Madre insiste en que chespis mataron a su hijo: “Él era mi vida”

La mujer detenida como única sospechosa del asesinato de su hijo sostiene que dos adictos ingresaron a su casa donde, uno de ellos asfixió al niño con una almohada. Asegura que pudieron haber salido por atrás o por el costado de la vivienda y que, por eso, no se los ve en las cámaras.

Durante la audiencia de imposición de medidas realizada esta mañana, Shirley Santacruz fue imputada por homicidio doloso, con pedido de prisión preventiva.

En su comparecencia, la mujer conversó con los medios y dio su versión de los hechos. Se mantuvo en su relato inicial sobre los supuestos ladrones que irrumpieron en su domicilio.

“Entraron en mi casa, del susto no sabía qué iba a hacer. Mi hijo era mi vida, yo trabajaba para darle todos sus gustos. Entre dos entraron, uno me tenía atajada y el otro se fue a mi pieza, mi hijo del susto me decía mamá, mamá, me fui para socorrerle a mi hijo, vi que el otro muchacho ya le tenía a mi hijo con la almohada en su boca para que no hable”, comentó Santacruz.

Nota relacionada:  Confirman asfixia y descartan signos de violencia en el cuerpo

Consultada acerca de por qué no se ve a nadie en las imágenes de circuito cerrado, contestó que los adictos saben muy bien dónde están las cámaras y que, no se atreverían a salir precisamente por ese lugar.

También sostuvo que, al costado de la casa y también atrás hay posibilidad de escapar a través de la propiedad colindante, donde, además, existe un baldío.

La mujer también describió a los supuestos autores. Detalló que eran flacos, altos, olían mal y que actuaron a cara descubierta.

Respecto a la forma en que ingresaron, afirmó que golpearon la puerta y que ella abrió pensando que eran los albañiles que llegaban cerca de las 7:00 de la mañana.

En cuanto a la noche anterior, contó que fue a San Lorenzo a jugar fútbol y que llevó a su hijo con ella. También desmintió que consuma sustancias estupefacientes.

Noticia vinculada: Imputan y piden prisión para madre del niño que murió asfixiado en asalto

Concluye capacitación para agentes de la nueva cárcel de Minga Guazú

El Ministerio de Justicia culminó el programa de capacitación dirigido a los agentes que cumplirán funciones en la nueva penitenciaría habilitada días atrás en Minga Guazú, Alto Paraná.

Días atrás finalizó el programa “Formación Práctica en Procedimientos Penitenciarios en Paraguay”, dirigido a los nuevos funcionarios del Centro de Reinserción Social de Minga Guazú.

Un total de 130 agentes penitenciarios fueron capacitados por profesionales brasileños altamente calificados de las escuelas penitenciarias de Brasil, en colaboración con el Instituto Técnico Superior de Educación y Formación Penitenciaria (ITSEFP).

Nota relacionada: Se habilita cárcel de Minga Guazú con nuevo régimen de encierro y modelo de reinserción

La instrucción al personal fue posible gracias a una cooperación con la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) de Brasil, apoyado por el Bureau of International Narcotics and Law Enforcement Affairs (INL) del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

De esta manera, los agentes se encuentran aptos para empezar a cumplir funciones en el recientemente habilitado penal de la ciudad de Minga Guazú, que abrió sus puertas de manera oficial el pasado 17 de mayo.

Leé también: Mejor salario y mínimo contacto con reos: plan para abortar ‘propinas’ de criminales a guardias

Se espera que la próxima semana se lleve a cabo el traslado del primer grupo de personas privadas de libertad desde la Penitenciaría Regional de Ciudad del Este, ubicada también en el departamento de Alto Paraná.

La nueva cárcel cuenta con capacidad para 1.237 reclusos y albergará de forma exclusiva a personas con condena firme y ejecutoriada. En esta primera etapa, se hará el traslado de 500 internos.

Itapúa: joven pierde la vida tras ser baleado en plena calle

Un joven de 22 años perdió la vida luego de ser baleado en la ciudad de Obligado, departamento de Itapúa. De momento, se desconoce la identidad del autor del disparo mortal.

Poco después del mediodía de ayer se registró un fatídico atentado con arma de fuego en el Asentamiento “Poromoko 1ra línea” del distrito de Obligado, Itapúa.

Resultó víctima de este suceso un joven de 22 años, identificado como Fernando Ramón López Caballero, quien recibió un disparo mortal a la altura del abdomen.

Te puede interesar: Mamá ladrona y mitómana: se valía de sus hijos para robar en comercios

Según el informe, este sujeto se encontraba caminando por un camino vecinal de la zona cuando acusó un impacto de bala proveniente de una zona boscosa.

Posterior al hecho, se trasladó al joven al puesto de salud de la localidad de Caronay y luego al Hospital Regional de Encarnación, donde finalmente se produjo su deceso.

Leé también: Cae empleada infiel tras robar 700 dólares a su patrona

El médico a cargo de la inspección del cuerpo determinó como probable causa de su muerte un traumatismo penetrante de abdomen por proyectil de arma de fuego.

De momento, no se tiene la identidad del autor del disparo que acabó con la vida de Fernando López, así como también se desconoce el trasfondo del atentado.

Cae empleada infiel tras robar 700 dólares a su patrona

Una trabajadora doméstica fue detenida tras robar la suma de 700 dólares a su jefa en Ciudad del Este. La totalidad del dinero pudo ser recuperado.

En la mañana del sábado se concretó la detención de una mujer acusada de robo de dinero en una vivienda situada en el barrio San José de Ciudad del Este.

Se trata de Rosalía Arana Frutos, de 27 años, quien fue denunciada por la persona para la que prestaba servicios, Nahir Magaly Segovia Giménez, de 26 años.

Te puede interesar: Mamá ladrona y mitómana: se valía de sus hijos para robar en comercios

Según la denuncia, la víctima se percató del faltante de una suma de dinero que tenía en el ropero de su habitación, por lo que decidió acudir hasta la Policía Nacional.

Agentes de la Comisaría 7ma de Ciudad del Este tomaron intervención y acompañaron a la denunciante hasta la vivienda, procediendo a interrogar a la empleada doméstica, quien finalmente admitió el hecho.

Leé también: Un policía comprometido y la tecnología desnudan mal de muchos hospitales: la insensibilidad

En su poder hallaron los 700 dólares (aproximadamente G. 5.200.000, al cambio actual) que habían sido hurtados de Segovia, confirmándose así la acusación.

Arana realizó la devolución de la totalidad del dinero en presencia de los agentes policiales e incluso fue grabada por la dueña de casa en su teléfono celular.