La Mater Py: extendiendo una mano solidaria a madres y bebés vulnerables

Ayudar a otros es un gesto altruista y desinteresado que representa a la solidaridad en su máxima expresión. En “La Mater Py” han entendido este concepto y deciden brindar su apoyo a mujeres embarazadas, madres y niños en situación vulnerable.

Por Robert Bourgoing (@robertb_py)

La Mater Py es una organización sin fines de lucro creada en junio del 2022 y que está conformada por un grupo de voluntarios que se unieron con el propósito de ayudar a futuras madres y bebés en estado de vulnerabilidad.

Jazmín Benítez, directora del grupo, comentó a HOY que la idea surgió luego de haber brindado asistencia a unos mellizos que habían sido abandonados por su madre. “Como tuvo tanta repercusión, muchas personas nos escribían para pedirnos ayuda”.

Debido a que varias de las donaciones que recibieron en aquel momento quedaron sobrantes, optaron por juntar lo que tenían y preparar kits y bolsones para entregarlos a otras mujeres que pudieran necesitarlo.

Ese fue el inicio de una iniciativa solidaria que fue creciendo conforme transcurrieron los meses, llegando a cada vez más personas y sumando cada vez más manos interesadas en dar su granito de arena.

Te puede interesar: “MaterniDar”: organización que ayuda con amor a las futuras mamás

La Mater Py se enfoca principalmente en 3 grupos vulnerables: las embarazadas, las madres con niños de hasta 3 años y los bebés internados.

Considerando que existen embarazadas y madres que no se encuentran pasando por un buen momento, ya sea a nivel económico, emociona o de salud, los voluntarios de este grupo buscan brindarles un alivio en medio de las dificultades.

Benítez comenta que hoy día se concentran mayormente en asistir a bebés internados, esto considerando que la salud pública en nuestro país sufre de diversas carencias y necesidades. “Es difícil cuando la mamá o el papá no están trabajando o deben dejar de hacerlo para cuidar de sus hijos, ya sea por una enfermedad aguda que están padeciendo, ahí es donde queremos estar”.

La ayuda no solo consiste en la provisión de medicamentos, pañales, alimentación o cualquier otro insumo, sino que también incluye orientaciones de profesionales de diferentes especialidades y áreas, a fin de que las madres sepan qué hacer y dónde acudir en cualquier circunstancia, ya sea a alguna institución pública, fundación, ONG o similares.

La prioridad es dar a cada madre un bolsón maternal que contenga artículos esenciales como elementos de aseo, protectores mamarios, pañales, apósitos post parto, etc., aunque cuando la situación lo amerita, la gestión también se extiende a los pedidos de ayuda que son efectuados a través de las redes sociales y de la red de los voluntarios y padrinos de La Mater Py.

Para conseguir estos elementos, recurren a donaciones de personas solidarias que se se encargan de facilitar los artículos o realizar aportes de dinero en efectivo para adquirir aquello que haga falta.

Leé también: Corazón de Mamá, preparando a las madres para el rol más importante

A poco de cumplir un año, La Mater Py ha logrado asistir a un total de 512 mujeres, incluyendo a embarazadas y madres con recién nacidos, y a 176 bebés y niños. El objetivo es seguir ampliando la lista y que la ayuda se extienda a cada vez mayor cantidad de beneficiarios.

Cuando le damos ese respiro a esa mamá o ese bebé es muy satisfactorio”, afirma Benítez, quien se muestra orgullosa por lo que han logrado en casi un año de vida, confiada en que seguirán alcanzando más objetivos.

Aquellos que deseen contactar con La Mater Py, pueden comunicarse al número 0985 445 905 o a través de sus cuentas en Facebook, Twitter e Instagram.

Educación Emocional: cómo manejar las crisis de los niños

Ante casos de violencia que afectan a los niños y jóvenes, se vuelve más urgente instalar mecanismos de educación emocional y salud mental, que ayuden a las familias y a los educadores a sobrellevar las situaciones de crisis y de violencia en los menores de edad.

En la actualidad, la educación emocional y el manejo de crisis en los niños se convirtieron en temas cruciales dentro del ámbito educativo y familiar. Reconocer y gestionar las emociones adecuadamente no solo contribuye al bienestar individual, sino que también potencia el desarrollo integral de los niños, preparándolos para enfrentar los desafíos de la vida con resiliencia y empatía.

