Estudio relaciona el vapeo frecuente con el deterioro cognitivo en adolescentes

Un estudio sugiere que el vapeo frecuente expone a quienes lo practican a niveles altos de cadmio, plomo y uranio.

Los adolescentes que vapean con frecuencia presentan más uranio y plomo en la orina que los fumadores ocasionales, según un estudio basado en los datos de una encuesta realizada con adolescentes de entre 13 y 17 años que incluye a 200 que solo fuman cigarrillos electrónicos.

El estudio recuerda que, tal y como han demostrado investigaciones previas, la exposición a ciertos metales de los aerosoles y los líquidos de los cigarrillos electrónicos es especialmente perjudicial durante el desarrollo. Está probado que la exposición a estas sustancias está relacionada con el deterioro cognitivo, los trastornos de comportamiento, las complicaciones respiratorias, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Aunque se trata de un estudio observacional -por lo que no pueden extraerse conclusiones definitivas sobre los niveles de metales tóxicos-, los investigadores aseguran que los resultados prueban que urge aplicar normativas y medidas de prevención específicas para adolescentes.

En este estudio, publicado este martes en la revista Tobacco Control, los investigadores querían averiguar si los niveles de metales potencialmente tóxicos podían estar asociados a la frecuencia de vapeo y si el sabor influye.

Para eso, se basaron en las respuestas del Estudio de la Juventud PATH, uno de los estudios de salud a nivel nacional más importantes de EEUU- realizado entre diciembre de 2018 y noviembre de 2019- que contó con 1607 adolescentes de entre 13 y 17 años, doscientos de ellos fumadores exclusivos de cigarrillos electrónicos.

Se analizaron muestras de orina para detectar la presencia de cadmio, plomo y uranio, y la frecuencia de consumo se clasificó en ocasional (1-5 días al mes), intermitente (6-19 días) y frecuente (más de 20 días). Los sabores se agruparon en cuatro categorías mutuamente excluyentes: mentol o menta; fruta; dulce, como chocolate o postres; y otros, como tabaco, clavo o especias, y bebidas alcohólicas o no alcohólicas.

De los 200 consumidores exclusivos (63 % mujeres), 65 declararon un consumo ocasional, 45 intermitente y 81 frecuente; faltaba información sobre la frecuencia de consumo de 9 de ellos.

El número medio de caladas recientes al día aumentó con la frecuencia de consumo: ocasional (0,9 caladas), intermitente (7,9 caladas), frecuente (27). En los 30 días anteriores, 1 de cada 3 consumidores (33%) declaró haber consumido sabores mentolados; la mitad (50%), sabores afrutados; algo más del 15%, sabores dulces; y el 2%, otros sabores.

Más plomo y uranio en vapeadores frecuentes

El análisis de las muestras de orina mostró que los niveles de plomo eran un 40 % más altos entre los fumadores intermitentes y un 30 % más altos entre los fumadores frecuentes que entre los ocasionales.

Los niveles de uranio en la orina también eran el doble entre los fumadores frecuentes que entre los ocasionales.

Al comparar entre sabores, el estudio mostró niveles de uranio un 90% más elevados entre los vapeadores que preferían sabores dulces a los que optaban por mentol/menta.

No se encontraron diferencias estadísticamente significativas en los niveles urinarios de cadmio entre la frecuencia de vapeo o los tipos de sabor.

Al ser un estudio observacional, no pudieron extraer conclusiones definitivas sobre los niveles de metales tóxicos y la frecuencia o los sabores del vapeo. Además, los niveles de metales tóxicos en los vapeadores variarán según la marca y el tipo de vaporizador utilizado, puntualiza el estudio.

Pero el estudio avisa sobre un dato especialmente preocupante: el aumento de los niveles de uranio en la categoría de sabores dulces.

“El sabor dulce de los cigarrillos electrónicos puede suprimir los efectos nocivos de la nicotina y potenciar sus efectos reforzadores, lo que da lugar a una mayor reactividad cerebral”, advierten.

Telescopio James Webb detectó presencia de “monstruos celestiales” en el exterior de la Tierra

El descubrimiento sorprendió a la comunidad científica y plantea un desafío para las teorías actuales sobre la formación de galaxias.

Un nuevo descubrimiento del telescopio espacial James Webb de la NASA dejó con la boca abierta a la comunidad científica. Se trata de la observación de los llamados monstruos celestiales, galaxias gigantescas que existieron en los inicios del universo.

La detección fue posible por la avanzada tecnología del James Webb, que permite observar el universo en longitudes de onda infrarrojas. Esto le da la capacidad de penetrar en las nubes de polvo y gas que oscurecen la vista de los telescopios, y así revelar objetos que hasta ahora permanecían ocultos.

El descubrimiento, publicado en la revista Astronomy & Astrophysics, asegura que el hallazgo ocurrió cuando el telescopio espacial captó la luz emitida por GN-z11, una de las galaxias más lejanas, ubicada a 13.300 millones de años luz, lo que proporcionó información fundamental para la investigación.

