Paraguay exporta mano de obra barata, importa de alto perfil: lastre de mala educación 

Paraguay se convirtió en un destino favorable para argentinos con alto nivel de preparación, así como para inversionistas que apunten a hacer negocios de diversa índole.

Medios argentinos ponen la nota en el hecho de que, nuestro país plantea una alta demanda de profesionales con experiencia en áreas que van desde gerencia de grandes empresas de agronegocios, tecnológicas y financieras, así como para técnicos, recursos que no son llenados a nivel local.

La inmigración argentina en el país ascendió significativamente en los últimos años. En un lustro (5 años), 36.000 ciudadanos de esa nación se radicaron en el nuestro. Con ello suman 63.000 personas de esa nacionalidad asentadas en Paraguay.

En sentido contrario, esto es, de paraguayos que van a Argentina en misión laboral, se disparó en diez años de 300.000 nuevos casos, a 900.000 residentes en el país del Río de la Plata.

El perfil promedio de los compatriotas que van a la Argentina plantea arista diferente. La gran mayoría son personas con bajo nivel académico, que emigran para trabajos en áreas de construcción, servicios domésticos y comercio en general.

Paraguay tiene, según los últimos datos publicados por la ONU, 169.567 de inmigrantes, lo que supone un 2,34% de la población de Paraguay. La inmigración masculina es superior a la femenina, con 88.311 hombres, lo que supone el 52.08% del total, frente a los 81.256 de inmigrantes mujeres, que son el 47.91%.

Lea también: Seguro social y jubilaciòn para Mipymes  

Comparando con el resto de los países se tiene que Paraguay es el 126º país del mundo por porcentaje de inmigración. La inmigración en Paraguay procede principalmente de Brasil, el 47,12%, Argentina, el 36,47% y Uruguay, el 1,87%.

Esteños con alto índice de coincidencia: para trabajar en paz, mano dura contra criminales

Trabajadores y empresarios de Ciudad del Este celebran la llegada de contingentes de refuerzo policiales y militares, en un escenario azotado por la ola de delincuencia.

en

“Estamos saturados de delincuentes, en mi puesto veo robos y asaltos todos los días. Lo que hago es rezar para que no me saquen mi ganancia del día”, señala un pequeño comerciante de Ciudad del Este.

El titular de la Cámara de Comercio de CDE, Iván Airaldi, sostuvo que los niveles de inseguridad han llegado a picos límites.

Y esto, enfatizó, determinó que varios negocios cierren sus puertas en razón de que no existe garantías suficientes para para seguir trabajando.

El hartazgo de los esteños llegó al punto en que prácticamente todos los ciudadanos y empresarios de todos los segmentos, concuerden que se requiere mano dura de policías y militares, para aplastar a la delincuencia.

El comandante de la Policía Nacional, comisario Carlos Benítez, abordò el problema de inseguridad que afecta a CDE, señalando que se está desplegando toda la fuerza disponible para devolver la seguridad a los esteños.

Benítez expresó que se ve con buenos ojos la posibilidad de que los militares se sumen a la policía, en el afán de contener la ola delincuencial.

“Quedó demostrado en el operativo Veneratio, que la cooperación de policías con militares es una opción bastante efectiva para otorgar la seguridad a la población”, manifestó Benítez.

Te puede interesar: Devolver la tranquilidad a la población esteña, la misión de policías y militares

Víctima contactó por WhatsApp con ladrona, la atrapó y entregó a la policía

Una víctima decidió tomar justicia por mano propia y contactó con la mujer que le había robado, logrando atraparla y luego entregarla a las autoridades. El hecho ocurrió en Ciudad del Este.

Cerca de las 23:00 hs del miércoles se registró un hecho de robo en el interior de una vivienda ubicada en el barrio 29 de setiembre de Ciudad del Este, Alto Paraná.

De dicha residencia sustrajeron un teléfono celular de la marca Redmi Note 10 C y la suma de G. 600.000 en efectivo, de acuerdo al reporte de Radio Concierto.

Te puede interesar: Detenido dentro de un registro subterráneo robando cables

La autora de este ilícito fue identificada como Tatiana Elizabeth Franco Maciel, de 19 años, quien posteriormente logró ser detenida gracias al ingenio y valor de la víctima, de nombre Josué David Carballo Antúnez, de 25 años.

En este caso, el hombre decidió contactar vía WhatsApp con la joven que había ingresado a su vivienda haciéndose pasar por otra persona, logrando pautar un encuentro sobre la calle Andrés Rojas, en inmediaciones de una peluquería del Km 4 Acaray.

Leé también: Llegan los 200 policías al Alto Paraná ante ola de inseguridad

Una vez en el lugar, la víctima reconoció a la ladrona y se encargó de atraparla por sus propios medios, trasladándola luego hasta la Comisaría 23ª del barrio Las Carmelitas de CDE.

El hecho fue comunicado al fiscal Julio Cesar Paredes, quien dispuso que la aprehendida permanezca detenida en la Comisaría de Mujeres de la Dirección de Policía de Alto Paraná.

Más años en prisión: tres presos que extorsionaban desde la cárcel fueron condenados

Tres reclusos que cometían extorsiones desde la Penitenciaría Regional de Ciudad del Este recibieron una condena de 6 años de prisión tras ser hallados culpables por este hecho.

El Tribunal de Sentencia conformado por los jueces Óscar Genez, Lourdes Morínigo y Evangelina Villalba resolvió condenar a 6 años de pena privativa de libertad a tres presos que extorsionaban desde la Penitenciaría Regional de Ciudad del Este.

Se trata de Ángel Gabriel Colmán, Edgar Ferreira Vera y Marcio Quadra Caetano (de nacionalidad brasileña), quienes actualmente permanecen recluidos por otras causas penales. Los mismos fueron acusados de coacción grave, extorsión agravada y asociación criminal.

Te puede interesar: Alta condena para hombre que abusó sexualmente de su hija

De acuerdo a los antecedentes, estos tres sujetos -en complicidad con guardiacárceles y otras personas del exterior- se encargaron de extorsionar a través de WhatsApp a un colono brasileño residente en la localidad de San Alberto.

La víctima comenzó a recibir mensajes de texto y audios extorsivos que eran enviados por los ahora condenados, quienes primeramente le exigieron la suma de USD 10.000 a cambio de no secuestrar o matar a algún miembro de su familia. Casi un mes después, volvieron a solicitarle el pago de pago de USD 100.000.

Leé también: Operativos contra el narcotráfico y la explotación de menores

El dinero debía ser enviado en diversos montos a través de giros y a varios números de teléfono proporcionados por el extorsionador. Fue así como el denunciante llegó a transferir más de G. 20 millones, ante el temor de que tanto él como algún allegado suyo pueda ser víctima de un atentado.

En representación del Ministerio Público estuvo la fiscal Zunilda Ocampos, quien logró la condena para los tres reclusos. Por este mismo caso, también habían sido acusados Jonás de Amaral, Gloria Estela Cantero, Liza Graciela Gutiérrez Alarcón, Emilce Alarcón de Gutiérrez, junto con los guardiacárceles Adolfo Paredes y Fredy Antonio González.