Porque, por qué, por que y porqué, las diferencias

Las palabras porque, por qué, porqué y por que pueden escribirse y tienen distintos significados según el contexto. Debido a la similitud entre todas, confundirlas es

No entiendo el porqué de tu actitud ni por qué te niegas a conversar, pero el motivo por que te llamé era solamente para ponerte al tanto de la situación y porque me siento preocupado. 

Esta es una oración en la que se resumen los contextos y significados de los porqués en sus diferentes formas, sin embargo, la Real Academia Española ofrece una explicación detallada de cada posibilidad.

a) porqué

Es un sustantivo masculino que significa ‘causa, motivo o razón’ y se escribe con tilde por ser palabra aguda terminada en vocal; también se emplea con el sentido de ‘pregunta que comienza por la locución causal por qué e indaga la causa de algo’. Puesto que se trata de un sustantivo, se usa normalmente precedido de artículo u otro determinante y su plural es porqués:

No comprendo el porqué de tu actitud [= la razón de tu actitud]. Todo tiene su porqué [= su causa o su motivo]. Hay que averiguar los porqués de este cambio de actitud [= las razones].

b) por qué

Se trata de la secuencia formada por la preposición por y el interrogativo o exclamativo qué (palabra tónica que se escribe con tilde diacrítica para distinguirla del relativo y de la conjunción que). Introduce oraciones interrogativas y exclamativas causales o no causales, tanto directas como indirectas:

¿Por qué no viniste ayer a la fiesta? No comprendo por qué te pones así. No sabía por qué solución decantarse. ¡Por qué calles más bonitas pasamos!

c) porque

Se trata de una conjunción átona, razón por la que se escribe sin tilde. Puede usarse con dos valores:

Como conjunción causal, para introducir oraciones subordinadas que expresan causa, caso en que puede sustituirse por locuciones de valor asimismo causal como puesto que o ya que:

No fui a la fiesta porque no tenía ganas [= ya que no tenía ganas]. La ocupación no es total, porque quedan todavía plazas libres [= puesto que quedan todavía plazas libres].

Puede interesarle: Cayó, calló y callo, verifique las diferencias

También se emplea como encabezamiento de las respuestas a las preguntas introducidas por la secuencia por qué: —¿Por qué no viniste? —Porque no tenía ganas.

Al valor causal se añade un matiz concesivo o condicional cuando el verbo va en subjuntivo: Tampoco pasa nada porque no te bañes hoy [= si no te bañas hoy, aunque no te bañes hoy].

d) por que

Puede tratarse de una de las siguientes secuencias:

La preposición por + el pronombre relativo que. En este caso es más corriente usar el relativo con artículo antepuesto (el que, la que, etc.):

Este es el motivo por (el) que te llamé. Los premios por (los) que competían no resultaban muy atractivos.

La preposición por + la conjunción subordinante que. Esta secuencia aparece en el caso de verbos, sustantivos o adjetivos que rigen un complemento introducido por la preposición por y llevan además una oración subordinada introducida por la conjunción que:

Al final optaron por que no se presentase. Están ansiosos por que empecemos a trabajar en el proyecto. Nos confesó su preocupación por que los niños pudieran enfermar.

Lea también: Surtir efecto y no, surgir efecto

El sustantivo para el adjetivo pichado, según el diccionario

El término pichado es utilizado en el lenguaje coloquial para referirse a la molestia o disgusto que puede generar una situación. Para transformar el adjetivo en sustantivo, ¿hablamos de una pichadez o de una pichadura?

Mientras el español puro y genuino es el utilizado en España, los países de habla hispana mantienen esa base, pero les agregan sus tonos, acentos, palabras y características conforme a sus respectivas culturas.

Para darle cabida a estas creaciones y, sobre todo, para que un extranjero que desconozca los términos pueda tener una fuente de consulta, la Asociación de Academias de la Lengua Española remite las búsquedas al Diccionario de Americanismos.

