Una misteriosa enfermedad mortal está liquidando pingüinos en Nueva Zelanda

Una misteriosa enfermedad está diezmando las crías de los amenazados pingüinos de ojos amarillos de Nueva Zelanda, pero un grupo de científicos aseguran que pueden haber encontrado la causa.


Fuente: AFP

 

Estas aves endémicas de Nueva Zelanda, incapaces de volar, apenas llegan a las rodillas de un humano. Presentan unos ojos de color amarillo pálido y una franja de plumas amarillas alrededor de la cabeza.

Quedan alrededor de 2.400 ejemplares vivos, según las estimaciones del departamento de Conservación de Nueva Zelanda.

Están catalogados en el máximo nivel de alerta del país: “amenazado, en peligro nacional”.

La misteriosa enfermedad respiratoria que les ataca apareció por primera vez en 20 crías recién salidas del cascarón en el hospital veterinario de Dunedin en 2019.

“No podían mantener la cabeza erguida y jadeaban con ojos vidriosos”, dijo la directora del hospital, Lisa Argilla, a la AFP esta semana.

“Era desgarrador ver a esos pequeños polluelos en una condición tan crítica”, explicó la veterinaria.

“Todas las crías que mostraron síntomas respiratorios murieron. No había nada que pudiéramos hacer para salvarlos”, agregó.

Durante la temporada de crianza de 2020, un tercio de los 150 polluelos enviados al hospital murieron también por problemas respiratorios, explicó esta veterinaria.

La profesora Jemma Geoghegan, una viróloga evolutiva, forma parte del equipo de especialistas que investiga esta enfermedad.

“El hospital veterinario hizo todo lo que tenía en su poder para evitarlo, pero sin conocer la causa es muy difícil de gestionar”, señaló.

Los científicos analizaron muestras de tejidos de los polluelos muertos con una tecnología de secuenciación similar a la utilizada para identificar el coronavirus causante del covid-19.

 

– “Operación de locos” –

 

“Hay dos enfermedades que hemos estado investigando y hemos encontrado dos virus que creemos que probablemente sean los responsables”, afirmó esta profesora de la Universidad Otago.

Su equipo identificó un nuevo girovirus y un nuevo megrivirus, precisó.

Estas dos enfermedades habrían matado alrededor del 25% de las crías de pingüinos de ojos amarillos (unos 50 ejemplares cada año) en las últimas temporadas de crianza, según Geoghegan.

“Hemos identificado lo que pensamos que puede ser la causa y ahora se necesita mucha investigación para averiguar si podemos prevenir o tratar la enfermedad”, explicó.

Por ahora, sacan a las crías de menos de cinco días para llevarlas al hospital veterinario de Dunedin, donde pueden criarlas lejos del riesgo de infección.

En 2022, los veterinarios pudieron devolver con vida al 90% de los polluelos a sus nidos, indicó la directora Argilla.

“142 polluelos recibieron una segunda oportunidad”, afirmó. “Si se hubieran quedado en el nido, la mayoría probablemente habrían sucumbido a alguna de las enfermedades y habrían muerto”.

La directora de la clínica aseguró que criar a decenas de polluelos, con un equipo de 10 personas para garantizar las cinco comidas diarias de los animales, fue una “operación de locos”.

Veterinarios, enfermeros, cuidadores de zoo y agentes de conservación de toda Nueva Zelanda acudieron en su ayuda, señaló.

Los pingüinos viven en dos colonias: una en el sudoeste en la isla sur del país y otra más grande en las remotas islas subantárticas de Nueva Zelanda.

La población en la primera de las colonias ha caído en un 75% desde 2008, con solo 200 parejas reproductoras, y corre el riesgo de desaparecer en dos décadas, advierten los expertos.

No todo es culpa de estas infecciones. El cambio climático o depredadores como las barracudas en el mar o perros, gatos, hurones o armiños también están causando estragos.

Argilla confía en encontrar una vacuna para proteger estos animales.

“No somos más que una ambulancia al pie de la colina que aporta su granito de arena para salvar a las aves y, con un poco de suerte, frenar el declive de la población”, afirmó.