En ese sentido, la especialista en educación Karina Hugo, quien presentó en la Feria Internacional de Libro materiales educativos sobre la importancia de la educación emocional en el hogar y la escuela, resalta la importancia de que los docentes y padres, tengan en cuenta esta nueva forma de educación socioemocional.

¿Qué es la Educación Emocional?

La educación emocional se refiere a la enseñanza y el aprendizaje de habilidades relacionadas con el reconocimiento, la comprensión y la regulación de las emociones propias y ajenas. Este tipo de educación abarca aspectos como la autoconciencia, la autorregulación, la motivación, la empatía y las habilidades sociales.

Esta educación es importante para el manejo de crisis en los niños, pues implica enseñarles cómo afrontar situaciones difíciles o estresantes de manera constructiva. Las crisis pueden variar desde problemas familiares, conflictos en la escuela, hasta eventos traumáticos como desastres naturales o la pérdida de un ser querido.

La experta Hugo mencionó que las experiencias de crisis, suscitadas en la familia y en la escuela, afectan a todas las personas del entorno. El daño emocional que implican, en ocasiones puede ser incluso más devastador para el adulto, que para el protagonista de la crisis. “Es el adulto a cargo, el que debe cuidar de su salud emocional, para poder asistir al niño, al joven, o al adolescente en crisis. Quienes vivimos situaciones apremiantes que afectan nuestras emociones, sumadas a presiones financieras, pérdidas recientes, caos en la empresa u otros, no contamos con las herramientas suficientes para asistir emocionalmente a un niño o un joven en crisis”, sostuvo la licenciada.

Los niños, las personas mayores, las personas con necesidades funcionales o de acceso y las personas sometidas a altos grados de estrés familiar o social, están especialmente en riesgo, según subraya. Los niños pueden tener miedo, y al principio algunas personas mayores pueden parecer desorientadas. Las personas adultas, ante estos escenarios de crisis, son las que pueden necesitar más ayuda.

¿Qué hacer ante tal situación? Lo principal es la educación emocional, que ayuda a normalizar la búsqueda de asesoramiento psicológico para casos de crisis.

Hugo recordó que es normal estar preocupado por la propia seguridad y la de la familia y amigos cercanos. La tristeza profunda, el dolor y la ira son reacciones normales ante una situación anormal, por lo que reconocer los sentimientos ayudará a recuperarse, y se podrá sanar al concentrarse en las fortalezas y capacidades.

Aceptar ayuda es saludable

“Todos, niños, jóvenes y adultos, tienen diferentes necesidades y diferentes maneras de sobrellevar la situación. Los niños y las personas mayores son la principal preocupación. Por ello, todos, niños, adolescentes, jóvenes y adultos, debemos conocer los primeros auxilios ante una crisis emocional”, dijo la licenciada.

Por ejemplo, cuando los jóvenes y los adultos presentan los siguientes signos, es posible que necesiten ayuda para el manejo del estrés: dificultad para comunicar sus pensamientos, para dormir, aumento del consumo de drogas o alcohol, mal desempeño laboral, dolores de cabeza o problemas estomacales, reticencia a dejar el hogar, depresión, tristeza, entre otros.

Hablar sobre las emociones, conocerlas, nombrarlas e identificarlas, resaltó, debe ser parte de la educación de todos, empezando por los hijos, de modo a evitar llegar al umbral de una crisis emocional que afectará a todo el ecosistema familiar y social.

“Las emociones son inevitables, no podemos culparnos por ellas, ya que no son buenas ni malas, casi siempre fracasamos en la gestión de las mismas y más aún, cuando como adultos, no estamos suficientemente preparados para asistir a un hijo/a, alumno/a ante una crisis emocional. Tomar medidas para fomentar nuestra propia salud emocional y física es la primera ayuda que podemos brindar a nuestros niños, así como propiciar para ellos una educación emocional que les brinde las herramientas futuras para su bienestar general, en su tiempo de adultez”, puntualizó.