Puede interesarle: ¿Es correcto decir he freído dos huevos?

Es en este espacio donde aparece el término pichadura, como un sustantivo femenino de uso coloquial en Argentina y Paraguay, definido como sentimiento de hartazgo, enojo o disgusto.

Además, el adjetivo pichado/a es descrito como una palabra de uso en Paraguay, referida a la persona que se enoja con facilidad.

Para resaltar la diferencia que puede existir entre un país y otro y el aporte que puede tener en ese sentido el Diccionario de Americanismos, es más que oportuno citar dentro de esta familia de palabras a “pichadero”,que se utiliza en Colombia, pero con un significado totalmente distinto, pues se refiere al lugar en el que las parejas tienen encuentros íntimos.

También en RAE: El clásico, en minúscula y sin comillas

¿Por qué se dice «Dios mediante» y no «mediante Dios»?

En el español existen expresiones absolutas utilizadas más comúnmente en la antigüedad, pero que se conservan hasta hoy día. La frase Dios mediante es uno de esos casos, aunque no el único.

El origen de la expresión Dios mediante, que el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) recoge como fórmula lexicalizada, es una construcción absoluta que podría parafrasearse como ‘mediando Dios’ y —más libremente— como ‘si Dios lo quiere’.

Ejemplos: El año próximo vamos a conocer Roma, Dios mediante. Voy a tener mi casa propia con el programa Che róga porã, Dios mediante.

Lea también: Viejo Continente y otras expresiones con mayúsculas, ¿por qué?

Esta pauta es ya rara en los textos actuales con otros sustantivos, pero se documenta en ocasiones: Es muy difícil, a estas alturas, sin sentimentalismos mediantes, pensar en reinventarla

La Real Academia señala que Dios mediante es un uso arcaico de «mediante» como participio de presente (uso original) que ha quedado fosilizado en esa expresión.

Puede interesarle: El uso de la “y” en vez de la “i” en apodos: ¿por qué es incorrecto escribir Mary?

¿Es correcto decir he freído dos huevos?

El huevo frito es un menú muy consumido y típico para acompañar al bife, al lomito y otros platos. Sin embargo, a la hora de conjugar el verbo freír al participio surge una duda natural. ¿Cuál es la forma correcta?

La Real Academia Española, a través de su espacio habitual dedicado a contestar consultas semanales, esta vez disipó la duda del verbo freír.

Decir he freído dos huevos o he frito dos huevos son dos opciones válidas y correctas para la conjugación al participio.

De hecho, el Diccionario Panhispánico de Dudas indica que la palabra freír tiene dos participios: el regular freído y el irregular frito. Ambos se utilizan indistintamente en la formación de los tiempos compuestos (he freído / he frito) y de la pasiva perifrástica (es freído / es frito).

Puede interesarle: Viejo Continente y otras expresiones con mayúsculas, ¿por qué?

No obstante, hoy es mucho más frecuente el empleo de la forma irregular: «Le he frito también un par de huevos» (Olmo Iglesias [Esp. 1984]); «Aparte se habrá freído el tomate […] con cebolla, todo muy despacio y removiendo bien» (Toharia Setas [Esp. 1985]).

En función adjetiva, sin embargo, solo se usa la forma frito, que puede ser también un sustantivo (‘alimento frito’): «Un bar en el que hacen unas sardinitas fritas que te mueres» (Zarraluki Silencio [Esp. 1994]); «Evitar en lo posible los fritos» (Pirolo/Pirolo Dietas [Arg. 1990]).

La sección RAE del diario HOY tiene como fin promover el buen uso del idioma español, con el sustento de lo que dicta la RAE, máxima autoridad de la lengua que, con el correr de los años, va cambiando algunas reglas y proponiendo adaptaciones, según la necesidad.

Puede interesarle: Personaje, un sustantivo masculino, aunque se trate de una mujer