Por liberar a peligroso asesino, 'transar' con tierra pública y otros delitos, Sindulfo Blanco echado

La Cámara de Senadores destituyó, vía juicio político, al ministro de la Corte Suprema de Justicia, Sindulfo Blanco. Un total de 30 parlamentarios votaron por la culpabilidad del magistrado.

Sindulfo Blanco está acusado por supuesto mal desempeño en sus funciones. En sesión extraordinaria, 30 senadores votaron a favor del juicio político.

El pedido de juicio político a Blanco se aprobó en diciembre de 2014, y fue tratado en el Congreso en 2016, pero las sesiones para abordarlo quedaron suspendidas en varias ocasiones por falta de quórum.

Blanco ejerció el día de ayer su derecho a defensa, donde ofreció pruebas. El juicio continúo el día de hoy, donde se rechazó la versión del magistrado y el Tribunal dio su sentencia.

El ahora destituído ministro de la Corte debía retirarse en el mes de diciembre próximo, por cumplimiento de la edad reglamentaria para el ejercicio del cargo, los senadores señalaron que su destitución era una necesidad, para dar un mensaje a la ciudadanía que los malos manejos en la función pública deben ser castigados.

LAS ACUSACIONES

Las acusaciones contra Blanco fueron: violación Constitución Nacional, al permitir el ingreso al país de químicos altamente peligrosos, favoreciendo a una empresa privada.

La siguiente hace mención a la pérdida de honorabilidad (causal de destitución) cuando mintió al Congreso afirmando que se sujetará a los cinco años de mandato para ocupar el cargo, y después accionó para lograr la inamovilidad.

La tercera acusación habla de la compra y venta de tierras públicas, en abierta contravención a disposiciones de la ley.

El cuarto elemento que sirvió a los acusadores menciona el impedimento que puso para la intervención de la Contraloría acusada de hechos punibles, una acción considerada como de apañamiento para hechos de corrupción.

La quinta acusación: otorgó la inconstitucionalidad al juez Atilio Saguier Granados, quien fue destituído por el jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, por mal desempeño de funciones.

Permitió la liberación del asesino Fabio José Ruffato, condenado inicialmente a 24 años por un crimen con alevosía. Redujo esa pena a nueve años.

 

“No hay ninguna ley de autoblindaje”, dice titular de Diputados

El presidente de la Cámara Baja, Miguel Cuevas, aseguró que lo aprobado ayer no es ninguna ley de autoblindaje y aclaró que “nadie” le protege a Carlos Portillo, quien hace meses se viene salvando de perder la investidura.

El titular de Diputados, Miguel Cuevas (Colorado Añetete), anunció que entre el viernes o el lunes volverá a convocar a una sesión extraordinaria para terminar de tratar la reglamentación de la pérdida de investidura, que hasta el punto aprobado, complica enormemente la posibilidad de que un legislador llegue a dicha instancia.

“No hay ninguna ley de autoblindaje, de ninguna manera, a nadie se le está protegiendo, vamos a reglamentar y después vamos a proceder, el caso Portillo está en el ámbito de la Justicia”, respondió Cuevas.

Señaló que no cree que Carlos Portillo se salve y aclaró que ya se encuentra dentro de un proceso en el que habrá que esperar para saber qué dicen las autoridades judiciales al respecto.

Cuevas aseguró que no está ajeno a ninguna reacción ciudadana, ya que los legisladores son precisamente representantes del pueblo.

Respecto al tratamiento del Presupuesto General de Gastos 2019 negó que se apruebe a libro abierto y afirmó que habrá debates al respecto.

 

Salvación de Portillo: “Un megablindaje inconstitucional”

Para la diputada Rocío Vallejo, el proyecto aprobado ayer en Cámara Baja para salvar a Carlos Portillo y a otros en el futuro, es un “megablindaje inconstitucional”. Espera que en Senadores abran los ojos y no sigan la misma línea.

La Cámara de Diputados aprobó en sesión extraordinaria, con 43 votos a favor y 30 en contra, un proyecto de ley que que complica a la máxima potencia las posibilidades de que un legislador pierda la investidura, debido a la cantidad de pasos que deben darse para alcanzar dicha instancia.

“Un megablindaje inconstitucional, esa es mi calificación, en primer lugar un blindaje acá, que hay que tener una mayoría absoluta para que se vaya a la Fiscalía, porque acá no solo le dan intervención al TSJE, un fiscal del Ministerio Público es el que va a decidir si se le acusa o no”, dijo Vallejo en entrevista con la 970 AM.

La diputada pidió fijarse muy bien en quiénes son los que apoyaron y defendieron este planteamiento y sostuvo que mantiene las esperanzas de que la Cámara de Senadores deje esto sin efecto.

El proyecto que aprobó la Cámara Baja estipula que para solicitar la pérdida de investidura de un parlamentario se requieren 10 votos en Diputados y 33 en el Senado.

Así también, para poder enviar los antecedentes al Tribunal Electoral de la Capital, cada cámara tendrá que reunir mayoría absoluta, es decir, 41 en Diputados y 23 en Senadores. Esto a su vez podrá ser apelado ante el TSJE. No obstante el tratamiento no concluyó y tendrá que continuar en la siguiente sesión.

De prosperar esta iniciativa surgida de la comisión especial creada precisamente para dilatar la situación, el diputado Carlos Portillo y cualquier otro legislador que incurra en tráfico de influencias o cualquier irregularidad, quedará impune.

ASÍ VOTARON

A FAVOR DEL “MEGABLINDAJE”

Ángel Paniagua, Tomás Rivas, Raúl Latorre, Carmen Giménez, Édgar Espínola, Nazario Rojas, Miguel Del Puerto Erico Galeano, Éver Noguera, Hugo Ibarra, Juan Carlos Osorio, Jazmín Narváez, Hernán Rivas, Edwin Reimer, Juan Acosta Benítez, Justo Zacarías Irún, María C. Villalba, Miguel Cuevas, Blanca Vargas, Rocío Abed, Pedro Alliana, Miguel Tadeo Rojas, Néstor Ferrer, Roberto González, Rubén Balbuena, Walter Harms, Juan Carlos Galaverna, Hugo Ramírez, Fernando Ortellado, Esteban Samaniego, Derlis Maidana, Basilio Núñez y Carlos Núñez Salinas, todos ellos de la ANR.

Además, Rodrigo Blanco, Antonio Buzarquis, Marcelo Salinas, Carlos Portillo, Eusebio Alvarenga, Salustiano Salinas, María de las Nieves López, Manuel Trinidad, Édgar Ortiz y Carlos María López.

EN CONTRA DE LA IMPUNIDAD

ANR: Roque Sarubbi, Marlene Ocampos, Ramón Romero Roa, Luis Urbieta, Arnaldo Samaniego y Ariel Villagra.

PLRA: Pastor Vera Bejarano, Jorge Ávalos Mariño, Andrés Rojas, Enrique Mineur, Fernando Oreggioni, Esmérita Sánchez, Emilio Pavón, Celeste Amarilla, Roya Torres, Sergio Rojas, Celso Kennedy, Carlos Silva, Édgar Acosta, Eri Valdez, Teófilo Espínola y Hugo Capurro.

PATRIA QUERIDA: Sebastián García, Rocío Vallejo y Sebastián Villarejo.

ENCUENTRO NACIONAL: Kattya González y Norma Camacho.

HAGAMOS: Tito Ibarrola y Carlos Rejala

CRUZADA NACIONAL: Jorge Brítez.

 

Primeros 100 días de Abdo marcados por crisis internas y "peleas entre hermanos"

El jueves 22 de noviembre, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, cumple sus primeros 100 días de Gobierno, en medio de la turbulencia política generada por él mismo. Al hacer una lectura de la situación actual, el analista político Alfredo Boccia consideró que existen tres grandes puntos que resaltar sobre la actuación del mandatario paraguayo al conducir el país en sus primeros meses de gestión.

Alfredo Boccia esgrimió en entrevista con la 970 AM que se están viendo los resultados de aquello que se apuntó al comienzo del Gobierno, respecto a algunos defectos que se percibían 100 días atrás, y que podrían dar pauta de cómo será en adelante la administración del Estado.

En primer aspecto citó que los nombramientos de su gabinete eran criticables, porque parecían no ser personas ideales para ocupar los cargos. Uno de ellos fue el ministro de Educación Eduardo Petta, quien “produce un problema serio ahora”, según consideró. Añadió que su perfil siempre fue de luchador contra la corrupción, pero no así para liderar en el área educativa. A otro que mencionó fue a Arnoldo Wiens, del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

Ahondando sobre el caso del MEC, Boccia sostuvo que Mario Abdo generó la crisis en dicho ente y que no contaba con una salida tranquilizadora. “Era ella o él”, dijo sobre Petta o Nancy Ovelar, quien finalmente fue rajada. “Sacar a los dos o a ninguno iba a traer consecuencias más nefastas. Entonces optó por el daño menor”, esgrimió.

El entrevistado indicó que se debe prestar atención hasta dónde llega el enojo de Blanca Ovelar, Beto Ovelar y Enrique Bacchetta, quienes no acompañan al actual ministro de Educación. Consideró que estos senadores colorados podrían salir de la bancada abdista de la Cámara Alta, pero no así del movimiento de Abdo. “Son signos de un debilitamiento de liderazgo”, acotó.

LUCHA INTERNA POR ESPACIOS DE PODER

A su parecer, las características del origen del movimiento Añetete lo hacen muy polimorfo y demasiado parecido a una especie de cooperativa o federación de movimientos internos del Partido Colorado con más cosas en contra de, antes que a favor de una idea, porque muchos salieron de Honor Colorado y fueron reagrupándose sin tener otros temas en común.

Calificó que el oficialismo optó por una ruptura política con HC, dejando descolocado al cartismo. Recordó que el oficialismo impidió que el expresidente Horacio Cartes ocupe un lugar en el Senado y buscó el apoyo de la oposición, siendo que es menos sólida en materia de fuerza política.

Boccia esgrimió que por la anterior situación será difícil controlar la lucha interna por los espacios de poder. “Estas luchas van a ser superiores a las que se suelen ver en el Partido Colorado”, visualizó.

PELEAS NORMALES PARA LOS PARAGUAYOS

Así también apuntó a la falta de liderazgo del presidente Mario Abdo Benítez. “Trata de contentar a todos y no es líder fuerte. Eso en política puede ser bueno o malo, según las circunstancias. Por lo general requiere un molde y matriz institucional que albergue el contenido político, de lo contrario se desborda”, dijo.

“Nadie debe sorprenderse o considerar que estamos ante un cataclismo político, sino que estamos ante una realidad que los paraguayos conocemos hace medio siglo: Partido Colorado en el gobierno, Partido Colorado como principal opositor y el resto de la oposición como espectador de una pelea entre hermanos”, esgrimió el analista.