Viernes 17 de Febrero de 2017 | 10:01

Regalo de cumpleaños: Cuidacoches drogado rompe vidrio a automovilista
4541

Así quedó el vidrio del auto de Estefanía Mena. Así quedó el vidrio del auto de Estefanía Mena.

La ciudadana Estefanía Mena fue a un pub céntrico de Asunción a festejar su cumpleaños y, como ya es costumbre, fue abordada por un cuidacoches que estaba bajo los efectos de algún tipo de estupefaciente. El informal ofreció sus servicios y la conductora le respondió: “a la vuelta”. Horas después, se encontró con una sorpresa.

Cerca de las 22:00, Mena estacionó su vehículo en la esquina de Tacuary y Cerro Corá, donde un grupo de cuidacoches ya estaba esperando clientes.

Al bajarse, llega un señor de aproximadamente 45 años -cuyos rasgos no pudo alcanzar a notar por la oscuridad- quien le ofrece sus servicios. La ciudadana, como es costumbre, le respondió con un simple: “a la vuelta”, lo que normalmente es tomado por los informales como un compromiso de pago posterior. Sin embargo, esta vez fue diferente.

“Me voy a traer el auto y en la esquina ya estaban como 10 cuidacoches totalmente drogados. Subí corriendo al auto y viene otro cuidacoche que no era el que me cuidó el auto y allí percibí el vidrio roto. Le pregunté que pasó y me dijo: ‘quisieron llevar pero yo les detuve’. Algo totalmente estúpido”, dijo Mena, quien dijo haber sentido mucha rabia por el hecho.

Relató a HOY Digital que es la primera vez que le pasa pero que siempre escucha que existen denuncias de ciudadanos que son víctimas de daños materiales por parte de los informales. Dijo que la rotura de uno de sus vidrios no implicó robo por lo que concluyó que el hecho fue una simple demostración de poder.

“Creo que estamos totalmente en manos de nadie. Nadie nos cuida. Me siento super desprotegida. Ahora voy a pensar tres veces antes de salir sola. No puede ser que no haya nadie. No puede ser que hayan 10 tipos drogados en la esquina. Es algo que no corresponde”, despotricó.

A la hora de buscar culpables, responsabilizó de la situación de inseguridad al intendente de Asunción, Mario Ferreiro y a la Policía Nacional ya que nunca hay patrulleras cuidando la zona.

“SIEMPRE ME PONEN PRECIO”

Consultada sobre cuánto normalmente paga por el “servicio” del cuidacoche, dijo que siempre le ponen un precio y que no es “a voluntad” como los informales quieren dar a entender.

“Se aprovechan porque sos mujer, siempre me ponen precio. Siempre tengo que guardar al final. Le iba a dar si estaba por ahí pero en ese momento no se me pasa por la cabeza. Voy a pensar dos veces antes de hacerle la contra”, expresó la ciudadana.

SERÁN LOS CONTRALORES

Una vez que entre en vigencia el sistema de estacionamiento controlado y tarifado en Asunción, serán 400 cuidacoches -ya formalizados- los que se encarguen del control en las calles. Estos informales, que mantienen en zozobra a la ciudadanía, formarán parte de la empresa que explotará el servicio.

Un cuidacoche, dependiendo de su zona, tiene un ingreso de entre G. 3.500.000 a G. 4.500.000 mensuales, sin contar los “extra” durante eventos especiales. Al formalizarse, pasarán a ganar sueldo mínimo legal, es decir G. 1.964.507, más comisiones, lo cual no es del agrado de los informales que quieren seguir en las calles.

 
 
 
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy