Ahata Aju: La realidad de los migrantes en un sublime registro "teatro virtual"

La realidad pura y verdadera, bella y dolorosa del desapego para perseguir los sueños toman forma y abren una brecha en la historia del arte escénico paraguayo a través de la obra ‘Aháta Aju: Capítulo Paraguay’, teatro documental dirigido por Fátima Fernández Centurión.


Fuente: Aizar Arar (@AizarArar)

Un bálsamo para el alma podría sonar muy onírico, pero cuando diversas sensaciones se manifiestan y traen recuerdos, generan empatía o incluso despiertan sentimientos. Nuestro espíritu nos encara y aunque sea por unos instantes obtenemos una radiografía de nuestra vida. Cómo reaccionamos a ella es la cuestión, pero sea cual fuere la reacción un vuelco en el corazón es inevitable.

Cuando algo o alguien representa este bálsamo difícilmente se borren de la memoria. Si se trata de una obra de arte, la misma traspasa la eternidad.

Así Ahata Aju o “me voy a venir”, traducida al español para indicar “vuelvo enseguida”, escrita y dirigida por Fátima Fernández Centurión.

La puesta llegó para romper un esquema general sobre la manera de hacer teatro y no tiene que ver únicamente con la virtualidad, también con la forma de contar una trama y los elementos que utiliza para contarla en una plataforma distinta.

La actriz y dramaturga tomó como base una pieza teatral argentina estrenada en el 2016, inspirada en una investigación sobre migrantes. De ahí el capítulo Paraguay.

Si bien, el proyecto estaba también planeado para hacerlo sobre tablas y con público presencial, la pandemia del COVID-19 obligó a replantearlo y “migrarlo” a la virtualidad.

La chef peruana Carolina Ronquillo y la educadora social española Flori Rodríguez son las protagonistas de la puesta en la que plasman los principales puntos de su existencia, los cuales las marcaron y definieron no solo su personalidad, sino su mapa de vida, el mismo que siguieron para llegar a nuestro país.

¿Qué es el hogar? ¿Conocemos realmente su significado? ¿Lo valoramos? Estas preguntas se desentrañan en el espectáculo a través de Ronquillo y Rodríguez, y otras personas también migrantes de distintos ámbitos, mediante inserts de videos que van alternando en escena.

Estas intervenciones resultan interesantes pues aunque difieren en las experiencias de las protagonistas, coinciden en los sentimientos más fuertes: la ausencia y la melancolía del desapego.

“El hogar es para mí todos esos lugares donde me siento bien con las personas que quiero”, expresa Flori.

De manera pintoresca la docente relata las peripecias que pasó para llegar a suelo guaraní, las cuales por supuesto, no fueron siempre agradables.

De manera contundente comparte lo que a su parecer le costó ser migrante. “La ausencia es irreparable, pero también significa crecer y ser fuerte, prefiero la diferencia”.

Caro por su parte, revela momentos duros como el refugio de su padre en la bebida, pero que pudo salir del vicio gracias al arte y el deporte, y otros felices como la “paella criolla” o la presencia de su madre a través de la música, cada domingo en la mañana al escucharla mientras cocina.

“Cuando te alejas de tu tierra te pierdes de momentos… “Las decisiones son duras cuando uno se va a otro lado. Sabe que se va a la nada”, afirma.

Sin embargo, el lado positivo de migrar está también en un nuevo comienzo y el optimismo para de salir adelante pensando en el objetivo y los sueños. “Camino por la plaza y todos son mi familia”, menciona con una sonrisa.

En ese sentido, su compañera aporta un aspecto fundamental, que tiene que ver con la base de todo, la comunicación. “Cuando sales a la calle y comienzas a convivir con la gente es cuando dejas de ser turista”.

Más allá de su fuerte mensaje, Ahata Aju resalta por sus múltiples elementos como sonidos, imágenes y de no ser por el contexto, está claro que también los olores tendrían relevancia, pues en un momento Caro “entra a la cocina”.

Todos los “condimentos” se mezclan y permiten al espectador transportarse al menos por segundos a las vidas de los migrantes, identificarse con ellos y vivir un poco de sus experiencias.

Si bien, varios momentos se perdieron por la conexión en internet, además de ciertas fallas en el sonido, se destaca el gigantesco trabajo de producción de la puesta y el despliegue en escena detalladamente cuidado.

El equipo de realización en su mayoría es el de Nhi Mu, liderado por Fernández Centurión y Selva Fox, y la transmisión se hizo en vivo desde sus instalaciones en el microcentro asunceno.

“Pensaba que planeaba un viaje, pero el viaje me planeaba a mí”, acota Flori y precisamente esa frese encaja con Fátima Fernández Centurión, cuya constante búsqueda en el arte la venido preparando para encarar desafíos su trayectoria artística, desde obstáculos sociales y políticos, hasta la concepción de proyectos que se alejan del prototipo convencional del teatro.

“Para mí sigue siendo resistencia”, aseguró recientemente Fátima sobre Ahata Aju, lejos de considerarlo como una reinvención, termino ‘popularizado’ en estos siete meses de pandemia.

Fátima ya había mencionado lo mismo sobre “Amor de Cuarentena”, propuesta uruguaya transgresora de ficción exclusiva para WhatsApp, con mucha repercusión internacional y que en Paraguay no fue la excepción.

Ahata Aju está disponible este fin de semana en la plataforma Passline.com, pero merece varias funciones más y con público presente, el teatro documental mayor interés y Fátima Fernández Centurión, todas las puertas abiertas para encabezar productos audiovisuales y teatrales.

 

Kita Pena tiene "hambre de amor"

Kita Pena lanzó “Hambre de Amor”, el capítulo 5 de su docuserie “Solistas”, como de costumbre con un corte promocional. Ambos materiales están disponibles en todas las plataformas de streaming y las RRSS de la banda.

“Hambre de Amor es posiblemente una de las canciones de la banda que más se inclina al denominado género urbano, ya que mezcla sonidos nuevos y algo de programación combinados con un ritmo que hacen querer mover el cuerpo donde sea que uno esté, siempre acompañado de una letra sincera y cargada de energía positiva.

Podríamos decir que dentro del mensaje de la canción, se ven reflejados esos sentimientos que muchas veces nos genera el tener alguien a quien consideramos la compañía perfecta para compartir cada momento de nuestras vidas, sean buenos o no tanto, alguien con quién nos sintamos nosotros mismos o alguien con quien formar una familia; “criar nuestra manada”, como dice en una parte la letra.

En el capítulo, además de ver parte del proceso de creación de la canción, también aparecen varios artistas, creadores, gente amiga, talentosa de diferentes estilos y ambientes.

De esta forma Kaese (cantante y compositora), Caro Vinader (ilustradora), Aharon Emery (Eeks), Mauri Rodas (Maurico y Las Cigarras), Paulo González (Mocasinos y Tempranos), Chirola Ruiz Diaz (La de Roberto y Kachiporros), Juanma López Moreira (realizador Audiovisual), Lucas We (ilustrador), Missil (Dj y cantante), Sabrina Montes y Majo Maciel (Milk Shake) y Franco Ocampos (Jaguareté y El Culto Casero), comparten su manera de encarar este presente que nos toca vivir, contando sus experiencias, y ese sentimiento en común; el “hambre” de salir adelante, para seguir haciendo y defender “El arte en todas sus expresiones”.

El tema fue producida artísticamente por Kita Pena y Marcelo Soler, mezclada por Matías Chávez Mendes y masterizada por Patricio Claypole.

La docuserie cuenta con el respaldo de 'Inout Music'. Los capítulos de Solistas están disponibles en su canal de YouTube.

 

De los "Crocs" de Bad Bunny a los Levi´s de Valentino, alianzas de moda

Madrid. Si el cantante latino Bad Bunny siente pasión por los famosos zuecos "Crocs", Pierpaolo Piccioli revisita los míticos pantalones vaqueros Levi´s 517 para Valentino, alianzas que hablan de moda para un público muy determinado, como la colección de Mango para adolescentes o la de Lidl para bebés.


Fuente: EFE

Además de arrasar con la música trap y reguetón Bad Bunny (26 años) es un gran referente de moda que no duda en lucir los míticos zuecos, "Crocs", en sus conciertos, videoclips y fotografías en redes sociales.

Su equilibrio entre su estilo propio y su versatilidad es la clave de su éxito estilístico que cada día es mayor a nivel internacional, bien sea por su corte de pelo, sus gafas, chándal o camisa, su capacidad de sorprender no tiene limites.

Es tal la pasión que siente por las "Crocs" que ha creado su propio diseño: un modelo clásico blanco, adornado con pines fluorescentes - conejos, estrellas, llamaradas- que se iluminan por la noche.

"Crear mi propio diseño ha sido divertido, espero que sirva de inspiración para que la gente pueda divertirse con su estilo personal y lleve lo que les haga felices", ha explicado en nota de prensa este cantante puertorriqueño que en su último concierto virtual en la ciudad de Nueva York alcanzó una audiencia de más de 10 millones de espectadores.

"Soy una persona sincera que no se impone limitaciones, algo que comparto con la filosofía de Crocs y que por eso me identifica", añade Bad Bunny que ha colaborado en este diseño de edición limitada que se vente en todo el mundo.

Se ha convertido en uno de los grandes nombres del género urbano a nivel internacional. Todo lo que toca, lo convierte en un éxito casi instantáneo, prueba de ellos es que en apenas unas horas sus "Crocs" fluorescentes se han agotado.

