Embajador brasileño confirma disparos de federales pero dice que no fueron contra bomberos

El embajador del Brasil en Paraguay, Carlos Alberto Simas Magalhaes, confirmó hoy a la Cancillería que la Policía Federal realizó disparos en zona del Paraná Country Club, pero alegó que fueron contra unos contrabandistas y no contra los bomberos.

Tras su visita a la Cancillería paraguaya, Carlos Alberto Simas Magalhaes, embajador brasileño en nuestro país, charló con la prensa sobre los supuestos incidentes entre policías brasileños y bomberos voluntarios paraguayos.

Explicó que la Policía Federal Brasileña estaba persiguiendo a unos contrabandistas y que estos últimos dispararon contra los uniformados cuando se escaparon en el monte, por lo que los federales respondieron con los tiros. “No hubo disparos contra los bomberos”, agregó.

Según la denuncia, en territorio paraguayo, los policías brasileños dispararon y luego ordenaron a los bomberos voluntarios paraguayos a hacer cuerpo a tierra, atentando directamente contra la soberanía nacional.

Recién tras explicar a los extranjeros que estaban sofocando un incendio en las inmediaciones del Paraná Country Club, los bomberos fueron liberados por los uniformados.

“Comenzaron a merodear la zona en la orilla de la costa paraguaya, estuvieron como 10 minutos circulando. Gracias a Dios no tuvimos víctimas que lamentar pero fue una situación muy incómoda puesto que era evidente que estábamos combatiendo un incendio en esos momentos”, expresó en entrevista con el canal C9N, el capitán Elías González.

Los “amarillos” se mostraron indignados ante este suceso y cuestionaron dónde queda la soberanía del territorio nacional. Igualmente, recalcaron que todo el personal estaba debidamente uniformado, sin posibilidad a que existan dudas respecto a quiénes eran y qué labor estaban cumpliendo.

 

Se duplican los robos de vehículos: Policía culpa a la justicia por liberar a ladrones

La Policía Nacional confirmó que en Asunción y Central volvió a aumentar el número de casos de robo de vehículos. El motivo sería porque muchos robacoches fueron liberados por la justicia.

El comisario Darío Melgarejo, subjefe del Departamento de Control de Automotores de la Policía Nacional, reportó a la radio 650 AM que en el mes de agosto se incrementó el robo de vehículos en la capital y en Central. “De dos a tres vehículos que se robaban por día, pasamos a cuatro o cinco ahora. Hay pocos robos en el interior del país”, indicó.

Los modelos más preferidos por los ladrones siguen siendo Toyota Premio, Corola, IST, Runz y Vitz. Estos rodados son adulterados para volver a venderse con otro chasis, según detalló. “Buscan un vehículo con las mismas características y falsifican las chapas, entonces venden como legal”, explicó sobre el modus operandi de los malvivientes.

No obstante, Melgarejo indicó que tampoco se puede descartar la posibilidad de que los vehículos robados sean desarmados para vender las piezas como repuestos. Es por ello que, según el uniformado, constantemente controlan los desarmaderos.

Al consultársele sobre el motivo del incremento de estos robos, alegó que varios delincuentes que habían sido detenidos en el pasado, recuperaron recientemente su libertad. “Por ejemplo, nosotros le detuvimos nuevamente a un robacoches que hace solo 90 días le habíamos puesto a disposición del Ministerio Público, pero el juzgado le dio arresto domiciliario. El sujeto se dedicaba a pleno a robar en horas de la madrugada. Ahora fue puesto de nuevo a disposición del juzgado”, añadió.

BANDA DEL KIA PICANTO

Por otra parte, fue consultado sobre la banda del Kia Picanto que perpetró asaltos en Capiatá y Fernando de la Mora. Sin embargo, el comisario señaló que no tienen vehículos denunciados como robados de esa marca.

Según informó NPY, uno de los asaltos de esta banda se registró este lunes en la ciudad de Fernando de la Mora, donde dos jóvenes resultaron víctimas. Ambos estaban sentados en la vereda de una vivienda, cuando cuatro personas a bordo de un vehículo de la marca Kia, modelo Picanto, de color blanco, sin chapa, se acercaron. Dos malvivientes descendieron y a punta de arma de fuego, despojaron a la víctimas de todas sus pertenencias.

