Subir arriba, ¿está bien dicho? La RAE rompe los esquemas

Todo estudiante de colegio sabe que subir arriba y bajar abajo son redundancias del lenguaje. Tras tantas décadas de tener esa idea en la cabeza, la Real Academia Española contestó esta pregunta, que parece tener una respuesta muy obvia.

Los verbos «subir» y «bajar» se construyen con un complemento de lugar o de dirección. Que el sentido del movimiento (arriba/abajo) esté implícito en esos verbos, no implica que no pueda explicitarse en el enunciado.

Es decir, para la RAE es posible y correcto expresar que alguien subirá arriba. Sin embargo, esto no obsta que siga siendo una redundancia, que forma parte de los vicios del lenguaje y que, consiste en la repetición o uso exagerado de una palabra, expresión o concepto, así como la reiteración de información incluida en textos o mensajes.

También en RAE: La palabra en español que se puede pronunciar, pero no escribir

Algunos ejemplos de redundancia son: entrar adentro, salir afuera, pero sin embargo, más sin embargo, regalo gratis, repetir otra vez, mi opinión personal, cita previa, accidente fortuito, entre varios otros.

Otro vicio del lenguaje muy similar es el denominado pleonasmo, que consiste en el uso de uno o varios términos innecesarios, para darle un sentido completo a la oración. Conocer por primera vez, llenar por completo, mi amigo personal, periodo de tiempo, puño cerrado, estrenar por primera vez son unos pocos ejemplos.

Puede interesarle: ¿Pastafrola o pastaflora?: RAE sorprende con su respuesta

La palabra etcétera y el mal uso de los puntos suspensivos

A la hora de escribir la palabra etcétera, sea completa o abreviada, a menudo se comete el error de agregarle puntos suspensivos, sin embargo, esta adición es incorrecta. Sepa por qué.

«Los inspectores les comunicaron a los titulares de los puestos de fruta, verduras, ropa, calzado, etc… que tendrán que instalarse más arriba» y «Asimismo se ocuparán otros espacios del recinto, como vestuarios, zonas para camerinos etc…» son ejemplos del error que se comete al agregar puntos suspensivos después de la palabra etcétera.

Los puntos suspensivos pueden aparecer al final de una enumeración o lista con el mismo valor que etcétera, por lo que debe evitarse, por redundante, la aparición conjunta de ambos elementos; según explica la Fundación Español Urgente de la Real Academia Española.

Puede interesarle: Arsenal de armas: ¿por qué no es redundante?

Además, y por convención, etc. (que ha de llevar siempre punto) y etcétera se separan del anterior elemento por una coma. Sin embargo, cuando etcétera o etc. cierran una enumeración, pero el enunciado continúa, lo apropiado es escribir coma después, incluso si forma parte del sujeto.

Así, la puntuación apropiada de las frases anteriores habría sido «Los inspectores les comunicaron a los titulares de los puestos de fruta, verduras, ropa, calzado, etc., que tendrán que instalarse más arriba» y «Asimismo se ocuparán otros espacios del recinto, como vestuarios, zonas para camerinos, etc.».

También es redundante y se desaconseja, al menos en la lengua formal, escribir varias veces seguidas etcétera o etc., como en «Se califica un examen, el número de trabajos entregados, el comportamiento, etcétera, etcétera».

También en RAE: El clásico, en minúscula y sin comillas

Arsenal de armas: ¿por qué no es redundante?

Si bien muchas personas relacionan la palabra arsenal con armas, y, por tanto, ven redundancia en la combinación, en realidad, el significado no se limita a ese contexto, además de tener varias acepciones.

El Diccionario de la Real Academia Española (RAE) presenta tres definiciones de la palabra arsenal, pese a que, la primera es la más conocida.

Establecimiento militar o particular en que se construyen, reparan y conservan las embarcaciones, y se guardan los pertrechos y géneros necesarios para equiparlas.

Puede interesarle: Estado, ¿en qué caso va en mayúscula?

El segundo: depósito o almacén general de armas y otros efectos de guerra y el tercero y menos conocido por algunos: conjunto o depósito de noticias, datos, por lo que, no necesariamente implica la presencia de armas.

La Fundación Español Urgente de la RAE explica que, “arsenal de armas” no es redundante y, por tanto, su uso es válido.

También en RAE: Decir “los personales de la empresa”, un error gramatical

La sección RAE del diario HOY tiene como fin promover el bueno uso del idioma español, con el sustento de lo que dicta la RAE, máxima autoridad de la lengua que, con el correr de los años, va cambiando algunas reglas y proponiendo adaptaciones, según la necesidad.

El clásico, en minúscula y sin comillas

Tanto clásico como superclásico, para referirse al partido disputado entre equipos de gran rivalidad, se escriben en minúscula y sin necesidad de comillas, según la RAE.

La Fundación Español Urgente de la Real Academia Española (RAE) aclaró una duda acerca de los términos utilizados en el ámbito futbolístico, específicamente para aludir a los partidos que enfrentan a equipos muy laureados y relacionados por una rivalidad que persiste en el tiempo.

Es habitual encontrar publicaciones como: “El Superclásico terminó empatado”, “El sexto empate consecutivo en un Clásico” o “El primer Clásico del 2024″. Sin embargo, todas están erradas.

Al respecto, la RAE explica que, la palabra clásico es un sustantivo común, por lo tanto, lo apropiado es escribirlo en minúscula.

En cuanto al uso de las comillas, la RAE indica que, al ser clásico y superclásico palabras plenamente asentadas, lo aconsejable es no recurrir a las comillas.

En cuanto a superclásico, se recuerda también que, al ser “súper” un prefijo, debe ir pegado a la palabra, además de perder su tilde.