Una empresa privada de EEUU intenta posarse en la Luna

Una empresa de Texas intentará el jueves convertirse en la primera compañía privada en posarse en la Luna, tras varios intentos fallidos de competidoras de ese sector.

Si Intuitive Machines consigue su hazaña no sólo marcaría un hito importante para el sector espacial, sino que también lograría el primer alunizaje de una sonda estadounidense desde el final del legendario programa Apolo en 1972.

El módulo de alunizaje Nova-C, que transporta experimentos científicos de la NASA, despegó de Florida la semana pasada.

El intento de alunizaje está previsto a las 16H49 (22H49 GMT) hora de Houston, en Texas, donde se encuentra la sala de control de Intuitive Machines.

El sistema de propulsión de la nave, crucial para el alunizaje, ya ha sido probado con éxito en vuelo.

Este miércoles tiene que superar otra etapa importante: entrar en órbita lunar a unos 100 km de altitud. Permanecerá allí unas 24 horas antes de su descenso final, totalmente automatizado y que podrá seguirse en directo en el sitio web de la NASA.

Desde una altitud de 30 metros, el módulo de alunizaje bajará en vertical a una velocidad de tres metros por segundo, antes de frenar a un metro por segundo durante los últimos diez metros.

Intuitive Machines espera poder confirmar el alunizaje unos 15 segundos después de que los seis pies de la sonda toquen tierra.

India y Japón lograron alunizar recientemente gracias a sus agencias espaciales nacionales, convirtiéndose en el cuarto y quinto país en conseguirlo, tras la Unión Soviética, Estados Unidos y China.

Pero los estadounidenses, que pretenden enviar astronautas a la Luna a partir de 2026, llevan más de 50 años sin hacerlo. Y ninguna de las empresas privadas que lo han intentado (israelíes, japonesas o estadounidenses) lo ha conseguido.

- Polo sur lunar -

El objetivo de Intuitive Machines está situado a unos 300 kilómetros del polo sur de la Luna. Las misiones Apolo aterrizaron más cerca del ecuador.

El polo sur lunar es de especial interés porque contiene agua en forma de hielo, que podría explotarse.

El cráter que servirá de pista de alunizaje se llama Malapert A, en honor a un astrónomo del siglo XVII.

El módulo de aterrizaje lunar, de poco más de cuatro metros de altura, transporta seis cargamentos privados (incluidas unas esculturas del artista contemporáneo Jeff Koons que representan las fases de la Luna) y seis instrumentos científicos de la NASA.

Incluye además un sistema de cámaras desarrollado por la Universidad de Aeronáutica Embry-Riddle, que será eyectado 30 metros por encima de la superficie lunar para captar desde el exterior el momento del alunizaje.

Entre el material embarcado hay unas cámaras situadas bajo el módulo de aterrizaje lunar que analizarán la cantidad de polvo arrojado durante el descenso, con el fin de compararlo con los alunizajes de Apolo.

Otro instrumento estudiará el plasma lunar (una capa de gas con carga eléctrica) y medirá las ondas de radio procedentes del Sol y de otros planetas.

El módulo de alunizaje, bautizado Odysseus, funcionará con paneles solares. Se espera que funcione siete días desde el momento en que se posa.

- Reducir costos -

El contrato firmado por la agencia espacial estadounidense para esta primera misión de Intuitive Machines asciende a 118 millones de dólares.

Se trata de la segunda misión del nuevo programa CLPS de la NASA, que ha encargado a empresas privadas que lleven su material científico a la Luna, en lugar de desarrollar ella misma vehículos para hacerlo.

El objetivo es reducir los costos para la agencia pública pero seguir desarrollando la economía espacial.

Una primera misión, dirigida por la empresa estadounidense Astrobotic, fracasó el mes pasado.

Este año están previstas al menos otras cuatro misiones estadounidenses, entre ellas otras dos de Intuitive Machines.

Para la NASA, estas misiones prepararán el regreso de astronautas a la Luna en el marco de su otro programa emblemático: Artemisa.

© Agence France-Presse

Petro respalda a Lula en disputa con Israel

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, expresó este martes su “solidaridad integral” con su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva, trenzado en una crisis diplomática con Israel por comparar la guerra en Gaza con el Holocausto

Fuente: AFP

“En Gaza hay un genocidio y se asesina cobardemente a miles de niños, mujeres y ancianos civiles. Lula solo ha dicho la verdad y la verdad se defiende o la barbarie nos aniquilará”, escribió Petro en la red social X (antes Twitter).

