Aplazan ejecución de reo en EEUU por falta de inyecciones letales

Tras más de 30 años en el corredor de la muerte en una cárcel de Ohio, la ejecución de Keith LaMar, prevista para el 16 de noviembre, ha sido pospuesta hasta enero de 2027 por falta de inyecciones letales, anunciaron este jueves las autoridades del estado.


Fuente: AFP

“La nueva fecha para la ejecución se ha pasado al 13 de enero de 2027”, señala un comunicado del gobernador de Ohio, Mike DeWine, que basa su decisión en “los problemas de la voluntad de los proveedores farmacéuticos para proporcionar drogas al Departamento de Rehabilitación y Corrección de Ohio”.

En abril pasado, DeWine ya había pospuesto hasta 2026, por las mismas razones las ejecuciones previstas para agosto, septiembre y octubre de este año. Desde 2018 no se han vuelto a llevar a cabo ejecuciones en el estado.

Un creciente número de empresas farmacéuticas se niegan a fabricar la inyección letal que se administra a los condenados a muerte.

Puede interesar: Periodista estrella de la BBC pagó “fortuna” por fotos de un joven desnudo, confirma su esposa

LaMar, de 54 años, fue condenado a la pena capital por el homicidio de cinco de los 9 compañeros y un guardia que murieron en un motín en abril de 1993 en la cárcel donde ya cumplía una  condena, en un juicio, que según él, estuvo salpicado de irregularidades como la destrucción de pruebas y la ocultación de información exculpatoria.

Este afroamericano que siempre ha negado su culpabilidad en la muerte de ninguno de los reclusos, ha pasado la mayor parte de las tres décadas que lleva aguardando su ejecución en aislamiento en una cárcel de máxima seguridad del estado de Ohio.

“Tres años pueden pasar en un cerrar de ojos, por lo que redoblemos nuestros esfuerzos, energía para resolver hasta el final esta locura de una vez por todas”, dice LaMar en un mensaje enviado a la AFP, en el que agradece a aquellos que le han apoyado que le hayan insuflado “la fe y la creencia de que las mejores cosas son todavía posibles”.

En la cárcel desde los 19 años por el homicidio de un viejo amigo por una disputa de drogas, en la década de 1980, LaMar asegura que tras el motín, las autoridades carcelarias le pidieron que delatara a los responsables, a cambio de una reducción de condena, a lo que se negó.

LaMar, que escribió un libro contando su historia y clamando su inocencia, ha luchado por que se reabra su caso y tenga un juicio justo.

Lea también: Presentan en Paraguay nuevo tratamiento antiviral oral contra el COVID-19

“Cuando eres pobre, negro en un país racista, somos pobres condenados”, dijo en una entrevista el pasado año a la AFP desde el corredor de la muerte.

En los dos últimos años, su causa ha dado un vuelco. Además de un equipo de abogados que trata de reabrir el caso, un grupo de músicos de jazz- la música que le salvó en los confines de su soledad – libran una campaña para exigir “Justicia para Keith LaMar”.

Desde el teléfono en el corredor de la muerte, LaMar ha grabado un disco con la banda del español Albert Marqués, y ha participado en los numerosos conciertos que han dado en países como España, Francia, Chile y en varias ciudades de Estados Unidos, como uno más del grupo.

“Sigamos pidiendo justicia, estamos casi ahí”, dice LaMar en su mensaje de esperanza.

Seis muertos en un ataque a un centro comercial en Sídney

Seis personas murieron en un ataque con arma blanca este sábado en un centro comercial de Sídney, declaró a la prensa un responsable de la policía australiana, que no descarta la pista “terrorista”.

La agresión causó varios heridos. Ocho de ellos, incluido un niño, fueron hospitalizados, precisaron los servicios de emergencias.

El servicio de ambulancias del estado de Nueva Gales del Sur indicó a AFP que un hombre fue abatido a tiros por la policía, y que aparentemente era el atacante.

La tragedia se produjo en el centro comercial de Westfield Bondi Junction, que estaba abarrotado de clientes.

Varios testigos describieron escenas de pánico, con gente corriendo para refugiarse y la policía tratando de hacerse con el control de la situación.

Imágenes de cámaras de seguridad, difundidas por medios locales, muestran a un hombre corriendo por el centro comercial con un cuchillo de grandes dimensiones en la mano, y varias personas heridas tendidas en el suelo.

