ejerce la presidencia de la República, colateralmente a sus colaboradores inmediatos, péa upéi otoká (eso luego le toca) al gobernador, otoka intendentepe (le toca al intendente). Pero jaháko hese hína (pero igual estamos avanzando). La participación ciudadana ha aumentado. La ciudadanía se hace escuchar, a veces de manera inapropiada, pero yo prefiero a que sea de manera inapropiada a que no haya manifestación ciudadana. Y por sobre todo, Augusto, de la transición yo rescato algo que no creo que nadie pueda rebatir esto: la Libertad. Hemos conquistado la libertad.

Esto que estamos teniendo es el primer ensayo democrático en nuestra historia. Ñandéko ñañepyrû voi (nosotros empezamos) con los jesuitas, pe época colonialpe (en la época colonial). En las reducciones, matrakapúpe repu’a (a golpe de matraca te levantabas de la cama), matrakapúpe reho kokuépe (a golpe de matraca te ibas a la chacra), matrakapúpe rekaru (a golpe de matraca comías), matrakapúpe rejapo ku otro (a golpe de matraca hacías lo otro). Ña continua retopa (continuamos y le encontrás ) al doctor Gaspar Rodríguez de Francia, mi ídolo en toda la historia universal de la política. Los López, el primer presidente democrático, he’i… mmm… Jahejánte upépe (dejémoslo así). Ha upéi ña embojo’apýma Stroessnere (Luego ya juntás la época de Stroessner), entonces venimos de una historia de autoritarismo, de opresión.

–ADS: Lino Oviedo fue una especie de Cerro-Olimpia contigo. ¿Alguna vez después de ese quiebre tan fuerte te encontraste mano a mano, en un escenario tranquilo, hablando con él?

–No. Estuvimos confrontados… tuvimos una relación primero cortés, nada más que eso, no era amistad. Por ese lado nos relacionamos, pero después nos reencontramos ya con la famosa dupla Wasmosy-Seifart vs. Argaña-Ibáñez, en donde él actuó políticamente. Yo de alguna manera fui cómplice de esa intromisión militar en la política al callarme. Y realizada esa famosa interna cuyo resultado después fue distorsionado. El tipo se convirtió prácticamente en un jefe político. Convocaba a reuniones en la Caballería.

–ADS. ¿Qué virtudes le ves a Oviedo tantos años después?

–Un puto dinamismo. Voy a cometer una infidencia y que me va a tener que tolerar y disculpar si es posible Arielito Oviedo, a quien le tengo un gran aprecio. Empezábamos a pergeñar el proyecto Cartes presidente y casi cada día nos reuníamos y habitualmente en la oficina de Horacio. Llegó un día y lo encuentro con Ariel Oviedo y le digo, espero que terminen la charla… y él (Horacio) dice no, justamente te estábamos recordando… Entonces entro y pregunto qué se recordaron de mí. Y me dijo Horacio, le estaba diciendo a Ariel que vos sostenés que los dos políticos más guapos que conociste en tu vida son Lino Oviedo y Nicanor Duarte Frutos. Así es, ¿verdad, líder?, me dice Horacio –él siempre me trató de líder–. Y le digo sí, sostengo eso, estoy convencido de eso y sale Ariel para sorpresa mía y dice “no, mi papá es una máquina. Cuando se pone un objetivo avanza, avanza, no hay obstáculo que le detenga y cuando está por lograr su objetivo le da su chiripiorca y se derrumba todo”. Para mí la pintura más perfecta que se pueda hacer de una persona como el finado Lino Oviedo. Pero era terrible, eh, la nderepyrúirõ karia’ýicha la yvy’ápe ary ndemo shushupaiteta (si no pisás como hombre sobre la tierra te va hacer temblar).

–ADS: ¿Cómo estás viendo estos hechos que están ocurriendo últimamente, lo más altisonante, la caída de Mario Ferreiro o los protagonismos que surgen, como lo de Camilo Soares, por ejemplo?