Algunas estrategias para el Manejo de Crisis:

Creación de entorno seguro y de apoyo: Es fundamental que los niños se sientan seguros y comprendidos. Los adultos deben proporcionar un entorno estable y de apoyo donde los niños se sientan cómodos expresando sus emociones.

Comunicación Abierta: Fomentar un diálogo abierto y honesto permite que los niños se sientan escuchados y validados. Los padres y educadores deben estar disponibles para hablar sobre cualquier preocupación o miedo que el niño pueda tener.

Enseñar técnicas de regulación emocional: Técnicas como la respiración profunda y la visualización pueden ayudar a los niños a calmarse durante situaciones de crisis.

Modelar comportamientos saludables: Los niños aprenden observando a los adultos a su alrededor. Es importante que los padres y educadores modelen formas saludables de manejar el estrés y las emociones.

Buscar ayuda profesional si es necesario: En casos de crisis severas, puede ser necesario buscar la ayuda de un profesional, como un psicólogo infantil, para proporcionar el apoyo necesario.

Vida fuera de la Tierra: ¿Por qué no hemos sido contactados?

La humanidad lleva décadas enteras disparando todo tipo de señales a lo largo y ancho del universo observable. La búsqueda de vida extraterrestre solo arrojó algún dudoso indicio y ninguna prueba concluyente, hasta el momento.

La Vía Láctea (nuestra galaxia) contiene cientos de miles de millones de estrellas y más allá también existen otros cientos de miles de millones de galaxias, cada una con su propio conjunto de estrellas, planetas y otros cuerpos celestes, lo que nos lleva a aceptar la existencia de planetas muy similares a la Tierra, con agua líquida y atmósferas potencialmente habitables.

Por Gonzalo Cáceres - periodista

La existencia de vida inteligente fuera de nuestro mundo es de los grandes enigmas que estimulan nuestra experiencia como seres pensantes e innovadores. Consecuentemente, la respuesta viene por su propio peso, porque la lógica dicta que resulta difícil aceptar que no haya nadie más en el vecindario.

INDICIOS

Con la ayuda de potentes telescopios espaciales, sondas, misiones y otros instrumentos, la humanidad ha sido capaz de comenzar el estudio de una ínfima parte del universo en longitudes de onda de radio, revelando fenómenos como púlsares, cuásares y el fondo cósmico de microondas, entre otros.

Es así que el 15 de agosto de 1977 tuvo lugar el considerado “incidente” más importante en la materia. Ese día un proyecto SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence) del radiotelescopio Big Ear de la Universidad Estatal de Ohio, bajo el mando del astrónomo Jerry Ehman, recepcionó una señal que duró aproximadamente 72 segundos. Fue significativamente más intensa que el ruido de fondo normal y parecía ser de origen externo al sistema solar.

Esta señal estaba centrada alrededor de una frecuencia de 1420 MHz (resonancia natural del hidrógeno, el elemento más abundante en el universo) y fue tan inusual que Ehman escribió “Wow!” en el margen del registro de datos impresos. A pesar de muchos intentos de escucharla de nuevo, nunca más volvió a detectarse, lo que generó una lluvia de especulaciones y debates sobre su origen.

Otro de los eventos importantes llegó el 19 de octubre de 2017, cuando el astrónomo Robert Weryk con el telescopio Pan-STARRS1 (Hawái) avistó el primer objeto interestelar confirmado en visitar nuestro sistema solar. Lo llamaron ‘Oumuamua’ (“mensajero de lejos que llega primero” en hawaiano).

Según los cálculos, ‘Oumuamua’ vino probablemente de la dirección de la constelación de Lyra y pasó cerca del Sol. Por sus características únicas y misteriosas (forma alargada y parecida a un cigarro, con dimensiones de unos 800 metros de largo y 80 metros de ancho) levantó especulaciones sobre su posible origen natural o artificial.

DEMASIADAS CHANCES

¿Por qué aceptar la existencia de otra forma de vida inteligente?

Los distintos proyectos activos de investigación en astronomía y astrobiología han identificado unos 4.000 exoplanetas, de los cuales, cientos ostentarían ecosistemas que se condicen con la vida, por citar algunas de las más promisorias: TOI-700 d, LHS 1140 b y/o unos exoplanetas localizados en el sistema (4) TRAPPIST-1.

