Quién era Iván Cantú, el latino ejecutado en Texas que defendió su inocencia hasta la muerte

“Soy inocente”. Esa es la frase que Iván Cantú repitió una y otra vez durante los 22 años que permaneció en el corredor de la muerte en Texas, Estados Unidos.

La ejecución de este hombre de origen mexicano mediante inyección letal se produjo este miércoles a las 18:47 hora local (00:47 GMT del jueves) en la penitenciaría estatal de Huntsville.

En un caso que generó un intenso debate sobre la justicia y la pena de muerte en Estados Unidos, Cantú fue condenado por el asesinato de su primo James Mosqueda, de 27 años, y de la novia de éste, Amy Kitchen, de 22 años, ocurridos en Dallas en el año 2000.

Cantú usó su declaración final antes de ser ejecutado para decir que no mató a Amy y James, y agregó que no creía que su ejecución fuera a traer paz o cierre a las familias.

Cantú se dirigió a las familias Mosqueda y Kitchen, dijo Amanda Hernández, portavoz del Departamento de Justicia Penal de Texas.

“Quiero que sepan que nunca maté a James y Amy”, dijo Cantú. “Quiero que todos sepan que no creo que esta situación aquí les traiga un cierre”, añadió.

“Si hubiera sabido quién lo hizo, habrían sido los primeros en saber cualquier información que hubiera tenido”.

Organizaciones de derechos humanos denunciaron irregularidades en el proceso legal y reclamaron que se anulara la condena para poder realizar una revisión completa de su situación procesal.

“La evidencia fue manipulada”, dijo Sylvia Cantú, la madre del recluso, quien lideró una campaña pública en defensa de su hijo.

“Detengan la ejecución de mi hijo”, suplicó, luego de que la Corte de Apelaciones Penales de Texas rechazara esta semana el último recurso legal que intentaba frenar su ejecución.

“Esto no está bien, ustedes saben que no está bien”, declaró la madre antes de la ejecución.

La apelación ofrecía supuestas nuevas evidencias que probarían que se presentaron declaraciones falsas de testigos en el juicio y que los abogados designados por el tribunal fueron ineficaces a la hora de defenderlo.

La testigo clave

Iván Cantú, hijo del mexicano Abner Cantú, nació en Dallas, Texas, en 1973, según el Departamento de Justicia Penal de Texas.

Tenía 27 años cuando fue acusado del doble homicidio y fue encarcelado a los 28.

Su novia en aquel entonces, Amy Boettcher, testificó en su contra.

Vivían juntos en un apartamento cercano a la casa de su primo James Mosqueda.

Boettcher fue la principal testigo de la fiscalía. La exnovia, quien murió en 2021, testificó que Cantú le dijo que iba a cometer el crimen y luego la llevó al lugar.

Mosqueda y Kitchen fueron asesinados en el dormitorio de su casa el 4 de noviembre de 2000 y sus cuerpos fueron hallados con múltiples heridas de bala.

La organización Amnistía Internacional señaló en un comunicado que persisten dudas sobre “la idoneidad de su representación legal en el juicio” y sobre el testimonio de la testigo clave del estado y las pruebas físicas que parecían corroborar su testimonio.

Según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte, una organización no gubernamental estadounidense, durante el juicio “la fiscalía se basó en gran medida en el testimonio de Amy Boettcher”.

La abogada de Cantú, Gena Bunn, y el investigador privado, Matt Duff, sostienen que hubo errores por parte de un abogado defensor que representó a Cantú previamente, dado que no solicitó pruebas de ADN ni de balística, ni tampoco llamó a ningún testigo.

En el argumento final del juicio, uno de los abogados que representaba a Cantú admitió la culpabilidad de su cliente.

Supuestamente Cantú le reconoció que había matado a Mosqueda por haberlo “estafado” en un negocio de drogas y que Kitchen fue asesinada porque se encontraba en el lugar del crimen.

Cantú negó haber realizado esta confesión, pidió interrumpir el juicio y solicitó representarse a sí mismo, pero su petición fue denegada.

“Intentaba robar drogas”

Los fiscales señalaron en su día que Cantú mató a James Mosqueda -quien traficaba drogas ilegales- y a su novia cuando intentaba robar cocaína, marihuana y dinero en efectivo de la casa de su primo.

Condenado a la pena de muerte en 2001, Cantú insistió desde un princiipio en que un narcotraficante rival mató a su primo por una disputa sobre dinero.

Los esfuerzos para retrasar la ejecución de Cantú recibieron el apoyo de líderes religiosos y políticos, además de celebridades como Kim Kardashian y el actor Martin Sheen.

