Lapsus y lapso tienen significados diferentes, recuerdan

Pese a la similitud de escritura y de pronunciación, las palabras lapsus y lapso no tienen ninguna relación en cuanto a significado. Conozca las diferencias.

La Real Academia Española, en su espacio dedicado a resolver dudas, expuso acerca de los términos lapsus y lapso, pues, si bien ambos vienen del latín, no por ello significan lo mismo.

Lapso es el tiempo entre dos límites, como cuando se dice “lapso de tiempo”, que es redundante, pero válido y aceptado por la RAE.

Puede interesarle: ¿Es correcto decir «detrás de mí» y «al lado mío»?

En tanto, lapsus significa falta o equivocación que se comete por descuido, según la definición del diccionario.: «Equivocarme al decir su nombre fue un terrible lapsus»

La sección RAE del diario HOY tiene como fin promover el bueno uso del idioma español, con el sustento de lo que dicta la RAE, máxima autoridad de la lengua que, con el correr de los años, va cambiando algunas reglas y proponiendo adaptaciones, según la necesidad.

También en RAE: ¿Clavos miguelito o Miguelito? Conozca la regla y el origen

La palabra etcétera y el mal uso de los puntos suspensivos

A la hora de escribir la palabra etcétera, sea completa o abreviada, a menudo se comete el error de agregarle puntos suspensivos, sin embargo, esta adición es incorrecta. Sepa por qué.

«Los inspectores les comunicaron a los titulares de los puestos de fruta, verduras, ropa, calzado, etc… que tendrán que instalarse más arriba» y «Asimismo se ocuparán otros espacios del recinto, como vestuarios, zonas para camerinos etc…» son ejemplos del error que se comete al agregar puntos suspensivos después de la palabra etcétera.

Los puntos suspensivos pueden aparecer al final de una enumeración o lista con el mismo valor que etcétera, por lo que debe evitarse, por redundante, la aparición conjunta de ambos elementos; según explica la Fundación Español Urgente de la Real Academia Española.

Puede interesarle: Arsenal de armas: ¿por qué no es redundante?

Además, y por convención, etc. (que ha de llevar siempre punto) y etcétera se separan del anterior elemento por una coma. Sin embargo, cuando etcétera o etc. cierran una enumeración, pero el enunciado continúa, lo apropiado es escribir coma después, incluso si forma parte del sujeto.

Así, la puntuación apropiada de las frases anteriores habría sido «Los inspectores les comunicaron a los titulares de los puestos de fruta, verduras, ropa, calzado, etc., que tendrán que instalarse más arriba» y «Asimismo se ocuparán otros espacios del recinto, como vestuarios, zonas para camerinos, etc.».

También es redundante y se desaconseja, al menos en la lengua formal, escribir varias veces seguidas etcétera o etc., como en «Se califica un examen, el número de trabajos entregados, el comportamiento, etcétera, etcétera».

También en RAE: El clásico, en minúscula y sin comillas

Arsenal de armas: ¿por qué no es redundante?

Si bien muchas personas relacionan la palabra arsenal con armas, y, por tanto, ven redundancia en la combinación, en realidad, el significado no se limita a ese contexto, además de tener varias acepciones.

El Diccionario de la Real Academia Española (RAE) presenta tres definiciones de la palabra arsenal, pese a que, la primera es la más conocida.

Establecimiento militar o particular en que se construyen, reparan y conservan las embarcaciones, y se guardan los pertrechos y géneros necesarios para equiparlas.

Puede interesarle: Estado, ¿en qué caso va en mayúscula?

El segundo: depósito o almacén general de armas y otros efectos de guerra y el tercero y menos conocido por algunos: conjunto o depósito de noticias, datos, por lo que, no necesariamente implica la presencia de armas.

La Fundación Español Urgente de la RAE explica que, “arsenal de armas” no es redundante y, por tanto, su uso es válido.

También en RAE: Decir “los personales de la empresa”, un error gramatical

La sección RAE del diario HOY tiene como fin promover el bueno uso del idioma español, con el sustento de lo que dicta la RAE, máxima autoridad de la lengua que, con el correr de los años, va cambiando algunas reglas y proponiendo adaptaciones, según la necesidad.

El clásico, en minúscula y sin comillas

Tanto clásico como superclásico, para referirse al partido disputado entre equipos de gran rivalidad, se escriben en minúscula y sin necesidad de comillas, según la RAE.

La Fundación Español Urgente de la Real Academia Española (RAE) aclaró una duda acerca de los términos utilizados en el ámbito futbolístico, específicamente para aludir a los partidos que enfrentan a equipos muy laureados y relacionados por una rivalidad que persiste en el tiempo.

Es habitual encontrar publicaciones como: “El Superclásico terminó empatado”, “El sexto empate consecutivo en un Clásico” o “El primer Clásico del 2024″. Sin embargo, todas están erradas.

Al respecto, la RAE explica que, la palabra clásico es un sustantivo común, por lo tanto, lo apropiado es escribirlo en minúscula.

En cuanto al uso de las comillas, la RAE indica que, al ser clásico y superclásico palabras plenamente asentadas, lo aconsejable es no recurrir a las comillas.

En cuanto a superclásico, se recuerda también que, al ser “súper” un prefijo, debe ir pegado a la palabra, además de perder su tilde.