–Lo de Camilo es espectacular. Me cuentan que él estuvo en la conspiración para que Mario Ferreiro sea candidato a cargos importantes, junto a un periodista cuyo nombre me voy a reservar, pero que casualmente me está haciendo la entrevista, pero el nombre no diré ni en una sala de tortura. Luego sale la historia de la pelea entre ellos. Esa es una parte que para mí quedó en el campo de lo nublado, que Camilo decía que la casa no era su casa que perdió por culpa de Mario, péa que amóa (esto y aquello), en fin, es la parte anecdótica. Yo le decía ayer al amigo “Palo” Rubin que varios concejales, entre ellos José Alvarenga, Rosanna Rolón, Orlando Fiorotto, sobre los posibles indicios de corrupción en la administración Ferreiro y entonces te voy a repetir lo que le dije a “Palo”: Un chasquillo de dedo de Camilo y ya estuvo ahí la fiscalía, la policía, ere eréa y se desencadenaron los hechos que tuvieron como hecho principal hasta ahora la renuncia de Ferreiro, que yo creo constituye una acción política equivocada. Chero guarã ha’e opytáramo’a oenfrenta (para mi gusto, él –Ferreiro– tenía que quedarse a enfrentar) la situación ha koánga ko oîva ha oî’ýva ojetapetepata hi’ári (porque ahora lo que ocurrió y no ocurrió le van a endilgar). Conste que dicen que la designación de este muchacho Rodríguez, joven correligionario, es parte de un pacto de blanqueo, que espero que no sea así y que no creo que sea así.

–ADS: ¿Existe un crecimiento o no de los sectores progresistas en el país?

–Con muchos problemas. Yo noto como una de las causas, lo que para mí es un hiperprotagonismo entre las individualidades. Heta la (hay muchos) cacique… La línea progresista, por decirlo de alguna forma, últimamente che gusta pe (me gusta ese) tercer espacio, che gusta (me gusta), ipu porãiterei la che apysápe (suena muy bien a mis oídos). La vigencia y permanencia de ese tercer espacio es una necesidad. El bipartidismo no está consagrado en nuestro país. A pesar de la indudable superioridad de adhesiones ciudadanas que tiene mi partido, el Colorado, y el PLRA, ese tercer espacio impide que la cosa sea como en Estados Unidos de Norteamérica. Ndajarekói (no tenemos) nio la vocación, el sentido común de armonizar intereses. Yo le decía a mis correligionarios, yo pues estoy en la tarea medio quijotesca de pretender la armonía en la dirección de mi partido.

–ADS: Lo cual es un gesto casi contracultural, eh. El éxito del Partido Colorado tiene mucho que ver con su polarización.

–Sí, señor. Decía eso, que falta el sentido común. La contrariove la Partido Blanco ha la Partido Colorado del Uruguay nio hasy la jatopave ko mundope (es muy difícil encontrar una rivalidad tan dura en el mundo como la del Partido Blanco y el Partido Colorado del Uruguay), hikuái nio ogueraha (ellos llevan) siglos de confrontación, pero la dos o tres derrotas electorales pe oentendé hikuái (allí entendieron ellos) que la ogana haguã (para ganar) al tercer espacio ndoikatumoái (no van a poder) cada uno por su lado. Ha mba’e ojapo hikuái? (y qué hicieron?), oguapy, oñe’ê, onegociá (se sentaron, hablaron, negociaron) y hoy Lacalle Pou es presidente de la República Oriental del Uruguay.

–ADS: Una cuestión que preocupa, “Calé”, es la juventud. No vemos visibles líderes colorados y en general.

–Sa’i (poco), Augusto, ha ivailento (y es medio feo). Líderes entre gente madura hay.

–Sí, pero pensando en el futuro.

–Sa’i opinta (tiene poca pinta). Esta convocatoria a elecciones juveniles del Comité Central del Partido Colorado después de casi 20 años ha permitido la emergencia de algunos referentes. Desgraciadamente estamos con el problema este de que el tribunal, con una medida antipolítica, para mí errada, pateó la fecha de las elecciones para agosto. Que no va a ser, si en julio vamos a tener elecciones partidarias para candidatos municipales y en noviembre las elecciones municipales. Mba’éicha piko ipa’úme rejapóta (cómo vas a hacer en medio de esas actividades).

–ADS: ¿Retornás en el 2023?

–Está a resolver con mis hijos. Los cuatro mayores me dijeron que están de acuerdo. Tenés que continuar. Podés ser todavía útil a nuestro país, a nuestro partido, es tu vida. Pero el menor, J.J., les enfrentó radicalmente a ellos y les dijo: No hay derecho a que le pida a papá. Es la hora en que él se retire, que tenga más tiempo con la familia. Yo tengo diez nietos, chembo tarovaite (me tienen loco).

–ADS: ¿Te ves mirando por televisión una sesión del Senado donde se está tratando la destitución de un presidente?

–(Risas). No y justamente mi hijo menor que está por mi retiro aclaraba porque le dijo “Nano”, él no va a dejar de ser político y él decía, claro lo que tiene que dejar es el Congreso, pero que él siga siendo político. Y contestando tu pregunta, no, no me veo.

–ADS: Esto que está pasando en Chile, la pregunta es muy obvia y remanida, pero ¿creés que eso se puede replicar en Paraguay?

–Espero que no y para eso tenemos que actuar. Para mí lo de Chile es la fotografía de mi quebranto permanente. Los números macroeconómicos, impecables. Pero en la economía cotidiana, pe tapicha bolsillo inandy (el bolsillo del prójimo está vacío), entonces no hay macroeconomía que valga. Entonces, se da esta paradoja: nosotros puteamos porque estamos en crisis y recesión económica y desde afuera nos consideran una referencia de estabilidad y solvencia presupuestaria. Yo creo que es hora de un gran pacto nacional. Ndaiporivémai partido ha’eñóva ikatúva omaneja peteî país (un solo partido ya no puede manejar un país), ha jaguapy mantearã ñañemongueta ja dibuha mba’éichapa oikoporãve haguã la ñande gente (por lo tanto, tenemos que sentarnos a conversar y dibujar cómo hacer para que viva mejor la gente). Porque tan cretino somos los seres humanos que los ricos se desesperan por ser cada vez más ricos. Ha che ko ha’e la che ra’y kuérape ha che tapicha kuérape (y yo le digo, le cuento a mis hijos y compañeros), antes, cuando alguien lograba el bienestar económico, qué es lo primero que hacía, construir una casa buena. Mansión si querés llamarlo así. Ha pe construcción rovái peteî césped ha jardín (y frente a esa construcción, el césped y jardín). Ha upéi ja orekóma portón (después ya tiene portón), ha upéi (después) tejido, ha upéi (después) muralla, ha upéi (y después ) ja orekóma (tiene) tejido electrificado, ha koánga ko remaña la rico róga ha oreko (y ahora mirás la casa del rico y tiene) caseta con guardia, guardia con metralleta al hombre. O sea, se volvieron prisioneros de sus riquezas. Ha ndoñeme’éi en cuenta que okarga hína hikuái peteî polvorín ikatúva okapu hováre kuéra (y es como que no se dan cuenta que tienen un polvorín que puede explotarles en la cara) en cualquier momento. Ha oî porã (y está bien) respetar la Constitución, respetar las leyes. Pero che aporandu (yo le pregunto) a la gente, nde ra’y hasýrõ piko nde ndeimportata la Constitución ha las leyes umía (si tu hijo está enfermo, ¿te va a importar la Constitución o las leyes?). Reatropelláta (vas a atropellar) cualquier cosa.

–ADS: Hay un debate que siempre se habla sobre el volumen del Estado y me planteo una teoría. Probablemente el clientelismo político paraguayo haya sido también un elemento de contención al respecto de lo que pasa en otros países como Chile, por ejemplo.