Pero veamos algo más concreto. Ubicado a unos 1.400 años luz de distancia en la constelación de Cygnus, un serio candidato para albergar vida es, por ejemplo, el exoplaneta Kepler-452b. Se encuentra dentro de la zona habitable de una estrella muy similar al Sol, tan semejante a nuestro mundo en tamaño, órbita y composición por lo que recibió el apodo de “Tierra 2.0″.

Sobre Kepler-452b se especula que podría tener agua líquida en su superficie, lo que eleva las probabilidades de ‘al menos’ albergar algún tipo de vegetal o forma animal. Como Kepler-452b hay cientos, y seguramente miles de millones de mundos que aguardan por revelar sus secretos. ¿En cuánto tiempo podríamos alcanzar uno de estos planetas? Con las fuentes de energía y tecnología de transporte y propulsión actual, lo más probable es que nunca.

Suponiendo que entre uno de estos miles de millones de mundos habitables se encuentre una con vida inteligente, una civilización tan avanzada o más que la nuestra, o con la tecnología como para dominar el paso por el espacio profundo, ¿por qué no nos han contactado? Hay que entender que nuestra tecnología actual puede no ser lo suficientemente sensible para detectar las señales extraterrestres débiles o podríamos estar buscando en el lugar equivocado del espectro electromagnético.

Así, convencida de la existencia de vida inteligente en algún lugar del cosmos, la comunidad científica se inclinó por una serie de teorías que tratan de dar lógica a nuestra ‘soledad’:

GRAN FILTRO

La teoría del Gran Filtro postula que existe algún tipo de obstáculo que impide que las civilizaciones avancen desde etapas simples (como la vida unicelular) hasta formas de vida complejas y tecnológicamente aptas para colonizar el espacio. Este filtro podría estar relacionado con eventos catastróficos, extinciones masivas o con problemas inherentes a las civilizaciones, como la autodestrucción a través de armas y/o el cambio climático. ¿Le suena familiar?

RAREZAS

Pero hay una línea de teóricos que sugieren que la vida compleja e inteligente podría ser extremadamente rara (no única) en el universo. Esto podría deberse a condiciones específicas que favorecen el desarrollo de la vida, como la estabilidad a largo plazo de un entorno planetario o la existencia de agua líquida, entre otras.

También se debe de tener en cuenta que es posible que las formas de vida extraterrestre sean diferentes en términos biológicos y culturales, y por lo tanto sus formas de comunicación podrían ser radicalmente distintas a las nuestras.

DISTANCIA Y TIEMPO

Se calcula que la Vía Láctea, nuestra galaxia, tiene un diámetro de aproximadamente 100.000 años luz (la distancia que la luz viaja en un año en el vacío, aproximadamente 300.000 kilómetros por segundo) que equivale a aproximadamente 9.461 billones de kilómetros.

La estrella más cercana a nuestro Sol, Proxima Centauri, está a unos 4.24 años luz y el centro de la Vía Láctea está a unos 26.000 años luz de nuestro sistema solar, demasiado lejos.

Aunque la vida extraterrestre puede existir, las distancias entre estrellas son tan grandes que el tiempo requerido para que la luz y las señales viajen entre sistemas estelares puede ser prohibitivo. Esto dificulta tanto el contacto directo como la detección de señales débiles de radio o luz. Es decir, el universo sería tan ridículamente vasto que entorpece toda forma de contacto.

ETAPAS

De existir, las civilizaciones extraterrestres pueden no haber alcanzado un nivel tecnológico lo suficientemente avanzado como para ser detectadas o para comunicarse efectivamente a través del espacio interestelar. O podrían estar en una etapa de desarrollo muy diferente a la nuestra, centrados en otras cuestiones y no en el contacto.

¿CONTACTARNOS PARA QUÉ?

Yendo a un plano filosófico, las civilizaciones extraterrestres podrían optar por no revelarse y/o comunicarse con otras menos desarrolladas, o mucho más avanzadas, por razones varias, o por evitar interferir en su evolución.

Aquí no hablamos de una cuestión “ética”, sino que podemos plantear la pregunta de si de verdad nos consideran “avanzados”, o en todo caso primitivos e impulsivos y un auténtico peligro para su propia seguridad y existencia.