“Expreso mi solidaridad integral al presidente del Brasil”, agregó el primer mandatario de izquierda en la historia de Colombia.

El domingo, el presidente brasileño acusó a Israel de cometer un “genocidio” contra los palestinos de la Franja de Gaza y comparó la ofensiva israelí con el exterminio de los judíos por parte de los nazis.

En respuesta, Israel lo declaró “persona non grata” y Brasil llamó a consultas a su embajador en ese país.

La guerra fue desencadenada por el ataque del movimiento islamista Hamás en el sur de Israel del 7 de octubre, que dejó unos 1.160 muertos, en su mayoría civiles, según un balance de la AFP basado en cifras israelíes.

Los combatientes palestinos también tomaron como rehenes a 250 personas, de las cuales 130 siguen secuestradas en Gaza, incluyendo a 30 que habrían muerto en cautiverio.

En represalia, Israel lanzó una ofensiva para “aniquilar” a Hamás, que provocó al menos 29.195 muertos, en su mayoría mujeres y niños.

Petro, quien aceptó en enero un pedido del gobierno de Israel para mediar en la liberación de los rehenes en poder de Hamás, llamó a los países latinoamericanos a “unirse para que cese la violencia de inmediato en Palestina”.

A finales de 2022 el presidente de Colombia también comparó las acciones del ejército israelí en Gaza con las de los nazis, desatando una crisis diplomática que se saldó con una reunión con el embajador de Israel en Bogotá.

Brasil y Colombia apoyan la demanda presentada por Sudáfrica contra Israel en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la supuesta violación de la Convención de 1948 contra el Genocidio.

Milei aumenta 30% el salario mínimo en medio de inflación de 254%

El gobierno argentino fijó un aumento del salario mínimo de 30% en total entre febrero y marzo, informó el vocero de la presidencia este martes, en medio de una inflación de más de 250% anual.

Fuente: AFP

“No se ha logrado que las partes se pongan de acuerdo por la discusión por el salario mínimo”, dijo el vocero Manuel Adorni, refiriéndose al fracaso el jueves pasado del Consejo del Salario Mínimo, integrado por el gobierno, las cámaras empresariales y los sindicatos, que pedían un incremento de 85%.

En estas circunstancias, agregó Adorni, “el gobierno debe laudar entre las partes y fijar un salario mínimo”, algo que el presidente Javier Milei había rechazado inicialmente.

El número quedó establecido en 180.000 pesos para febrero (204 dólares al cambio oficial), lo que representa un aumento de 15% respecto a los 156.000 pesos actuales, y 202.800 pesos para marzo ( 230 dólares) y un incremento de 30% con respecto al monto actual.

Desde el último ajuste salarial en diciembre, la inflación se ubicó en 25,5% ese mes y en 20,6% en enero, para un 254% de inflación interanual.

El ajuste salarial se da en momentos en que aumenta la conflictividad en Argentina, donde la pobreza alcanza al 57% de la población, según un estudio del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) divulgado este fin de semana.

Se trata de la cifra más alta de pobreza establecida por esta medición privada en los últimos 22 años.

El gremio ferroviario tiene previsto un paro nacional el miércoles, la federación de trabajadores de Sanidad llamó a otra huelga el jueves y cuatro gremios docentes anunciaron similares medidas de fuerza para el inicio de clases, entre la semana próxima y la siguiente.

El ministro de Economía, Luis Caputo, había adelantado el lunes por la noche en una entrevista televisiva que el gobierno iba a fijar un aumento del salario mínimo.

La Confederación General del Trabajo (CGT), la mayor central sindical de Argentina y de orientación opositora, acusó el jueves al gobierno del ultraliberal Javier Milei de hacer fracasar el Consejo del Salario, “rompiendo una larga tradición de diálogo social tripartito”.

“No creo en que un político pueda definir un precio a mano. Ni se me ocurre. ¿Yo voy a emitir un decreto fijando un precio?”, dijo Milei el viernes sobre fijar un salario mínimo, tras el fracaso de la reunión.