–No tengo la menor duda. Y aquellos que aborrecen y estigmatizan el clientelismo político, la gran mayoría lo hace por ignorancia y un pequeño porcentaje lo hace por mala fe. Cicerón, Marco Tulio, para mí una de las cumbres del pensamiento y la visión política. Uno de los conspiradores más rutilantes de la historia, además de su condición reconocida por todos de orador excepcional, en sus memorias, y lo tengo marcado en un par de libros, relata que tuvo que empeñar una quinta en las afueras de Roma para pagar a su clientela política. Ha máa piko la iclientela política (y quién era su clientela política), ha ajeporeka (y empecé a buscar)… sus votantes. En la Roma pre-Cristo. Mba’e pa ere chupe (qué le decís a eso). Y acá queremos condenar el clientelismo político. El clientelismo político forma parte de la vida diaria de todas las naciones, o qué, ¿piensan que sólo hay en Paraguay? De ninguna manera. Y el clientelismo político en nuestro país es menos rotundo y evidente que por ejemplo en la Argentina, con las nuevas leyes resucitadas. Que le paga subsidio porque tiene hijo, que le paga subsidio porque trabaja o porque no trabaja, ereeréa (etc.), eso es clientelismo. El clientelismo paraguayo es más de solidaridad, es de arriero porte.

–ADS: Si hacés una revisión en los últimos 50 años, no encontrás en los procesos una victoria impecable del progresismo ni del neoliberalismo o de la derecha si querés. ¿Se debe barajar qué hay para hacer? Por ahí juntarse como decís.

–Y eso. El Partido Colorado tiene lo malo, no, o todo lo bueno, no. El Partido Liberal tiene todo lo malo o todo lo bueno, no. El tercer espacio, tampoco. Escojamos lo que puede significar aporte de cada sector, ha upéare ñañeenkarama (y vamos a agarrarnos de eso).

 

"Qué les parece Llollo 2023", consulta excanciller sobre su deseo de ser senador

El exministro de Relaciones Exteriores, Eladio Loizaga, manifestó su deseo de ocupar una banca en el Senado en el 2023. Señaló que hasta el momento no tiene definida la plataforma por la cual se estaría presentando.

“Lo del Senador para el 2023 es una expresión de deseo”, dijo este lunes el excanciller nacional, Eladio Loizaga, en comunicación con Radio 1000, al ser consultado sobre su intención de candidatarse como parlamentario en las próximas elecciones.

Loizaga recordó que ya le tocó ser diputado desde 1989 a 1993 y que a través de su experiencia puede aportar en el Parlamento. “Creo que podemos contribuir para tratar de mejorar la imagen golpeada que hoy tiene el Congreso”, subrayó.

El excanciller indicó que tiene propuestas de varios movimientos dentro de la ANR, pero su prioridad es Honor Colorado. En ese sentido, señaló que hablará con el líder de dicho sector, el expresidente de la República, Horacio Cartes.2

En las últimas horas, Loizaga también se pronunció a través de su cuenta de twitter, donde hizo una especie de consulta a sus seguidores sobre su intención. “Que les parece Llollo 2023”, tiró.

 

Ullón se precandidata a Intendencia de Asunción con apoyo de Abdo

El otrora asesor presidencial Julio Ullón confirmó su precandidatura a la Intendencia de Asunción por Colorado Añetete y aseguró que será el ganador de las internas. También peleará por ser miembro titular de la Junta de Gobierno de la ANR.

“Voy a lanzar mi candidatura a fines de enero y principios de febrero, voy a someter a consideración de la ciudadanía y voy a empezar a caminar por todos los barrios de Asunción”, dijo Ullón a la 650 AM.

Además anunció que peleará por ser miembro titular de la Junta de Gobierno de la ANR, ya que actualmente es suplente. Ambas candidaturas serán por Colorado Añetete, movimiento del cual es fundador, según recordó.

Ullón aseguró que ganará los comicios internos ya que cuenta con apoyo de otros movimientos, como el de Fuerza Renovadora Republicana.

Julio Ullón se desempeñó como jefe de Gabinete Civil de la Presidencia de la República hasta octubre pasado, cuando Abdo lo destituyó del cargo y lo reemplazó con Juan Ernesto Villamayor, hasta entonces ministro del Interior, puesto que hoy ocupa Euclides Acevedo.

La mañana en que se conoció su salida, Abdo fue el primero en dar el anuncio en Palacio de López, mientras Ullón seguía desmintiendo los "rumores".