La coma antes de la y, posible en varios casos

El uso de la coma es siempre una cuestión controversial y de difícil precisión, en ocasiones. La Real Academia Española da una orientación en los casos de la conjunción y.

Si bien en las oraciones en las que se citan elementos consecutivos no es necesaria la coma antes de la y, sí existen casos en los que sí se aplica este signo de puntuación.

Algunos ejemplos los expone la RAE, a fin de facilitar la correcta redacción en las distintas circunstancias.

Puede interesarle: ¿Es correcto decir «detrás de mí» y «al lado mío»?

En el armario, puso la vajilla; en el cajón, los cubiertos, y, en la despensa, la comida.

Pagó el traje, el bolso y los zapatos, y se fue.

Le aconsejé que no fuera, y no hizo caso.

Vio despistada, y sola, a Ana.

Ven, Juan, y ayúdame, por favor.

La sección RAE del diario HOY tiene como fin promover el bueno uso del idioma español, con el sustento de lo que dicta la RAE, máxima autoridad de la lengua que, con el correr de los años, va cambiando algunas reglas y proponiendo adaptaciones, según la necesidad.

Lea también: ¿Se escribe «folclore» o «folklore»?

El clásico, en minúscula y sin comillas

Tanto clásico como superclásico, para referirse al partido disputado entre equipos de gran rivalidad, se escriben en minúscula y sin necesidad de comillas, según la RAE.

La Fundación Español Urgente de la Real Academia Española (RAE) aclaró una duda acerca de los términos utilizados en el ámbito futbolístico, específicamente para aludir a los partidos que enfrentan a equipos muy laureados y relacionados por una rivalidad que persiste en el tiempo.

Es habitual encontrar publicaciones como: “El Superclásico terminó empatado”, “El sexto empate consecutivo en un Clásico” o “El primer Clásico del 2024″. Sin embargo, todas están erradas.

Al respecto, la RAE explica que, la palabra clásico es un sustantivo común, por lo tanto, lo apropiado es escribirlo en minúscula.

En cuanto al uso de las comillas, la RAE indica que, al ser clásico y superclásico palabras plenamente asentadas, lo aconsejable es no recurrir a las comillas.

En cuanto a superclásico, se recuerda también que, al ser “súper” un prefijo, debe ir pegado a la palabra, además de perder su tilde.

¿Se dice el radio o la radio?

En conmemoración del Día Mundial de la Radio, la Real Academia Española despeja una duda acerca del artículo apropiado para referirse al dispositivo de difusión.

Cuando «radio» se utiliza en referencia al aparato, se puede decir tanto «la radio» (por ejemplo, en España, Paraguay y otros países) como «el radio» (en algunas zonas de América), según interpreta la RAE.

En el mismo sentido, el propio diccionario de la máxima autoridad de la lengua también explica en la segunda acepción de la palabra que, cuando por acortamiento de radiorreceptor se alude al aparato con el que se escuchan los sonidos transmitidos mediante ondas hertzianas’, se usa en ambos géneros, dependiendo de las zonas.

Puede interesarle: Estado, ¿en qué caso va en mayúscula?

Además, radio es un sustantivo femenino cuando, por acortamiento de radiodifusión, significa ‘transmisión mediante ondas hertzianas de programas destinados al público’ o se emplea para designar alguna de las emisoras que se dedican a ello.

Por ejemplo, «La radio se impuso como el medio de comunicación de masas por excelencia».

También en RAE: Decir “los personales de la empresa”, un error gramatical

La sección RAE del diario HOY tiene como fin promover el bueno uso del idioma español, con el sustento de lo que dicta la RAE, máxima autoridad de la lengua que, con el correr de los años, va cambiando algunas reglas y proponiendo adaptaciones, según la necesidad.

¿Montar en bici o montar una bici?

Si bien a nivel local acostumbramos a decir andar en bici, también es posible el uso del verbo montar, ante lo cual surge la duda de la preposición. Conozca la respuesta correcta.

Montar en bici, montar una bici o montar en una bici son igualmente válidos y correctos. Lo inapropiado es omitir la preposición diciendo directamente “montar bici”.

Esto se debe a que, el verbo montar, cuando expresa la idea de subir o ir subido en un vehículo, no va seguido inmediatamente del nombre de este.

Así lo explica la Fundación Español Urgente de la Real Academia Española, ante la duda que pudiera rugir al respecto.

Lea también: Decir “los personales de la empresa”, un error gramatical

EJEMPLOS INCORRECTOS

“Tiene rutas para montar bicicleta, puntos de descanso y restaurantes», «En la actualidad no monta moto como en su juventud» o «Los tres actores recorren las calles montando caballo».

EJEMPLOS CORRECTOS

«Tiene rutas para montar en bicicleta, puntos de descanso y restaurantes», «En la actualidad no monta en moto como en su juventud» y «Los tres actores recorren las calles montando a caballo».

Por otro lado, el caballo es un caso especial, pues como medio de transporte la construcción asentada es montar a caballo, no montar en caballo.

Puede interesarle: Haya, halla y allá, diferencias, haiga no existe