“Los primeros pensamientos de todos los australianos van para los afectados y sus allegados”, escribió en la red social X el primer ministro, Anthony Albanese.

Fuente: AFP

Corte de Ecuador establece que fue “ilegal y arbitraria” la detención de Glas en México

La Corte Nacional de Justicia de Ecuador (CNJ) negó el viernes un habeas corpus planteado por el detenido exvicepresidente Jorge Glas, aunque estableció que fue “ilegal y arbitraria” su captura mediante un asalto policial a la embajada de México en Quito en la que se encontraba refugiado.

Glas, cuyo arresto hace una semana con la irrupción a la fuerza en la legación derivó en que México rompa relaciones diplomáticas, buscaba obtener su libertad a través de ese recurso, con el que también perseguía que la justicia declare que fue ilegal su detención.

Durante la audiencia para resolver el habeas corpus, que se inició el jueves, la suprema CNJ determinó la ilegalidad y arbitrariedad del arresto del exvicepresidente entre 2013 y 2017, a quien horas antes México le concedió asilo en medio de una crisis diplomática al ser expulsada su embajadora Raquel Serur por ser declarada persona non grata.

Glas se refugió en la embajada mexicana en diciembre, antes de que la justicia le dictara orden de prisión por un supuesto peculado en el manejo de fondos para la reconstrucción de poblados devastados por un terremoto en 2016, en una indagación fiscal que está en curso.

A pesar de que fue negado el habeas corpus, unos cincuenta simpatizantes del exvicepresidente celebraron ruidosamente en las afueras de la CNJ la decisión judicial de considerar “ilegal y arbitraria” la captura de su líder.

Glas debía cumplir ocho años de prisión por condenas previas en dos casos de corrupción. Sin embargo, salió de la cárcel en 2022 gracias a una cuestionada medida cautelar, luego de estar cinco años preso, y debía presentarse periódicamente ante la autoridad.

Un tribunal de la CNJ, que tomó en cuenta que no hubo orden de allanamiento para la irrupción en la sede diplomática, también concluyó que Glas debe seguir en prisión por las condenas pendientes.

En uno de los casos por cohecho, fue condenado en 2020 junto a su amigo y exmandatario socialista Rafael Correa (2007-2017), de quien fue vicepresidente.

El exmandatario, quien vive en Bélgica desde que dejó el poder, fue juzgado en ausencia y afronta una orden de detención.

Caso Báez Sosa: uno de los acusados señala a otros y pide un nuevo juicio

Máximo Thomsen, uno de los acusados por el asesianto de Fernando Báez Sosa en Argentina, rompió el pacto de silencio señalando a otros dos de los condenados. Asimismo, el rugbista pidió un nuevo juicio.

El rugbista condenado cambió de abogado con fuertes cuestionamientos hacia su anterior representante legal. Entre una de las nuevas estrategias procesales, decidió romper el pacto de silencio para dar su versión de los hechos, en relación al homicidio de Fernando Báez Sosa, hijo de paraguayos.

Un documento al que accedió el portal Infobae, indica que Thomsen aseguró que el trabajo de Hugo Tomei, su ex letrado, careció de eficacia debido a que ejerció la defensa de los ocho acusados y, por querer hacerlo a la totalidad del grupo, no representó sus intereses individuales y los de los demás.

Sobre este testimonio, Thomsen solicitó que se declare nulo aquel proceso y se haga un nuevo juicio, ya que asegura no existió un plan premeditado para matar a Báez Sosa.

Por otra parte, mencionó que él nunca apareció grabado pegándole a Fernando y que otro de los procesados, Blas Cinalli, fue el que habría tenido el incidente con Báez Sosa. Asimismo, apuntó a Enzo Comelli, como el posible autor del golpe que provocó la muerte del joven.

Cabe recordar que en el 2023, El Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de la ciudad bonaerense de Dolores (200 kilómetros al sur de la capital argentina) condenó a prisión perpetua a Máximo Thomsen, Matías Benicelli, Enzo Comelli, Ciro Pertossi y Luciano Pertossi por la muerte de Fernando Báez Sosa.

Todos ellos fueron condenados como coautores penalmente responsables de homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía.

Otros tres acusados, Blas Cinalli, Ayrton Viollaz y Lucas Pertossi, fueron condenados a 15 años de prisión como partícipes secundarios del homicidio doblemente agravado por concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía.