Abdo aceptó críticas y monseñor espera que el mensaje llegue

El monseñor Ricardo Valenzuela dijo que Mario Abdo Benítez aceptó las críticas realizadas en la homilía. La autoridad eclesial espera que ese reconocimiento sea sincero y que el mensaje llegue a todos.

Después de compartir un desayuno con los obispos y con el presidente Mario Abdo Benítez, el monseñor Ricardo Valenzuela ofreció una conferencia de prensa en la que se le consultó sobre la reacción del jefe de Estado respecto a la homilía.

“Él aceptó, lo mismo también la primera dama, ojalá esa aceptación sea real, sincera, me dijo: muy bien monseñor, eso es lo que nos hace falta a todos”, comentó el Valenzuela y sostuvo que este es el primer paso para encontrar una solución.

Ante la pregunta sobre si Abdo se salvó de las críticas vertidas en la misa central, el monseñor respondió que “algo también le tocó”, cuando se mencionó a los representantes del Gobierno, pero consideró que se le debe dar más tiempo, ya que su administración recién comienza.

En cuanto a la “desvergonzada corrupción”, Valenzuela indicó que el mensaje va para todos y que el Gobierno actual también debe empezar a rever las personas que está eligiendo para ocupar los cargos.

Más tarde el propio presidente, Mario Abdo, quien no quiso dar declaraciones y se retiró por la puerta trasera, finalmente utilizó su cuenta de Twitter para pronunciarse sobre la homilía.

“Palabras muy profundas que nos invitan a todos a reflexionar y abrazar con más fuerza la lucha contra la corrupción y el trabajo por la justicia para todos los paraguayos”, escribió Abdo.

 

"La gente está hastiada de la corrupción": Gobierno acusa recibo de la severa homilía

El ministro asesor de la presidencia, Daniel Centurión afirmó que desde el gobierno tomaron nota de la homilía de monseñor Ricardo Valenzuela y sostuvo que enfrentarán los problemas que aquejan al pueblo, producto de la corrupción y la impunidad.

El alto funcionario dijo estar de acuerdo al igual que la mayoría de los representantes del gobierno con los severos cuestionamientos del obispos a la clase política ya que refleja el sentir de la ciudadanía, reiteró que tanto el combate a la corrupción, al crimen y al narcotráfico, son ejes de la administración del Estado.

Centurión dio detalles sobre el desayuno entre el presidente y los obispos que se dio sin mayores sobresaltos, recalcó que el Ejecutivo está decidido a enfrentar los problemas que aquejan a la sociedad paraguaya y parafraseó al presidente en lo referente al fin de la impunidad, “acá no se protege a nadie, los que tienen denuncias van a ser sometidos a la justicia, caiga quien caiga, sea pariente o no, la justicia tiene que hacer lo suyo”.

Al mismo tiempo apuntó a que la homilía no debe generar malestar, sino que se debe tomar como una bandera de gestión “porque la gente está hastiada de la corrupción y el tráfico de influencias y estamos en ese tránsito”.

La homilía de la misa central de Caacupé fue respaldada por los fieles que asistieron a la fiesta mariana en la mañana del sábado. La ciudadanía espera que la clase política y especialmente la justicia actúe en consecuencia.

El pueblo castigado por la “desvergonzada corrupciòn y la impunidad” dio su parecer y hubo una total coincidencia con las palabras de monseñor Valenzuela, especialmente aquellas dirigidas a las autoridades nacionales, cuestionadas severamente por sus actitudes en detrimento de las necesidades del sufrido pueblo.

 

Tras desayuno con obispos, Abdo se fue por la puerta de atrás

El presidente Mario Abdo Benítez compartió un desayuno con los obispos después de la misa central y posteriormente se retiró por la puerta trasera para evitar dar declaraciones.

Luego de la crítica homilía del monseñor Ricardo Valenzuela a la “desvergonzada corrupción”, la injusticia y otros flagelos, el jefe de Estado, Mario Abdo Benítez, compartió un ameno desayuno con los obispos, por espacio de una hora aproximadamente.

Periodistas de todos los medios esperaron pacientemente la culminación del encuentro para obtener un par de palabras del presidente, acerca del mensaje pronunciado durante la celebración eucarística, sin embargo, no fue posible.

Mientras salían a hablar algunos ministros y representantes del Gobierno, Abdo Benítez utilizó otra salida para retirarse y así poder escapar del acecho de la prensa, para no tener que dar ninguna declaración.

El monseñor Ricardo Valenzuela habló después del desayuno y comentó que solamente hablaron de Caacupé, anécdotas y temas genéricos, pero que no conversaron sobre lo que fue la homilía en sí. Aclaró que el sermón también alcanzó “en parte” a Abdo pero no enteramente, ya que su administración recién comienza.

 

Aplauden que Iglesia reconozca abusos

La ministra de la Niñez, Teresa Martínez, valoró que el monseñor Ricardo Valenzuela reconozca y pida perdón por los abusos sexuales que salpican a la Iglesia Católica.

El primer paso para solucionar un problema es reconocerlo, para después poder enfrentarlo, según consideró la ministra de la Niñez, Teresa Martínez, luego de la misa central de Caacupé celebrada esta mañana en medio de una multitud.

“En todo lo que se quiera cambiar, lo primero es reconocer el problema y comenzar a trabajar sobre eso”, dijo Martínez en breve charla con la 780 AM.

Señaló que el abuso sexuales a menores de edad por parte de sacerdotes, pastores y religiosos en general, es una realidad que afecta a varios países del mundo y que todos los estamentos de la sociedad deben luchar contra eso.

Durante su extensa homilía, el monseñor Ricardo Valenzuela tocó entre los primeros puntos los abusos a menores cometidos por representantes de la Iglesia y pidió perdón por todos los casos, al tiempo de instar a denunciar siempre.

Reiteró que la Iglesia no es un lugar para delinquir y que son más los que dan sus testimonios de vida sobre el evangelio.