Pierpaolo Piccioli, para Valentino, ha reinventado los vaqueros 517 en una alianza con la firma Levi´s, un diseño que aunque no está a la venta ya se han convertido en una de las piezas más deseadas para la próxima primavera.

El director creativo Piccioli propone favorecedores estilismos en los que mezcla el vaquero con blusas románticas con tejidos semitransparentes en tonos crudos y negros, prendas que se combinan con americanas amplias, zapatos planos, cinturones de hebilla y bolsos bandolera.

El cuidado del Planeta es el nuevo objetivo de Lidl que amplía su oferta de moda sostenible y presenta una nueva colección cápsula para bebés, de algodón 100% orgánico por menos de 10 euros

Esta colección cuenta con chaquetas de punto, camisetas de manga larga, pijamas, petos, "bodys", calcetines y baberos con tallas para bebés de 0 a 24 meses.

Las prendas, indicadas para pieles sensibles y libres de residuos químicos, ya están disponibles en su tienda "online".

Bajo el nombre, "Teen", Mango Kids acaba de lazar una nueva colección destinada a adolescentes de 11 a 15, diseños que han sido creados siguiendo las tendencias actuales de una forma relajada.

La colección cápsula, que cubre tanto la línea más relajada como la formal, está disponible en una selección de tiendas de mercados entre los que se encuentra España.

Tras este primer lanzamiento, la voluntad de la compañía es ir ampliando en el futuro el número de países en el que la nueva colección esté disponible.

Mango Kids, que está presente en más de 70 países, desde su lanzamiento en 2013, reúne ya más de 530 puntos de venta en todo el mundo y junto con Man y Violeta representaron el 18% de las ventas de la compañía el pasado ejercicio.

 

Caracol Dance Club: Adiós al ícono de la "alta joda" asuncena

La desaparecida discoteca Caracol Dance Club deja un mar de recuerdos en prácticamente cuatro generaciones de paraguayos que acudían al lugar cada noche a distenderse del trajín diario. Uno de los referentes de sus tiempos en auge, el comunicador Mario Ferreiro, comparte detalles de eventos que marcaron la noche asuncena.


Fuente: Aizar Arar (@AizarArar)

Conocida también como “La catedral del ruido”, el lugar abrió sus puertas por primera vez un 4 de junio de 1972. Gracias al ‘boca en boca’, el mismo se consagró rápidamente como epicentro de fiestas y conciertos en vivo.

Artistas de época como Julio Iglesias o Roberto Carlos llegaron a presentarse en el recinto, aglomerando gran cantidad de personas. Tras una pausa de un año, en 1980 se reinagura y en 1993 se renueva para durante su temporada más larga ya como ‘Caracol Dance Club’ hasta el 2001.

Uno de los exponentes del entretenimiento y los eventos en Caracol en los 90, el mediático Mario Ferreiro, recapitula algunos de los principales momentos que quedan en la memoria nocturna asuncena.

“A mi tocó más como presentador la vinculación con el Caracol. Y también como productor de eventos, fundamentalmente en los ‘80, cuando era Caracol Club”, expresa en conversación con HOY.

Lo primero que menciona Mario es “Los 12 del año”, evento en conjunto con la Radio 1º de Marzo, como cierre del año en el que intérpretes cuyos hits sonaron con fuerza, brindaban un recital.

“Hice entre otras cosas la presentación de varias ediciones de ‘Los 12 del año’. Trajimos a Ritchie, Sandra Mihanovich, Virus, Las Frenéticas, en esa década”.

Fiel a su amor por la banda de rock inglesa de los 60, The Beatles, el exintendente capitalino llevó adeltante “La semana Beatles”, en 1987.

Ya en la década del 2000, participó en algunas noches retro organizadas por Meli Peña, Eduardo Prayones y otros productores. Pero Mario no se quedó como animador y productor de eventos, sino que fue más allá, motivado por su pasión por la música y los espectáculos.

“Aprendí mucho de sus grandes Djs: Caio Skill, Miguel Arrua; Clemente Lara; Miguel Angel Sordina; Carlos Escobar; José Salerno y Alan Wood”.

El extinto local nocturno tuvo una última etapa comprendida desde el 2003 hasta el 2007, donde cerró definitivamente sus puertas ante la gran competencia que significó la apertura de varios locales en las zonas de Villa Morra y Brasilia.

Ante la noticia de la demolición del predio, muchas personas fueron a despedirse del mismo, incluyendo personalidades de los medios, las artes y la farándula, entre ellos, Mario Ferreiro, quien el pasado domingo se reencontró con amigos y juntos rememoraron viejos tiempos.

El Caracol Dance Club, fue un lugar de moda y diversión que marcó un “status” por muchos años en la sociedad paraguaya y hoy se mantiene vivo en la memoria colectiva y la historia del los espectáculos en nuestro país.