Un grupo de astrónomos de las Universidades de Ginebra y Barcelona y el Instituto de Astrofísica de París explicó que el rastro químico descubierto por el poderoso telescopio espacial da cuenta de la presencia de estrellas masivas en proto-cúmulos globulares (agrupaciones de millones de estrellas que se encuentran en miles de galaxias en el universo conocido), nacidos 440 millones de años después del Bing Bang.

“Hoy, gracias a los datos recopilados por el Telescopio Espacial James Webb, creemos haber encontrado una primera pista de la presencia de estas extraordinarias estrellas”, explicó Corinne Charbonnel, profesora titular del Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias de la UNIGE y autora del estudio.

Estos monstruos celestiales son un desafío para las teorías actuales sobre la formación de galaxias, ya que hasta ahora se pensaba que crecían gradualmente a lo largo de miles de millones de años. La existencia de estas formaciones gigantes tan temprano en la historia del universo sugiere que el proceso podría haber sido mucho más rápido e intenso de lo que se creía.

Las galaxias detectadas por el James Webb son entre 5.000 y 10.000 veces más masivas que la Vía Láctea y albergan estrellas hasta cinco veces más calientes que el Sol.

Estos son los riesgos de combinar alcohol con bebidas energizantes

Científicos realizaron un estudio en ratas a las que sometieron al consumo de la mezcla.

El consumo excesivo de alcohol mezclado con bebidas energéticas puede producir cambios cerebrales y disminuir la capacidad de crear nuevas conexiones neuronales en la edad adulta, revela una investigación realizada por la Universidad de Cagliari, en Italia.

El equipo a cargo del estudio sugiere que el consumo de tal mezcla durante la adolescencia afecta la actividad cerebral en la región del hipocampo. Los científicos llegaron a esa conclusión tras hacer experimentos en ratas macho que se mantuvieron bajo luz artificial en un ciclo de 12 horas y otras 12 en la oscuridad.

Para ello, dividieron a los roedores en cuatro grupos experimentales y las sometieron a distintos tipos de consumo excesivo de alcohol cuando cumplieron 28 días de vida.

El primer grupo recibía dosis equivalentes a entre 1,5 y 2 bebidas alcohólicas fuertes. El segundo tomaba la bebida energizante Red Bull, cuya dosis era similar a dos latas de producto para una persona de 70 kilógramos. El penúltimo grupo consumía una mezcla de alcohol y Red Bull, mientras que el último grupo de ratas tomaba agua.

De acuerdo con los análisis, los expertos indicaron que las bebidas energéticas pueden enmascarar algunos de los efectos del alcohol, y en combinación con el mismo pueden afectar de forma permanente la plasticidad del hipocampo, producir cambios vinculados a alteraciones conductuales y provocar deterioro del juicio.

Los resultados también demostraron que las ratas tratadas con alcohol mezclado con Red Bull gozaban de una mayor plasticidad sináptica (conexión entre neuronas) cuando tenían 40 días, sin embargo, esa capacidad cerebral disminuyó cuando alcanzaron entre 60 y 90 días de edad. A partir de estos datos, los científicos concluyeron que tras un aumento temporal de la función neuronal, a continuación se produce un deterioro a largo plazo.

Así son los asteroides potencialmente peligrosos que pasaron cerca de la Tierra

2024 MK pasó el 29 de junio a unos 295.000 kilómetros de la Tierra, mientras que 2011 UL21 se ubicó el 27 de junio a unos 6,6 millones de kilómetros de nuestro planeta.

Dos grandes asteroides potencialmente peligrosos pasaron la semana pasada lo suficientemente cerca de la Tierra como para permitir que científicos de la NASA capten imágenes de ellos usando radiotelescopios.

Estas imágenes permiten a los científicos estudiar ambos asteroides, denominados 2024 MK y 2011 UL21. Comprender sus propiedades puede ayudar a los especialistas a elaborar estrategias en caso de que un asteroide pueda representar una amenaza para nuestro planeta, indica ScienceAlert.

Debido a que estas rocas espaciales no son lo suficientemente brillantes en el espacio, los científicos utilizan radiotelescopios. Así recrean su tamaño, forma, relieve y los parámetros de movimiento del asteroide.

2024 MK pasó el 29 de junio a unos 295.000 kilómetros de la Tierra, una distancia bastante cercana en términos astronómicos. Esto permitió recopilar información detallada sobre su forma y paisaje; mide unos 150 metros de ancho. La gravedad de nuestro planeta hizo que su trayectoria cambie ligeramente.

El asteroide 2011 UL21 —mucho más grande, mide aproximadamente 1,5 kilómetros— pasó el 27 de junio a una distancia de aproximadamente 6,6 millones de kilómetros, unas 17 veces la distancia entre la Tierra y la Luna.

Una de las sorpresas que revelaron las imágenes fue que este asteroide era orbitado por una pequeña roca a una distancia de 3 kilómetros.

“Se cree que alrededor de dos tercios de los asteroides de este tamaño son sistemas binarios, y su descubrimiento es particularmente importante porque podemos usar mediciones de sus posiciones relativas para estimar sus órbitas, masas y densidades mutuas, lo que proporciona información clave sobre cómo es posible que se hayan formado”, señaló en un comunicado Lance Benner, astrónomo del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.