Prever, no preveer, y la técnica para su correcta conjugación

El verbo prever, a menudo escrito erróneamente con doble e, genera para muchos una confusión a la hora de conjugar. Sin embargo, existe un método sencillo para garantizar el resultado correcto.

La Real Academia Española (RAE) le dedica hoy un espacio al verbo prever, aclarando como primer punto que no se escribe «preveer».

La forma correcta de conjugar prever es la misma que se aplica al verbo ver, por tanto, es la siguiente:

Preveo (como veo)

Prevés (como vos ves)

Prevé (como él o ella ve) Prevemos (como vemos) Prevén (como ven)

Previó (como vio)

Previendo (como viendo)

También en RAE: Arsenal de armas: ¿por qué no es redundante?

Por otro lado, el verbo proveer (que sí va con doble e) se conjuga igual que el verbo leer:

Proveo (como leo)

Proveyó (como leyó)

Proveyendo (como leyendo)

Puede interesarle: Decir “los personales de la empresa”, un error gramatical

¿Es correcto decir he freído dos huevos?

El huevo frito es un menú muy consumido y típico para acompañar al bife, al lomito y otros platos. Sin embargo, a la hora de conjugar el verbo freír al participio surge una duda natural. ¿Cuál es la forma correcta?

La Real Academia Española, a través de su espacio habitual dedicado a contestar consultas semanales, esta vez disipó la duda del verbo freír.

Decir he freído dos huevos o he frito dos huevos son dos opciones válidas y correctas para la conjugación al participio.

De hecho, el Diccionario Panhispánico de Dudas indica que la palabra freír tiene dos participios: el regular freído y el irregular frito. Ambos se utilizan indistintamente en la formación de los tiempos compuestos (he freído / he frito) y de la pasiva perifrástica (es freído / es frito).

Puede interesarle: Viejo Continente y otras expresiones con mayúsculas, ¿por qué?

No obstante, hoy es mucho más frecuente el empleo de la forma irregular: «Le he frito también un par de huevos» (Olmo Iglesias [Esp. 1984]); «Aparte se habrá freído el tomate […] con cebolla, todo muy despacio y removiendo bien» (Toharia Setas [Esp. 1985]).

En función adjetiva, sin embargo, solo se usa la forma frito, que puede ser también un sustantivo (‘alimento frito’): «Un bar en el que hacen unas sardinitas fritas que te mueres» (Zarraluki Silencio [Esp. 1994]); «Evitar en lo posible los fritos» (Pirolo/Pirolo Dietas [Arg. 1990]).

La sección RAE del diario HOY tiene como fin promover el buen uso del idioma español, con el sustento de lo que dicta la RAE, máxima autoridad de la lengua que, con el correr de los años, va cambiando algunas reglas y proponiendo adaptaciones, según la necesidad.

Puede interesarle: Personaje, un sustantivo masculino, aunque se trate de una mujer

Viejo Continente y otras expresiones con mayúsculas, ¿por qué?

La frase alternativa para referirse a Europa, Viejo Continente, se escribe con mayúsculas en ambas palabras. La Real Academia Española explica el motivo aplicado a este y otros casos.

Los sustantivos que forman parte de las denominaciones alternativas de carácter antonomástico que se utilizan para aludir a ciertos lugares como la Perla del Sur, la Capital Espiritual (Caacupé), La Madre de Ciudades (Asunción), es escriben con mayúsculas, según lo indica la Ortografía de la lengua española.

Lea también: Motu proprio, sus usos y errores habituales

Por lo tanto, decir que “Taylor Swift revoluciona los viajes a Europa coincidiendo con su gira The Eras Tour en el viejo continente” es incorrecto. Lo apropiado es utilizar las mayúsculas en Viejo Continente.

Lo mismo se aplica a el Nuevo Mundo (América), la Santa Sede (el Vaticano), que ingresan en la subcategoría de alternativas estilísticas y categoría principal de lugares, en el capítulo IV sobre uso de letras minúsculas y mayúsculas del citado libro.

En retórica, antonomasia es la sustitución de un nombre propio por una expresión, tal como Roma por “la Ciudad Eterna”, la Joya del Pacífico (Valparaíso), la Isla del Encanto (Puerto Rico), la Reina del Plata (Buenos Aires), la Llave del Golfo (Cuba).

La sección RAE del diario HOY tiene como fin promover el buen uso del idioma español, con el sustento de lo que dicta la RAE, máxima autoridad de la lengua que, con el correr de los años, va cambiando algunas reglas y proponiendo adaptaciones, según la necesidad.

Puede interesarle: Personaje, un sustantivo masculino, aunque se trate de una mujer

Motu proprio, sus usos y errores habituales

La locución latina motu proprio es a veces utilizada de manera incorrecta, empujada por una costumbre del lenguaje hablado o por la escasa difusión de información al respecto. En Hoy Digital rompemos con ese esquema y le informamos cuáles son las indicaciones del español al respecto.

El diccionario de la máxima autoridad de la lengua castellana indica que, el significado literal motu proprio es ‘con movimiento propio’. Sin embargo, el sentido que se le da es el de ‘voluntariamente o por propia iniciativa’.

Agregar la preposición “de” a motu proprio, escribir propio en vez de proprio, decir motus en vez de motu son formas equivocadas de utilizar la locución latina motu proprio, según explica la Real Academia Española en su espacio de consultas semanales.

También en RAE: “Mijo”, ¿válido para acortar ‘mi hijo’?

Debe respetarse la forma latina proprio para el segundo elemento, y no sustituirla por el adjetivo español propio, advierten los académicos.

También recuerdan que es incorrecto su empleo con preposición antepuesta: como de o por “de motu proprio” o “por motu proprio”.

Puede interesarle: Personaje, un sustantivo masculino, aunque se trate de una mujer