Tres miembros del jurado del juicio de Cantú también pidieron un retraso en la ejecución, diciendo que ahora tienen dudas sobre el caso.

Una petición en MoveOn.org instando al gobernador de Texas, Greg Abbott, a conceder una suspensión de la ejecución atrajo unas 150.000 firmas.

Sin embargo, todos estos ruegos fueron infructuosos.

El fiscal de distrito del condado de Collin, Greg Willis, cuya oficina acusó a Cantú, dijo que las pruebas presentadas en el juicio demostraron la culpabilidad del reo.

“Sigo plenamente convencido de que Iván Cantú asesinó brutalmente a dos víctimas inocentes en el año 2000″, dijo Willis en un comunicado.

Esta semana, la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas votó 7-0 en contra de conmutar la sentencia de muerte de Cantú por una pena menor.

Los miembros también rechazaron conceder un aplazamiento de cuatro meses de la ejecución, que ya fue aplazada en 2012 y en 2023.

La pena capital ha sido abolida en 23 estados de Estados Unidos, mientras que los gobernadores de otros seis (Arizona, California, Ohio, Oregón, Pensilvania y Tennessee) han suspendido su uso.

Fiscalía de Colombia acusa a expresidente Uribe de soborno y fraude

La Fiscalía de Colombia acusó este viernes al exmandatario Álvaro Uribe (2002-2010) de soborno a testigos y fraude, en el primer juicio penal contra un expresidente en la historia del país.

por Juan Sebastian SERRANO, AFP

Uribe es señalado de “ofrecer dinero en efectivo u otras utilidades a seleccionados testigos de hechos delictivos para que faltaran a la verdad”, en un caso que lo vincula con grupos paramilitares, según un escrito presentado por el fiscal, Gilberto Villarreal, quien levantó cargos por soborno, soborno a testigos y fraude.

En la reanudación de una audiencia virtual que inició la semana pasada, el exmandatario insistió en su inocencia y solicitó que el caso fuera anulado.

“No tomé nunca incitativa de buscar testigos. Pretendí defender mi reputación”, argumentó Uribe, quien se expone a una pena de entre seis y 12 años.

La jueza Sandra Heredia rechazó este pedido y reconoció como posibles víctimas a un senador, a la exesposa de un paramilitar que relacionó al exgobernante con estos grupos armados y a dos exfiscales.

- “Impacto en el alma” -

Considerado uno de los políticos más influyentes en Colombia, Uribe dijo sentir “un impacto en el alma” por ser el primer expresidente en tener que defenderse ante la justicia.

También alegó ser víctima de un complot urdido por jueces y “opositores” que usaron “interceptaciones (telefónicas) ilegales” para obtener pruebas en su contra.

A sus 71 años, responde por una denuncia que inicialmente lanzó él, pero que luego se volvió en su contra.

En 2012, Uribe, entonces senador, presentó una denuncia contra el congresista de izquierda Iván Cepeda, al que acusó de buscar testimonios falsos para vincularlo con los paramilitares que libraron una guerra feroz contra las guerrillas de izquierda entre los años 1990 y comienzos de 2000.

Pero la Corte Suprema no solo se abstuvo de enjuiciar a Cepeda, sino que en 2018 comenzó a investigar al expresidente por sospechas de que fue Uribe quien en realidad trató de manipular testigos.

Uribe presuntamente trató de enlodar a Cepeda con la acusación de que había contactado a exparamilitares presos para que lo relacionaran con estos escuadrones de ultraderecha responsables por cientos de masacres.

En agosto de 2020 los altos magistrados ordenaron el arresto domiciliario del exmandatario, argumentando que en libertad podría entorpecer la investigación.

Luego Uribe renunció al Senado y su expediente pasó a un tribunal ordinario, que levantó la orden de reclusión y reinició todo el proceso.

- Montajes -

El exfiscal general (2012-2016) Eduardo Montealegre y su segundo Jorge Perdomo también habrían sido objeto de un montaje concebido por Uribe, según la tesis de la fiscalía.

A través del abogado Diego Cadena, el exmandatario habría ofrecido beneficios a paramilitares presos para que denunciaran a los entonces fiscales por supuestamente ofrecerles beneficios por testificar contra Uribe.

La siguiente audiencia del juicio fue convocada para el 10 de julio.

Durante su mandato, Uribe gozó de una inmensa popularidad por la política de mano dura con la que su gobierno debilitó las guerrillas.

Sin embargo, su imagen se ha visto afectada por múltiples escándalos y procesos judiciales en los últimos años.