¿LOS ÚLTIMOS?

El planeta Tierra se formó hace 4.5 mil millones de años, aproximadamente, y las primeras formas de vida surgieron a los 3.8 mil millones de años. El primer eslabón conocido de la cadena evolutiva humana apareció hace entre 6 y 7 millones de años y el hombre moderno lo hizo “recién” hace 200.000 años. Sumeria, la primera civilización humana de la que hay registro (historia), data de hace unos 6.000 años y la exploración espacial arrancó hace poco menos de 70 años. Es decir, en términos del cosmos, somos muy verdes.

Una teoría bastante discutida, hasta depresiva se podría decir, señala que tal vez la humanidad llegó tarde. Es decir, seríamos los últimos, la última forma de vida inteligente.

PELIGROS

Pasamos de la depresión al miedo, porque también hay quien especula que estaríamos mucho más seguros solos y en silencio. La teoría del Bosque Oscuro, aunque muy debatida, presume que el universo sería como una enorme y densa selva, que cuenta con toda una cadena alimentaria conformada.

Y la humanidad no sería precisamente el eslabón más fuerte de esta cadena, no. Sino más bien estaría viéndose hasta protegida por su todavía obsoleta tecnología, lo que evita el destaque y la consecuente exposición a los potenciales seres hostiles que acechan entre las estrellas.

Debemos tener en cuenta que estas teorías no son mutuamente excluyentes y que la respuesta al gran enigma puede ser una combinación de múltiples factores. La investigación continua en áreas como la astrobiología, la búsqueda de exoplanetas y la exploración del espacio interestelar probablemente arrojará resultados en el futuro.

No más talco como regalo de baby shower, innecesario para bebés y un riesgo para su salud

Tras el anuncio de la Organización Mundial de la Salud sobre el uso de talcos y sus riesgos, pediatras salieron al paso para indicar que su aplicación nunca fue buena idea en los recién nacidos, no solo ahora que la OMS emitió alerta. Además de no tener ningún beneficio, representan riesgos considerables para la salud del bebé.

Es algo habitual regalar talco a los bebés recién nacidos, principalmente, en los baby showers porque se trata de una opción económica y se puede encontrar en cualquier farmacia o comercio, pero ¿son realmente necesarios?

Utilizado por las mamás para aplicar sobre la piel del bebé, ya sea para mantenerla seca y absorber la humedad, porque ayuda a enfrentar los famosos sarpullidos o porque se cree que tiene algún efecto suavizante. Lo cierto es que, los profesionales médicos no lo recomiendan.

Uno de los referentes en pediatría, Robert Núñez, manifestó su oposición al uso en los más pequeños y explicó que el talco contiene elementos como salicilato de magnesio y asbesto, un tipo de mineral que, comprobadamente produce cáncer.

De hecho, años atrás, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), clasificó al asbesto dentro del grupo A1, como “cancerígeno confirmado para humanos”.

“La recomendación es optar por otras maneras de secar la piel, porque se usa, más que nada, cuando hay humedad. El uso del talco en los niños para mí es prohibido. Yo sugiero su no uso”, expresó el médico durante una entrevista en el programa Info+ del canal GEN/Nación Media.

Las partículas del talco no pueden ser vistas ni controladas porque son demasiado finas y muchas de estas pueden ser inhaladas, por ende, terminan en las vías respiratorias del bebé causándole un daño en los pulmones que apenas comienzan a desarrollarse, según explicó Núñez.

Por otra parte, mencionó que el talco también está asociado al cáncer de ovarios en mujeres que han usado como secante en sus partes íntimas.

Numerosos estudios muestran un aumento en la incidencia de cáncer de ovario en seres humanos que declaran haber utilizado polvos corporales en la región perineal.

“Generalmente en las nenas, hay mamás que utilizan como un secante contra la humedad, eso hay que reemplazarlo, se sugiere una crema antes que el talco”, agregó Núñez.

Para cuidar la piel de los bebés se recomienda usar sustancias naturales no agresivas, toallitas húmedas, algodón o cremas científicamente comprobadas y destinadas para los bebés. Así que, como regalo de baby shower, el talco ya no debería ser la opción.