También se registraron denuncias de robos similares en la ciudad de Capiatá, en la zona de Loma Clavel.

 

Acta de Itaipú: Bicameral vuelve a llamar a Castiglioni y exfuncionarios de ANDE

La Comisión Bicameral de Investigación (CBI) anunció la convocatoria de Luis Alberto Castiglioni, Sánchez Tillería y otros presuntos involucrados en la firma del acta de Itaipú.

El presidente de la CBI, Eusebio Ramón Ayala (PLRA), dio a conocer los nombres de los próximos convocados a declarar por la firma “secreta” del 24 de mayo pasado, en la que Paraguay se comprometió a pagar más por la energía eléctrica.

Los exfuncionarios de la ANDE Luis Verón, Román Romei y Mónica Pérez deberán acudir el lunes, mientras que el ex director técnico y el excanciller Luis Alberto Castiglioni lo harán el martes.

El ingeniero Pedro Ferreira, expresidente de la ANDE, también solicitó volver a ser convocado para aportar más datos y hacer aclaraciones sobre lo que otras personas dijeron ante la CBI.

“Espero que la Bicameral me dé la oportunidad de ampliar mi declaración, así podré demostrar la falsedad de varias declaraciones. Por ejemplo por qué hasta ahora no factura Itaipú?”, escribió Ferreira en su cuenta de Twitter.

Además de Pedro Ferreira, otros que ya pasaron por la Comisión son, José Rodríguez, alias Joselo, Luis Alberto Castiglioni, el exembajador paraguayo en Brasil Hugo Saguier Caballero.

Después de que se desatara el escándalo por la firma del acta de Itaipú, el Gobierno de Mario Abdo estuvo al borde de un juicio político del cual se salvó cuando su par Jair Bolsonaro comunicó que esta dispuesto a rever el documento y posteriormente la Cancillería de ese país anunció que dejaba sin efecto el acta. Tras el anuncio la bancada de Honor Colorado retiró sus votos y dejó sin números esta iniciativa.

 

Colapso de cielo raso: IPS apunta a contratista por mal trabajo y descarta "culpa del viento"

El arquitecto Gustavo Masi, director de Infraestructura del Instituto de Previsión Social, aseguró que el desprendimiento del cielo raso en la entrada del Hospital Central de IPS se debió a una deficiencia en la construcción. El mismo acusó de negligencia a la empresa contratista y descartó que el colapso haya sido a consecuencia del viento.

En entrevista a la 1080 AM, Gustavo Masi habló sobre el accidente registrado ayer en el Hospital Central del IPS y explicó que para la construcción del cielo raso en la visera se utilizó un sistema de aislación, el cual posteriormente incluyó un revoque que tenía por encima una estructura metálica.

Los encargados de la obra fueron perforando esa parte del nuevo techo y completaron el trabajo en un 90% puesto que llegaron hasta la losa para que pueda quedar fija -indicó-, aunque quedó pendiente una parte que comprendía un ángulo de 3 metros cuadrados.

A raíz de que el trabajo quedó inconcluso, se produjo el desprendimiento del cielo raso, aunque sin afectar a toda la estructura de la visera, manifestó el arquitecto.

Masi confirmó que la obra en sí tiene aproximadamente 4 meses y forma parte de los trabajos de mantenimiento que se venían realizando en el Hospital Central de la previsional.

“A veces los encargados de hacer el trabajo van haciendo y por querer terminar se apuran y no verifican que se tenga que terminar bien. Se tiene que llegar a un sistema de sujeción para que esto no ocurra”, aseguró a Radio Monumental.

Responsabilizó a la empresa contratista (consorcio Sacramento) por las deficiencias en la obra que derivaron en el colapso de la estructura. Según indicó, la misma tendrá la obligación de rehacer el trabajo para reparar los daños y poner en condiciones el cielo raso.

“Acá no hubo un accidente, hubo una negligencia en una parte del trabajo que realizaron. No es la primera vez que va a suceder en una obra tanto pública como privada”, expresó.

Masi desmintió las expresiones de la arquitecta Mónica Benítez, representante del consorcio Sacramento, quien ayer argumentó que la tapa de registro se había movido a consecuencia de los vientos y eso generó el colapso de la estructura. “Eso es un disparate”, acotó.