En noviembre de 2023, el exmandatario testificó ante la fiscalía en una investigación preliminar por su supuesto conocimiento anticipado de una masacre y el asesinato de un defensor de derechos humanos, a raíz del testimonio del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso.

También fue denunciado ante un tribunal argentino por su presunta responsabilidad en más de 6.000 ejecuciones y desapariciones forzadas de civiles cometidas entre 2002 y 2008, durante su gobierno, un caso conocido como “falsos positivos”. La justicia de ese país aun no se ha pronunciado sobre el caso.

Canonizarán al primer ‘santo milenial’ que realizó milagros de ultratumba

Carlo Acutis fue beatificado en 2020, después de que el sumo pontífice le reconociera un milagro ocurrido en Brasil en 2018.

El papa Francisco, en la audiencia del jueves con el cardenal Marcello Semeraro, prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, aprobó los decretos para la canonización del adolescente italiano Carlo Acutis, que murió de leucemia en 2006, cuando tenía 15 años.

La oficina de prensa de la Santa Sede informó que el sumo pontífice había convocado a un Consistorio, con fecha aún a determinar, en el que se canonizará a varios beatos, incluido Acutis, al que el Vaticano calificó de “alguien que nació original, pero no morirá siendo una fotocopia”, y que utilizó “su creatividad en la red para dejar un mensaje que no se consume perdiéndose como tantos algoritmos”.

El joven, también conocido como el ‘santo patrono de Internet’, fue un devoto católico aficionado a la tecnología, que se dedicó al catecismo virtual creando un sitio web para dar a conocer los milagros de los santos.

El camino de Acutis hacia la santidad inició en 2020, cuando fue beatificado después de que el papa le reconociera un milagro ocurrido en Brasil en 2018. En la audiencia de este jueves, Francisco le adjudicó un segundo milagro al joven, ocurrido en Italia el 8 de julio de 2022.

Se cree que una niña que se encontraba en grave estado de salud tras sufrir un accidente en bicicleta se curó después de que su madre visitara la tumba de Acutis para pedirle que intercediera por su hija.

La tumba abierta de Acutis se encuentra en el Santuario de la Expoliación en el municipio italiano de Asís, vestido con una sudadera y zapatillas deportivas. Cuando fue exhumado para su beatificación 14 años después de su muerte, sus restos se encontraban en aparente perfecto estado.

“No me quiero morir”: las últimas palabras de un niño de 12 años asesinado a tiros en México

Según los testimonios, el menor habría recibido tres disparos de un carro estacionado a las afueras de la casa de su abuela.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, calificó de “muy lamentable” el asesinato de Dante Emiliano, un adolescente de 12 años que perdió la vida a balazos a las afueras de la casa de su abuela, en la ciudad de Paraíso (Tabasco).

El mandatario confirmó que se están haciendo las investigaciones de este crimen que ha causado conmoción en México y adelantó que ya hay “avances para detener a los responsables”.

López Obrador refirió la información aportada por la Fiscalía de Tabasco que aclaró en un comunicado que el estudiante de primer año de bachillerato no fue asesinado por evitar que su madre fuera secuestrada, sino que le dispararon desde un vehículo, al oponerse a que se lo llevaran.

¿Qué pasó?

El niño habría recibido una llamada telefónica, mientras estaba la vivienda de su abuela, y salió a la calle, afirmó el gobernador de Tabasco, Carlos Manuel Merino, entrevistado por Radio Fórmula.

A las afueras del domicilio se encontraban unos desconocidos a bordo de un automóvil. Según explicó Merino, tras un diálogo, uno de los tripulantes intentó sujetarlo. Al intentar retirarse, otra persona que iba en el vehículo le hizo tres disparos.

Los momentos de agonía del menor de edad quedaron registrados en las redes. Los medios relatan que el estudiante, herido de bala en el abdomen, mientras esperaban que llegara una ambulancia, dijo: “¡Ya quiero a mi madre!”, “¡No me quiero morir!”, “¡Díganle a mi abuelita!”.

Las investigaciones

La Fiscalía de Tabasco afirmó en un comunicado que “se realiza un trabajo minucioso” que, “por el rigor de las investigaciones requiere sigilo”.

El ente acusador asevera que “cuenta con información recabada a través de videograbaciones y testimonios”, lo que le permitirá “avanzar en las investigaciones”.

El organismo también manifestó que posee “otros indicios importantes” que “están bajo análisis para integrarlos a la carpeta de investigación iniciada por el delito de homicidio”.